Areas de Ciencias

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Ciencia y Futuro

Ciudades en el Espacio

Teoría de La Gran Onda y el Omniverso

La Ciencia del Big Bang y la Gran Onda

Dimensiones, Branas y Fuerzas

Preguntas y Respuestas sobre el Omniverso

Calculadoras de la Gran Onda

Agujeros Negros en la Gran Onda

El Tamaño Aparente de las Galaxias

El Corrimiento al Rojo de la Luz de las Galaxias

Teoría del Universo Onda

Las Dimensiones del Espacio

El Origen de las Fuerzas

Deformaciones y Ondas

Una explicación de la Contracción de Lorentz

El Tercer Infinito

Un Universo a la Medida

¿Cómo es el Omniverso?

Conclusión: Cambio de Paradigma

El Horizonte Visible del Universo

Dentro de la Espiral

Contradicciones de la Teoría del Big Bang

La Teoría de la Inflación Cósmica

Lansi: Idioma Universal

Vida Natural

Utilidades y Herramientas

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

¿Cuál es el origen de las Fuerzas Fundamentales, como la Gravedad, el electromagnetismo y las fuerzas nucleares débil y fuerte?

Creada01-04-2006
Modificada16-06-2015
Total Visitas9858
Noviembre58
Octubre231
Septiembre432
Agosto1630
Media Mensual266

El Origen de las Fuerzas

La Fuerza de Gravedad

Cuando un surfista cabalga una ola, su comportamiento es afectado por la ola que está cabalgando, pero también su presencia altera significativamente a la ola. Esto hace que la onda deja de ser una línea recta (la curvatura general de la onda es insignificante e inapreciable para los surfistas) y sufre una deformación en el punto donde se encuentra el surfista.

Es decir, conforme la onda unidimensional avanza a través de la segunda dimensión, hay una resistencia a su avance. Esa resistencia dependerá de la masa del surfista y generará una depresión en la onda que podrá ser más o menos acusada. Podemos visualizarlo mejor imaginando una lona elástica de las que se usan en saltos gimnásticos. Más aún, imaginemos una lona elástica de tamaño infinito y en ella una serie de bolas de acero de diversos tamaños. Cada bola de acero genera una depresión en la lona y si las depresiones generadas por dos bolas están lo bastante cerca, las bolas empezarán a caer la una hacia la otra. En un universo bidimensional expandiéndose a través de una tercera dimensión, la onda que constituye dicho universo es deformada por las masas que en ella se encuentran y esto hace que las masas reaccionen acercándose las unas a las otras. Nuestra conclusión, la conclusión que sacamos con los limitados e incompletos datos que tenemos es que las masas se atraen entre sí, pero no es cierto, no hay ninguna fuerza directa entre las masas. Cada masa actúa directamente sobre la onda, sobre el tejido espacial, y ese tejido, sufriendo cada hilo única y exclusivamente la fuerza ejercida por los hilos adyacentes, acaba con una inclinación que hace que cada masa tienda a desplazarse en la dirección que ofrezca menos resistencia al avance del universo bidimensional a través de la tercera dimensión.

Durante muchos años los físicos han estado buscando una partícula que fuera responsable de la fuerza gravitatoria. Han imaginado que si dos masas se atraen, cada una de ellas debe saber por algún medio que la masa hacia la que se siente atraída está en una dirección determinada y han imaginado la existencia de gravitones, que son los que transmiten esa información entre los cuerpos. Pero esa búsqueda es inútil, pues esa información no se transmite directamente entre las masas. Cada masa deforma un punto del tejido espacial. Cada punto deforma a sus puntos adyacentes, y estos a los suyos, etc. generando una depresión de una profundidad proporcional a la masa del cuerpo que la provoca. Si dos depresiones están bastante cerca, los puntos del tejido situados entre ellas acabarán más hundidos que por el extremo opuesto y como resultado el tejido, justo bajo la masa que lo ha deformado, acabará con una leve inclinación en dirección a la masa más cercana que hará que ambas masas acaben rodando la una hacia la otra.

Y no ha habido en todo este proceso ninguna partícula que transmita esta información.

Que nosotros digamos que la gravedad es una fuerza que hace que las masas se atraigan entre sí, es una simplificación, pero esa fuerza no existe, no es una entidad física de ningún tipo, sino una entidad emergente, una resultante de unas causas mucho más simples que se alían para generar unas consecuencias más complejas que las causas que la provocan.

Las Fuerzas Polares

La gravedad es una fuerza que actúa siempre en un mismo sentido sobre todo tipo de partículas. Siempre se generan fuerzas de atracción, nunca de repulsión gravitatoria.

Pero hay otras dimensiones, y la onda que constituye nuestro universo, no solo avanza a través de una dimensión, sino de varias.
Y en algunas de estas dimensiones el espacio puede deformarse, no hacia el interior de la hiperesfera que es nuestro universo, sino hacia el interior de ese mismo espacio.

Sería como si una partícula, en una lona elástica, no ejerciera una fuerza hacia abajo generando una depresión, sino que tirara de los hilos adyacentes de la lona hacia la partícula. La forma de la lona no cambia, pero el tejido espacial es más denso en los puntos donde se encuentra la partícula y ligeramente menos denso al alcanzar una cierta distancia de la misma.

Del mismo modo podría ocurrir justo lo contrario. También hay partículas que empujan hacia fuera los hilos más cercanos del tejido espacial, generando zonas de menor densidad espacial.

Si dos partículas del mismo signo se acercaran, la tensión del tejido espacial entre ellas sería más intensa y el resultado sería que ambas partículas se alejaran entre sí.

Si dos partículas de distinto signo se acercaran, la tensión del tejido entre ellas sería menor que por sus partes opuestas y el resultado sería que ambas partículas acabaran chocando entre sí. Al hacerlo, las características de la partícula que provocan esa deformación polar se aniquilarían entre sí.

Pero una partícula no tiene solo una característica, sino que puede incorporar varias características diferentes. Por regla general todas las partículas tienen masa y, por tanto, todas deformarán el tejido espacial en dirección contraria a su expansión. Pero también pueden provocar zonas de mayor o menor tensión en el tejido espacial.

Y ahora debo daros una mala noticia. Hasta ahora hemos dicho que nuestro universo, nuestro espacio, es una onda de tres dimensiones expandiéndose a través de una membrana de cuatro dimensiones. Pero las otras dimensiones también existen, como podemos apreciar en el ejemplo del estanque, donde la onda unidimensional se desplaza a través de una segunda dimensión, por la superficie del estanque, pero también provoca ondulaciones en la tercera dimensión, arriba y abajo.

De los datos de los que actualmente disponemos (y suponiendo, por supuesto, que esta teoría es correcta), podemos deducir que nuestro universo es una onda que se transmite por una membrana, una zona de grosor muy reducido por comparación al tamaño de las dimensiones visibles, pero no insignificante. El número de dimensiones de las que se compone esta membrana no lo conocemos pero sí sabemos que serán al menos siete, tres de ellas las visibles, que podemos apreciar en nuestra vida cotidiana, una cuarta a través de la cual se transmite la onda, que es nuestro universo, y otras tres, al menos, que interfieren con las diferentes características de cada una de las partículas que componen nuestro universo.

La cuarta dimensión hace que las partículas actúen como si existiera una fuerza G, una fuerza de gravedad. Cada una de las otras dimensiones hace que las partículas reaccionen como si existieran otras fuerzas, a las que vamos a llamar E, N y D (por Electromagnética, Nuclear y Débil).

Cada partícula existente en nuestro universo incorpora una o varias características y cada una de estas características interfiere con una dimensión determinada.

La dimensión E hace que las partículas que tengan esta característica en sus dos modalidades, positivo y negativo, reaccionen de una forma determinada que a lo largo de la historia de la ciencia nos ha llevado a deducir que existe una fuerza Electromagnética. Los Electrones son partículas de muy poca masa que incorporan esta característica en su modalidad negativa mientras que los protones la incorporan en su modalidad positiva. Esto haría que electrones y protones se atraigan y, eventualmente choquen entre sí, pero ambos, electrones y protones, incorporan también otra característica que hace que interfieran con la dimensión N, y en esa dimensión ambas partículas lo hacen con la misma polaridad, por lo que la tendencia emergente será que ambas partículas se repelan. Esta reacción es lo que nos ha llevado a la conclusión de que existe una fuerza Nuclear.

Las cuatro fuerzas conocidas, Gravitatoria, Electromagnética, Nuclear y Débil, son representaciones que hemos inventado para explicar el comportamiento de las partículas. No son entidades existentes, sino emergentes, surgidas de la interacción de cada una de las características de cada partícula con el tejido espacial de una dimensión determinada.

Dicho esto, aunque estas fuerzas no tengan una existencia física, podemos utilizarlas como si fueran reales, solo a efectos de simplificar nuestros razonamientos, cálculos e investigaciones y desentrañar el funcionamiento de las partículas, pero sin perder de vista el hecho de que la Realidad es mucho más simple y al mismo tiempo mucho más extraña de lo que la intuición nos ha dicho hasta ahora.

Una grave consecuencia que ha tenido en el mundo de la investigación de la física el pensar que las fuerzas son entidades reales, es que los físicos han intentado durante años encontrar las partículas transmisoras que comunican a las partículas hacia donde tienen que caer o desviarse, pero esas partículas no existen, y cuando se han encontrado partículas que aparentemente realizan esta función muchos físicos han llegado a unas conclusiones equivocadas que les han llevado a callejones sin salida en su investigación.

Las partículas que han descubierto existen, por supuesto, pero no son partículas transmisoras de fuerzas, aunque su existencia y su interacción con otras partículas pueda generar una reacción que lo aparente.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies