Los Evangelios Apócrifos

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia de los Evangelios

Evangelios Gnósticos

Apócrifos de la Infancia

Protoevangelio de Santiago

I a III

IV y V

VI y VII

VIII y IX

X a XII

XIII y XIV

XV y XVI

XVII y XVIII

XIX y XX

XXI y XXII

XXIII a XXV

Evangelio Griego de Tomás Israelita

Evangelio Latino de Tomás Israelita

Evangelio Árabe de la Infancia

Evangelio Armenio de la Infancia

La Natividad de María

Evangelio de Pseudo-Mateo

Historia Copta de José el Carpintero

Historia Árabe de José el Carpintero

Apócrifos de la Pasión

Fragmentos y Citas

Los Manuscritos del Mar Muerto

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.90.204.233

Datos de Pagina

Protoevangelio de Santiago. XV José ante el Gran Sacerdote. XVI La prueba del agua

Creada17-06-2013
Modificada28-07-2015
Total Visitas168
Febrero1

Protoevangelio de Santiago

XV José ante el Gran Sacerdote

  1. Y el escriba Anás fue a casa de José, y le preguntó:
    — ¿Por qué no has aparecido por nuestra asamblea?
    Y José repuso:
    — El camino me ha fatigado, y he querido reposar el primer día.
    Y Anás, habiendo vuelto la cabeza, vio que María estaba embarazada.
  2. Y corrió con apresuramiento cerca del Gran Sacerdote, y le dijo:
    — José, en quien has puesto toda tu confianza, ha pecado gravemente contra la ley.
    Y el Gran Sacerdote lo interrogó:
    — ¿En qué ha pecado?
    Y el escriba respondió:
    — Ha mancillado y consumado a hurtadillas matrimonio con la virgen que recibió del templo del Señor, sin hacerlo conocer a los hijos de Israel.
    Y el Gran Sacerdote exclamó:
    — ¿José ha hecho eso?
    Y el escriba Anás dijo:
    — Envía servidores, y comprobarás que la joven se halla encinta. Y los servidores partieron, y encontraron a la doncella como había dicho el escriba, y condujeron a María y a José para ser juzgados.
  3. Y el Gran Sacerdote prorrumpió, lamentándose:
    — ¿Por qué has hecho esto, María? ¿Por qué has envilecido tu alma, y te has olvidado del Señor tu Dios? Tú, que has sido educada en el Santo de los Santos, que has recibido tu alimento de manos de un ángel, que has oído los himnos sagrados, y que has danzado delante del Señor, ¿por qué has hecho esto?
    Pero ella lloró amargamente, y dijo:
    — Por la vida del Señor mi Dios, estoy pura, y no conozco varón.
  4. Y el Gran Sacerdote dijo a José:
    — ¿Por qué has hecho esto?
    Y José dijo:
    — Por la vida del Señor mi Dios, me hallo libre de todo comercio con ella.
    Y el Gran Sacerdote insistió:
    — ¡No rindas falso testimonio, confiesa la verdad! Tú has consumado a hurtadillas el matrimonio con ella, sin revelarlo a los hijos de Israel, y no has inclinado tu frente bajo la mano del Todopoderoso, a fin de que tu raza sea bendita.
    Y José se calló.

XVI La prueba del agua

  1. Y el Gran Sacerdote dijo:
    — Devuelve a esta virgen que has recibido del templo del Señor.
    Y José lloraba abundantemente. Y el Gran Sacerdote dijo:
    — Os haré beber el agua de prueba del Señor, y Él hará aparecer vuestro pecado a vuestros ojos.
  2. Y, habiendo tomado el agua del Señor, el Gran Sacerdote dio a beber a José, y lo envió a la montaña, y éste volvió sano. Y dio asimismo de beber a María, y volvió también de ésta indemne. Y todo el pueblo quedó admirado de que pecado alguno se hubiera revelado en ellos.
  3. Y el Gran Sacerdote dijo:
    — Puesto que el Señor Dios no ha hecho aparecer la falta de que se os acusa, yo tampoco quiero condenaros.
    Y los dejó marchar absueltos. Y José acompañó a María, y volvió con ella a su casa, lleno de júbilo y glorificando al Dios de Israel.
 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies