Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

La Existencia de Dios

Historia Bíblica

Los Mitos del Edén

Abraham y su Descendencia

De Moisés a la Tierra Prometida

Las Diez Plagas de Egipto

Patrones de Evidencia: El Éxodo

Moisés ¿Mito o Realidad?

El Éxodo

La Separación de las Aguas del Mar Rojo

Josué y las Murallas de Jericó

La Tierra Prometida

El Reino de Judá-Israel

La Vida de Jesús

La Iglesia Primitiva

Reliquias del Cristianismo

La Biblia

Las Otras Escrituras

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

El Cineasta Timothy P. Mahoney presenta la investigación que ha realizado para  conocer la realidad sobre la presencia  de los judíos en Egipto

Creada17-04-2017
Modificada11-09-2017
Total Visitas113
Septiembre16
Agosto28
Julio27
Junio20
Media Mensual16

Reseña del Documental Patrones de Evidencia: El Éxodo

Patrones de Evidencia: El Éxodo

Recordad este día en que salisteis de Egipto, de la casa de la esclavitud, pues Yavé os ha sacado de aquí con mano fuerte.

Éxodo 13:3

Durante 1.500 años, la narración bíblica ha sido tomada como una verdad absoluta. Pero a partir de 1.950 los arqueólogos encontraron numerosas evidencias que contradecían el relato bíblico y que llevó a muchos autores a cuestionar los dogmas anteriores.

  • Divinity of Doubt: The God Question, Vincent Bugliosi
  • God is not Great: How Religion Poisons Everything, Christopher Hitchens
  • The God Delusion, Richard Dawkins

Son tantos los autores, arqueólogos e investigadores que cuestionaban la realidad histórica del Éxodo, que el cineasta Timothy P. Mahoney se propuso investigar para conocer cuántas dudas había en el relato y cuánta verdad podía ser confirmada por las evidencias arqueológicas.

La Cronología del Éxodo

Según la Biblia, Jacob y sus doce hijos se establecieron en Egipto, donde sus descendientes vivieron y prosperaron durante siglos. Temerosos de su prosperidad y elevada población los faraones egipcios comenzaron a oprimirlos hasta reducirlos a un estado de esclavitud, impidiendo el nacimiento de más niños. Un niño fue puesto en una cesta de juncos en el Nilo y, encontrado por una princesa egipcia, fue educado en la casa real hasta ser adulto con el nombre de Moisés.

Descontento con el trato que se daba a los judíos en Egipto, Moisés huyó y se hizo pastor durante varios años, hasta que Yavé se le apareció y le encomendó regresar a Egipto para rescatar a su pueblo de la esclavitud.

Tras varias plagas, los egipcios accedieron a su marcha y los judíos cruzaron el desierto. Los egipcios se arrepintieron de haberlos dejado marchar y los persiguieron, pero en un acto milagroso las aguas del Mar Rojo se abrieron, los judíos lo cruzaron y las aguas volvieron a cerrarse abatiendo a los ejércitos que los perseguían.

Durante 40 años los judíos vagaron por el desierto hasta llegar a la tierra de Israel, donde tras la muerte de Moisés entraron incendiando y conquistando numerosas ciudades hasta dominar toda Canaán.

Por varios hechos narrados en el Éxodo, la fecha en que ocurrió ha sido datada en el siglo XII, durante el reinado del faraón Ramsés II. Pero los arqueólogos no han encontrado ninguna prueba arqueológica que confirme esta historia, ni la fecha en que supuestamente ocurrió.

La Cronología Egipcia

Gracias a la mayor abundancia de registros históricos sobre Egipto, su cronología es mucho más conocida y, al parecer, ofrece menos dudas.

La historia de Egipto podemos dividirla en tres épocas de esplendor seguidas de tres épocas de decadencia.

 

  • El Imperio Antiguo, del siglo XXVII al XXII aC, con la construcción de las grandes pirámides.
  • El Imperio Medio, del XX al XVIII aC, representó el apogeo del arte y la literatura.
  • El Imperio Nuevo, desde 1.550 hasta 1.070 aC, con su máximo poder militar y territorial

 

Ramsés II vivió durante el Imperio Nuevo, y llevó a cabo la construcción de numerosos monumentos y ciudades.

Éxodo 1:11 afirma que los judíos trabajaron en las ciudades de Python y Ramsés. Según la evidencia arqueológica, la ciudad de Pi-Ramsés fue construida en el siglo XIII aC, y fue desmantelada 200 años más tarde al secarse el ramal del delta del Nilo que la orillaba.

Esto ha hecho suponer a los historiadores que el éxodo tuvo lugar en torno al 1.250 aC, pero ni en excavaciones ni en documentos se ha encontrado ninguna evidencia de tribus semitas en esa fecha y lugar.

Voy a inventar una nueva palabra: Postcronismo. Mención de un hecho histórico ocurrido en un lugar, dándole a ese lugar el nombre que tenía cuando se escribió la narración, no cuando ocurrió el hecho.

En la Biblia hay varios postcronismos, como cuando se afirma que Abraham estuvo en las tierras de los filisteos, cuando éstos no llegaron a esas tierras hasta varios siglos más tarde. NO es un anacronismo, sino una prueba de que el relato se escribió muchos siglos después de que ocurriera.

¿No es posible que los judíos estuvieran allí, pero los narradores del Éxodo, al escribir el relato varios siglos más tarde, habiendo olvidado el nombre antiguo de la ciudad la nombraran con el nombre más moderno que ellos conocían?

Enterramiento Cananeo en Avaris, EgiptoPero en Avaris, al Sur de Pi-Ramsés, sí se han encontrado los restos de una ciudad de 250 Hectáreas, con una población de 25~30.000 personas. Por la forma de las casas, el estilo de enterramientos y los restos de ganados, se les ha identificado como pastores procedentes de Siria o Canaán, lo que sí encajaría con los posibles descendientes de los hijos de Jacob-Israel.

Pero hay un problema de fechas, ya que el asentamiento es anterior, en varios siglos, al siglo XIII, cuando se cree que estuvieron allí los israelitas.

Las Seis Etapas Judías del Éxodo

La historia del éxodo se enmarca en seis etapas.

  1. La llegada a Egipto
  2. Prosperidad y aumento de población
  3. Esclavitud
  4. Las Plagas de Egipto
  5. El Éxodo
  6. Llegada y Conquista de Canaán

¿Es posible encontrar evidencias arqueológicas que permitan datar algunos de esos hechos?

La Casa de la Familia de José

José, biznieto de Abraham, hijo de Jacob, fue vendido por sus hermanos a unos mercaderes que lo llevaron a Egipto. Gracias a la interpretación de unos sueños del Faraón, se convierte en un alto funcionario que gestiona los años de sequía que asolaron a Egipto y facilita que su familia se asiente en Goshem.

El egiptólogo David Rohl cree que si no se han encontrado evidencias arqueológicas de este hecho es porque se ha buscado en una época muy posterior, en el Imperio Nuevo. Pero afirma que en el Imperio Medio sí se encuentran evidencias de este viaje. La mención a Ramesés, la ciudad construida por Ramsés varios siglos más tarde es un postcronismo de los redactores del Éxodo.

Casa de estilo cananeo en Avaris, EgiptoEn Avaris se han encontrado los cimientos de una casa construida con el estilo habitual de las casas de Siria, al norte de Israel, muy distinta al estilo de casas habituales de Egipto. Es el tipo de casa que habría construido la familia de José.

Palacio Egipcio en Avaris, EgiptoPosteriormente la casa fue derribada y sobre ella se construyó un edificio más grande y lujoso, más al estilo de los palacios egipcios, con patios y salas de audiencias y con un atrio con doce columnas. Es obvio que su propietario debía ser un alto funcionario de Egipto.

En el jardín posterior del palacio había doce tumbas egregias, una de ellas en forma de pirámide, y en su interior, delante del sepulcro, la estatua de una persona sentada, con peinado sirio, cetro y túnica, de doble tamaño del natural. Los restos de colores que aún se conservan indican que tenía el rostro amarillo, tal como los egipcios solían representar a los pueblos del Norte, y era pelirrojo. Y su túnica era de varios colores.

Todo ello coincide punto por punto con la historia bíblica de José.

Además, cuando los arqueólogos excavaron esta tumba la encontraron vacía, sin restos humanos ni ajuares. Lo cual parece confirmar Éxodo 13:19, al decir que Moisés se llevó de Egipto los restos de José para darles sepultura cuando llegaran a la Tierra Prometida (Josué 24:32).

Las Vacas Flacas de Egipto

Según la Biblia, el Faraón había soñado con siete vacas gordas que salían del Nilo, seguidas de siete vacas flacas que las devoraron. José interpretó este sueño como un augurio de que se avecinaban siete años de abundancia agrícola a los que seguirían otros siete de escasez y hambruna.

El Faraón quedó tan impresionado que nombró ministro a José con plenos poderes para gestionar la agricultura del país y minimizar la hambruna.

José hizo construir un canal que desviase parte del agua del Nilo hacia un lago en el desierto con el fin de aumentar las tierras de cultivo y que fueran un seguro para los años secos que vinieran en el futuro. Ese canal aún existe y sigue en uso. Y sigue llamándose Canal de José.

También construyó numerosos silos e hizo acopio de trigo durante los años de abundancia.

Cuando llegaron los años de las vacas flacas, Egipto era el único país que disponía de reservas de alimentos, y muchos pueblos de oriente viajaron allí para intentar adquirir trigo. Y entre esos pueblos llegaron los hermanos de José.

El registro histórico de Egipto no menciona a José y a su familia, pero sí muestra una época en la que había muchos nomos, territorios dominados por propietarios que tenían muchas tierras y riquezas, pero en algún momento de la historia la riqueza de esos nomos desapareció, o más bien quedó en manos de la casa real del Faraón.

El arqueólogo Bryant Wood opina que la explicación de este cambio tan drástico del orden económico social es que durante el período de escasez los señores de los nomos pasaron tantas penurias que tuvieron que vender gran parte de sus tierras al Faraón a cambio de grano. (Hecho descrito con gran precisión en Génesis 47:13-26)

Este cambio social se produjo entre la regencia compartida de Sesostris III y su hijo Amenemhat III. Este último es representado en varias estatuas y relieves con un gesto de preocupación, lo que no es habitual en las estatuas de los faraones, pero sí es característico de que su reino estuvo marcado por grandes tribulaciones. Además, Amenemhat III hizo que su pirámide mortuoria fuera construida junto al Canal de José. Todo ello parece apuntar a que éste fue el faraón de José.

La Expansión del Pueblo de José

En las excavaciones realizadas en la ciudad de Avaris se ha podido reconstruir partes fundamentales de su historia.

Inicialmente era tierra virgen y despoblada en la que se estableció una docena de casas de estilo sirio-cananeo con unos 70 ó 100 habitantes. Después la ciudad creció y en unas pocas generaciones se convirtió en una gran ciudad con población cananea en tierras egipcias. Y todo ello consentido por las autoridades egipcias.

No sólo en Avaris, en toda la tierra de Goshem hay más de 20 emplazamientos en los que se han encontrado restos, armas, ajuares y enterramientos de estilo cananeo, aunque la mayoría no han sido aún excavados de forma exhaustiva.

Todos estos restos han sido datados en el Imperio Medio, posteriores a Amenemhat III, mientras que no se han encontrado indicios de presencia cananea en tiempos de Ramsés II.

La Esclavitud

El registro arqueológico de Avaris revela que la población inicial pasó por una época de prosperidad y abundancia a la que siglos más tarde siguió otra de pobreza y escasez. Los restos óseos de los enterramientos más tardíos indican que había muchos casos de malnutrición y muertes prematuras, con una mortalidad media de unos 30 años.

¿Cómo pasó este pueblo de una época de prosperidad a estar en condiciones tan míseras?

La respuesta obvia parece ser la esclavitud. Lo cual coincide con el relato bíblico.

Además, el número de niños enterrados aumenta extraordinariamente.

En una necrópolis de aquella época, lo habitual era que el 25% de los enterramientos correspondan a niños, pero en Avaris se encontró una tasa de mortalidad infantil mucho más elevada, y el 50% correspondían a niños menores de tres meses.

Y de los que llegaban a edad adulta se descubrió que había un 60% de esqueletos de mujeres y menos del 40% de hombres.

Y de nuevo la Biblia da una explicación (Éxodo 1:16) cuando se indica que el Faraón ordenó que murieran todos los niños varones recién nacidos en el pueblo de los judíos.

En el museo de Brooklyn se encuentra un papiro egipcio datado a finales del Imperio Medio, durante la XIII dinastía, en el que se relacionan los nombres de los siervos y esclavos de una heredad. En ella se nombran a unos cien esclavos, de los que el 70% tienen nombres semíticos, como Menahem, Isacar, Aser, y otros muchos que podemos encontrar en la Biblia. Y la mayoría de esos nombres son de mujeres.

Todos estos indicios parecen apuntar que el período de esclavitud de los judíos en Egipto transcurrió al final del Imperio Medio, pero la mayoría de los historiadores ignoran estos hallazgos y siguen insistiendo en que la esclavitud se produjo 400 años más tarde, durante la época de Ramsés II, a pesar de que no se ha hallado ningún resto arqueológico o documento que lo corrobore.

Las Plagas de Egipto

La Biblia afirma que Moisés huyó de Egipto a Madián, donde trabajó de pastor durante 40 años. Después encontró a Yavé y éste le envió a liberar a su pueblo de la esclavitud.

Negándose el Faraón a dejar partir a sus esclavos, Yavé envió diez terribles plagas que asolaron a los egipcios.

La última plaga, la Muerte de los Primogénitos, fue tan desoladora que el Faraón, por fin, accedió a la marcha de los esclavos, pero cuando éstos se fueron se arrepintió y mandó sus tropas a traerlos de vuelta.

Yavé hizo que las aguas del Mar Rojo se abrieran dejando un paso expedito por el que los judíos pudieran pasar, pero cuando las tropas del faraón les persiguieron las aguas se cerraron ahogando a su ejército.

Una catástrofe tan importante para Egipto debería haber sido descrita por algún documento egipcio, pero la mayoría de los egiptólogos afirma que no existe ningún documento ni rastro arqueológico que confirme esa serie de calamidades.

El arqueólogo Israel Finkelstein, autor de La Biblia Desenterrada, opina que el éxodo no ocurrió tal como está narrado, sino que fue escrito mucho tiempo después con claras intenciones políticas exagerando los vagos recuerdos que se habían venido narrando de forma oral desde siglos atrás.

Pero en el museo Leiden, de Holanda, se encuentra un papiro, Las Admoniciones de un Sabio Egipcio, escritas por Ipu-Ur, aparentemente un noble, y dirigidas al Faraón, en el que se hace una descripción muy gráfica sobre la extrema situación de calamidades que asolaban al pueblo egipcio.

El río está ensangrentado. La Cebada ha perecido en todos los campos. Las plagas se propagan a través del país. Los pobres se convierten en ricos y gozan de los bienes que habían pertenecido a sus amos.

La mayoría de los historiadores opina que no es una crónica de algo que ocurrió realmente, sino una imaginativa advertencia con fines políticos, y piensan que hablar de la miseria de los ricos es incompatible con el súbito enriquecimiento de los pobres.

Pero Éxodo 3:22 indica que los judíos despojaron a los egipcios de sus riquezas, por lo que el relato de Ipu-Ur sigue siendo acertado, incluso en su aparente contradicción.

Sin embargo, según el conservador del museo de Leiden es imposible que este escrito se refiera al período del Éxodo ya que existe un consenso muy amplio de que el Éxodo se produjo durante el reinado de Ramsés II, y este escrito está datado durante el Imperio Medio, al menos 600 ú 800 años antes.

¿Fue Ramsés II el Faraón del Éxodo?

Tras la muerte de Ramsés II le sucedió su hijo Mernepta, quien erigió una estela en la que enumera sus conquistas. En la parte inferior se lee:

Israel ha sido destruido, su simiente ya no existe.

Según la cronología comúnmente aceptada, en esa época el pueblo de Israel debería estar vagando por el desierto, sin haber llegado aún a Canaán, por lo que la nación de Israel no podía existir. Y eso debería ser prueba suficiente de que la cronología comúnmente aceptada está equivocada.

Pero el consenso de los historiadores sigue insistiendo en que el Éxodo se produjo en tiempos de Ramsés. Y para justificar que en esa época no se encuentre ningún rastro arqueológico, se aduce, paradójicamente, que el Éxodo no existió.

También es mencionada Israel en el Pedestal de Berlín, en un grabado que enumera las victorias del Faraón, y en él aparecen tres enemigos vencidos por Egipto: Askelon, Canaán e Israel. La piedra está datada en el año 1.360 aC, 100 años antes de Ramsés, lo que también descarta a éste como el Faraón del Éxodo.

Y una prueba más de que la cronología oficial está equivocada se encuentra en la misma Biblia, en 1Reyes 6:1, donde se afirma que Salomón comenzó a edificar el Templo de Jerusalén 480 años después del éxodo. Puesto que el reinado de Salomón comenzó en el 970 aC, eso nos llevaría al 1.450 aC, 200 años antes de Ramsés.

Precisamente basándome en ese dato, hace 18 años, en 1.999, cuando escribí la sección de La Biblia Apócrifa, en el capítulo El Éxodo, indiqué que ocurrió sobre el año 1.450 aC.

Yo no soy de los que suelen decir "te lo dije", pero...

Aún así, aunque retrotraigamos la fecha del Éxodo 200 años atrás, sigue siendo 200 años más tarde del final del Imperio Medio, donde se han encontrado las evidencias de Avaris que parecen encajar con la narración bíblica.

¿Es posible que la cronología egipcia del Imperio Medio también esté equivocada?

La Cólera de Dios

En el yacimiento de Avaris se realizó un sorprendente descubrimiento. En un estrato se encontraron varias cárcavas en las que se arrojaron numerosos cuerpos de forma desordenada, amontonados y sin ajuares. No parece que hubieran sido enterrados ceremonialmente, sino que se trata de un entierro múltiple de emergencia, como si se tratara de víctimas de una epidemia.

Por encima de este estrato la ciudad de Avaris quedó abandonada.

A 200 Km al Sur, en las orillas del Canal de José, también se han encontrado los restos de Kahun, una ciudad semita, rodeada por fuertes murallas. En ella se han encontrado algunos documentos que hablan de esclavitud. Sin razón conocida, la ciudad también fue abandonada de repente.

Según la egiptóloga Rosalie David la ciudad de Kahun fue abandonada de forma no premeditada, sus habitantes sacaron enseres a las calles pero no se los llevaron todos, y las casas quedaron intactas, sin indicios de guerras o incendios. Sencillamente, un buen día, todos los habitantes se fueron.

Esto parece coincidir con la llegada de los hicsos a Egipto, la única ocasión del segundo milenio en que Egipto fue invadido y el Imperio Medio llegó a su fin.

Manetón, historiador egipcio del siglo III aC, afirma que durante el reinado de Dedumes, uno de los últimos faraones del Imperio Medio, la cólera de Dios cayó sobre los egipcios. Dios en singular, no los dioses.

Los egipcios quedaron tan debilitados que los hicsos pudieron venir desde el Norte y conquistar Egipto sin apenas batallas.

ESO ES lo que dice el documental, pero hay muchas evidencias arqueológicas de que los hicsos llegaron a Egipto varios siglos antes. En todo caso es posible que se tratara de una nueva invasión de hicsos.

La Conquista de la Tierra Prometida

Tras 40 años de vagar por el desierto, Moisés entregó el mando a Josué y éste inició la conquista de Canaán.

El registro arqueológico de Canaán indica que esta tierra pasó por varias etapas. Inicialmente, en la época coincidente con el Imperio Medio Egipcio, era una tierra con numerosas ciudades estado fortificadas. Después hubo una breve época de grandes destrucciones de ciudades. Y a continuación otra época próspera que coincide con el Imperio Nuevo de Egipto. No hay ningún registro arqueológico que delate la llegada de un pueblo guerrero y numeroso durante la época del Imperio Nuevo, lo que de nuevo nos retrotraería a la época del imperio Medio.

La primera ciudad conquistada por Josué en Canaán fue Jericó, y sabiendo dónde se encuentra esta antigua ciudad allí se han realizado muchas excavaciones desde principios del siglo XX.

Ernst Sellin y John Garstang encontraron un estrato de destrucción que parecía confirmar el relato de Josué, pero la arqueóloga británica Kathleen Kenyon demostró que la destrucción de Jericó había tenido lugar mucho antes de la llegada de Josué.

Y, de nuevo, suponiendo que Josué hubiera llegado a Jericó en el siglo XIII aC, pero no sería incompatible si el éxodo y la llegada a Canaán hubieran ocurrido dos o tres siglos antes.

Las excavaciones han revelado que Jericó estaba rodeada por un muro de grandes piedras y tierra de cuatro metros de alto sobre el que se elevó una muralla de adobes. Si los enemigos superaran esta muralla se encontraría un pronunciado terraplén donde recibirían descargas de flechas desde una segunda muralla interior, de 7 metros de alto y más de tres metros de espesor.

La mayor parte de las construcciones de viviendas se encuentran en el interior de la segunda muralla, menos en una parte de la muralla Norte donde hay construcciones entre ambas murallas, adosadas al muro exterior, y precisamente gracias a ellas fue el único tramo de las murallas de Jericó que no se derrumbaron.

Según Kenyon, los muros fueron derribados cayendo sobre el terraplén que los sostenía, y posteriormente la ciudad fue incendiada. Pero Kenyon opina que esto ocurrió sobre el año 1.550 aC, 300 años antes de cuando se supone que llegaron los judíos, por lo que ella piensa que la ciudad fue conquistada y destruida por los egipcios. Pero no hay ninguna evidencia de que en esas fechas, al final del Imperio Medio, los egipcios hubiesen estado en Canaán.

En el interior de la ciudad se han encontrado muchas vasijas llenas de granos de cereal, lo que indica dos hechos significativos: Que hacía poco se había realizado la cosecha, debía ser Primavera, y que si la ciudad había sido asediada debió ser un asedio corto.

Y todos estos datos, Primavera, asedio corto, destrucción de las murallas y posterior incendio de la ciudad, coinciden con el relato de Josué.

También la ciudad de Hazor fue conquistada e incendiada, la Biblia es clara al indicar que Josué mató a Jabin, el rey de Hazor. En las excavaciones realizadas en Hazor se ha descubierto que, aproximadamente en las mismas fechas que Jericó, sufrió un gran incendio y en una tablilla de arcilla con escritura cuneiforme se nombra a su rey Jabin. Pero la mayoría de los historiadores, de nuevo, asumen que el éxodo fue en el siglo XIII y por tanto no admiten que Hazor fue destruida por Josué, tal como afirma la Biblia.

De hecho, ni Jericó ni Hazor estuvieron habitados durante los siglos XIV y XIII aC, por lo que la conquista de Canaán por los judíos no pudo producirse en esas fechas.

Siglo XIII aC. Esa es la datación oficial de la conquista, asumida por la mayoría de los historiadores, que se contradice con lo que se afirma en la Biblia, Siglo XV aC, y con la datación arqueológica de la destrucción de Jericó y Hazor, siglo XVI aC.

Todo está ahí, los restos arqueológicos coinciden con el relato bíblico, pero no en la época en la que la mayoría de los historiadores creen que ocurrió el Éxodo, en la época de Ramsés, sino dos o tres siglos antes.

La Exactitud de la Cronología Egipcia

Aún cuando la cronología bíblica o la arqueológica fuera más exacta que la admitida actualmente como oficial, lo cierto es que las seis etapas bíblicas siguen estando dos siglos más tarde de la cronología arqueológica encontrada en la ciudad de Avaris.

¿Sería posible que la cronología egipcia esté equivocada?

Durante mucho tiempo se ha pensado que la cronología egipcia es lo bastante exacta como para servir de referencia a los acontecimientos históricos de otros muchos pueblos de Oriente y del Mediterráneo. Puede haber diferencias de criterio entre distintos historiadores, pero esas diferencias se pueden cifrar en unos pocos años o, como mucho, décadas.

Pero cambiar la cronología de algunas dinastías egipcias en dos siglos para que los registros arqueológicos de Avaris coincidan en las fechas de la cronología bíblica es, para muchos historiadores, descabellado.

Sin embargo, si se admitiese este cambio, la fecha del Éxodo transmitida por la Biblia, en el año 1.450 aC, coincidiría por fin con la cronología egipcia, indicando que el éxodo no se produjo durante el Imperio Nuevo, en tiempos de Ramsés, sino en el Imperio Medio, pero éste transcurrió dos siglos después de lo que se ha creído hasta ahora.

En mi opinión

El documental tiene varios puntos fuertes, como la descripción de los restos arqueológicos de Avaris que coinciden casi perfectamente con la historia bíblica de José y sus descendientes. Pero otros aspectos me parecen muy traídos por los pelos, especialmente el atraso propuesto, tan radical, de más de dos siglos de la cronología egipcia.

Veamos: Disponemos de varias cronologías.

La Cronología Egipcia está basada en numerosos registros arqueológicos y documentales que podrían sugerir que la ciudad de Avaris fue la ciudad de José y sus descendientes, y que el Éxodo pudo producirse sobre el año 1.550, cuando Amosis I reconquistó Avaris y expulsó a los hicsos.

La Cronología arqueológica de Jericó sugiere que la ciudad fue destruida sobre el 1.550 aC. Y a pesar de que el documental dice que Hazor fue destruida por las mismas fechas, parece más probable su destrucción un par de siglos más tarde.

La Cronología Bíblica afirma en Éxodo 12:40 que los israelitas estuvieron en Egipto 430 años, desde su llegada en tiempos de José hasta el Éxodo. Y en 1Reyes 6:1 que 480 años después del Éxodo Salomón inició la construcción del Templo. Como sabemos que Salomón comenzó su reinado en el 970 aC podemos calcular que los hijos de Jacob llegaron a Egipto en el 1.880 aC, iniciaron el Éxodo en el 1.450 aC y conquistaron Jericó 40 años más tarde, en 1.410 aC.

De las tres, la más precisa es la bíblica, pero está basada, únicamente, en los escritos bíblicos, que comenzaron a escribirse en relatos sueltos sobre el 1.100 aC, recopilados y reescritos sobre el 900 aC y tomaron su forma definitiva en Babilonia, durante el destierro, sobre el año 550 aC.

Y sabemos que los judíos del destierro no fueron muy fieles a sus tradiciones, sino que incorporaron en la Biblia muchos relatos babilónicos, como el Diluvio y la Torre de Babel, inventaron genealogías para emparentar artificialmente a muchos pueblos de Canaán e hicieron que Abraham, un pastor de Jaram, Siria, acabase procediendo de Ur, en Babilonia. Incluso el relato de Moisés rescatado en una cesta de juncos flotando en el río está copiado del relato babilónico de Sargón, que igualmente fue rescatado de un río, dentro de una cesta de juncos.

Sencillamente, los redactores de la Biblia definitiva recopilaron y unieron muchos relatos antiguos de muy diversos pueblos para inventar una serie de historias que unieron para componer el Antiguo Testamento, tal como actualmente lo conocemos.

Asumir que 480 años antes de la construcción del Templo de Jerusalén para el Éxodo y 430 años antes para la llegada de los israelitas a Egipto son fechas exactas me parece muy arriesgado.

Antes de atrasar dos o tres siglos la cronología egipcia para que coincida con la bíblica, yo creo que es más acertado adelantar la Biblica.

Además, si asumimos que Abraham vivió sobre el 1.900 aC, su nieto Jacob debió vivir sobre el 1.800 o 1.750 aC, que es cuando los hicsos entraron en Egipto, fundaron la ciudad de Avaris y otras similares, y tras varios siglos de reinado fueron expulsados sobre el siglo XVI aC. Lo cual coincide mejor con la historia bíblica que con su cronología.

Lo que sí estoy muy de acuerdo con el documental es que la fecha de 1.250 aC, durante el reinado de Ramsés II, es demasiado tardía para datar el Éxodo, a pesar de que esa es la opinión mayoritaria de los historiadores.

A no ser, como pienso desde hace tiempo, que hubieran dos o más éxodos, y que los escribas yavistas unieran varios sucesos ocurridos en distintas fechas en una misma narración.

Ver Ficha de Patrones de Evidencia: El Éxodo

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies