Ciencia y Futuro

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Ciencia y Futuro

Los Orígenes de Todo

Vida y Evolución

Evolución, Ciencia y Religión

Los Umbrales de la Vida

El Imperio de los Sentidos

La Probabilidad de la Vida en la Galaxia

Condiciones para la Vida

Planetas como La Tierra

Planetas en la Órbita Habitable

Rotación de La Tierra

Las Estaciones del Año

El Eje de la Tierra

La Importancia de la Luna

Si no tuviéramos Luna

Velocidad de Colisión de la Luna

Probabilidad del Impacto Lunar

Calcular Planetas con Vida

La Corta Vida de La Vida en La Tierra

La Corta Vida de la Vida en el Universo

Los Peligros de la Vida

El Futuro de la Humanidad

Elegir el Sexo de los Hijos

La Evolución del Ojo

¿Por qué Morimos?

La Evolución Social

El Cambio Climático de la Tierra

Física y Relatividad

La Energía

La Energía Nuclear y el Accidente de Chernobil

Ciudades en el Espacio

Teoría de La Gran Onda y el Omniverso

Lansi: Idioma Universal

Vida Natural

Utilidades y Herramientas

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.91.106.44

Datos de Pagina

Consecuencias para la Vida en La Tierra si no tuviéramos la Luna

Creada14-10-2007
Modificada02-06-2015
Total Visitas140
Noviembre3

Si no tuviéramos Luna

Sin la Luna, la Tierra pasaría cada pocos cientos de miles de años por períodos de varios miles de años en que el eje de rotación estaría 'tumbado' sobre la eclíptica, haciendo que casi cualquier zona del planeta sufra una insolación continua durante varios meses en verano y otros tantos de oscuridad total en invierno. La vida que durante los períodos benignos hubiera empezado a adaptarse para colonizar la tierra sería exterminada en el siguiente período 'infernal'. 

Sin la Luna no habría efecto marea en el núcleo metálico del planeta, con lo que no se habría generado un campo magnético de suficiente intensidad para detener los rayos cósmicos. La superficie terrestre sería bombardeada con masivas dosis de radiación y partículas de muy alto poder energético que destruirían las moléculas complejas de los organismos vivos que vivieran en la superficie.

La vida solo hubiera podido desarrollarse en los mares o en cavernas bajo la zona ecuatorial y es posible que los seres vivos más complejos fueran similares a los camarones, o quizás incluso insectos del tamaño de los ácaros, viviendo en el espacio intersticial entre los granos de arena de las orillas de los ríos.

De todo ello vemos que para que la vida sea posible en un planeta es preciso que este tenga una luna bastante grande.

Noticia Relacionada: Sin la Luna, la Tierra entraría en un movimiento caótico y la vida humana sería imposible

Y para calcular las probabilidades de que un planeta tenga una luna bastante grande debemos conocer cómo se formó nuestra querida Luna.

Si habéis repasado el documento que mencioné al principio, os habréis hecho una idea general de cuál es el origen más probable de nuestra Luna. Surgió como consecuencia de un choque de la Tierra con otro planeta de la mitad de su tamaño y a una velocidad suficiente para que los escombros salpicados formasen un anillo que posteriormente se aglomeró para formar un cuerpo sólido.

Y esto nos lleva a pensar que el mismo choque que produjo la rotación de la Tierra también provocó con sus salpicaduras de escombros, la formación de la Luna.

Concluimos entonces en que para que un planeta tenga posibilidades de desarrollar vida inteligente es preciso, además de que se cumplan las condiciones ya mencionadas, que en el inicio de su formación se produzca un choque planetario capaz de imprimir una rotación rápida del planeta y que de sus escombros se forme un satélite con una masa superior al 1% de la masa total de los dos planetas en colisión.

Pero no mucho más grande. Si la Luna, en vez del 1'5% de la masa terrestre hubiese sido más grande, por ejemplo un 3%, el efecto marea que produjese sobre la Tierra hubiera sido tan intenso que hubiera levantado mareas muchísimo más elevadas de lo que lo hizo nuestra Luna. Y el efecto marea tiende a detener la rotación del planeta, por lo que una Luna con el doble de masa podría detener la rotación de la Tierra en unos pocos cientos de millones de años.

En nuestro caso, sin embargo, se dio la circunstancia de que la Luna se formó con un 1'5% de la masa terrestre, a unos 30.000 Km de distancia de la Tierra, dando una vuelta a su alrededor en unas veinte horas mientras que la Tierra tenía una rotación de seis horas. El efecto marea de la Luna ha hecho que al cabo de 4.000 MM de años la Tierra gire en 24 horas y la Luna se haya alejado hasta los 384.000 Km girando alrededor de la Tierra en 27 días.

Si la Luna hubiese sido el doble de grande, el efecto marea hubiera sido tan intenso que la Tierra se hubiese visto mucho más frenada y posiblemente hoy en día la Tierra estaría totalmente detenida con respecto a la Luna, dándole siempre la misma cara tal como ella nos la da a nosotros. Eso haría que la rotación de la Tierra con respecto al Sol fuera del mismo tiempo que la Luna tarda en dar una vuelta a nuestro alrededor, probablemente un mes y medio (La Luna también se hubiera alejado mucho más, debido a su mayor tamaño). Tendríamos entonces días y noches de unas 500 horas respectivamente, con lo que las temperaturas llegarían a extremos incompatibles con la vida.

Por todo ello debemos concluir que para que en un planeta pueda desarrollarse y evolucionar la Vida es imprescindible, al menos según lo que sabemos, que el planeta tenga una luna de un tamaño adecuado.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies