Torrejón de Ardoz

Bienvenidos a MasLibertad

El Coronavirus COVID-19

Torrejón de Ardoz

Historia de Torrejón

Los Personajes de Torrejón

Francisca Jorge

Antonio Sánchez "Chorra al Aire"

La Dama Teresa

Rafael Onieva Ariza

Don Sergio Otzoup de Sander

Manuel Chillía "Manolito"

Enlaces de Interés

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP52.205.167.104

Datos de Pagina

Rafael Onieva Ariza, salvador y restaurador de la Casa Grande, la mayor casa de labor de los jesuitas, del siglo XVI, de toda España

Creada24-05-2021
Modificada24-05-2021
Total Visitas48
Diciembre15

Rafael Onieva Ariza

Rafael Onieva Ariza, La Casa GrandeNacido en Baena, Córdoba, el Martes, 13 de Junio de 1929, su familia se trasladó a Málaga pocos meses antes del estallido de la Guerra Civil. Como familia industrial y acomodada, temiendo los ataques de exaltados que ya habían incendiado numerosas villas y fábricas, en los primeros días de la guerra huyeron de noche por la playa y se ocultaron durante varios meses en el sótano de unos amigos, hasta que las tropas de Queipo de Llano tomaron la ciudad y se restableció el orden en las calles.

Tras la guerra, Rafael Onieva estudió el bachiller en el colegio de los Jesuitas de Málaga, y en 1947 la familia se traslada a Madrid, donde inicia la carrera de Ciencias Químicas. Para ir a la universidad, comparte una motocicleta con uno de sus hermanos, hasta que decide fabricarse una con piezas y repuestos de chatarra y desguaces.

Moto ROA (Rafael Onieva Ariza)La motocicleta R.O.A. (por las iniciales de su nombre) gustó bastante a sus amigos, que le encargan una docena de motos, iniciando así una industria en la que llegó a tener una plantilla de 500 trabajadores que en 17 años fabricaron más de 40.000 motos, carromatos y otros vehículos, muchos para la exportación.

Una inversión demasiado arriesgada en Colombia le lleva a la ruina, y tiene que volver a Baena.

En 1967 le proponen adquirir una antigua fábrica de calzados en Torrejón, y allí inicia una nueva actividad empresarial, la construcción de polígonos, naves industriales y viviendas. Para 1974, la empresa ROA-Procoinsa ha urbanizado numerosos polígonos industriales en el Corredor del Henares que acogen a más de 1.200 empresas, y ha construido 14.000 viviendas.

Mientras su empresa iba creciendo, en 1969 busca una sede para su empresa, e inicia las negociaciones para adquirir la Casa de la Torre, que se cree construida por Juan de Herrera, el mismo arquitecto de El Escorial, y en la que vivió sus últimos años el poeta Manuel Sandoval. Pero al no llegar a un acuerdo en el precio, el propietario demolió el edificio y en su lugar se construyeron unas modernas edificaciones.

Vista Aérea de la Casa Grande, Torrejón de ArdozFijó entonces su atención en La Casa Grande, un edificio singular de más de 400 años de antigüedad, y comenzó a negociar su compra, pero cuando el Ayuntamiento decretó su ruina y concedió permisos de demolición y urbanización, la empresa propietaria triplicó el precio. Haciendo un oneroso esfuerzo, Onieva pudo completar la compra, y en 1973 adquirió la Casa Grande, pero no con el fin de demolerla y construir viviendas, sino con el de salvarla de la demolición, y restaurarla.

Sin ninguna ayuda municipal, al contrario, con numerosas trabas e impedimentos, Rafael Onieva ha luchado durante décadas para convertir la Casa Grande en una de las muy pocas casas de labor de los jesuitas que se conservan, la única de su estilo y tamaño, y en cuyo interior se ofrece una de las mejores gastronomías de España, y el mayor y más importante Museo de Iconos de Occidente.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies