Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

Las Mejores Series

Física y Espacio

Viajes en el Tiempo

El Universo

El Sistema Solar

Vida Extraterrestre

Contacto con Vida Extraterrestre

¿Hay Extraterrestres en Nuestro Interior?

¿Estamos Solos?

¿Estamos Solos?

¿Cómo son los Alienígenas?

Los Mundos Alienígenas Más Extraños

Vida en el Sistema Solar

Vida en los Exoplanetas

Primer Contacto Alienígena

Planeta Tierra Alienígena

La Búsqueda de Vida Inteligente

Aliens: ¿Estamos Solos?

Mundos Alienígenas

La Ecuación de Drake

Alienígenas

¿Sobreviviremos al Primer Contacto?

Buscando una Segunda Tierra

Safari Extraterrestre

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP18.232.171.18

Datos de Pagina

¿Hay otros seres inteligentes en el Universo? ¿Podremos conocerlos algún día? ¿O la Vida Inteligente es un fenómeno tan improbable que a todos los efectos estamos Solos en el Universo?

Creada28-01-2019
Modificada28-01-2019
Total Visitas47
Agosto5

Reseña del Documental ¿Estamos Solos? de la serie Secretos del Universo

¿Estamos Solos?

Documental de la serie Secretos del Universo (T1, E6, 2010), donde Morgan Freeman nos presenta varias investigaciones que intentan determinar si hay otros seres inteligentes en el Universo y si algún día podremos conocerlos o si la Vida Inteligente es un fenómeno tan improbable que a todos los efectos estamos Solos en el Universo.

Hay más estrellas en el Universo que granos de arena en todas las playas de la Tierra.

Cuando miramos al cielo estrellado de la noche vemos muchas de ellas.

¿Habrá en alguna de ellas seres parecidos o diferentes a nosotros que se hagan la misma pregunta?

¿Estamos Solos?

Los Extremos de la Vida

Lynn Rothschild estudia las formas de Vida de la Tierra y ha observado que aunque la mayoría de los seres vivos habitan en entornos templados con unas características que consideramos habitables, también hay organismos capaces de vivir y prosperar en entornos extremos, a mayor temperatura que la del agua hirviendo o por debajo del punto de congelación, en ambientes muy ácidos o excesivamente alcalinos, inmersos en el océano y en los más secos desiertos.

Todo hace pensar que la Vida puede florecer y prosperar en ambientes muy diversos, quizás en muchos que podrían encontrarse en otros planetas o lunas del Universo.

De momento no tenemos capacidad para viajar a esos lugares para confirmarlo, pero de vez en cuando nos llegan indicios que podrían ayudarnos a saberlo.

Meteoritos de Murchison, Australia, 1969En 1.969 cayó un meteorito de casi 100 Kg en Murchison, Australia. Uno de sus fragmentos está en la Academia de Ciencias de California. De su estudio se ha comprobado que es tan antiguo como el Sistema Solar y en él se han encontrado estructuras microscópicas que revelan la presencia de moléculas complejas como aminoácidos y otros componentes orgánicos de la Vida.

Esto plantea la posibilidad de que en la misma formación de nuestro planeta ya se hubiesen integrado los ladrillos mismos de los que se forma la Vida.

Probablemente en un futuro cercano podamos enviar sondas a otros planetas del Sistema Solar y comprobar si en ellos se ha reproducido la formación de seres vivos.

Escuchando Radio ET

No sabemos si la Vida es un fenómeno único en el Universo que sólo se ha producido en nuestro planeta pero, aunque sin pruebas, la mayoría de los científicos piensa que la Vida se ha podido desarrollar en otros muchos planetas del Universo. Y si en ellos hay seres inteligentes se enfrentarán a las mismas dudas e incógnitas, querrán saber si son únicos o si hay alguien más en otros planetas. Y para comprobarlo quizás intenten comunicarse.

Desde hace 50 años el proyecto SETI (Search of Extra-Terrestial Intelligence, Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) está escuchando los cielos para buscar posibles señales de vida inteligente en el Universo.

Lo hacen con antenas de radio apuntando a las estrellas, suponiendo que cualquier inteligencia extraterrestre que haya dominado la tecnología intentará comunicarse usando ondas de radio.

En 1.977 un astrónomo captó una señal de la constelación de Sagitario. Apenas duró 72 segundos pero el astrónomo constató que tenía varias de las características que se esperaban de una transmisión inteligente. En el margen de la hoja escribió la exclamación WOW!

Durante muchos años se ha seguido escuchando en la misma zona del firmamento, pero la señal no se ha repetido.

En 1.997 se captó otra señal extraña en la constelación de Citus, ésta con indicios de ser una onda no natural. Pero tras varias pruebas se constató que la señal provenía de la sonda espacial SOHO.

Gracias a los avances tecnológicos, las nuevas antenas instaladas por SETI pueden captar millones de frecuencias simultáneamente y estudiar zonas más extensas del firmamento. Si alguien está transmitiendo por radio de una forma regular, lo escucharemos.

La Escala del Universo

Paul Davies forma parte del SETI, pero es bastante más escéptico que sus colegas. El Universo es INMENSO, tan grande que si el Sistema Solar fuera un grano de arena, la estrella más cercana estaría a la distancia de las montañas que hay en el horizonte y la galaxia más lejana que somos capaces de ver estaría en la órbita de Marte. Apuntar a una dirección cualquiera y esperar que desde ese preciso punto alguien nos estuviera apuntando con sus transmisiones sería más improbable que acertar la lotería tres veces seguidas.

En la Tierra las comunicaciones por radio se están usando desde hace casi un siglo, y las ondas radiofónicas que hemos emitido desde entonces han llegado ya a una distancia de 100 años·luz, por lo que si hubiera alguna civilización tecnológica a esa distancia ya nos hubieran oído. Y tal vez respondido.

Si no lo han hecho hasta ahora es, sencillamente, porque no las han oído, porque no están mirando hacia nosotros.

O quizás porque, para no perder el factor sorpresa, se mantienen en silencio mientras llegan hasta nosotros sus naves de guerra. 

Estrellas Oscilantes

Geoff Marcy no busca directamente vida inteligente. Si existe en otros sistemas estelares no se asentará en estrellas, sino en planetas. Marcy busca planetas.

Hasta hace poco tiempo no existía ningún telescopio ni instrumento que pudiera detectar la presencia de planetas en el Universo.

Los planetas no brillan con luz propia, sólo reflejan parte de la luz que reciben de sus soles, pero la distancia entre los planetas y sus soles es tan corta que la luz reflejada por el planeta será insignificante, imposible de distinguir de la luz de su estrella. Y si está lejos de la estrella reflejará mucha menos luz.

Pero cuando un planeta orbita alrededor de una estrella, esta también orbita alrededor del centro de gravedad común. La órbita del Sol es muy pequeña, su movimiento apenas es perceptible, pero con instrumentos lo bastante sensibles se puede analizar el espectro luminoso y apreciar, por el efecto Doppler, si la estrella se acerca y se aleja de nosotros en períodos regulares.

En Octubre de 1.995 un observatorio suizo estaba observando un objeto luminoso en la constelación de Pegaso, 51-Pegasi-B. Al analizar su espectro comprobaron que su luz experimentaba un leve corrimiento al azul y luego al rojo en ciclos regulares de 4 días. Lo cual significaba que había un planeta gigante a una distancia bastante corta de su estrella, manteniendo una órbita que duraba 4 días.

Desde entonces se han localizado más de 400 estrellas que manifiestan una variación del efecto Doppler y que delata la presencia de planetas gigantes en su órbita.

Pero este sistema no ha conseguido hasta ahora encontrar planetas pequeños, similares a la Tierra, y menos a una distancia más lejana que permita la presencia de agua líquida.

Un planeta gigante bastante cercano a su estrella hará que ésta se mueva lo suficiente para ser detectada, y además en períodos cortos, de unos pocos días.

Pero un planeta como la Tierra, pequeño y a 150 Gm del Sol, apenas moverá el Sol, y lo hará en períodos más largos, no de días sino de alrededor de un año. Una variación pequeña en mucho tiempo producirá un efecto Doppler MUY pequeño, con la tecnología actual totalmente indetectable.

Por eso este sistema sólo sirve para detectar planetas gigantes, como Júpiter, a 10 ó 20 Gm de su estrella. Al estar tan cerca de su Sol estarán muy calientes, por eso a estos planetas se les llama Gigantes Calientes.

Estrellas Parpadeantes

El 6 de Marzo de 2.009 fue lanzado al espacio el Telescopio Espacial Kepler.

Planeta en Tránsito ante una estrellaEl Kepler utiliza un sistema diferente para localizar planetas. Además de estudiar el efecto Doppler de las estrellas, también mide con gran precisión la intensidad de su luz. Cuando un planeta pasa por delante del disco solar, la luminosidad de la luz disminuye durante uno o dos minutos. Al terminar el tránsito la estrella recupera su luminosidad normal y al cabo de un año de ese planeta, cuando su órbita se completa, se vuelve a producir una reducción de su brillo.

Cuando se han detectado tres reducciones de brillo en períodos de tiempo iguales tendremos la confirmación de que hay un planeta orbitando alrededor de la estrella. Por la velocidad a la que decae y luego se incrementa la luminosidad podremos saber su tamaño y por la duración del tránsito y de la órbita, a qué distancia está de la estrella.

No es práctico observar las estrellas de una en una, así que el Kepler tiene la capacidad de observar 150.000 estrellas al mismo tiempo, midiendo el brillo de todas ellas cada seis segundos.

Con nuevas y mejores tecnologías, pronto tendremos la capacidad de analizar la luz que se refleja en un planeta, permitiéndonos averiguar la composición de su atmósfera y su superficie. Y según la composición de la atmósfera podremos saber si es una atmósfera inerte o contiene Oxígeno, lo cual probablemente revelaría un planeta con Vida.

Inteligencias Incorpóreas

Estamos buscando planetas como la Tierra, que se encuentren en condiciones similares a la Tierra pero ¿y si estamos buscando lo conocido pero estamos ignorando lo que desconocemos? ¿Y si la Vida pudiera existir en condiciones muy diferentes a las de la Tierra?

Hemos desarrollado la tecnología para ayudarnos en nuestras tareas, pero todo lo que hemos inventado son extensiones de nuestros cuerpos. Las casas son extensiones de nuestra piel, los coches de nuestras piernas, los ordenadores de nuestro cerebro.

Utilizamos tecnologías que cada vez están más integradas en nuestra vida, incluso hemos llegado a sustituir órganos defectuosos por prótesis mecánicas. Y el proceso es cada vez más rápido.

Algunos teorizan que el próximo paso es introducir ordenadores en nuestro cerebro para multiplicar nuestras capacidades de memoria, cálculo, comunicación e incluso la consulta de información de una enciclopedia virtual de acceso universal.

Y tal vez el siguiente sea introducir nuestros conocimientos, nuestra personalidad, todo lo que somos, en un gigantesco ordenador donde existiremos y funcionaremos como entidades inteligentes sin los límites de la materia.

En la serie Pórtico, de Frederik Pohl, se describe esta transición en la que el protagonista pasa de ser un prospector estelar, mal pagado y viviendo al borde de la miseria, hasta llegar a ser una Inteligencia almacenada en ordenadores. Es una serie muy buena, os la recomiendo. Y lamento haber contado el final, pero dicen que muchas veces lo importante es el camino.

Estos teóricos piensan que la Vida es una fase transitoria hacia la Inteligencia, y cuando la Inteligencia sea capaz de trascender la materia, la Vida será innecesaria.

Tal vez los extraterrestres hayan transcendido ya la Materia y se hayan convertido en seres inmateriales, virtuales, que viven a velocidad electrónica como avatares en el interior de mundos virtuales sostenidos en superordenadores del tamaño de planetas y para los que nosotros no seríamos más que babosas arrastrándose lentísimamente por la superficie de planetas sin el más mínimo interés para ellos.

El Silencio Inquietante

Llevamos 50 años buscando Vida Inteligente en el Universo y aún no hemos encontrado el menor rastro. Pero el Universo es inmenso y apenas hemos rascado la superficie, por lo que no podemos asegurar que no exista alguien un poco más lejos.

Sería como llegar a la playa, llenar un vaso de agua y deducir que en el océano no existen peces. Pero sí los hay, sólo hay que adentrarse un poco más.

A pesar de todo, aunque estemos seguros de que la Vida Inteligente TIENE que existir en algún otro lugar de este vasto Universo, estamos convencidos de que dominarán la tecnología y usarán comunicaciones por radio. ¿Por qué no oímos ni la más mínima señal de ellos?

Es posible que la Vida no sea tan común como pensamos, tal vez nuestra existencia sea un fenómeno único o que sólo se produzca en un planeta de cada millón de galaxias. Si es así, deberemos apreciar mucho más lo que es la Vida, algo raro, muy infrecuente y que debemos cuidar como el más valioso bien del Universo.

En mi opinión

En la Tierra, con 4.500 Millones de años de historia, la Vida microbiana en forma de virus apareció casi desde su mismo origen. Pasaron 1.000 Ma hasta que aparecieron las primeras células procariotas y otros 2.000 Ma en que aparecieran las eucariotas. Otros 800 Ma hasta que se formaron organismos pluricelulares. Desde entonces, en sólo 700 Ma han aparecido millones de especies, sólo hace 200.000 años apareció una especie inteligente, apenas hace un par de siglos que hemos desarrollado la tecnología y las comunicaciones y sólo hace medio siglo que hemos empezado a dar los primeros pasos en el espacio.

Estoy convencido de que la Vida es un fenómeno muy común que, cuando nuestras naves espaciales sean capaces de viajar a otras estrellas, encontraremos con frecuencia.

Vida Microbiana y Bacteriana.

Los organismos pluricelulares también serán bastante frecuentes en los fondos oceánicos de planetas o de lunas, dandose incluso en océanos cerrados bajo una gruesa capa de hielo (como en Encélado, Saturno).

Pero para llegar a organismos pluricelulares inteligentes que vivan en tierra y que dominen la tecnología hacen falta unas condiciones que considero MUY improbables.

Nosotros estamos aquí casi de milagro (no por sobrenatural, sino por improbabilidad). Comparto la opinión de que la Vida Inteligente Tecnológica TIENE que existir en otras partes del Universo, pero tal vez sólo haya una por cada diez galaxias... o por cada millón.

En todo caso, si en la Vía Láctea somos los únicos o los primeros ¡aprovechémoslo!

Construyamos naves espaciales, colonicemos otros planetas, construyamos Ciudades en el Espacio y en cuanto sea posible enviemos sondas y luego naves tripuladas a otras estrellas. Vayamos descubriendo y colonizando sistemas estelares, viajemos de estrella en estrella extendiéndonos por la galaxia. Dentro de uno o dos millones de años una Humanidad de trillones de personas vivirá esparcida por los doscientos mil millones de estrellas de un extremo a otro de la Vía Láctea al mismo tiempo que otros muchos estarán viajando a un nuevo destino.

Si somos los primeros, ese es El Futuro de la Humanidad.

Y si no somos los primeros ¿por qué ellos no han hecho lo mismo? ¿Por qué no están aquí?

Ver Ficha de ¿Estamos Solos? de la serie Secretos del Universo

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies