Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

El Imperio Antiguo

El Imperio Medio

El Imperio Nuevo

Tutankamón: Misterioso Asesinato

La Tumba del Rey Tut: La Cámara Oculta

La Ciudad Perdida de los Faraones

La Ciudad Egipcia Trasladada

La Tumba Misteriosa

El Busto de Nefertiti

El Último Imperio

La Sociedad Egipcia

Grecia

Roma

Asia

América

Varias Civilizaciones

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.236.234.60

Datos de Pagina

El Busto de Nefertiti ¿es auténtico? ¿Puede ser una falsificación moderna?

Creada13-07-2015
Modificada05-06-2017
Total Visitas241
Diciembre3

Reseña del Documental El Busto de Nefertiti de la serie Tesoros al Descubierto

El Busto de Nefertiti

Algunos historiadores plantean varias dudas sobre el hallazgo del Busto de Nefertiti, y la posibilidad de que se tratase de una falsificación moderna.

La Hermosa Hereje

Busto de NefertitiEn el museo Neues de Berlín se encuentra el Busto de Nefertirti, un busto de piedra, recubierto de escayola y pintado, que recibe casi un millón de visitas al año y que es la imagen más conocida del arte egipcio.

Nefertiti era la esposa de Akenatón, el faraón hereje que reinó entre 1.352 y 1.335 aC, fundó una nueva religión y estableció su nueva capital en Amarna, a medio camino entre Menfis y Tebas.

La ciudad fue abandonada 17 años más tarde, y nunca se volvió a habitar.

En 1.912, el arqueólogo alemán Ludwig Borchardt, estaba excavando en las ruinas de una mansión de Amarna donde encontró más de 80 bustos bastante deteriorados por el tiempo. El 6 de Diciembre encontró el busto de Nefertiti.

También se encontró un trozo de marfil con una inscripción.

El Elogiado por el buen Dios,
el Supervisor de las obras,
el escultor Tutmosis.

La abundancia de bustos y fragmentos de cerámica y esta inscripción le llevaron a pensar que la mansión era el taller de Tutmosis, un importante escultor de la corte del faraón.

Mirando Bajo la Piel

El busto ha sido examinado con un TAC, lo que ha permitido ver su interior.

Existe un núcleo de piedra caliza con la forma general de la estatua. Sobre ella se han extendido capas de estuco hasta darle la forma de los rasgos más precisos del rostro y las orejas. Este método no era común entre los egipcios.

La pintura está elaborada con los pigmentos habituales usados por los egipcios, rojo, azul, amarillo, verde y blanco. Lo extraordinario es que esos pigmentos no hayan perdido su color tras estar enterrados durante más de 3.000 años.

Amarna, la Ciudad de Atón

En los alrededores de Amarna hay canteras de las que se extraían las rocas para la construcción de edificios y monumentos. En ellas también se tallaron estatuas de Akenatón y Nefertiti, así como numerosas estelas en los que se narra la historia de Amarna.

Según los textos, Akenatón decidió construir una nueva ciudad en un sitio desértico, donde nunca se hubiera adorado a ningún dios, antes que a Atón.

La religión fundada por Akenatón era casi monoteísta. Sólo existía un dios, Atón, el dios Sol, pero era tan sagrado que los súbditos no debían adorarlo, sino a su personificación en la tierra, Akenatón y su esposa Nefertiti, y ellos eran los únicos que adoraban a Atón para que siguiera naciendo todas las mañanas y trajera las crecidas del Nilo que harían fértil la tierra.

A los doce años de su reinado debió ocurrir algo extraño, pues los textos posteriores dejan de mencionar a Nefertiti.

El arqueólogo Harco Willems ha encontrado en una cueva usada como cantera una roca labrada en la que los obreros fueron dejando cada día escrito con ocre rojo el avance de sus trabajos. Y en ellos, en el decimosexto año del reinado de Akenatón, se menciona a Nefertirti como La Gran Esposa de Akenatón.

Esto indica que Nefertiti seguía estando presente a pesar de cuatro años de silencio.

Dimitri Laboury ha descubierto otro detalle interesante. Un busto de Akenatón tiene exactamente el mismo tamaño y el mismo perfil que el busto de Nefertiti.

Los escultores egipcios, para tallar bustos, solían coger un bloque perfectamente rectangular y en sus caras dibujar una cuadrícula que les sirviera de guía. En estas cuadrículas dibujaban las siluetas que debían tallar y a partir de ahí iniciaban el proceso de tallado. Al parecer Tutmosis usó las mismas plantillas para dibujar el perfil de Akenatón y Nefertiti.

Si es que realmente ambos son obra de Tutmosis.

El Hallazgo del Busto de Nefertiti

El mismo día en que se encontró el busto, había ido a visitar la excavación el Príncipe Johan George de Sajonia. Para Christian Loeben resulta una coincidencia muy sospechosa que el busto más impresionante de la arqueología egipcia se encontrara justo durante el único día en que el príncipe visitó la excavación.

En una carta de Borchardt a su esposa hay un enigmático comentario.

Si encuentras algo importante, llévalo enseguida a casa.

Pero si esperas a un príncipe, asegúrate de encontrarlo mañana.

Algunos incluso opinan que ni siquiera se trata de una antigüedad, sino de una falsificación reciente.

En el almacén del museo August Kestner se encuentra un busto de la Dinastía XII, del año 2.000 aC que fue vendido al museo por Borchardt en 1.926, por 2.550 piastras. Pero cuatro años más tarde, el mismo Borchardt confesó en un artículo que se trataba de una falsificación.

Esto plantea la duda de si Borchardt fue cómplice o víctima de la venta de falsificaciones.

Como dioses y objetos de adoración de la religión de Atón, las imágenes de Akenatón y Nefertiti se encuentran en muchos edificios de la ciudad de Amarna.

Las primeras de esas imágenes fueron descubiertas a finales del siglo XIX, se documentaron, fotografiaron y se publicaron en numerosas revistas arqueológicas seis años antes de que Borchardt encontrara el busto.

¿Es posible que Borchardt hubiera encargado una falsificación usando los dibujos encontrados y ampliamente fotografiados antes de su expedición?

Un análisis químico de los pigmentos de la pintura indica que los materiales usados en ellos son todos minerales, sin pigmentos orgánicos, y eso explicaría que no hubiese degradación de los colores durante miles de años.

Si se tratara de una falsificación se podría demostrar... a no ser que el falsificador fuera muy bueno.

Si se trata de una obra genuina, no hay forma de demostrarlo... todavía.

Ver Ficha de El Busto de Nefertiti de la serie Tesoros al Descubierto

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies