Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

La Existencia de Dios

Historia Bíblica

Los Mitos del Edén

Abraham y su Descendencia

De Moisés a la Tierra Prometida

El Reino de Judá-Israel

La Vida de Jesús

La Iglesia Primitiva

Reliquias del Cristianismo

Imágenes y Sudarios

El ADN de Jesucristo

En Busca del Rostro de Jesús

Los Misterios del Santo Sepulcro

El Velo de la Verónica

La Sangre de Cristo

Cómo se Creó la Sábana Santa

El Sudario de Turín

El Sudario de Turín

La Sábana Santa

La Sábana Santa

El Cáliz de la Última Cena

Los Secretos de la Tumba de Jesús

La Piedra de Jacob

La Vera Cruz

La Ciencia y los Santos

Hitler y la Lanza del Destino

La Biblia

Las Otras Escrituras

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP34.235.127.68

Datos de Pagina

Nuevos Análisis para determinar la antigüedad  de la Sábana de Turín sugieren que quizás sí  podrían corresponder a la época de Jesús

Creada15-08-2016
Modificada23-05-2017
Total Visitas60
Diciembre3

Reseña del Documental El Sudario de Turín de la serie Secretos de La Biblia

El Sudario de Turín

En 1.968, Giulio Fanti era un niño de 12 años que fue a visitar con sus padres la ciudad de Turín e intentó ver el Sudario, pero sufrió una decepción cuando le dijeron que estaba guardado y sólo en raras ocasiones era expuesto al público.

En el siglo XX sólo ha sido expuesto cuatro veces.

Fanti sólo pudo comprar una fotografía del sudario, pero su fascinación duró toda su vida.

La Primera Mención del Sudario

El Sudario apareció mencionado por primera vez en la década de 1.350, al ser exhibido en la ciudad francesa de Lierey. A pesar de no informarse de su origen ni el porqué de su repentina aparición, gozó de gran popularidad entre los fieles cristianos, pero había quien tenía dudas sobre su autenticidad. En 1.389, un obispo de una ciudad vecina escribió al Papa Clemente informándole de unas investigaciones realizadas 30 años antes por su predecesor, Henry de Poitier, que afirmaba haber localizado al pintor que había hecho la falsificación.

Es posible que su interés no fuera del todo honesto.

Las reliquias eran muy veneradas en aquella época y atraían a gran cantidad de peregrinos que fomentaban el comercio y aumentaban los beneficios de la Iglesia. Es posible que las ciudades vecinas sintieran sus propias reliquias menospreciadas por los peregrinos y pretendieran recuperar el turismo religioso que el Sudario de la ciudad vecina les hacía perder.

El Estudio Científico del Sudario

Sudario de Turín (negativo)La primera vez que se sacó una fotografía del Sudario fue en 1.898, y resultó una sorpresa para muchos que la imagen del negativo era mucho más nítida y reveladora que la imagen real.

En 1.978, el Sudario fue sometido a un estudio mucho más exhaustivo por parte de un grupo de prestigiosos científicos.

Durante cinco días tomaron numerosas fotografías, imágenes espectrales, radiografías y fotos microscópicas. Recogieron muestras de partículas y hebras pegadas en la tela e incluso tomaron imágenes de fluorescencia para analizar los elementos atómicos que componían la tela.

Se descartó una datación por radiocarbono porque en aquella época las técnicas existentes requerían una muestra muy grande y no se quería dañar el sudario.

Tres años más tarde publicaron los resultados de sus análisis.

Sangre en el Sudario

Descubrieron que las manchas de sangre no eran pintura, sino sangre humana real, que se había impregnado en la tela por las más de trescientas heridas, la mayoría de ellas correspondientes a los latigazos recibidos en la espalda pero con algunas manchas más profusas en las zonas donde se habían producido las heridas más importantes, las muñecas, los empeines y el costado donde una lanza atravesó a Jesús cuando estaba en la cruz.

La impresión de las manchas de sangre parecía real. Si se tratara de una falsificación hubiera sido de una calidad extraordinaria.

La Imagen Misteriosa

Pero aparte de las manchas de sangre también se examinó la impresión de la figura humana. Y ésta no había sido pintada. Los colores del sudario no habían impregnado la tela, sino que sólo habían alterado el brillo de la superficie de las hebras del tejido.

Ampliando 300 veces las fotografías de la trama del tejido se observa que cada hebra está formada por más de cien fibras de lino, y de ellas sólo las que están en la superficie anterior, en algunas zonas del sudario, están coloreadas. Las fibras que se encuentran por el dorso de las hebras, y allá donde el sudario no contiene ninguna imagen, están limpias y muestran un color claro. Era un resultado incompatible con cualquier tipo de pintura conocido.

La Prueba del Carbono 14

En 1.988, las técnicas de datación por radiocarbono habían avanzado lo suficiente para poder realizar dataciones a partir de muestras bastante pequeñas, y eso permitió hacer una datación de tres pequeñas tiras de la tela, cada una dividida en tres fragmentos que se enviaron a tres laboratorios independientes.

Las dataciones concluyeron que todas ellas habían sido elaboradas con fibras de lino que habían sido cultivadas y convertidas en tela entre los años 1.260 y 1.390.

La datación parecía tan concluyente que el mundo cristiano quedó desolado ante la aparente falsedad del Sudario.

Algunos, sin embargo, adujeron que la imagen no podía haberse formado por medio de técnicas de pintura, y supusieron que tal vez se había producido un error en la datación.

En 1.532, el Sudario estaba guardado en un cofre de plata de una capilla de los Alpes cuando se produjo un incendio. Cuando los custodios del Sudario pudieron rescatarlo, parte de la plata se había fundido dañando los tejidos. Estando el sudario plegado, las quemaduras forman un esquema simétrico con varias quemaduras triangulares a ambos lados de la figura.

Se encargó la reparación a unas monjas que con gran cuidado sustituyeron las zonas quemadas con retales, no del siglo I sino del XVI. Fanti se preguntó si al hacer la datación de 1.988 se habían cortado zonas de la tela de los retales reparados en el siglo XVI. De ser así, dependiendo de la cantidad recortada de cada tipo de tela, la datación daría una fecha intermedia entre las edades de ambos tejidos.

Pam Moon estudió las fotografías de las muestras analizadas en Oxford y en una de ellas notó que existía una costura, casi imperceptible, que parecía unir dos telas con distinta urdimbre.

Según Fanti, ese y otros motivos podían haber hecho que la tela original hubiera sido contaminada por pequeños remiendos de época muy posterior.

Y también, según apuntan otros investigadores, por el humo de la combustión del incendio y por el de las velas de los cirios e incluso el CO2 del aliento de los fieles en las numerosas ocasiones en que el Sudario ha sido expuesto al público.

Precedentes del Sudario

En su investigación, Fanti encontró un dibujo del Sudario de época muy anterior al de su supuesta fabricación.

El Códice Pray, un texto húngaro datado con gran fiabilidad entre los años 1.192 y 1.195, muestra un dibujo de Jesús tendido sobre un sudario. En él se ve una representación del tejido, con una urdimbre en forma de Espinas de Pez, y en medio de la urdimbre había cuatro marcas circulares en forma de L. Tanto el tipo de urdimbre como las cuatro pequeñas manchas coincidían con las del Sudario. El códice Pray parece describir el mismo Sudario, al menos cien años antes de lo que había apuntado la datación por radiocarbono.

Por otro lado, la mayoría de las imágenes del rostro de Jesús elaboradas durante siglos en pinturas, grabados y monedas, al menos desde el siglo VI, son muy similares al rostro del Sudario. Para Fanti eso significaba que todas ellas tomaron como modelo el rostro del Sudario.

O, apunto yo sin querer decantarme ni a favor ni en contra de esta idea, que todas se basaron en un modelo, hasta ahora desconocido y, si el Sudario es una falsificación de la Edad Media, su autor se basó en el mismo modelo.

Es una simple cuestión de lógica, si A y B son similares, aparte de la casualidad, que considero muy improbable, existen tres alternativas: A ha sido copiada de B, B ha sido copiada de A, o A y B han sido copiadas de C.

Los Nuevos Análisis del Sudario

Convencido de que el Sudario era mucho más antiguo de lo que decía la datación de radiocarbono, quizás incluso de la misma época de Jesús, en 2.002 Fanti formó The Shroud Science Group, un grupo de científicos que querían resolver todas las dudas sobre la autenticidad o falsedad del Sudario.

Se puso en contacto con todos los científicos que habían realizado la datación por radiocarbono en 1.988 y uno de ellos le envió una pequeña hebra del tejido que, por su pequeñez, no había sido analizada.

Aparte del radiocarbono, existían varias pruebas que podían realizarse para datar la fibra. Fanti esperaba que tres dataciones por distintos procedimientos podían dar resultados más o menos compatibles y cuyo promedio estuviera en el siglo I.

La prueba de resistencia a la tensión reveló que la fibra parecía datar del año 400, con un 95% de fiabilidad.

Otras pruebas con espectrometría y láser, midiendo la cantidad y calidad de la luz reflejada, dieron fechas entre 300 y 200 aC.

Ponderando la fiabilidad de cada prueba, el promedio estaba aproximadamente sobre el año 33 aC, unos 65~70 años antes de la crucifixión de Jesús.

Los resultados parecían indicar que el Sudario SÍ podía proceder de la época de Jesús.

¿Cómo se Formó la Imagen?

Pero el mayor misterio del Sudario no era su edad, sino la forma en que la imagen había sido impresa.

Diversos investigadores que pensaban que era una falsificación habían propuesto varias teorías para explicar su manufactura. La pintura húmeda, con agua o aceites, había sido descartada ya que los tintes habrían empapado todo el grosor de la tela. También se propusieron métodos con pintura seca en polvo e incluso una radical teoría que sugería que podía haberse formado por métodos fotográficos.

Asumiendo que el Sudario era verdadero, Fanti se preguntó si algún proceso físico podría haber impreso la superficie de una tela de lino sin afectar a la coloración de todo el grosor de la tela.

Aplicando un alto voltaje eléctrico durante más de 24 horas a una talla de Jesús, en la posición representada en el sudario, y cubierto con una tela de lino, después de varias pruebas y ajustes, Fanti consiguió una tela que contenía casi todas las características del Sudario.

Pero en el siglo I no se conocía la electricidad. ¿Qué fenómeno físico pudo provocar una carga eléctrica tan intensa y durante tanto tiempo como para impresionar la tela con la imagen de Jesús?

La conclusión de Fanti es que el milagro de la resurrección fue acompañado de una manifestación energética tan intensa que impresionó la tela que cubría el cuerpo de Jesús.

En mi opinión

Lo típico. Hay personas que cuando no son capaces de explicar algo recurren a fenómenos sobrenaturales provocados por seres sobrenaturales.

Yo no creo en seres sobrenaturales, ni hadas, ni dioses, ni vampiros.

Todo lo que existe o sucede tiene una causa y explicación natural, basada y sometida a las leyes naturales.

Por supuesto, no conocemos todas las leyes naturales, pero cuando vemos un fenómeno del que no tenemos explicación, podemos asumir que ha sido provocado por algún fenómeno natural que todavía no conocemos, pero que tarde o temprano llegaremos a comprender.

Es mucho más cómodo, sencillo, y propio de supersticiosos, achacar esos fenómenos a seres sobrenaturales.

La forma en que el Sudario, sea Verdadero o Falso, fue impreso, sigue siendo un misterio.

Yo no creo que sea verdadero porque si colocas una sábana doblada rodeando el cuerpo de una persona tal como se supone que se colocó el Sudario y marcas en la tela con pintura o un rotulador la posición de ojos, frente, pelo, nuca, nariz, barbilla, orejas, hombros, etc. y luego extiendes la tela, la silueta de la cabeza aparece deformada, más ancha que alta, y la distancia entre las dos siluetas, la delantera y la trasera, no pueden estar a tan poca distancia como en la tela.

Para mí es completamente evidente que es una falsificación. Y, en cuanto al método, no pudo hacerse por contacto. 

¿Cómo se hizo?

Bueno, es evidente que algún alquimista de la época tenía más conocimientos de los que nosotros imaginamos.

Ver Ficha de El Sudario de Turín de la serie Secretos de La Biblia

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies