Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

El Imperio Antiguo

El Imperio Medio

El Imperio Nuevo

Tutankamón: Misterioso Asesinato

La Tumba del Rey Tut: La Cámara Oculta

La Ciudad Perdida de los Faraones

La Ciudad Egipcia Trasladada

La Tumba Misteriosa

El Busto de Nefertiti

El Último Imperio

La Sociedad Egipcia

Grecia

Roma

Asia

América

Varias Civilizaciones

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

¿Quién asesinó a Tutankamón? ¿Fue su esposa, su tesorero, su mayordomo?

Creada04-10-2017
Modificada04-10-2017
Total Visitas4
Octubre4
Octubre0

Reseña del Documental Tutankamón: Misterioso Asesinato

Tutankamón: Misterioso Asesinato

En Enero de 1.323 aC, Egipto estaba de luto. El faraón había muerto.

Mientras su cuerpo era preparado y embalsamado comenzaron a correr rumores sobre su temprana muerte: Apenas tenía 19 años.

Descubierta su sepultura en 1.922, los egiptólogos e historiadores han intentado desentrañar cómo murió tan joven.

Ahora, dos inspectores de policía que han resuelto numerosos casos de asesinato intentan resolver el enigma.

La Tumba de Tutankamón

Cuando Howard Carter encontró la tumba de Tutankamón hizo un inventario completo de los objetos que había dentro antes de proceder a extraerlos.

Fue un trabajo muy preciso y detallado, tardando varios años en completar sus investigaciones.

En la tumba se encontraron seis carros, tres de ellos ceremoniales, dos de caza. Esto indica que Tutankamón debía ser aficionado a la caza.

Las pinturas de las paredes revelan que se pintaron de forma apresurada, quedaron varias salpicaduras en las paredes y el sarcófago que los escribas y pintores no se esmeraron en limpiar.

Y un importante detalle, a pesar de que Tutankamón había dispuesto la construcción de su tumba junto a la de su abuelo, Amenhotep III, lo cierto es que la tumba en la que fue encontrado no fue construida para él, sino que fue adaptada con prisas para alojarle a él y a sus tesoros.

En el más reciente La Tumba del Rey Tut: La Cámara Oculta se indica que, por la disposición de la entrada, la tumba parecía haber sido construida para una mujer.

La Momia de Tutankamón

El cuerpo momificado de Tutankamón estaba dentro de varios sarcófagos, uno dentro de otro.

El fondo y los lados del segundo ataúd estaban pegados con resina que se había endurecido con el paso de miles de años y no pudieron sacarlo del ataúd de oro macizo. Además la momia estaba completamente pegada al fondo del tercer ataúd.

Resultó imposible extraer la momia del ataúd, por lo que Carter no pudo hacer otra cosa que desmembrar el cuerpo.

Al examinar los restos en 1.925, el forense describió una llaga en la mejilla izquierda cubierta de costra y una fuerte decoloración a su alrededor. Él interpretó que se trataba de una herida de flecha que pudo ser la causa de su muerte, pero un examen forense más moderno sugiere que pudo ser una infección provocada por picaduras de insectos.

También se comprobó que el cuerpo había sido untado con una cantidad anormalmente alta de ungüentos perfumados, y a pesar de la pericia de los embalsamadores egipcios su cuerpo estaba peor conservado que otras momias de la época. Esto abre la posibilidad de que Tutankamón ya llevara muerto varios días y hubiera empezado la putrefacción antes de que comenzaran a embalsamarlo.

Dada su afición a la caza, ¿era posible que el joven rey hubiera muerto en un accidente de caza y sus acompañantes tardaron varios días en encontrarlo y llevarlo a la capital?

En 1.968 se hicieron unas radiografías de los restos y en la base del cráneo se detectó una hinchazón ósea que podría haberse producido por un golpe letal.

No se han hecho más radiografías del cráneo, pero un examen más reciente de las viejas radiografías muestran un fragmento suelto de hueso dentro del cráneo.

Los embalsamadores solían introducir unas varillas a través de las fosas nasales para agitarlas dentro del cráneo y convertir el cerebro en pulpa que luego era vaciada por la nariz. No parece probable que las débiles varillas hubieran podido fragmentar el hueso, por eso se sugiere que tal vez esa rotura se hubiera producido antes del embalsamamiento.

¿Es esta una prueba de un posible asesinato?

La Infancia de Tutankamón

En el 1.353 aC la mayor parte del poder político y religioso de Egipto se encontraba en manos de los sacerdotes de Amón. Entonces llegó al poder el faraón Akenatón, que quiso limitar el poder de los sacerdotes mediante una revolución religiosa en la que implantó el culto a un único dios, Atón y construyó una ciudad, Amarna, para que fuera la nueva capital de Egipto.

En el 1.348 aC dirigió a 50.000 personas desde Tebas a la nueva capital.

Allí nació y creció Tut-Ankh-Atón, en un ambiente protegido y probablemente ajeno a las luchas de poder e intrigas de la corte.

Al querer destruir las milenarias religiones de Egipto, Akenatón se había ganado numerosos enemigos y plantó la semilla que años más tarde llevaría al asesinato de su hijo.

En las paredes de la tumba de un jefe de la policía de Akenatón se ve cómo su trabajo consistía en detener y torturar a los que representaran un peligro para la revolución religiosa de Akenatón.

En este y en otros documentos de la época, se afirma que los sacerdotes de Amón intentaron envenenar a Akenatón en varias ocasiones. Su muerte, tras 17 años de reinado, pudo haber sido provocada.

El Faraón Tutankamón

Tutankatón fue coronado con 9 años, y probablemente fue manipulado por los adultos de la corte que enseguida volvieron a trasladar la capital a Tebas, dejando abandonada al desierto la ciudad de Amarna, y borrando todo rastro de Akenatón de la historia.

Su esposa y hermanastra Anjesepatón le acompañó.

Una vez en Tebas, su reinado estuvo controlado por Maya, tesorero real, el general del Ejército Horemheb y el Primer Ministro Ai.

El sacerdocio de Amón recuperó el poder y, en honor al dios Amón, el nombre de los consortes fue cambiado por Tut-Ank-Amón y Anjes-En-Amón.

La Enfermedad de Tutankamón

El palacio de Tutankamón ocupaba una extensión de 63 hectáreas a las afueras de la ciudad de Tebas. Sus estancias estaban en el centro y tenía guardias en todas las puertas, por lo que es muy improbable que sus enemigos pudieran acceder hasta él.

Si fue asesinado debió ser por alguien de la corte, de los más allegados, y estos eran Ai, Maya y Horemheb. O quizás incluso su propia esposa, Anjesenamón.

Si Tutankamón muriese, Anjesenamón podría reclamar el trono, pero ¿podía haber un motivo distinto a la ambición?

En 1.927, Howard Carter encontró en la tumba de Tutankamón dos fetos momificados. Tras realizarse la autopsia se comprobó que eran dos niñas, una cuatro meses prematura y la otra nacida muerta. En una autopsia posterior, en 1.978, se descubrió que la mayor padecía escoliosis y espina bífida, dos anomalías genéticas, y por tanto hereditarias, de la columna vertebral.

Al reexaminar las antiguas radiografías de Tutankamón se comprobó que las vértebras cervicales y parte de las dorsales estaban fusionadas, por lo que el joven rey no podría girar ni inclinar la cabeza, y para mirar a los lados debería girar todo el torso. Y de sufrir un fuerte golpe en la cabeza podría afectar gravemente a su columna, causándole la muerte.

Un detalle que confirma este diagnóstico es que dentro de la tumba se encontraron 130 bastones, algunos de ellos de un tamaño que sugieren que fueron usados cuando era aún un niño.

También en un relieve se representa a Tutankamón usando un bastón y con los pies torcidos hacia dentro.

El rey Tut padecía Escoliosis.

Es posible que Anjesenamón culpara a su esposo de no ser capaz de engendrar hijos sanos y decidiera matarlo para sustituirlo en el trono y buscar un nuevo consorte sin esas taras genéticas.

Pero toda la iconografía donde se muestra a la pareja representan a Anjesenamón mirando con amor y devoción a su joven esposo, y por documentos de la época sabemos que ella intentaba protegerle de las intrigas de la corte.

Los Sospechosos Habituales

Durante diez años, Egipto había sido gobernado por Maya, Horemheb y Ai.

Tutankamón era un niño fácilmente manipulable y resulta posible que, al hacerse mayor, quisiera dejar de someterse a los designios de sus mentores. Éstos, acostumbrados a ostentar el poder, no quisieron perderlo y es posible que uno o más de ellos decidieran matarlo.

Uno de los posibles candidatos pudo ser Maya, el tesorero real, pero no parece que pudiera ser él. Poco después de la muerte del joven rey su tumba fue profanada y saqueada, y Maya se encargó de recuperar los bienes, devolverlo a la sepultura y para evitar que su tumba volviera a ser encontrada destruyó toda la documentación que pudiera señalar el lugar donde estaba enterrado el rey.

Ese acto de respeto por la memoria del rey niño lo descarta como sospechoso.

Horemheb había sido soldado y escaló posiciones en la jerarquía militar durante el reinado de Akenatón. Tras la muerte de éste alcanzó el rango de Comandante en Jefe del ejército.

Como militar, Horemheb estaba acostumbrado a la violencia, y probablemente no experimentaría un gran amor por un rey niño, manipulable, deforme y enfermizo. Pero también era leal a Egipto y sabía que un cambio de rey podría menoscabar el poder e influencia de Egipto en la zona.

Por otra parte, durante el reinado de Tutankamón el imperio Hitita estaba expandiéndose al Norte de Líbano y eso auguraba que pronto se producirían enfrentamientos bélicos que requerirían un faraón fuerte y experimentado.

¿Podía ser Horemheb más leal a Egipto que a Tutankamón?

El tercer sospechoso, Ai, se reveló como un camaleónico manipulador. Durante el reinado de Akenatón, en Amarna, hizo construir su propia tumba, que quedó abandonada y sin usar tras el regreso de la corte a Tebas. En ella se muestran muchas loas y oraciones al dios Atón.

Ai, que había sido educado como sacerdote de Amón, cambió sus creencias durante el reinado de Akenatón, y las volvió a cambiar al volver a Tebas.

La Conexión Hitita

Las pesquisas llevan a los inspectores a 1.200 Km al Norte, a la capital del imperio hitita.

Allí, hace un siglo, se encontró una carta que supuestamente había sido escrita por Anjesenamón, enviada con dos mensajeros al rey del imperio hitita.

Tengo miedo. Mi marido ha muerto y no tengo hijos. Pero me han dicho que tú tienes muchos hijos. Si me dieras a uno de ellos yo podría casarme con él.

Al temer una intriga, el rey hitita rehusó, y Anjesenamón insistió con una carta aún más desesperada.

Si tuviera un hijo ¿habría escrito sobre mi pena y mi país a una tierra extranjera?

¡Jamás me casaría con uno de mis sirvientes!

¿Quién era el sirviente que quería casarse con la viuda de Tutankamón para reinar en Egipto?

En la tumba de Tutankamón se encuentra la respuesta, pues en sus muros se representa la imagen del heredero al trono recogiendo el alma del difunto rey, y el heredero representado no es otro que el primer ministro Ai.

Ai no podía ser rey, ya que no tenía sangre real. Sólo era un sacerdote.

En 1.931 se encontró en una tienda egipcia de antigüedades un anillo donde estaban grabados los nombres de Anjesenamón y Ai. Los inspectores creen que Ai obligó a Anjesenamón a casarse con él para llegar al poder.

Los Herederos de Tutankamón

Tutankamón quería ser enterrado en una tumba junto a la de su abuelo, Amenhotep III. Sus deseos no fueron respetados, se le enterró con prisas en una tumba a medio construir y la tumba que él había dispuesto fue usada para el enterramiento de Ai, su sucesor ¿Tal vez su asesino?

El reinado de Ai fue corto, ya era anciano y sólo reinó durante 4 años. Fue sucedido por Horemheb, quien ordenó borrar a Ai de la historia y de las listas de los reyes grabadas en las estelas de Abydos.

Durante sus 27 años de reinado también hizo que se borraran los grabados sobre Tutankamón y Akenatón, como si jamás hubieran reinado.

¿Fueron Ai y Horemheb los autores de la muerte de Tutankamón?

En mi opinión

Cuando a los nueve años empecé a leer libros serios (ver La Ciencia y Yo, tras la obras completas de Julio Verne mis siguientes lecturas fueron Oliver Twist y Sinuhé el Egipcio, ésta ambientada en toda la época y con los personajes que aparecen en esta historia, así que casi todo lo narrado me resulta extraordinariamente familiar.

El documental es bastante antiguo, de 2.002, y las pruebas y teorías que se presentan son bastante circunstanciales, por lo que no creo que aquí se haya resuelto el crimen, ni siquiera que hubiera un crimen y la muerte de Tutankamón no se haya producido por un accidente.

Posteriores investigaciones y documentales han aportado mucha más información sobre la vida y la muerte de Tutankamón que apoyan más la teoría de un accidente de caza. Si queréis conocer esas investigaciones, en esta misma sección se encuentran varios de esos documentales.

Ver Ficha de Tutankamón: Misterioso Asesinato

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies