Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Sexo y Genética

Alimentación

Neurociencias

¿Es Real la Realidad?

El Significado de la Vida

¿Podemos Todos Ser Genios?

¿Qué nos hace ser lo que somos?

¿Se puede Piratear la Mente?

¿Somos Todos Intolerantes?

¿Por qué Mentimos?

¿Es la Suerte Real?

Sociedad

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.90.204.233

Datos de Pagina

¿Vemos la Realidad tal como es? ¿O nuestro cerebro construye una realidad virtual en nuestra mente y nos hace creer en ella?

Creada05-03-2019
Modificada05-03-2019
Total Visitas3
Marzo3

Reseña del Documental ¿Es Real la Realidad? de la serie Secretos del Universo

¿Es Real la Realidad?

Documental de la serie Secretos del Universo (T4, E8, 2013) en el que Morgan Freeman nos presenta varios estudios para determinar si vemos la Realidad tal como es o si la Evolución nos ha dotado de sentidos que simplifican los datos que perciben y crean en nuestro cerebro una realidad virtual sólo con la información precisa para mejorar nuestra capacidad de supervivencia.

¿Vivimos en el Mundo Real? ¿O está todo en nuestra Mente?

¿Vemos el Mundo tal como es? ¿O nos engañan nuestros sentidos?

Los científicos están descubriendo realidades que son invisibles a nuestras percepciones. La Materia sólida está prácticamente vacía, la luz nos llega en frecuencias que no podemos ver.

Es posible que todo lo que vemos y percibimos del Universo sea muy distinto a la realidad.

Engañando a los Sentidos

Los magos ilusionistas son capaces de hacernos ver cosas que no ocurren realmente. Distraen nuestra atención con movimientos y gestos haciendo que nuestro cerebro cambie la percepción de lo que ocurre ante nuestros ojos.

Esto funciona porque nuestro cerebro filtra la información visual y la simplifica con el fin de procesarla con mayor rapidez. Si el cerebro procesara TODA la información que recibe de nuestros sentidos no tendría tiempo para hacerlo en un tiempo razonable así que el cerebro ha desarrollado la capacidad de crear esquemas simplificados de lo que ocurre a nuestro alrededor.

Y esa simplificación a menudo hace que perdamos de vista la realidad.

Oímos Sonidos y vemos Imágenes. Si grabamos el sonido de una persona que pronuncia BA y lo escuchamos mientras vemos el movimiento de los labios de esa persona mientras lo pronuncia, oiremos BA. Pero si la persona pronuncia la palabra FA sin emitir sonido al tiempo que se sigue reproduciendo el sonido BA, nosotros oiremos FA. Al cerrar los ojos oiremos BA, pero al abrirlos y ver el movimiento de los labios oiremos FA.

Esto ocurre porque nuestro cerebro procesa la información auditiva y la visual, pero le da preferencia a la visual, por lo que al encontrar una discrepancia el cerebro asume que la información visual es más precisa y envía el mensaje a nuestra mente de que lo que estamos oyendo es FA.

La Visión Selectiva

Creemos que lo que vemos es la Realidad, pero en realidad sólo percibimos una pequeñísima parte de lo que podríamos ver.

Sólo vemos las ondas luminosas de Luz Visible, no vemos los infrarrojos, ni los ultravioleta, ni los rayos X o las ondas de radio.

No vemos las cosas muy pequeñas, e incluso lo que pasa ante nuestros ojos lo percibimos de una forma muy selectiva.

La evolución nos ha dotado de sentidos para observar nuestro entorno y el cerebro es el que se encarga de convertir señales eléctricas transmitidas por nuestras retinas a través de neuronas en escenarios virtuales en los que percibimos objetos y sucesos.

Pero el cerebro hace trampas. Como no puede procesar trillones de estímulos con bastante rapidez para que sea útil, el cerebro sólo procesa lo que tiene tiempo antes de que lleguen más estímulos. Selecciona lo que parece más relevante y desiste de procesar lo que parece innecesario.

Cuando miramos una escena sólo vemos con nitidez lo que aparece en el centro de la imagen, la periferia queda difuminada. Si algo periférico despierta nuestra atención, giramos la vista para colocar ese suceso en el centro del campo de visión.

Fe en las Ilusiones

Las personas disponemos de varios sistemas sensoriales, los más importantes la Vista y el Oído. Si bloqueamos esos dos sentidos nuestro cerebro no recibirá estímulos de ellos y dedicará más tiempo a procesar los estímulos recibidos de los demás sentidos, olfato, gusto y tacto. Oleremos más intensamente, percibiremos sabores más intensos y sentiremos con mayor precisión los objetos que toquemos.

Nuestro cerebro sigue construyendo la realidad a partir de la escasa información que reciba.

Pero esa construcción no es real, sólo es un esquema de la realidad. Somos nosotros los que decidimos CREER que ese esquema es La Realidad.

Un billete de 50 Euros es un papel de un tipo y tamaño determinados en el que se imprimen dibujos y textos que afirman que ES dinero con el cual podemos adquirir bienes y servicios. Pero no es más que un papel que ha podido costar menos de un céntimo. Si ese papel vale para nosotros 50 Euros es porque tenemos FE en su valor.

Pero si perdemos la fe en su valor, el papel no valdría nada.

Esperanza, a pesar de la Realidad

En Inglaterra, el uno por ciento de los conductores son motoristas. Sin embargo ellos sufren el 14% de los accidentes mortales. Un motorista tiene muchas más probabilidades de morir en accidente que un conductor de coches.

Si esto es así ¿por qué los motoristas siguen insistiendo en viajar en un medio de locomoción tan peligroso?

La neurocientífica Thaly Sharot ha escrito un libro, La Predisposición al Optimismo, en el que da la respuesta.

Las personas tendemos a sobrevalorar nuestros éxitos y capacidades e infravalorar los riesgos que nos puedan sobrevenir.

El 80% de las personas somos más optimistas que realistas.

Si preguntamos a una serie de personas la probabilidad de sufrir una enfermedad o tener un accidente, casi todo el mundo hace una estimación muy inferior a la estadística real, basada en la evidencia empírica de las compañías de seguros según el estilo de vida de las personas. Al contrario, si les preguntamos la probabilidad de que les suceda algo muy bueno, su estimación es muy superior a la probabilidad real.

Al recibir información sobre las estadísticas reales, si su estimación era más negativa que la realidad el individuo tiende a mejorar sus estimaciones en la siguiente sesión. Pero si la realidad es más negativa, el individuo no procesa ni rebaja sus expectativas.

Examinando el cerebro de personas cuando se les da una buena noticia se percibe una mayor actividad neuronal en los lóbulos frontales. Pero si la noticia es negativa, la actividad es menor de la normal. Por eso no llega a asimilar las malas noticias ni las advertencias.

Pero todo esto sólo ocurre cuando evaluamos nuestros propios riesgos. Si evaluamos los riesgos de los demás SÍ nos acercamos mucho más al cálculo estadístico real.

Somos mucho más pesimistas respecto al rumbo del país o del mundo, de la economía o las enfermedades ... de los demás.

El tabaco mata a 6 millones de personas en el mundo cada año, pero a nosotros no.

Sin embargo, el optimismo individual sobrevalorado resulta beneficioso para la sociedad porque hace que las personas intenten conseguir objetivos, inventos, logros y metas que pueden mejorar la vida de muchas personas. Si no fuera por él habría mucha menos gente que lo intentara.

La Esperanza quizás no sea realista, pero hace que el mundo sea un lugar mejor.

Partículas y Fuerzas

Existen dos clases de físicos: los teóricos y los experimentales.

Los Físicos Experimentales intentan descubrir cómo funciona el Universo en todas sus escalas.

Los Físicos Teóricos intentan entender por qué funciona como lo hace.

Steve Nahn es un Físico Experimental. Usando el Colisionador de Hadrones del CERN acelera partículas hasta que alcanzan CASI la velocidad de la luz, la más alta que se puede conseguir. Después las hace chocar y observa sus resultados, los fragmentos en los que se han roto las partículas.

Ha comprobado que existen muchos tipos de partículas, y cada una reacciona de distinta forma a las cuatro fuerzas conocidas, la Gravedad, el Electromagnetismo y las Fuerzas Nucleares Débil y Fuerte.

De las cuatro fuerzas, la Gravedad es la más débil de todas. Algunas partículas apenas reaccionan a ella, pero otras sí lo hacen. Las partículas que son afectadas por la Gravedad tienen Masa. Se cree que la Masa la adquieren las partículas al reaccionar con un tipo de muy pequeñas partículas conocidas como Bosones de Higgs. Pero ¿por qué unas partículas reaccionan con los bosones de Higgs y otras no? ¿Y por qué la Gravedad es billones de billones de billones de veces más débil que las otras tres fuerzas?

Steve Nahn piensa que, aparte de las tres dimensiones del espacio en las que se mueven las partículas existen otras dimensiones que nosotros no podemos ver pero en las que se dispersa la fuerza de la Gravedad.

Es posible que existan otras dimensiones en las cuales la Gravedad sea más intensa. Sería un universo muy distinto al que conocemos. Pero no podemos verlo.

La Ceguera Selectiva de los Sentidos

Para entender el funcionamiento de las partículas y los átomos hemos desarrollado la teoría de la Mecánica Cuántica.

A través de ella sabemos que las partículas más pequeñas de la materia funcionan de forma muy distinta a como lo hacen los objetos que vemos a nuestro alrededor.

Un electrón puede estar en varios sitios a la vez, pero si lo miramos sólo está en uno. Podemos saber su posición o su velocidad, pero no ambos datos a la vez. Y es físicamente imposible saber hacia dónde va a ir. O por dónde.

Sin embargo, a escala humana, las cosas son mucho más sencillas. Una pelota está en un lugar determinado del campo de juego, no en muchos sitios a la vez. Podemos medir con gran exactitud su posición y su velocidad y podemos calcular cuál va a ser su trayectoria y cómo debemos movernos para interceptarla, con la mano, con un pie o con un bate.

Realmente, nosotros no vemos toda la realidad, no vemos los átomos ni las fluctuaciones cuánticas, sino sólo una pequeñísima parte de la realidad, aquella que nos es útil, la que importa.

¿El comportamiento de los electrones o las galaxias? Durante cientos de millones de años, a los seres vivos nunca les ha reportado ningún beneficio conocerlos, así que, sencillamente, la evolución nos ha dado sentidos que ignoran las informaciones que no sean útiles para la supervivencia.

Somos como los habitantes de La Cueva de Platón, de espaldas a la entrada y contemplando las sombras que aparecen en la pared del fondo, y creyendo que ESA es la realidad, sin saber que a nuestra espalda, hay un mundo mucho más complejo que todo lo que somos capaces de imaginar.

El Universo Holográfico

El mundo que nos rodea podemos describirlo en tres dimensiones. Casi todo.

Las últimas teorías científicas, especialmente la Teoría de Cuerdas, sugiere que existen no sólo tres, sino diez dimensiones.

¿Cómo puede ser que existan diez dimensiones y nosotros sólo veamos tres?

Eso es porque nosotros no existimos en un espacio abierto de diez dimensiones sino que estamos encapsulados en una membrana de tres dimensiones.

Para entenderlo, pensad en la membrana de una pompa de jabón. Es una membrana de dos dimensiones extensas y un grosor muy reducido en la tercera. Si en esa membrana existieran seres vivos, serían seres bidimensionales, planícolas viviendo en Planilandia. Podrían ver a su alrededor todo lo que ocurre en la membrana 2D que es SU Universo pero no podrían mirar ni moverse fuera de ella, en la tercera dimensión. Ni siquiera serían capaces de imaginarla.

Nosotros vivimos en una brana 3D, extensa en 3 dimensiones y con un grosor muy reducido en las demás.

Todo ello está explicado más extensamente en Dimensiones, Branas y Fuerzas.

Pero el Universo podría ser aún más extraño.

Los físicos aplican las matemáticas para desarrollar sus teorías y confirmarlas o refutarlas. En ocasiones usan conceptos algo extraños como Entropía o Información.

Tal como la Energía, la Información ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. Y cuando cae a un Agujero Negro, la Información no se pierde, sino que es engullida por él.

Pero los físicos han descubierto que la cantidad de información que cabe en un Agujero Negro es proporcional, no al volumen, sino a la superficie del Agujero Negro.

La diferencia es sustancial. Si duplicamos el diámetro, el volumen se multiplica por 2³=8, pero la superficie se multiplica por 2²=4. Y la capacidad de engullir información se multiplica por 4, no por 8. Es como si la información no se almacenara en el volumen, sino en la superficie del Agujero Negro.

Tal como un holograma, que es una superficie 2D y almacena información 3D.

Según algunos físicos, lo que ocurre en la superficie de un Agujero Negro también ocurre, a mayor escala, en el Universo. Toda la información existente en el Universo 3D en el que vivimos está almacenada también en un holograma 2D, una superficie fuera de nuestra capacidad de observación que rodea a todo el Universo.

Lo que nosotros vemos del Universo no es la Realidad, sino una proyección tridimensional de un holograma bidimensional que contiene la información de todo el Universo.

Anoche Soñé que Soñaba

Un tercio de nuestro tiempo, 8 horas diarias, lo pasamos durmiendo. De esas 8 horas, durante 1'6 horas estamos soñando.

Cuando soñamos CREEMOS que estamos viviendo en un mundo real. Al despertar vemos que no. Pero a veces soñamos que despertamos.

¿Qué probabilidades hay de que en este momento estemos despiertos, viviendo la realidad, o estemos soñando en un mundo inventado por nuestro cerebro?

¿O que seamos el sueño de un sueño?

Con los avances de la informática hemos llegado a crear mundos imaginarios, virtuales, en el interior de ordenadores. En ellos se han programado avatares, programas que simulan el aspecto y el comportamiento que esperamos de ellos.

Pueden ser avatares que simulen ser naves de guerra, soldados enemigos, bestias sanguinarias o personas, una de ellas TÚ, moviéndose e interactuando en ese universo imaginario.

Los avatares son programas, no tienen autoconsciencia, no saben que son programas de ordenador.

Pero desde dos frentes diferentes, puede que algún día lleguen a ser autoconscientes.

La informática está desarrollando programas cada vez más complejos, capaces de aprender y cambiar sus propias reglas de comportamiento para adaptarse mejor al mundo en el que viven. Es la IA, Inteligencia Artificial.

Algunos científicos creen que en el futuro las personas podrán grabarse en un ordenador, convertir su mente racional, sus conocimientos y emociones en un programa de ordenador que, mentalmente, sea indistinguible del original. Sería una INI, Inteligencia Natural Informatizada.

Las IA y las INI vivirían en los circuitos electrónicos de grandes ordenadores, crearían un mundo virtual en el que podrían interactuar y vivir relacionándose con otras inteligencias por medio de avatares de ellos mismos.

Las INI, réplicas de mentes humanas, serían conscientes de que son avatares. Pero las IA ¿sabrían lo que son? ¿O creerían que el mundo en el que viven y ellos mismos son reales?

Y ¿cómo saber si eso no ha ocurrido ya? ¿Cómo saber si nosotros somos o no avatares en un mundo virtual diseñado por una avanzada tecnología?

Si el programa informático en el que están construidos ese mundo y sus millones de avatares está lo bastante bien programado y no tiene errores, sería imposible saberlo.

En mi opinión

Varias teorías bastante traídas por los pelos y otras bastante verosímiles. Pero vayamos por partes.

Los Sentidos Selectivos

Efectivamente, la evolución ha hecho que desarrollemos sentidos para observar nuestro entorno, pero sólo en aquellos aspectos en los que puedan ser útiles a la supervivencia. Ver los átomos o el movimiento de los electrones no nos serviría de nada, y gastar tiempo y energía en procesar esa información distraería nuestra atención de otros sucesos y situaciones que son mucho más importantes para la supervivencia. Si alguna vez un animal hubiese tenido un órgano capaz de ver los átomos, mientras los miraba sería devorado por un león, con lo que no habría tenido descendientes a los que transmitir ese maravilloso órgano capaz de ver los átomos.

El Universo Holográfico

Es una teoría bastante extraña y especulativa, basada en unos complejos desarrollos matemáticos sobre el comportamiento de algo tan abstracto como la Información.

Sinceramente, para llegar a comprenderla aún me falta mucha información.

¿Vivimos en Matrix?

En esta misma serie Morgan Freeman nos planteaba esta pregunta: ¿Vivimos en Matrix?. Os recomiendo ver la primera película de la serie, Matrix, pero también leer La Saga de los Heechee, de Frederik Pohl, las cuatro primeras novelas empezando por Pórtico, donde se habla mucho de IA y de INI. Sin olvidar varios relatos cortos de Stalislaw Lem.

Por cierto, el acrónimo INI, Inteligencia Natural Informatizada, me lo acabo de inventar al escribir esta reseña. No lo busquéis en Internet porque no lo encontraréis. Todavía.

Ver Ficha de ¿Es Real la Realidad? de la serie Secretos del Universo

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies