Las Religiones de Adán

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

El Judaismo

El Cristianismo

El Islamismo

El Ateismo

Mi Religión

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Las ideas religiosas, creencias y Mandamientos de un ateo.

Creada10-05-2001
Modificada29-04-2013
Total Visitas3033
Abril2
Marzo4
Febrero5
Enero9
Media Mensual6

Mi Religión

Soy ateo.

Teóricamente, parece que un ateo no tiene por qué tener religión. Al fin y al cabo, si no se cree en Dios pues no hay nada más que hablar.

Pero sí lo hay.

Para mí, la religión tiene tres aspectos fundamentales: las creencias, la ética y la historia.

Mis creencias son muy simples: Todo cuanto existe ha llegado a existir por causas naturales. No hay ningún ser inteligente capaz de crear nada menos que todo el universo, todo cuanto existe. Argumentar que el universo es tan complejo que por fuerza ha tenido que ser diseñado por un ser inteligente me induce a plantear la siguiente pregunta: Si existe ese ser, Dios, tiene que ser más complejo que el universo, y si el universo no ha podido llegar a existir por sí solo, si ha tenido que ser creado por un ser inteligente, entonces Dios, que es más complejo que el Universo, es aún menos probable que llegue a existir por sí solo, así que por fuerza ha tenido que ser creado por un diseñador aún más inteligente, es decir SuperDios. Y éste a su vez ha tenido que ser creado por HiperDios, y así sucesivamente.

La argumentación es tan absurda que forzosamente tenemos que cortar por algún sitio. Los creyentes cortan después del primer Dios. Yo corto antes.

Porque si es cierto que el universo existe, no hay ninguna prueba de que exista nada antes del universo.

Puesto que no existe Dios, no hay normas éticas impuestas por ningún dios ni sacerdote. No hay ningún motivo religioso para seguir unos determinados mandamientos u oficiar determinados sacramentos. Tenemos libertad para elegir cómo queremos comportarnos. Podemos decidir vivir sin normas éticas, tomar lo que deseemos y eliminar los estorbos que nos impidan cumplir nuestro capricho. Esto sería muy bonito si no hubiera otras personas, pero si todas las personas actuaran así la humanidad se habría extinguido en guerras hace milenios.

También podemos elegir seguir las normas básicas de la sociedad, pero la mayoría de las sociedades basan su ética en mandamientos dictados por una vieja y caduca religión, mandamientos que a veces han quedado tan obsoletos que es preferible olvidar.

Personalmente yo he decidido elegir mis propias reglas. He leído la mayoría de los mandamientos de varias religiones y de entre ellos he elegido aquellos que considero suficientes y necesarios para llevar una vida feliz y buena.

Mis Mandamientos Personales

Mandamientos Prohibiciones Obligaciones
  1. Ama la Naturaleza
  2. Ama la Vida
  3. Ama la Humanidad
  4. Ama a tu Prójimo
  5. Ama a tu Familia
  6. Ámate a ti mismo
  1. No Matar
  2. No Agredir
  3. No Robar
  4. No Mentir
  5. No Odiar
  6. No Despreciar
  1. Cada momento: Agradece lo que tienes
  2. Cada día: Júzgate a ti mismo
  3. Cada semana: Haz un acto de caridad anónimo
  4. Cada mes: Ayuna un día completo
  5. Cada año: Asiste a enfermos y ancianos
  6. Una vez en la vida: Haz una peregrinación

Esta es mi ética. Sin embargo también tengo defectos, meto la pata, me equivoco. Esto no es pecar, en mi opinión no existe el pecado sino el sentimiento de haber cometido un error y el propósito de no volver a cometerlo.

¿Y para qué?. Si no creo en Dios, ¿para qué me voy a tomar la molestia de seguir unas reglas determinadas que, encima, nadie me ha impuesto sino yo?.

La verdad es que tengo un motivo totalmente egoísta. Si soy capaz de vivir según esos mandamientos, al final de mi vida miraré al pasado y diré: "¡Lo he hecho de puta madre!".

En cuanto a la historia de mi religión, pues es mi historia, la historia de mi educación, de mis vivencias, de mis dudas y de mis convencimientos. Llegué al ateismo con algo más de quince años y aunque durante muchos años he dejado la puerta abierta a un posible argumento que pudiera convencerme de lo contrario ya hace tiempo que decidí que los argumentos no convencen a las personas.

Somos seres regidos por razonamientos y por emociones. A veces somos capaces de dejar a un lado la lógica más aplastante para seguir impulsos que sabemos que pueden perjudicarnos.

La mayoría de las veces, adoptar una religión es como enamorarse, no sabemos qué es lo que nos impulsa a amar a una persona y no a otra que, probablemente, podría convenirnos más. Los sacerdotes y predicadores saben eso, por eso en los púlpitos no utilizan argumentos racionales para convencer a las personas. Utilizan (y algunos lo hacen bastante bien) argumentos emocionales.

Esas son mis creencias, mis normas éticas, mi historia.

Es una historia corta si la comparo con los cuatro mil años de judaísmo, dos mil de cristianismo, mil cuatrocientos de islamismo, quinientos de protestantismo.

Mi religión apenas empezó a existir el día en que por primera vez empecé a plantearme cuestiones religiosas. Fue creciendo conforme fui madurando algunas ideas y hoy en día es una religión que en mi opinión es bastante sólida, amable y coherente.

Mi religión morirá conmigo, pues si mi religión me sirve a mí, si he encontrado determinadas respuestas, otras personas encontrarán diferentes respuestas, tendrán diferente historia y tendrán una religión diferente.

Ese sería mi deseo, que cada persona sea capaz de elegir sus propias creencias, sus propios mandamientos y vivir de acuerdo a ellos. Que halla cinco mil millones de religiones en el mundo, cada una con un creyente y cada uno respetando las creencias y la manera de ser de los demás.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies