Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

Grecia

Roma

Asia

Los Cartagineses

Los Guerreros Perdidos de Cartago

La Búsqueda de los Fenicios

Babilonia Desvelada

La Verdadera Torre de Babel

Los Enigmas de Petra

Los Árabes

América

Varias Civilizaciones

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

¿Viajaron los Cartagineses a América? ¿Son los Chachapoyas sus descendientes?

Creada12-09-2017
Modificada08-10-2017
Total Visitas22
Noviembre7
Octubre3
Septiembre12
Noviembre0
Media Mensual5

Reseña del Documental Los Guerreros Perdidos de Cartago de la serie Secretos de los Muertos

Los Guerreros Perdidos de Cartago

Algunos vestigios arqueológicos encontrados en Sudamérica sugieren que mucho antes del Descubrimiento de América por Colón, llegaron a ese continente pueblos procedentes del Mediterráneo que se establecieron en Perú y se relacionaron con el misterioso pueblo de los Chachapoyas, los Guerreros de las Nubes.

El Pueblo de los Mares

Los fenicios fueron un pueblo de marinos mercantes que fundaron la ciudad de Cartago en una situación estratégica para poder comerciar con todos los pueblos costeros del Mediterráneo, llegando incluso a penetrar en el Atlántico.

Puerto Interior de CartagoCartago fue en su tiempo el puerto más grande e importante de la antigüedad.

Estaba abierto a los barcos mercantes de todas las naciones, pero sólo los barcos cartagineses podían entrar al círculo interior, que estaba rodeado de 350  embarcaderos cubiertos de 6 metros de ancho por 30 de largo. Cuando toda la flota cartaginesa estaba en el puerto sus tripulaciones alcanzaban los 100.000 hombres.

Sus barcos llegaron desde Marruecos hasta Camerún, en el golfo de Guinea. Comerciaban cobre con Tartesos y la ciudad de la Coruña era una escala para llegar a las minas de estaño de Cornualles. Sus mejores guerreros eran celtas provenientes de las islas Baleares.

Tras las tres Guerras Púnicas, Roma destruyó la ciudad y masacró a los cartagineses, pero muchos soldados pudieron huir y establecerse en otros enclaves cartagineses, como La Coruña.

El profesor Hans Giffhorn lleva años estudiando los restos cartagineses en las islas Baleares y, no creyendo que la derrota de Cartago a manos de Roma pudiera haber hecho que este poderoso pueblo desapareciera por completo, ha elaborado la teoría de que algunos cartagineses hubieran cruzado el Atlántico para llegar a las costas de Sudamérica.

Esta teoría parece estar apoyada por los escritos del historiador griego Diodoro, quien en el siglo I aC afirmó que los cartagineses descubrieron un paraíso más allá de todo país habitado con animales salvajes, ríos navegables y altas montañas.

De ser cierto, los barcos cartagineses podrían haber encontrado la ruta de la costa Oeste de África hasta llegar a la latitud donde los vientos alisios les llevarían hasta Brasil en unas pocas semanas.

La Colonización de Brasil

La Isla de Itaramacá está muy cerca de la costa brasileña, lo que la convierte en un enclave adecuado para la exploración y fácil de defender de incursiones nativas. En el siglo XVII se construyó allí el Fuerte Orange.

Por toda la superficie arenosa de la isla se encuentran algunos fragmentos de cerámica indígena, pero la mayoría de los restos son de cachimbas holandesas, lo que indica que fumaban mucho.

Piedra de Ingá, BrasilNo se han encontrado restos cartagineses, pero en la costa existe un yacimiento en Río Paraiba donde está la Pedra De Ingá, una roca en la que se han grabado numerosos glifos y figuras. Y algunos de esos glifos son muy similares a letras del alfabeto celtíbero.

Un informe de un explorador alemán narra cómo algunos indígenas con los que trató eran caníbales, y les ofrecieron un banquete en el que el plato principal eran varios prisioneros capturados a tribus vecinas descuartizados y asados.

El secreto para no tener el mismo destino era no apartarse mucho de la protección del barco y ofrecer numerosos regalos, baratijas para los europeos pero sorprendentes tesoros para los indígenas.

La primera colonia portuguesa en Brasil fue en la ciudad de Belén, cerca del río Amazonas, y los arqueólogos actuales llevan años recopilando artefactos indígenas y muchos de ellos, de miles de años de antigüedad, muestran un estilo y unas técnicas mucho más sofisticadas y propias de una civilización más avanzada.

Las Tribus del Amazonas

La cuenca del Amazonas está habitada desde hace 11.000 años pero con una población muy pequeña. Hace 2.000 años se produjo una explosión demográfica y un aumento de la sofisticación de sus cerámicas y tallas, con grabados similares a otros encontrados en regiones celtas de España y otras zonas mediterráneas.

En 1.541 una expedición española se adentró en el río y fueron atacados con flechas por una tribu de indígenas desnudos, la mayoría de ellos mujeres. Fue ese el motivo de que el río fuera llamado Amazonas, como las guerreras mitológicas.

Los historiadores y geógrafos contemporáneos pensaron que eran mentiras y exageraciones, pero la evidencia arqueológica demuestra que la historia pudo ser cierta.

En la región amazónica existieron numerosas ciudades con miles de habitantes que se mantenían con extensos campos de maíz cultivados con técnicas agrícolas sofisticadas.

Todo parece indicar que hace 2.000 años se produjo una revolución cultural que transformó la forma de vida de tribus salvajes aisladas en una próspera civilización. El epicentro de esta revolución cultural parece estar en la región de Marayó, y desde ahí se fue extendiendo por toda la Amazonia.

Un explorador ha encontrado un hacha de bronce con la cabeza de un toro o un antílope, en cualquier caso un animal que no existía en Sudamérica pero sí era abundante en Europa y África.

Un análisis del metal indica que contiene un 61% de Cobre y un 39% de Zinc, aleación que no se conoció en Sudamérica hasta la llegada de los Conquistadores. El mango de madera es de un árbol de los pantanos amazónicos y ha sido datado por C14 en 1.500 años de antigüedad.

Los Guerreros de las Nubes

Ciudad Kuelap de los ChachapoyasA 4.000 Km río arriba se llega a las estribaciones de los Andes, y allí vivió el pueblo de los Chachapoyas, también llamados Los Guerreros de las Nubes. Una de sus ciudades más populosas se encuentra a 3.000 m de altura y muestra que sus habitantes eran grandes constructores y probablemente dominaban un vasto imperio.

Los análisis de C14 datan la mayor parte de la construcción sobre el año 800, a excepción de la entrada principal que data del 500.

En toda América no existen construcciones similares, pero sí las hay parecidas entre los pueblos celtas de Europa, especialmente en antiguos poblados celtas de Galicia.

Algunos cráneos chachapoyas muestran evidencias de que en ellos se han practicado trepanaciones a las que los pacientes han sobrevivido. Esta práctica quirúrgica ya era conocida en el Mediterráneo donde es descrita 500 años aC, y en yacimientos austriacos se han encontrado cráneos celtas trepanados.

El reino de los Chachapoyas estaba al Este de Perú, lejos del área de influencia del imperio Inca.

Tumbas en los Acantilados de los ChachapoyasAunque sus enterramientos solían realizarse en el interior de los hogares, costumbre compartida con los celtas, también realizaron enterramientos en los farallones de escarpados acantilados, y en ellos han dejado pinturas de personas con complejos y espectaculares tocados. También los celtas representaban a sus dioses con tocados similares.

El clima de la zona trae muy frecuentes tormentas que provocan corrimientos de tierras capaces de enterrar las ciudades que hubiera en los valles, por ese motivo los Chachapoyas eligieron construir en las cimas de las montañas. Durante unas lluvias torrenciales fue descubierto un enterramiento a 2.800 m de altura y los arqueólogos pudieron recuperar más de 200 momias que habían sobrevivido a las tormentas y los saqueos. Los análisis de los huesos han revelado que muchos chachapoyas sufrieron enfermedades como la tuberculosis, que siempre se había pensado que fue introducida en América por los españoles tras el Descubrimiento, pero esto demuestra que los chachapoyas ya la padecían muchos siglos antes. Esto ha llevado a pensar que los chachapoyas eran descendientes de un pueblo Europeo que llegó a América muchos siglos antes de Colón.

Y era un pueblo guerrero, muchos esqueletos muestran que murieron por fracturas de cráneo y tuvieron muertes violentas. Y sus armas más habituales para atacar a distancia eran las hondas, muy distintas a las que se han encontrado en la parte inca de Perú pero muy similares a las hondas celtas de las islas Baleares.

Un hondero balear, campeón del mundo de tiro con honda, examina una honda chachapoya y afirma que son prácticamente idénticas a las hondas tradicionales de Baleares.

Los Rasgos Chachapoyas

Algunos descendientes de los chachapoyas conservan rasgos físicos que los diferencian de otras tribus amazónicas o incas. Tienen la piel más clara y muchos son rubios o pelirrojos, contrastando con la tez cobriza y los cabellos negros del resto de tribus sudamericanas. Ya algunos de los primeros exploradores españoles atestiguaron esas diferencias que hacían que los chachapoyas fueran más parecidos a los europeos que a los sudamericanos.

En el Instituto Genético Molecular de Rotterdam se han analizado muestras de saliva de niños con estas características físicas. Aunque la mayor parte de su genoma es genuinamente nativo sudamericano, algunos incorporan entre un 10 y un 50% de genes de origen celta, específicamente de Inglaterra y Galicia.

¿Son los chachapoyas descendientes de tribus celtas embarcadas en barcos cartagineses que cruzaron el Atlántico al huir de la armada romana?

A pesar de varios indicios que apuntan a esa posibilidad, lo cierto es que no hay pruebas concluyentes. Tal vez nuevos estudios arqueológicos o genéticos permitan confirmarlo, pero algunos arqueólogos y estudiosos de los chachapoyas ya están convencidos de ello.

Ver Ficha de Los Guerreros Perdidos de Cartago de la serie Secretos de los Muertos

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies