Torrejón de Ardoz

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Los Primeros Inmigrantes

Torrejón en la Prehistoria

Enlaces de Interés

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Cómo vivían los Torrejoneros en el Calcolítico, hace 3500 años

Creada17-01-2017
Modificada18-03-2017
Total Visitas901
Marzo6
Febrero31
Enero864
Marzo0
Media Mensual298

Torrejón de Ardoz en la Prehistoria

En el año 2.006, al hacer excavaciones en el Soto de Henares para la construcción de viviendas, se encontró un antiguo poblado Carpetano (Ver ¿Quienes eran los Carpetanos?), de la era del Calcolítico, unos 1.500 años aC.

Estaba a unos 500 m del río, lo que demuestra que no eran tontos. Se mantenían lo bastante cerca para ir a por agua todos los días, pero no tan cerca como para ser acribillados por tábanos y mosquitos.

Poblado Neolítico de Torrejón de ArdozEl poblado en sí era un conjunto de cabañas circulares hechas con paredes de estacas clavadas en tierra y ramas entretejidas, todo ello cubierto después con barro. El techado era de ramas y brezo entretejidos.

En el poblado, entre las cabañas, había varios cercados, lo que indica que criaban ganado, principalmente cabras y ovejas. Y también convivían con perros.

Se han encontrado varias puntas de flecha y cuchillos de sílex. Un dato curioso es que los cuchillos de sílex, cuando están recién tallados, son tan afilados como el acero, aunque pierden el filo con rapidez.

También usaban vasijas de barro cocido, con una factura muy utilitaria y sin adornos, lo que indica que la vida era dura, tenían que trabajar mucho para la supervivencia y no tenían tiempo para dedicarlo a los adornos. Otros fragmentos de cerámica de una época muy posterior, sí contienen numerosos grabados y ornamentos, lo que sugiere que las condiciones mejoraron, la vida fue menos dura y dispusieron de tiempo para emplearlo en adornos.

El tema de los adornos no era una simple cuestión estética, sino más bien de prestigio. Cuando recibían visitas podían enseñarles los elaborados vestidos con cuentas y abalorios de huesos y sus bellas vasijas de cerámica, y presumir de que, después de los trabajos necesarios para ganarse el sustento, aún tenían mucho tiempo libre. Y, en aquella época, el tiempo libre era una medida de riqueza. Y era una forma de decir a los extranjeros que, si querían una de sus mujeres, deberían pagar una dote muy elevada.

El intercambio comercial y cultural en época más avanzada debió ser bastante frecuente, ya que el estilo de vasijas campaniformes y las líneas geométricas con las que las adornaban, estaba bastante extendido por la comarca a lo largo de los ríos Henares, Torote y Jarama, encontrándose algunas muy similares en Ciempozuelos, Titulcia y en general en toda la Carpetania (Madrid, Guadalajara, Cuenca y Toledo).

El Pozo de las Nieves

La costumbre de usar neveros se ha llevado a la práctica en Torrejón y en otros muchos lugares de la meseta desde hace siglos y hasta mediados del siglo XX, y aún conservamos el nombre de la calle Pozo de las Nieves para atestiguarlo.

Allí, unos ingeniosos torrejoneros, construyeron habitaciones subterráneas que todos los inviernos llenaban con nieve apelmazada, dejando capas de paja entre varios estratos. Luego, en Primavera y Verano, vendían bloques de hielo.

Entre las cabañas y cercados del poblado también se han encontrado un buen número de silos. Éstos eran agujeros de un par de metros excavados en la tierra en los que se guardaban los alimentos, con nieve que podía conservar los alimentos frescos probablemente hasta mitad del verano.

Los silos, por desgracia, tenían un defecto, y es que siempre quedaban restos en las paredes, con lo que se criaban hongos y bacterias que podían estropear con rapidez los alimentos, así que al cabo de pocos años había que construir silos nuevos y los viejos se dejaban como basureros, a los que arrojaban los restos de alimentos y los huesos de los animales que comían.

En alguno de esos silos se han encontrado los esqueletos de más de veinte animales, entre cabras, corderos y perros.

El producto agrícola más habitual era la Cebada y el Trigo, cuyos granos se molían para producir tortas y, seguramente, cerveza. Precisamente en las excavaciones se han encontrado varias piedras muy pulimentadas por haber sido usadas como molinos para el grano.

El Adiós a los Difuntos

Enterramiento Neolítico en Torrejón de ArdozY para terminar también se han encontrado varios enterramientos. La Humanidad lleva mostrando su respeto a los difuntos desde hace cientos de miles de años, y aunque en distintas culturas se estilan distintos tipos de enterramientos, los encontrados en el poblado de Torrejón son muy simples, sin ajuares ni adornos.

En total se han encontrado once tumbas en el interior del poblado, algunas con un solo individuo, otras con dos o más, a veces juntos, pero muchos en distintos estratos, lo que indica que se realizaron varios enterramientos encima de otros anteriores.

La datación del Carbono 14 indica que algunos de los difuntos fueron enterrados a lo largo de varios siglos, entre 2.900 y 2.500 aC. Como el poblado siguió existiendo y alcanzó su mayor extensión en los alrededores del 1.500 aC, durante el Calcolítico (la Edad de Cobre), suponemos que debieron elegir un lugar de enterramiento fuera del poblado.

Enlaces de Interés

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies