Vida Natural

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Ciencia y Futuro

Ciudades en el Espacio

Teoría de La Gran Onda y el Omniverso

Lansi: Idioma Universal

Vida Natural

Estudiar el Terreno

La Gestión del Clima

Construcción de la Casa

Gestión del Agua de Lluvia

Las Aguas Residuales

El Huerto Ecológico

Utilidades y Herramientas

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.231.226.211

Datos de Pagina

Antes de construir nada hay que estudiar bien el terreno y buscar el mejor emplazamiento para la casa y el huerto.

Creada03-04-2002
Modificada02-08-2014
Total Visitas330
Noviembre4

Características del Terreno

Parcela

La parcela tiene una extensión de unos 5.000 m².

Forma un trapecio con lados de 110, 100, 65 y 32 metros.

He borrado las parcelas de los dos vecinos y dejado el campo con el que limita la parcela. La entrada a la parcela es por la esquina Sur, entre mis dos vecinos, y es donde termina el camino.

IBAN a construir una Urbanización a unos 300 metros al Norte, pero la crisis ha podido con ellos.

El camino de acceso a la parcela separa a ambos vecinos y acaba en mi parcela.

Condiciones del relieve

Hay dos pequeñas elevaciones del terreno, una a la izquierda, delante de la entrada, y otra en la esquina norte.

La parte izquierda de la parcela es una pequeña colina que se eleva unos cinco o seis metros desde la entrada. Tuve que abrir un camino para sortear la colina y acceder al resto de la parcela.

La parte derecha de la parcela es un valle que desciende del noroeste y en el extremo derecho está unos ocho o diez metros más bajo que la colina. Unos tres metros más bajo que la puerta.

Al Noreste comienza una pendiente que sube a un sembrado y más allá hay una urbanización, pero ni están a la vista ni nunca he visto a nadie pasar por la parte norte de la parcela.

Sólo tengo una parcela habitada a la vista, y si no fuera por ella estaría tan tranquilo como en el desierto. Pero con agua y buen tiempo.

Distribución del terreno

Es evidente que hay una dificultad en la diferencia de nivel del terreno, pero esta diferencia también puede aprovecharse para diferenciar dos zonas de funciones muy diferentes en la parcela.

La zona de la colina, al estar situada cerca de la entrada y en alto goza de una situación privilegiada para instalar en ella la casa con una terraza al Este que de sobre el resto de la parcela.

También podría elegir el emplazamiento al norte de la parcela, que estaría más resguardado del viento. Probablemente sea ese el que elija.

Aproximadamente la mitad derecha de la parcela es un valle con una leve pendiente. Como es muy grande, mi idea es plantar un huerto en la parte de abajo, pero pequeño, no más de lo que pueda mantener con una o dos horas de trabajo diario, y dedicar el resto del valle a plantar algunos frutales variados.

Tipo de Terreno

Ese es el punto débil de la parcela. La tierra es bastante mala. Pero hay vecinos que crían caballos, cerdos, cabras y gallinas, así que no tardaré mucho en mejorar la tierra con abono natural.

Por lo que he podido apreciar la lluvia es capaz de disolver algunos de los componentes de la tierra y donde he abierto el camino, el terreno tiende a desmoronarse con la lluvia, así que deberé consolidar el terraplén con piedras.

El terreno del valle es mucho más apto para huerta. De hecho hubo dos años que pude cultivarla y conseguí bastantes guisantes, habas y judías. Unos cuantos calabacines bastante hermosos y varios melones. Ajos, pequeños y no muchos. Tomates, hasta hartarme. Incluso planté una docena de plantas de maíz que me dieron unas treinta hermosísimas y sabrosas mazorcas.

Y las patatas...

Bueno, las patatas fueron un rotundo fracaso.

Fue un riesgo porque sabía que el terreno no era muy adecuado para ellas, pero no imaginaba un fracaso tan grande.

¡Coseché menos patatas que las que sembré!

Lo dicho, demostré que era un ignorante hortelano de ciudad.

Pero por lo menos aprendí qué es lo que mejor se da, y si alguna vez puedo repetir la experiencia, ya sabré que no debo plantar patatas.

O que, al menos, debo conocer un poco mejor cómo hacerlo. (Ver El Cultivo de las Patatas)

Condiciones climatológicas

El nivel de lluvias, extraído de un atlas de España, es de unos 500 l/m² al año.

No tengo datos precisos sobre los vientos de la zona, pero por las condiciones orográficas se pueden deducir varias cosas.

La parcela se encuentra en el límite sur de una meseta que llega a unos 900 metros de altitud. Desde ella el terreno desciende durante unos dos mil metros hasta un valle fluvial para desde ahí volver a ascender antes de bajar de nuevo hasta casi 600 m de altitud.

La altura hace que los inviernos sean fríos, ocurriendo algunos años heladas fuertes, aunque la inclinación del terreno hacia el sur aumentará la cantidad de sol recibida. El viento vendrá casi siempre del norte, de la meseta, pero al venir de una zona más o menos arbolada sin llegar a ser un bosque no creo que sean muy intenso.

Las lluvias sí podrían ser un problema. Aunque hay poca distancia entre la arboleda y mi parcela, hay dos extensas colinas que desaguan justo en mitad de la huerta. Ante lluvias moderadas no se produciría ningún tipo de escorrentía, tendrían que caer al menos cincuenta litros en muy pocas horas para que se formase una riada, pero eso puede ocurrir. Vamos, tarde o temprano ocurrirá.

Para minimizar los posibles daños instalaré un pequeño dique en la parte norte de la parcela, que detenga la fuerza de una posible riada, con un rebosadero que redirija el agua hacia el campo, al este de mi parcela.

Este sistema no detendría una superriada, pero el terreno apenas tiene rocas, lo que significa que nunca se han producido riadas excesivas en él.

Por si acaso, de todas formas, en su momento plantaré varios bancales de frutales en la zona norte de la huerta, dejando el terreno con una leve inclinación hacia el norte. En caso de que viniera una riada más fuerte de lo normal se embalsaría en esa zona dejando la zona sur, con planteles de hortalizas, fuera de peligro.

Estos árboles servirán también para detener el viento del norte favoreciendo el microclima de la huerta.

La colina situada al oeste disminuye en aproximadamente una hora el tiempo de sol de la huerta, pero no hay árboles en las inmediaciones y el cielo suele estar bastante libre de nubes.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies