Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Sexo y Genética

Alimentación

Neurociencias

Sociedad

¿Podemos Engañar a la Muerte?

¿Son las Armas un Virus?

¿Ha Muerto la Privacidad?

¿Cómo se Hace un Terrorista?

¿Es la Pobreza Genética?

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP34.235.127.68

Datos de Pagina

En USA mueren 30.000 personas al año por  armas de fuego. ¿Habría que prohibirlas? ¿Dejarían los delincuentes de usarlas?

Creada16-12-2016
Modificada19-05-2017
Total Visitas25
Diciembre2

Reseña del Documental ¿Son las Armas un Virus? de la serie Secretos del Universo

¿Son las Armas un Virus?

En USA, cada 17 minutos muere una persona por disparos de armas de fuego.

¿Es una pandemia que debe solucionarse con medidas políticas? ¿Se solucionaría prohibiendo las armas? ¿O sería mejor que todos fuéramos armados?

¿Puede la ciencia ayudar, predecir los conflictos o, al menos, averiguar cuál sería la mejor solución para paliar los efectos de la violencia armada?

Contagio por Televisión

Sherry Tower, ha estudiado estadísticamente los sucesos en los que se producen tiroteos en lugares públicos y cree que en ocasiones un tiroteo aislado, al ser difundido por los medios de comunicación, provocan un efecto mimético que hace que pocos días más tarde se produzcan sucesos similares.

La violencia armada se contagia como un virus, pero al contrario que un virus que se transmite por cercanía de persona a persona, este virus se contagia a través de los medios de comunicación, pudiendo producirse el contagio en cualquier parte del territorio donde se haya difundido la noticia, y con un período de incubación que, como media, es de 13 días.

Trabajar con Intermediarios

El Epidemiólogo Gary Slutkin ha combatido diversas epidemias en países del tercer mundo. Ha hecho mapas de cómo se transmiten las epidemias.

Cuando intentó combatir una epidemia de cólera en un campamento de refugiados, intentó convencer a los mismos de que debían seguir unas normas higiénicas tan elementales como lavarse las manos y hervir el agua y los alimentos, pero sus intentos fracasaban al encontrarse con la desconfianza de los refugiados hacia los extranjeros. Resolvió el problema reclutando y entrenando a varios refugiados que actuaran como intermediarios y que fueran ellos los que, contando con la confianza de los demás, pudieran promover esas medidas de higiene.

Al regresar a Chicago fue por primera vez consciente de que los tiroteos callejeros, que no tienen tanta repercusión mediática como los masivos, siguen patrones geográficos al extenderse. Y esos patrones son muy similares a los de las epidemias víricas.

Y, por desgracia, las medidas tomadas por la policía y las autoridades fracasaban porque, al igual que en el campamento de refugiados, los ciudadanos desconfiaban de ellos. Gary contactó con una asociación formada por miembros de los barrios más conflictivos que intentaban luchar contra la violencia y las drogas y usándolos a ellos como intermediarios consiguió que las medidas para paliar la violencia tuvieran más éxito.

¡Detengan a los Sospechosos Habituales!

Los virus se transmiten por la respiración, el contacto o los mosquitos. Si analizamos la violencia armada debemos descubrir también cómo se propaga.

El Departamento de Policía de Chicago ha instalado en las calles 29.000 cámaras con micrófonos que detectan en tiempo real los sonidos fuertes que puedan ser identificados como disparos.

El profesor de tecnología de Illinois, Miles Wernick, ha desarrollado un programa que analiza todos los sucesos y personas implicadas en actos violentos e intenta predecir dónde y quién será más probable que vuelva a estar implicado.

El sistema está basado en el modo en que las células cancerígenas se extienden por el interior del cuerpo humano al producirse una metástasis.

La policía ha hecho una controvertida Lista Caliente de 400 personas que tienen una muy alta probabilidad de verse implicadas en nuevos crímenes armados.

Controvertida porque ¿no es una violación de la intimidad? ¿No es un exceso policial crear, como el capitán Renault en la película Casablanca, una lista de Sospechosos Habituales?

Redes Conflictivas

El profesor de Yale, Andrew Papakristos, ha comprobado que de los mil homicidios anuales de Chicago la mayoría se concentran en determinadas zonas geográficas, pero existe un segundo sustrato relacionado con las redes sociales. En la ciudad existen redes de personas que se superponen a diferentes barrios y en algunas de esas redes es más probable que se cometan delitos, mientras que otros grupos sociales que viven en zonas más o menos conflictivas parecen estar más a salvo de la violencia.

En ocasiones se producen víctimas inocentes y parece que han sido producto del azar, pero examinando las relaciones familiares, los amigos, los amigos de los amigos, se puede ver cómo ciertas relaciones pueden incrementar el factor de riesgo.

Un bebé de seis meses no está incluido en ningún grupo de riesgo, pero si sus padres están relacionados con drogadictos, delincuentes o bandas, su probabilidad de morir de un disparo es casi mil veces mayor que la de un bebé cuyos padres no tengan esas relaciones.

En un estudio sobre una de las zonas más conflictivas de Chicago, comprobó que el 41% de todos los homicidios afectaron a una red social que representaba sólo el 4% de la población.

Teniendo en cuenta esos datos, la policía de Chicago concentra su vigilancia sobre esos grupos sociales, pero diversas organizaciones consideran que esta vigilancia vulnera los derechos de estas personas por lo que han entablado una serie de demandas judiciales para evitarlo.

El Peligro de ir Armado

En ocasiones se ha planteado que para evitar la violencia masiva puede ser conveniente que los ciudadanos honrados porten armas para su autodefensa, lo cual servirá para disuadir a los delincuentes que piensan que la mayoría de las personas están desarmadas y, por tanto, serán víctimas fáciles de sus delitos. Pero un estudio realizado en Philadelphia sobre víctimas de agresiones armadas ha revelado que las personas inocentes armadas sufren un 4% más agresiones armadas que las desarmadas.

El hecho de portar armas ¿hace que las personas actúen de forma más imprudente, lo que les hace incurrir en mayores riesgos?

La conclusión del estudio indica que si quieres estar más seguro no debes llevar armas.

Las Armas ¿cambian a las Personas?

Se suele decir que las armas no matan, matan las personas.

Pero estudios científicos parecen indicar que la posesión de armas altera el comportamiento de las personas.

El Psicólogo Brad Bushman ha realizado un experimento para evaluar cómo afecta la simple presencia de las armas al comportamiento de las personas.

En un simulador de conducción examina el comportamiento de diversas personas ante situaciones frustrantes, como conducción temeraria de otros vehículos, obras en la carretera, atascos o maniobras inesperadas.

Vuelve a hacer el experimento pero en el asiento del acompañante se deja una pistola y se les dice a los sujetos que es de otro estudio y que la ignoren.

Los sujetos así lo hacen, pero su conducción resulta ser más temeraria y agresiva.

¿Y si el arma está a mano de otras personas?

En otro experimento se detiene una camioneta en un Stop, y de forma injustificada se permanece parado. Como media, el vehículo que va detrás tarda unos 12 segundos en tocar el claxon o maniobrar para adelantar.

Se repite la experiencia pero en la camioneta hay una escopeta bien visible. Aunque se esperaba que los vehículos que vinieran detrás serían más pacientes, el resultado fue el contrario. Sólo tardaban una media de 9 segundos en tocar el claxon o adelantar.

Desde los principios de la evolución, los animales han desarrollado el instinto de, al ver una amenaza, luchar o huir. La visión de las armas, sea en nuestras manos o en las de otros, hace reaccionar al cerebro con más agresividad.

El Cerebro de los Asesinos

En un centro penitenciario de Nuevo Méjico se han escaneado los cerebros de 4.000 reclusos para saber si existen diferencias físicas entre los reclusos homicidas y los que están presos por otros motivos.

Se buscaron diferencias en las áreas cerebrales relacionadas con los sentimientos, la amígdala, el cíngulo anterior y el córtex orbitofrontal.

Se comprobó que en los homicidas no se habían desarrollado ciertas partes de la amígdala o del córtex orbitofrontal.

Ambas porciones cerebrales se desarrollan desde la infancia hasta los 25 años, pero en el caso de los homicidas jóvenes parecían tener el desarrollo de una persona de cinco o diez años menos.

¿Es el escaso desarrollo de esas zonas de proceso emocional el que les ha convertido en homicidas? ¿O es el hecho de convertirse en homicidas el que ha inhibido el desarrollo de las zonas emocionales del cerebro?

En cualquier caso ¿se puede reparar el cerebro?

El Refuerzo Positivo

El cerebro humano cambia y se desarrolla a lo largo de la vida, empujado y moldeado por las experiencias que vivimos. Pero en una prisión no hay posibilidades de tener experiencias que estimulen el desarrollo de las capacidades empáticas y emocionales del cerebro, por lo que la prisión se convierte en un círculo vicioso del que es muy difícil salir.

Para romper este círculo se ha experimentado haciendo que los guardias de la prisión cambien su comportamiento respecto a los reclusos.

Hasta ahora los guardias sólo actuaban para castigar los comportamientos agresivos de los reclusos. Es lo que se conoce como Refuerzo Negativo. Si actuaban correctamente no se les decía nada.

Con la nueva táctica los guardias recompensan a los reclusos cuando hacen algo positivo, como hacer una amistad, ayudar a un compañero, etc.

Un año más tarde se comprobó que los reclusos sometidos a un Refuerzo Positivo frecuente habían desarrollado el cíngulo anterior del cerebro.

Y, al salir de prisión, ninguno de los reclusos sometidos a este trato volvieron a delinquir.

Armas Inteligentes

En USA, dos tercios de las muertes por disparo no son homicidios, sino accidentes. Muchas veces a manos de sus propios dueños, pero la mayoría por familiares.

También los coches, hubo una época en que llegaban a producir más de 45.000 muertes al año, pero desde hace varias décadas los fabricantes de coches incluyen cada vez más sistemas de seguridad, cinturones, airbags, frenos antibloqueo, que han reducido la mortalidad en accidentes de carretera.

El joven ingeniero Kai Kloepfer, afectado por el hecho de que muchos niños se disparan accidentalmente al coger las armas de sus padres, está desarrollando un sistema de reconocimiento para que el arma no se pueda disparar más que en manos de su dueño.

El proyecto, en realidad, no es nuevo. Hace 20 años el gobierno USA encargó la fabricación de esas armas a la fábrica Smith & Wesson, pero las protestas de las asociaciones pro-armas, que se oponían al control que el Gobierno pretendía hacer de estas armas, hicieron que se cancelara el proyecto y no se llegaran a fabricar.

En realidad, el gobierno también pretendía, y así comenzaron a legislar algunos estados, que en un plazo de cuatro años tras la comercialización de las armas inteligentes se prohibiera la fabricación y comercialización de las tradicionales.

La oposición no era contra las armas inteligentes, sino contra el control gubernamental y la prohibición de las armas tradicionales.

El arma que Kai ha desarrollado podrá ser programada por su propietario para que autorice a determinados familiares, pero evitar que puedan ser manejadas por hijos o extraños o que funcione en manos de cualquiera. Es el propietario, no el gobierno, el que decide quién puede manejar su arma.

En mi opinión

Refuerzo Positivo y Refuerzo Negativo

La primera vez que oí hablar de estos conceptos fue en 1.982 en el libro Walden Dos, de B.F. Skinner (1948). Es una novela de Sociedad-Ficción, donde unos psicólogos fundan una comunidad regida por principios basados en las ciencias sociales. En las escuelas de esa bonita utopía a los niños se les educa mediante el Refuerzo Positivo, alabando y premiando sus buenas acciones, mientras que el Refuerzo Negativo, el castigo por las malas, es abandonado pues se ha comprobado que no tiene éxito.

En los años 1.970 un grupo de jóvenes idealistas se propuso realizar una experiencia similar y tras comprar una extensa granja crearon una comunidad basada en los principios descritos por Skinner. Cinco años más tarde, una de las fundadoras, Kathleen Kinkade, escribió Un Experimento Walden Dos donde narraba sus experiencias.

Si tenéis oportunidad, leedlos.

Armas: ¿Libertad o Prohibición?

Es evidente que las armas son peligrosas, pero los delincuentes siempre encontrarán el medio de tenerlas. Si se prohíben las armas serán las personas honradas las que quedarán desarmadas mientras que los delincuentes podrán actuar con mucho menos riesgo en sus actividades delictivas.

Además, el monopolio de las armas por parte del estado permite que los gobernantes puedan convertirse en tiranos sin posibilidad de que los ciudadanos puedan combatirlos.

La misma Declaración de la Independencia de USA prevenía contra los gobiernos tiránicos y aseguraba que contra ellos es legítimo que los ciudadanos tengan la posibilidad, incluso por medio de las armas, de combatirlo y derrocarlo. Una sociedad desarmada nunca tendrá posibilidad de librarse de un tirano. Esa es una de las principales razones que aducen los partidarios de la libertad de armas.

Yo no soy partidario de que se prohíban las armas a nivel general, pero sí que se regule su uso, que sólo tengan derecho a poseerlas las personas adultas, responsables, no los delincuentes (que, de todas formas, las van a conseguir de forma ilegal), y exigiendo una serie de medidas para evitar que los niños o personas no capacitadas puedan acceder a ellas.

En ese sentido sí que soy partidario de las armas inteligentes que no puedan ser disparadas accidentalmente por niños.

En todo caso, se podría justificar que las armas son innecesarias en ciudades donde la policía fuera tan efectiva que no hubiera delincuencia, pero conforme aumenta la inseguridad se puede argumentar cada vez con más fuerza a favor de que, si la policía no es capaz de defendernos, al menos los ciudadanos honrados, en sus casas,  y más si viven en una casa aislada en el campo, puedan tener armas para defenderse de los delincuentes armados que entren a robar. O a algo peor.

En cuanto a la supuesta mayor agresividad de las personas que llevan armas, eso debería corregirse con educación, no con prohibición.

Si se hacen cursos para conducir coches ¿no deberían hacerse también para manejar armas?

Ver Ficha de ¿Son las Armas un Virus? de la serie Secretos del Universo

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies