Torrejón de Ardoz

Bienvenidos a MasLibertad

El Coronavirus COVID-19

Torrejón de Ardoz

Historia de Torrejón

Los Personajes de Torrejón

Francisca Jorge

Antonio Sánchez "Chorra al Aire"

La Dama Teresa

Rafael Onieva Ariza

Don Sergio Otzoup de Sander

Manuel Chillía "Manolito"

Enlaces de Interés

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.236.55.22

Datos de Pagina

Francisca Jorge, de Torrejón de Ardoz, acusada de Bigamia en 1752, juzgada por la Santa Inquisición.

Creada20-05-2021
Modificada20-05-2021
Total Visitas15
Septiembre3

Francisca Jorge

Torrejonera de pro, tuvo, como la mayoría de la gente en aquella época, una vida difícil, agravada por el hecho de que, siendo mujer, tenía muchas menos opciones para ganarse la vida.

En 1752 tuvo la desgracia de toparse con la Inquisición.

En sus propias palabras:

Cuando moza, caséme con Alfonso Cabezas, de oficio tejedor, y mal que bien fuimos tirando hasta que partió al ejército y yo quedéme pobre y necesitada.

Mantúveme a duras penas como lavandera y costurera, hasta que hube de echarme a los caminos en busca de mejor fortuna. Tuve la suerte de entrar a servir en casa de Don Pedro Magarín, de nación franca, y allí encontré a Fernando Alonso, el único hombre que se ha cuidao de mí.

Familia con niño en el Siglo XVIIIMarchamos juntos y al poco nació nuestro primer hijo, y después vendrían otros dos. Y entonces discurrí que era tiempo de arreglar aquello, pues yo quería que mi unión con Fernando estuviera en orden.

Hacía dos años que en Torrejón se decía que mi marido había muerto, por lo que comencé a vestir el traje de viuda y le hice los sufragios de difunto.

Alguien que conocía me amañó unas certificaciones y nos casamos. Pero el cura dióse cuenta del engaño, mandóme separar e hizo que los alcaldes de Torrejón encerraran a Fernando. Al poco tiempo le soltaron, y él ¡bendito sea! volvióse con su mujer y sus hijos.

Fue cuando me denunciaron a la Santa Inquisición. Me apresaron y tuve que llevar conmigo al niño de pecho que entonces tenía. En el interrogatorio continué porfiando en mi condición de viuda. Pero ellos respondieron que mis certificaciones eran falsas y que se decía que Alfonso Cabezas vivía aún.

¡Miente la infame lengua, muerto y bien muerto estaba para mí, si jamás regresó!

Pido perdón por mis muchas faltas, pero esta mujer sólo quería vivir en paz con su familia. Nada sé de luteranismo ni de otras doctrinas, nada sé de leyes o moral.

Si he pecado ha sido por mis hijos.

¿Quién de ustedes va a defender a esta inocente?

Con pocas variaciones, se pueden encontrar en el Archivo Histórico Nacional los documentos oficiales de la inquisición que relatan el mismo hecho.

Dijo que se llama Francisca de Jorge, natural de la villa de Torrejon de Ardoz de hedad de treinta y ocho años poco mas o menos de estado cassada con Alphonso Cavezas de ofizio texero y al presente soldado ignora el Reximiento y le pareze reside en el lugar de San Fernando y se mantiene la declarante de lavar y coser de lo que la socorre Fernando Alonso Padre del Niño que trae a el lecho y otros dos que tiene y que presume que esta es causa porque a sido traida pressa antes de ayer noche fuele dicho declare el motivo de dha. presunzion /…/ hallandose la declarante sirviendo en la Alameda en cassa de D. Pedro Margarin de nación franca, la solizito torpemente Fernando Alonso y ella fragilmente condescendio de lo que quedo emvarazada y viendose assi empezaron a correr las voces en la Villa de Torrejon de que estaba preñada, con el motivo de haver ido a dicha villa por lo que la avia suzedido en donde avia dos años que publicamente se dezia haver muerto dicho Alphonso Cavezas por cuia causa usaba el traxe de viuda y le hizo los sufragios de difunto.

Francisca consigue unas certificaciones falsas para demostrar que su marido estaba muerto y de este modo casarse sin problemas con Fernando Alonso, hasta que el cura de Torrejón, percatándose del engaño, la mandó separarse y “/…/ fue cuando supo la declarante lo que se decía de que Alphonso Cavezas vivia por que la avia escrito una carta por medio del Guarda mayor del Soto del Arzobispo”, lo que motivó que los alcaldes de Torrejón prendieran al nuevo marido y lo encerraran, soltándolo al poco tiempo. La pareja, haciendo caso omiso, volvió a unirse, lo que desencadenó la denuncia y posterior proceso de la Santa Inquisición.

Por desgracia, no he podido encontrar documentación sobre el resultado de la inquisitoria, pero espero que la sentencia no haya sido demasiado severa.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies