Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Sexo y Genética

Alimentación

Neurociencias

Sociedad

¿Podemos Engañar a la Muerte?

¿Son las Armas un Virus?

¿Ha Muerto la Privacidad?

¿Cómo se Hace un Terrorista?

¿Es la Pobreza Genética?

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.236.234.60

Datos de Pagina

Mil Millones de cámaras te vigilan. ¿Cómo será el mundo cuando cualquier persona pueda ser vigilada por cualquier otra persona en cualquier parte del mundo?

Creada07-11-2016
Modificada19-05-2017
Total Visitas57
Diciembre2

Reseña del Documental ¿Ha Muerto la Privacidad? de la serie Secretos del Universo

¿Ha Muerto la Privacidad?

Si vivimos en una ciudad, nuestra imagen es captada y grabada cientos de veces conforme paseamos por la calle. Nos monitorizan al entrar en muchos establecimientos o al sacar dinero de un cajero automático. Nos radiografían al entrar a un aeropuerto o un edificio oficial y los últimos modelos de escáner son capaces de percibir si estamos calmados o nerviosos.

En ocasiones esas imágenes permiten impedir crímenes o capturar delincuentes pero toda esa vigilancia tiene un coste, el de que cualquier persona puede ser vigilada sin saberlo.

La Vigilancia Total

Nick Bostrom dirige el Instituto para el Futuro de la Humanidad en la Universidad de Oxford. Ha estudiado los sistemas de vigilancia de las ciudades y prevé que en el futuro todas las cámaras de la ciudad estarán interconectadas y tendrán sistemas de reconocimiento facial que permitirán seguir el rastro de cualquier persona en cualquier lugar, en cualquier momento.

En ciertos casos podría ser beneficioso, por ejemplo, cuando se produce un brote de alguna enfermedad contagiosa, una vez localizadas las personas enfermas se puede rastrear su camino, saber dónde han estado, con quienes han hablado y localizar a cada una de estas personas en tiempo real, enviando equipos médicos para controlar cuanto antes la propagación de la epidemia.

También piensa que en el futuro podrían facilitar muchas de nuestras tareas. Con una vigilancia completa podríamos entrar en una tienda, coger cualquier producto de las estanterías e irnos sin pasar por caja. El sistema nos reconocería y cargaría el importe del producto directamente en nuestra cuenta bancaria.

El Gran Hermano Te Vigila

El científico cognitivo Anti Virta ¿? vive en Finlandia y ha realizado un experimento instalando durante un año cámaras de vigilancia en todas las habitaciones de las casas de diez familias finlandesas. Durante las primeras semanas los sujetos se mostraban nerviosos y procuraban evitar comportamientos que consideraban vergonzosos. Con el tiempo su estrés fue desapareciendo pero en ocasiones seguían teniendo deseos de privacidad que satisfacían saliendo más a menudo a pasear o acudiendo a parques o cafeterías.

En la novela de George Orwel, 1984, todas las personas estaban permanentemente vigiladas, incluso en el interior de sus casas, por El Gran Hermano, una institución de un gobierno totalitario que vigilaba a todas las personas para erradicar cualquier comportamiento, o incluso pensamiento, no autorizados por el gobierno.

Ese escenario no se ha hecho realidad, todavía, pero en realidad se ha construido un sistema similar que es utilizado por los administradores de redes sociales, empresas de publicidad y grandes empresas para conocer las preferencias y gustos de todas las personas con el fin de dirigirlos a adquirir determinados productos o servicios.

Alessandro Acquisti es un economista conductual en la Universidad Carnegie-Melon de Pittsburg. Intenta descubrir lo que algunas empresas de prospección de redes podrían averiguar de una persona a partir de una simple fotografía de su cara.

Tomando una foto de una persona al azar, un programa de reconocimiento facial la compara con cientos de miles de fotos que muchas personas han publicado en sus perfiles de Facebook. Si reconoce el rostro se muestra la información del perfil, su nombre, dónde vive, su fecha de nacimiento, sus intereses y mucho más.

Cualquier empresa de Marketing puede usar estas técnicas para personalizar sus estrategias de venta ofreciéndole los productos que mejor coincidan con sus intereses. Sería Publicidad Adaptada al Usuario, una técnica de manipulación de mercado.

Conocer a los posibles clientes mejor de lo que ellos se conocen a sí mismos puede implicar que los clientes puedan ser manipulados para adquirir productos que tal vez no necesiten.

Háblame de Tí

La psicóloga Diana Tamir ha realizado escáneres cerebrales a personas mientras hablan de diversos temas. Durante el proceso se activan principalmente las áreas prefrontales del cerebro, asociadas a las funciones más complejas del pensamiento. Pero cuando las personas hablan de sí mismas también se activan el Tegmento Ventral y el Núcleo Accumbens, asociados con la Vía de la Gratificación. Estas zonas hacen que se produzcan dopaminas, que generan placer y hacen que deseemos repetir ese placer repitiendo la experiencia.

Las personas disfrutan cuando hablan de sí mismas.

En otro experimento se les dio a elegir a los sujetos entre hablar de sí mismos o hablar de otras personas, ofreciéndoles una cierta cantidad de dinero si elegían hablar de otras personas. Aunque la educación de casi todas las personas ha convertido el dinero en un factor gratificante generador de dopaminas, hubo muchas personas que prefirieron hablar de sí mismas a pesar de que así no recibirían el dinero.

Compartir nuestra información personal aporta ventajas evolutivas como miembros de grupos sociales, las personas que más comparten tienen ventaja sobre los solitarios o introspectivos por lo que hoy en día la mayoría de las personas están programadas evolutivamente para compartir.

Lo más Íntimo de Nuestro Ser

En las redes sociales compartimos mucha información sobre nosotros mismos, pero la mayor cantidad de información se encuentra en nuestros cabellos, en nuestra saliva, en nuestra piel.

Nuestro código genético, una vez descifrado, puede indicar a quien sepa leerlo las enfermedades que tenemos más probabilidades de sufrir en nuestro futuro. Si una empresa conoce esa información podría decidir no contratarnos. Si una compañía de seguros sabe que tenemos un riesgo elevado de sufrir determinadas enfermedades podría rechazarnos como clientes.

Los bancos genéticos almacenan el genoma de muchas personas con fines de investigación científica, y para evitar que los datos puedan ser usados de forma fraudulenta mantienen separados los datos genéticos de los personales.

Pero con los servicios ofrecidos actualmente es muy fácil romper estos sistemas de seguridad.

Basta visitar una peluquería y recoger un cabello anónimo, enviarlo a una empresa que analice el genoma y luego introducir el código genético en cualquier pagina web donde se ofrezca un servicio de búsqueda de familiares. A partir de la respuesta podemos hacer una serie de búsquedas hasta localizar con bastante seguridad a la persona que dejó ese cabello en la peluquería.

Mira quién Mira

Steve Mann es profesor en la Universidad de Toronto y desde hace décadas ha llevado siempre un ordenador que graba todas sus actividades y las publica en Internet. Desde los años 70 percibió que cada vez son más los aparatos electrónicos y de videovigilancia que pueden captar nuestra imagen, y ha diseñado una serie de dispositivos que nos permiten saber cuándo un micrófono nos está escuchando o una cámara nos está filmando.

Colocando esos dispositivos en las monturas de las gafas, en gorras o chaquetas cualquier persona sabrá en todo momento si le están observando o grabando.

Steve no está en contra de que existan las cámaras de vigilancia, al contrario, cree que son útiles pues si se encuentra en un callejón oscuro es preferible estar en una zona videovigilada donde los delincuentes tengan más reservas a la hora de realizar un atraco.

Pero hay empresas y establecimientos gubernamentales que disponen de cámaras de vigilancia y sin embargo prohíben a los visitantes que lleven cámaras. Para Steve eso debería estar prohibido. Si los visitantes son vigilados, también ellos tienen derecho a vigilar a sus vigilantes.

¿Quién Vigila a los Vigilantes?

El escritor de Ciencia Ficción David Brin prevé que en un futuro muy cercano las cámaras de vigilancia estarán tan omnipresentes que será imposible escapar de ellas, así que intentar impedirlo es una tarea condenada al fracaso.

Piensa que la privacidad es un concepto muy reciente de la civilización. Hace pocos siglos muchas familias compartían una vivienda prácticamente sin paredes donde todo lo que se hacía estaba a la vista de todos sus miembros. Ni las necesidades físicas ni las relaciones sexuales eran ocultadas a la vista de los hijos o los abuelos que compartían la vivienda.

¿¿?? Que yo sepa eso ocurría en las épocas prehistóricas, y aún hoy en día en tribus prehistóricas actuales, pero creo que el tabú de la intimidad sexual ante los hijos o abuelos no es de hace unos pocos siglos, sino de unos cuantos miles de años.

Otra cosa es la desnudez, práctica más habitual en algunas culturas y aún en épocas recientes. Hay referencias escritas de que algunos sacerdotes destinados en Irlanda sobre el siglo XII se quejaban a sus obispos de que cuando iban a visitar a sus feligreses en verano a veces encontraban a todos los miembros de la familia desnudos en la casa o trabajando en el huerto, sin mostrar el más mínimo recato o muestra de pudor. Ver a las jóvenes irlandesas desnudas era lo que más turbaba a los sacerdotes.

David cree que en el futuro será imposible librarse de los fisgones, por eso aboga por que los fisgones tampoco estén a salvo de nuestra vigilancia.

Ni siquiera cuando el fisgón es el Gobierno. David está a favor de acciones como las de Snowden, que publicó numerosos documentos secretos del gobierno revelando muchas actuaciones que resultaban, como mínimo, cuestionables, y en ocasiones delictivas.

Los dos últimos siglos han sido el paraíso de la privacidad. Y la privacidad seguirá existiendo, las personas la necesitan para sentirse a salvo en alguna faceta de su vida.

Tendremos que encontrar una nueva forma de salvaguardarla.

En todo caso, una era de vigilancia total debe ser recíproca. Si las empresas y gobiernos nos vigilan también deben aceptar que los ciudadanos puedan vigilarlos a ellos. Los engaños serán descubiertos, los delitos evitados. Los que piensen en delinquir se cuidarán de hacerlo. Los políticos, aunque sea muy a su pesar, no tendrán más remedio que ser honestos.

La Era de la Vigilancia Total tal vez traiga consigo la Era de la Honestidad.

En mi opinión

Es triste, pero parece que la privacidad está condenada a desaparecer.

O quizás no sea tan triste.

¿Y si hubiera alguna forma de VER cualquier cosa que ocurra, aún sin necesidad de que hubiera ninguna cámara filmando? ¿Y si esa tecnología estuviera al alcance de cualquiera?

Los fisgones tendrían su agosto, pero también ellos serían vigilados y la policía podría mantener una vigilancia total sobre todos los posibles delincuentes y sus actividades evitando toda actividad ilícita. Y los políticos, sabiendo que están vigilados por cientos de periodistas y curiosos, no podrían aprovecharse de sus cargos para recibir sobornos. Y dejaría de ser necesario el juramento de los ministros de "Mantener en secreto las deliberaciones del Consejo de Ministros".

Aún más, ¿y si existiera alguna forma científica de VER el pasado?

Sabríamos por fin quién cometió todos los asesinatos y atentados que nunca han sido resueltos, muchos criminales impunes darían con sus huesos en la cárcel y los inocentes erróneamente encarcelados quedarían libres.

¿Imagináis cómo disfrutarían los historiadores si pudieran descubrir por fin los misterios de la Atlántida? ¿Los cristianos al conocer la vida de Jesús desde su concepción virginal hasta su ascensión a los cielos? ¿Los antropólogos al observar cómo se extinguieron los dinosaurios?

En fin, menos sueños de ciencia ficción y volvamos al documental.

No creo que sea posible ver el pasado, pero al fin y al cabo es casi inevitable que en unos pocos años existirán cámaras del tamaño de granos de arroz, si no las hay ya, y es bastante probable que se instalen en todas las esquinas, en todos los rincones, que lo vean y lo graben TODO. Y cualquier persona podrá ver cualquier cosa que haga cualquier persona en cualquier parte del mundo.

O vernos a nosotros. ¿Cambiará nuestro comportamiento?

Recuerdo el experimento de la Princesa Alice en el que a unos niños se les pide que realicen una tarea sin hacer trampas. Al dejarlos solos, casi todos acaban haciendo trampas. A otro grupo similar se les dice que en una silla está la invisible Princesa Alice que les está vigilando. Los niños son mayorcitos y, por supuesto, no se lo creen. Pero cuando se les deja solos, los niños miran con frecuencia a la silla de la Princesa Alice ... ¡y no hacen trampas!

Si todas las acciones de todo el mundo pueden ser vistas, pues no habrá más remedio que ser honrado y honesto, aunque estemos deseando atracar un banco o robar una cartera.

Tal vez no sea tan terrible como parece.

Ver Ficha de ¿Ha Muerto la Privacidad? de la serie Secretos del Universo

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies