Bienvenidos a MasLibertad

Bienvenidos a MasLibertad

¿Quién soy yo?

Experiencias Informáticas

Mis Favoritos

Cosas que me han Pasado

Paseos y Excursiones

En las Campiñas de Burgos

Un Paseo por el Románico Soriano

Novelas y Relatos

Novedades y Proyectos

Miscelánea

Cartas al Autor

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.236.234.60

Datos de Pagina

Un Paseo por varios pueblos, al Este de Soria, visitando iglesias románicas.

Creada15-01-2016
Modificada09-07-2016
Total Visitas247
Diciembre1

Un Paseo por el Románico Soriano

El Lunes me llama mi amigo Javier y me propone que le acompañe a una excursión fotográfica por Soria, buscando iglesias y ermitas de la época del románico.

Desde que se jubiló, hace casi un año, Javier lleva tiempo visitando pueblos para ver edificios románicos y publica sus comentarios en Facebook (Javier y Teresa). También participa en varios grupos de Amantes del Románico. Ni sabía que hubiera gente tan rara.

La verdad es que a mí nunca me ha dado por esas manías, pero como hace bastante tiempo que no pasamos un tiempo juntos me apunto al viaje.

Mapa de Soria Este en Un Paseo por el RománicoSalimos de su casa aún de madrugada, y después de parar a tomar un café con porras, programa su Tomtom para que nos guíe a la primera escala del camino: Torrubia de Soria.

Como no estoy acostumbrado al Tomtom, cada vez que interrumpe con indicaciones me quedo parao pensando ¿de qué estaba hablando?

Después de averiguar cómo funciona su radio y poner buena música para el camino, nos ponemos a practicar nuestro deporte favorito, darle a la lengua poniéndonos al corriente de los avatares de nuestra vida y hablando de todo lo que se nos ocurra. 

Por el camino nos encontramos con nieblas, por momentos bastante densas, y empezamos a temer que la expedición fotográfica se quede en nada.

Nociones de Arquitectura Románica

Llegamos por fin a Torrubia, un pequeño pueblo donde hay una iglesia románica. Aún sin entender mucho, me doy cuenta de que es antigua y allí aprendo las primeras nociones de arquitectura románica.

Espadaña: Además de una planta propia de charcas y lagunas, con un puro rodeando la caña, también es el muro que sobresale por encima del tejado de las iglesias y donde se ponen unas ventanas con campanas.

¡Mira por dónde! Pensaba que eso se llamaba Campanario. Ya, pero también hay Campanarios en torres, y no es lo mismo, no.

También me entero de que la puerta principal de la iglesia y los elementos que la rodean se llaman La Portada. Alrededor de la puerta se solían poner uno o varios arcos concéntricos, Arquivoltas, cada uno escalonado más hacia el interior que el anterior. En ocasiones las arquivoltas están ornamentadas con figuras en relieve. La parte semicircular que queda encima de la puerta hasta el arco se llama Tímpano, y también suele estar adornada con figuras. Y a los lados de la puerta puede haber columnas, en cuyo extremo superior hay Capiteles. En un extremo de la iglesia, donde por dentro está el altar, por fuera hay una pared redonda llamada Ábside (eso ya lo sabía de antes, menos mal).

Canecillo Románico de Tozalmoro, SoriaEn la parte superior de los muros sobresalen unos Canecillos, que son (eran) los extremos de las vigas que se usaban para soportar el tejado y que para que tuvieran más fuerza sobresalían de la pared. Durante el Románico esas vigas ya no se usaban, al menos, no de la misma forma. Las vigas ya no sobresalían de los muros, pero se siguieron poniendo canecillos simulando los extremos de las vigas de edificios más antiguos.

Lo cual me recuerda la novela El Manantial, de Ayn Rand, donde el arquitecto Howard Roark se niega a utilizar ornamentos innecesarios cuya única finalidad es que los edificios modernos se parezcan a los antiguos. ¿Te imaginas un rascacielos con fachada renacentista?

Ya no en la parte superior de los muros, sino por encima de la puerta, suele haber también varios canecillos. Al parecer soportaban un tejadillo que había sobre la puerta principal para evitar que la lluvia salpicara la entrada de la iglesia. Por desgracia la mayoría de esos tejadillos han desaparecido y sólo quedan los canecillos.

Demasiadas cosas para una primera lección de arquitectura románica, y reconozco que al día siguiente ya no me acordaba ni de la mitad, por lo que he tenido que hacer trampa recurriendo a San Google.

En Busca de la Iglesia Perdida

Iglesia de Torrubia de SoriaVolviendo a Torrubia de Soria, tiene varios de estos elementos típicos del románico, aunque en lugar de espadaña tiene una torre. Javier dice que no es un románico puro sino que se le han hecho muchos cambios y añadidos posteriores. El ábside sí es puramente románico y la portada es bastante curiosa.

En la calle de abajo encuentro una fuente de caños, con pinta bastante antigua. En este momento hay unas máquinas excavadoras aparcadas justo delante, pero se puede pasar y rodearlas para que no salgan en la foto.

Castillo de Almenar de SoriaVolvemos al camino y por la N-234 hacia al Oeste, llegamos a Almenar de Soria, donde vemos un castillo impresionante. ¡Lástima que sólo podamos fotografiarlo desde fuera!

Un poco más adelante llegamos a Mazalvete, otra iglesia bastante grande también con torre en vez de espadaña.

Reloj de Sol en Mazalvete, SoriaEs bastante sencilla y no veo gran cosa digna de mencionar, pero detrás de la iglesia veo una casa con una pared blanca en la que hay un reloj de sol. A lo mejor no es una maravilla románica, pero me gusta.

Iglesia de Ojuel, SoriaEn Ojuel, la pequeña iglesia está pegada a la carretera, vamos, que apenas hay un metro entre la esquina de la iglesia y la raya del arcén. La portada es muy simple, sin adornos y con canecillos lisos.

Me llama la atención que el campanario está en una espadaña a la cual, en algún siglo posterior, se le ha adosado una construcción. Aunque se ha intentado imitar el estilo de sillería, se nota que el añadido es de construcción menos cuidadosa que los muros originales de la iglesia. Javier dice que en algunos casos esas habitaciones adosadas a las espadañas se usaban como palomares.

Caigo en la cuenta ¿y cigüeñas? Hasta ahora no hemos visto ningún nido de cigüeñas. Es posible que no vengan tan al Norte.

Sermones en Piedra

Iglesia de Fuentetecha, SoriaSeguimos por la N-234 hacia Soria, pero a unos pocos Km nos desviamos hacia el Norte, para llegar a Fuentetecha. Allí la iglesia está dedicada a Juan Bautista y la portada es bastante simple, casi podríamos decir románica, pero los canecillos están labrados con figuras, al parecer arpías y otras cosas peores.

Capitel de la Iglesia de Tozalmoro, SoriaOtro dato más, en la época en la que se construyeron muchas de estas iglesias se solían adornar los capiteles de las columnas, los marcos, dinteles y tímpanos de las puertas y los canecillos bajo tejados o en mitad de los muros, con figuras de todo tipo. Al parecer eran los libros de los analfabetos, es decir, todos, en una época en la que sólo los curas sabían leer. El cura les mostraba las imágenes y les contaba la historia a la que hacía referencia, de esa forma se mantenía y difundía la cultura. Al menos, la cultura que los curas querían difundir.

Es curioso que en aquella época se ponían de vez en cuando imágenes que hoy consideraríamos eróticas. Yo tengo oído que es porque acabábamos de pasar por varias plagas que habían matado a casi la mitad de la población europea, y los curas con esas imágenes querían animar a los feligreses para que repoblaran la Tierra.

Javier dice que otra teoría es que en aquella época la Iglesia no estaba tan reprimida ni obsesionada respecto al sexo y que una representación sexual podría ser simplemente una exhortación a la alegría de vivir. ¿Serían cátaros, un par de siglos antes de que la Iglesia Católica decidiera practicar genocidio masacrando a todos los cátaros y supuestos herejes de los reinos cristianos? "Y ¿cómo distinguimos a los herejes?", preguntó un soldado. "Matadlos a todos. Dios los distinguirá". No sé si llegó a haber cátaros en España, pero tal vez no eran los únicos que predicaran que la Vida es para disfrutarla, no para sufrir en este valle de lágrimas.

La siguiente visita es a Tozalmoro, y según el mapa hay un camino que va allí directamente, pero el Tomtom dice que no, que subamos a la carretera N-122, viajemos al Este y luego bajemos otro tanto hasta Tozalmoro. Como no nos fiamos de las condiciones de la calzada, seguimos las indicaciones del Tomtom (yo creo que el Tomtom es tontón).

Ábside de la Iglesia de Tozalmoro, SoriaEn Tozalmoro encontramos una iglesia románica en muy buen estado de conservación y con muchos de los elementos que, según Javier, son los típicos del Románico. Una espadaña con dos campanarios el ábside curvado con ventanas, los canecillos con todo tipo de figuras. La verdad es que me pareció impresionante. Y bastante bien cuidada.

Antiguo adosado a la iglesia de Tozalmoro, SoriaDos cosas me llamaron la atención. A un lado del ábside hay un surco a dos aguas sobre una de las ventanas. Al parecer en algún momento algún chapuzas quiso ampliar la iglesia con una habitación, por lo que abrieron una puerta y tallaron en los muros originales una roza para sujetar en ella el tejado. Menos mal que ya han quitado el añadido, aunque aún se ven los daños causados, la puerta mal parcheada y la roza del tejado.

Entrada al Atrio frente a la iglesia de Tozalmoro, SoriaY en la entrada al atrio que hay frente a la puerta, en el camino desde el pueblo, se ve una pequeña puerta de piedra, cuadrada por arriba y de medio punto por dentro, más o menos la forma de un arco de triunfo, pero en pequeño. Encima del arco hay tres piedras circulares. Supongo que tienen algún significado y Javier intenta recordar su nombre. Le parece que empezaba por helix o algo así. Tal vez, como son redondos, quizás representen al Sol, ¿podrían ser helios o alguna palabra derivada de ella?

Por supuesto, nos enrollamos sobre los dioses solares que existían en la era precristiana y de cómo el cristianismo se impuso en ocasiones usurpando y suplantando los ritos y costumbres paganas anteriores.

Tímpano de la Iglesia de Tozalmoro, SoriaPero, sin duda, lo más interesante de la iglesia es la puerta, con un tímpano bastante trabajado en el que se ve la imagen de la Virgen con el Niño en su regazo y cuatro personajes, dos ángeles y dos apóstoles, supongo, a cada lado. En el pecho del niño se ve su mano izquierda en una imposible posición vertical, con la mano abierta. La Mano Mayestática, según Javier, bendiciendo a los fieles. En el friso que rodea el tímpano, serpientes, muchas serpientes entrelazadas, pero entre ellas se descubre escondida una salamandra.

En los capiteles de las columnas, arpías y otras figuras. Y todos los canecillos que bordean los muros bajo el tejado también contienen figuras, entre ellas ranas, caras monstruosas, una mujer sujetando su 'cosa' (hay que echarle imaginación para ver eso en una talla tan deteriorada por la erosión, pero si Javier lo dice...)

En la parte trasera de la iglesia hay un patio con un pequeño cementerio. La verdad es que parece abandonado, pero hay un camino de cemento que viene desde el pueblo hasta la puerta del cementerio y que parece haber sido construido hace poco tiempo. En esa fachada hay una pequeña puerta para pasar de la iglesia al cementerio, pero como no podemos entrar no la podemos pillar con buen ángulo. De factura bastante moderna, hay un mausoleo familiar que parece bastante más limpio y ordenado que los demás.

Historias de pueblos, imagino a la familia más rica del pueblo teniendo el mausoleo más ostentoso y financiando o procurando la construcción de un camino de cemento para que los viudos y viudas puedan ir todos los domingos a homenajear a sus deudos y difuntos.

Nacido de Dios

Iglesia de Omeñaca, Soria, fachada posteriorAbandonamos el pueblo y entramos en Omeñaca, donde nos llevamos una grata sorpresa: La Iglesia de la Inmaculada Concepción.

Por detrás resulta impresionante, sobre una colina con muros altos y reforzados con contrafuertes.

Iglesia de Omeñaca, Soria, Galeria PorticadaPero por delante resulta haber una, aún más impresionante, galería porticada.

Me recuerda la galería porticada de la Ermita de Eunate, en el camino de Santiago, que visité hace... ¡Hóspeda, 25 años! buscando ambientación paisajista para una tercera novela que nunca llegué a escribir. Eunate era impresionante, y era distinta porque estaba alrededor de una ermita, no recuerdo si octogonal o decagonal. Por dentro era más similar a un pórtico en el que dormí una de las noches de aquel viaje.

La espadaña con dos campanarios es la original pero posteriormente se le ha adosado una pequeña y fea habitación. ¿Un palomar? Seguimos sin ver nidos de cigüeñas.

Los capiteles de las columnas están adornados con diversas figuras, lo típico, soldados, serpientes, arpías y contorsionistas. ¿Contorsionistas? Pues sí, al parecer los juglares y saltimbanquis eran muy populares en la Alta Edad Media y los curas los representaban en los adornos de sus iglesias. Notamos una cosa curiosa, en las piedras que forman los arcos están grabadas flechas Marcas de Cantero en Iglesia de Omeñaca, casi todas las piedras de los arcos tienen flechas dibujadas apuntando en direcciones aleatorias. Javier dice que puede ser la firma del cantero, para que luego pudiera cobrar por las piedras esculpidas. Recuerdo que en las piedras de las arquivoltas de la iglesia de Tozalmoro también había un símbolo de una cruz con todos los extremos terminados en un grueso punto Cruces en las piedras de la puerta de la Iglesia de Tozalmoro. Como eran cruces, me pareció un ornamento, pero al ver estas flechas me pregunto si no serían también aquellas la firma del cantero.

Cuando nos vamos del pueblo, al dar la vuelta en la plaza, nos encontramos con una fuente de dos caños, y mientras Javier decide si la fotografía o no, llega un hombre de años, pequeño y sonriente, Dionisio, con el que entablamos una agradable conversación.

La fuente tiene un cartel que dice que el agua no es potable, pero es mentira, es el agua que todos han bebido toda la vida. Lo que pasa es que no está tratada con cloro, y no la puedes guardar más de tres o cuatro días porque se vuelve mala.

En las casas, en las que viven unos setenta vecinos, tienen agua tratada con cloro, esa sí es potable, pero Dionisio sólo la usa para asearse. Precisamente baja con una botella para llevar el agua para la comida. Javier le pregunta si sabe quién tiene la llave de la iglesia, para ver si podemos visitar el interior. El cura, por supuesto, pero no está, es miércoles. Algo en su postura y su actitud me sugiere que está incómodo, por lo que me imagino que él sí tiene una copia de la llave, o conoce a alguien que la tiene, pero no lo dice para no verse en un compromiso.

Dionisio nos comenta que por dentro la iglesia está bastante estropeada. Por lo visto a algún bienintencionado se le ocurrió arreglar los techos con escayola, pero los parches empezaron a caer y cuando llegó Patrimonio obligó a dejarlo todo como estaba.

¡Dios nos libre de los que nos quieren salvar!

Moros y Cristianos

Iglesia de Aldealpozo, SoriaEn el siguiente pueblo, Aldealpozo, nos encontramos la hermosa y bien conservada iglesia de Juan Bautista, construida en el siglo XII junto a una atalaya y fortificación de los moros de factura más antigua, posiblemente del siglo X. La atalaya la aprovecharon como campanario, y la iglesia se construyó imitando el estilo de sillería de la torre. La puerta principal de la iglesia está orientada hacia el barranco que baja hasta el río y desde el que se ve un impresionante paisaje. Lógico que los moros (perdón, que no es políticamente correcto) los invasores musulmanes usaran ese punto para vigilar los avances de la reconquista.

Hablando de lo que es políticamente correcto, ¿habrá que cambiarle el nombre al pueblo de Tozalmoro?

Me doy cuenta de un detalle: En la mayor parte de los pueblos que hemos visitado hasta ahora hemos visto una pista de frontón.

¡Es cierto!, desde el primero al último, desde el más pequeño al más grande. En todos se las han arreglado los habitantes para disponer de un muro al que golpear con la pelota. ¡Eso es afición!

Iglesia de Villar del Campo, SoriaPróxima parada, Villar del Campo y su iglesia dedicada a Nuestra Señora de las Mercedes.

Allí tenemos una iglesia de época algo posterior al románico. La espadaña acabada en curva lo delata como más gótico que románico. ¡Lo que saben los expertos!

Según dice Javier, dentro hay una pila bautismal románica bastante digna de verse, pero por lo visto encontrar una iglesia abierta en miércoles es bastante difícil.

Delante de la iglesia hay una fuente de dos caños con abrevadero y, cuando nos vamos, paramos junto a una escuela que nos llamó la atención al entrar al pueblo.

No es del románico, pero casi. ¡De 1.934! Antes de la guerra.

Una Iglesia en la Montaña

Al salir del pueblo buscamos un paraje llamado Despoblado de Castellanos. Un señor nos indica que vayamos al Norte y crucemos la carretera, donde lo encontraremos.

Pero al llegar a la carretera no vemos ningún camino que la cruce. A unos 200 metros al Oeste sí hay una carretera que va al Norte. La seguimos y acabamos llegando a un pueblo colgado de la montaña: Valdegeña.

Lavadero de ValdegeñaNo teníamos prevista esta escala, pero ha sido un feliz hallazgo. Justo antes de la entrada hay un lavadero. He visto varios en pueblos que conservan su patrimonio y siempre me han llamado la atención, no por su estética, bastante funcional, que es para lo que sirve, sino por la función social de servir de Centro de Infraestructuras de Comunicaciones en las épocas en las que aún no habían inventado el Telediario ni las revistas de cotilleos.

Allí se reunirían las jóvenes a lavar sábanas y camisones, y las viejas a ensuciar famas y reputaciones.

¡El muy tonto de Javier no le sacó ninguna foto! No sé si porque no era del románico o porque la hora le metía más prisa que interés.

Iglesia de Valdegeña, Soria

La iglesia está en la ladera del monte, por encima del pueblo, y tiene elementos románicos y adosados más tardíos. Es la primera vez que vemos un reloj en la espadaña. O campanario. O lo que sea, porque ni es una torre ni una espadaña, sino ninguna y ambas cosas a la vez. ¡Qué complicado se está poniendo esto!

Por lo demás, una vez vistas diez iglesias románicas, me estaba empezando a parecer que todas eran, a grandes rasgos, iguales pero con pequeñas y muy variadas diferencias.

Lo que sí me llamó la atención fue la parte simbólica de la construción de la iglesia. Por encima del pueblo, y se supone que para las misas, que en aquella época eran obligatorias, ¡y ay de ti si intentabas escaquearte!, la gente del pueblo tenía que acudir con su traje de los domingos, las mujeres con la cabeza cubierta con pañuelos, tal como manda San Pablo, "las mujeres calladitas y tapadas", subiendo por unas empinadas escaleras de piedra a rendir homenaje y pleitesía (aparte del diezmo que cobraba la iglesia a los campesinos) a unos sacerdotes que vivían muy por encima, física y económicamente, del pueblo.

En las paredes de varios edificios vimos colgadas lonas pintadas en plan abstracto e imaginamos que debía estarse celebrando algún evento artístico, pero eso sería el domingo. Los miércoles, por no estar, no están ni en medio de la semana.

Y por no estar, no estaba ni la gente. Entre todos los pueblos que habíamos visitado hasta ahora, creo que sólo hemos visto a tres personas. ¿Se habrán ido los demás con las cigüeñas?

¿Volvemos?

Ya teníamos bastante gazuza, eran más de las 3 de la tarde, y decidimos ir a comer antes de seguir el viaje.

Como en todos estos pueblos pequeños no habíamos visto ni una mísera taberna, pensamos parar en la primera gasolinera que tuviera restaurante, pero aprovechando el camino al siguiente pueblo: Ólvega.

Javier lo programó en el Tomtom. "¡Que bien! Siete minutos." dijo.

Cuando llegamos a la carretera N-122 el Tomtom dijo que girase a la derecha. Extrañado, le digo a Javier que no, que a la izquierda. Lo confirmo en el mapa de carreteras que lleva Javier en el coche y, que sí, que es a la izquierda. Javier me hace caso y el Tomtom no hace más que decir que demos la vuelta y cojamos la dirección contraria.

— ¿Seguro que has marcado Ólvega? ¿No estará marcado todavía el último pueblo que hemos visitado?

— Que no. Que he puesto Ólvega.

Como el Tomtom no deja de incordiar, lo apagamos y seguimos camino guiándonos por el mapa de carreteras del prehistórico papel, que en mi opinión es más fiable que el moderno mapa virtual del Tomtom. Aunque me da la impresión de que Javier no las tiene todas consigo.

Tardamos más de siete minutos, pero llegamos a Ólvega donde paramos en el primer restaurante que vimos para comer. El camarero pareció disgustado con nuestra irrupción, pero nos sirvió una buena comida aderezada con un poco de antipatía. Después de comer y atender algunas otras perentorias necesidades, nos planteamos si seguir la ruta visitando las tres ermitas románicas que hay en Ólvega, pero sinceramente, ya estábamos algo cansados y a más de dos horas de casa, y no nos apetecía viajar de noche, así que decidimos tomar el camino de vuelta.

Antes de programar el Tomtom, Javier comprobó cuál era la última ruta programada: ¡Olvera, Cádiz! Hay una pequeña diferencia entre Ólvega y Olvera.

Y la diferencia no era de siete minutos, sino de SIETE HORAS.

Menos mal que no le hicimos caso al Tomtom.

En suma, para mí ha sido una excursión bastante interesante y agradable. He aprendido varias cosas sobre la arquitectura románica y me ha hecho imaginar varios detalles curiosos sobre cómo vivía la gente en la Alta Edad Media.

Y lo mejor, desde luego, varias horas de charla con un amigo. ¿Qué más se puede pedir?

Todo esto sucedió el Miércoles, 13 de Enero de 2.016

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies