Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

Grecia

La Atlántida: Mito y Realidad

La Atlántida

La Búsqueda de la Atlántida

La Atlántida: El Fin de un Mundo

La Atlántida

La Atlántida en Doñana

La Atlántida

El Resurgir de la Atlántida

La Antigua Atenas

Cómo los Griegos Cambiaron el Mundo

La Cámara de los Huesos de Malta

El Laberinto del Minotauro

El Primer Ordenador de la Historia

Orfeo: El Cristo Griego

El Disco de Festos

Roma

Asia

América

Varias Civilizaciones

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.236.234.60

Datos de Pagina

Una poderosa civilización, hundida bajo las aguas. ¿Hay algo de cierto en la leyenda de Platón sobre la Atlántida?

Creada05-12-2016
Modificada21-05-2017
Total Visitas62
Diciembre1

Reseña del Documental La Búsqueda de Atlantis de la serie Tesoros al Descubierto

La Búsqueda de la Atlántida

El enigma de la Atlántida siempre ha interesado a los historiadores que han elaborado diversas teorías para explicar el origen del mito.

A partir de unos escritos de Platón se ha intentado identificar al pueblo que dominaba los mares y que habían creado una sociedad culta y avanzada que, en un aciago día, fue tragada por las aguas.

Nuevas líneas de investigación apoyadas por varias pistas arqueológicas encontradas indican que tal vez por fin se ha conseguido identificar la tierra y el pueblo al que hace referencia la leyenda.

La Atlántida de Platón

Se dice que la Atlántida existió hace miles de años. Ya formaba parte de la leyenda cuando Platón la describió en el año 360 aC.

Él la describió como una isla tan grande como Europa y Asia, en el Océano Atlántico, donde vivió un pueblo poderoso que se volvió tan arrogante que los dioses la destruyeron por su codicia.

Lo que en aquella época se conocía de Europa y Asia era tan sólo la parte conocida de las costas de Grecia, Macedonia y Turquía, no es una extensión tan grande como ahora imaginaríamos.

Además, Platón nunca dijo que estuviera en el Atlántico, sino "más allá de las Columnas de Hércules". Los historiadores identifican las Columnas de Hércules con el Peñón de Gibraltar y los Montes Atlas de Marruecos, pero es posible que en realidad se estuviera refiriendo a otro accidente geográfico, como el Estrecho de Messina, o algún monumento que en su época era tan conocido que no había que precisar dónde se encontraba.

Platón afirma que los atlantes dominaban el Norte de África y Etruria, en el centro de la península itálica, y que estaban planeando extender su dominio hacia el Este. Según la historiadora Angie Hobbs eso sugiere que su situación más probable estuviera en el Mediterráneo, no en el Atlántico.

En el Mediterráneo hay más de 1.500 islas. ¿Cuál de ellas podría ser la Atlántida?

Un comentario de Platón afirma que la isla estaba formada por varios anillos de mar y tierra, cada uno dentro del otro, y según Hobbs esa descripción podría encajar con la antigua isla de Santorini.

El Volcán de Thera

Isla Santorín, antigua TheraSantorini es un conjunto de islas, restos de un antiguo volcán, situado entre las islas Cícladas, en el mar Egeo. Antiguamente se llamaba Thera y era una gran isla con un volcán en el centro, pero sucesivas erupciones hicieron hundirse el centro de la isla y volver a emerger en el centro con nuevas erupciones. Es posible que en la época del auge de la Atlántida hubiera, no como ahora una pequeña isla en el centro, sino varios círculos de tierra y mar que encajarían con la descripción de Platón.

En 1.967 se encontraron en unas excavaciones arqueológicas una ciudad enterrada bajo 20 metros de piedra pómez y ceniza. Estaba cerca de la aldea de Acrotiri, en el extremo sur de la isla, por lo que a la ciudad enterrada le dieron el mismo nombre, y según los expertos estuvo habitada hasta hace unos 3.500 años.

En ella existen edificios de varias plantas, quizás los primeros de la historia. En la isla de Thera solían ocurrir terremotos y la construcción de las casas incluye características antisísmicas que las hacían resistentes a los temblores.

Platón habla de sus sistemas de saneamiento y conducción de agua y en Acrotiri se han encontrado tuberías y alcantarillas similares a las descritas por Platón, incluyendo incluso retretes en las plantas superiores. Esta tecnología no volvió a utilizarse hasta 1.500 años más tarde, ya en el Imperio Romano.

La mayor parte de los edificios están adornados con frescos bastante complejos y coloridos, en los que se representan plantas, animales y personas realizando diversas actividades y oficios.

Y no sólo coincide la descripción, también la catástrofe que la destruyó. Platón afirma que la isla fue tragada por la tierra y el mar y en toda la isla existe una capa de cenizas y piedra pómez de una erupción volcánica que en algunas partes de la isla tienen más de 50 metros de espesor.

La Erupción de Thera

Santorini está formada por cinco islas, tres de las cuales rodean a las dos interiores. Hace 300 años las dos islas centrales no existían, emergieron de la noche a la mañana en 1.707.

Todo el interior de la bahía, de 10 Km de diámetro, está rodeado de escarpados acantilados de 300 m de altura. Eso es lo que queda de un gigantesco volcán.

Los expertos han intentado reconstruir la historia de la erupción y piensan que primero se produjo un fuerte terremoto sobre el 1.600 aC.

Unos meses más tarde se produjo una pequeña erupción que cubrió la isla con unos 3 cm de ceniza.

Muchos habitantes huyeron de la ciudad, pero hay pruebas de que algunos volvieron pocas semanas más tarde e iniciaron tareas de desescombro y recuperación de muebles que apilaron en medio de la calle. Algunos incluso comenzaron a repintar los frescos de sus casas.

Entonces se produjo una nueva erupción mucho más violenta. Los escasos habitantes intentaron huir, pero las cantidades de piedra pómez y cenizas que cayeron inundaron las calles. Sin embargo, a diferencia de Pompeya, no se han encontrado cuerpos enterrados bajo las cenizas. ¿Tuvieron tiempo para escapar?

Sólo se ha excavado un diez por ciento de la ciudad de Acrotiri, es posible que en lo que queda por excavar se encuentren cuerpos enterrados, pero existe otra posibilidad.

El vulcanólogo Floyd McCoy piensa que tal vez los habitantes pudieran llegar a sus barcos, pero entonces se produjo una erupción de flujos piroclásticos.

Los flujos piroclásticos son nubes de gas y ceniza ardiente a más de 1.000 grados que avanzan a 700 Km/h por la superficie desde el volcán arrasándolo todo a su paso.

Pero al llegar al mar los flujos no se detienen. Su temperatura es tan elevada que convierten instantáneamente el agua marina de la superficie en vapor intensificando la presión y la fuerza de los flujos y alcanzando grandes distancias, hasta varios Km de la costa. Si había barcos cerca serían desarbolados, incendiados y hundidos, muriendo sus tripulantes de forma casi instantánea.

El pueblo de Acrotiri desapareció para siempre.

El Imperio de Minos

Muchos historiadores piensan que un imperio marítimo y comercial tan importante como el descrito por Platón no podía tener su base en una isla tan pequeña como Thera, por lo que opinan que Thera podía ser una colonia o provincia de un reino más grande, y por las similitudes en las artes y en los restos arqueológicos encontrados piensan que la sede central de su reino podría estar en la isla de Creta, 120 Km al Sur, donde se desarrolló la civilización Minoica.

Allí fueron encontradas en 1.900 las ruinas de la antigua ciudad de Knosos. El conservador del yacimiento, Colin MacDonald, afirma que la arquitectura de Knosos es muy similar a la de los edificios de Acrotiri.

También los frescos encontrados en las paredes tienen un estilo pictórico similar, con gran profusión de toros a los que se criaba y usaba para eventos y, quizás, para fines religiosos.

Parece que en el año 1.700 aC la civilización minoica asentada en Creta y el pueblo de Acrotiri formaban parte del mismo imperio político y comercial, un imperio que dominaba las rutas marítimas del Mediterráneo Oriental, desde Israel hasta Sicilia.

Tras la destrucción de Thera, Knosos sobrevivió, pero muy reducido en poder e infraestructuras.

En el extremo Este de la isla de Creta se encuentra la ciudad de Palaikastro.

El arqueólogo Sandy MacGillivray ha estudiado el lugar y ha encontrado gran cantidad de cenizas obstruyendo acequias y tuberías. El análisis de las cenizas indican que proceden de la misma erupción que enterró Acrotiri, pero en ella también se encuentran grandes cantidades de foraminíferos, pequeñas conchas de caracolas microscópicas. Eso significaba que en algún momento la ciudad había estado sumergida en el mar.

Pero Palaikastro está a doce metros sobre el nivel del mar, y eso sólo podía significar que la ciudad había sido azotada por un tsunami gigantesco.

El profesor Costas Synolakis, experto en tsunamis, al examinar los estragos en los edificios y las acumulaciones de escombros opina que la ola que azotó la isla procedía del Norte, de la dirección de Thera, y debía tener unos 15 metros de alto. Y la datación de los restos orgánicos por radiocarbono indican que se produjo en el año 1.600 aC.

Por igual procedimiento, un trozo de olivo de la isla de Thera enterrado por las cenizas y la piedra pómez de la erupción ha podido ser datada entre el año 1.600 y el 1.627 aC.

La Muerte que vino del Mar

Tsunami de Thera llegando a IsraelA 950 Km de Thera, en la costa de Israel, la Geoarqueóloga Beverly Goodman ha extraído cilindros de sedimentos submarinos a Kilómetro y medio de la costa y en ellos ha encontrado pruebas de que el tsunami provocado por la erupción de Thera llegó hasta las costas de Israel.

El vulcanólogo Stephen Sparks pensó al principio de su investigación que la isla de Thera era una montaña volcánica que había estallado dejando la caldera rodeada de las pequeñas islas actuales, pero un examen más detenido indica que la caldera ya existía previamente, y la erupción se produjo, sólo, en la pequeña isla que existía en el centro de la caldera.

Según sus cálculos, la cantidad de materiales eyectados fue de más de 100 Km³, casi treinta veces más que la erupción del Vesubio que enterró a Pompeya y, probablemente, la mayor que se ha producido en la historia de la Humanidad.

Al vaciarse la cámara magmática que había bajo la isla, la parte de la misma que había sobre ella se hundió más de 300 metros dejando la caldera completamente sumergida bajo las aguas.

Eso provocaría un tsunami, una ola gigantesca que avanzaría a 800 Km/h arrasando todas las ciudades costeras del Norte de Creta y de África hasta llegar a las costas de Israel y adentrarse doscientos metros tierra adentro. Doscientos metros no parece mucho, pero en realidad TODAS las poblaciones costeras estaban a mucho menos de esa distancia de la playa, por lo que el tsunami arrasó todas las aldeas pesqueras, todos los puertos, todos los barcos y todas las casas de los pueblos que dependían del mar para su supervivencia.

El suceso tuvo lugar al final de la época de los cultivos, pero antes de la cosecha, por lo que las cenizas cubrieron los cultivos y los destruyeron, provocando una hambruna letal que se prolongó durante varios años.

En mi opinión

Quiero recordar aquí varios datos importantes.

Platón escribió La Atlántida basándose en los escritos heredados de su tío abuelo Solón, que 80 años antes había visitado Egipto y fueron los sacerdotes de Amón los que le contaron la historia de un pueblo próspero y poderoso que vivió en una isla de 20.000 estadios y que hacía 900 años fue tragada por la tierra y el mar. Solón escribió esta historia pero, o se equivocó al poner las cantidades o, cuando Platón heredó sus escritos, los malinterpretó multiplicando las cantidades por 10. Así que Platón creyó, y así lo expuso en su relato, que ese poderoso reino tenía 200.000 estadios, más grande que la parte conocida en aquella época de Europa y Asia, y que la catástrofe ocurrió 9.000 años atrás.

Como una isla tan grande no cabía en el Mediterráneo, diversos historiadores posteriores pensaron que debía encontrarse más allá del Estrecho de Gibraltar, en el Atlántico, y durante mucho tiempo se mantuvo esa errónea opinión.

También hay quien afirma que las cenizas de la erupción, al ser arrastradas por el viento en dirección Sureste, llegaron hasta Egipto y al caer en las aguas del Nilo hicieron que éstas se volvieran rojas e insalubres, iniciando la cadena de invasiones de mosquitos, ranas, tábanos y langostas que posteriormente serían recordadas e incluidas en el mito de las Diez Plagas que asolaron Egipto y que permitieron huir al pueblo hebreo durante el episodio del Éxodo.

Ver Ficha de La Búsqueda de Atlantis de la serie Tesoros al Descubierto

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies