Los Evangelios Apócrifos

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia de los Evangelios

Evangelios Gnósticos

El Evangelio de Tomás

Evangelio de Felipe

Evangelio de María (Fragmento copto)

Evangelio de María (Fragmento griego)

Evangelio de Valentín

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

XV

XVI

XVII

XVIII

XIX

XX

XXI

XXII

XXIII

XXIV

XXV

XXVI

XXVII

XXVIII

XXIX

XXX

XXXI

XXXII

XXXIII

XXXIV

XXXV

XXXVI

XXXVII

XXXVIII

XXXIX

XL

XLI

XLII

XLIII

XLIV

XLV

XLVI

XLVII

XLVIII

XLIX

L

LI

LII

LIII

LIV

LV

LVI

LVII

LVIII

LIX

LX

LXI

LXII

LXIII

El Evangelio de La Verdad

El Evangelio de la Paz

Evangelio de Judas

Evangelio Apócrifo Musulmán

Apócrifos de la Infancia

Apócrifos de la Pasión

Fragmentos y Citas

Los Manuscritos del Mar Muerto

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP35.153.73.72

Datos de Pagina

Evangelio Gnóstico de Valentín (Pistis Sophia). Capítulo XLI Palabras de Jesús sobre el perdón de los pecados.

Creada12-06-2013
Modificada16-08-2015
Total Visitas167
Julio2

Evangelio Gnóstico de Valentín
(Pistis Sophia)

XLI Palabras de Jesús sobre el perdón de los pecados

  1. Y cuando Jesús hubo dicho estas palabras a sus discípulos, María le preguntó:
    — Mi Señor y Salvador, ¿los hombres justos de toda justicia, y en quienes no hay ningún pecado, sufrirán o no los suplicios de que nos hablaste?
  2. »¿Será este hombre admitido, o no, en el reino de los cielos?
  3. Y el Salvador contestó a María:
    — El hombre justo, del todo perfecto, limpio de pecado, y que no haya recibido ningún misterio de la luz, cuando llegue su hora y salga del mundo, será puesto en poder de los satélites de una gran triple potencia.
  4. »Y se apoderarán de su alma, y durante tres días recorrerán con ella el mundo, y el tercero la llevarán al caos, para conducirla al lugar de todos los suplicios.
  5. Y Juan se adelantó y dijo:
    — Señor, si un consumado pecador renuncia a todo por el reino de los cielos, y renuncia a todo pecado, y sabemos que ama a Dios, y le damos los misterios, y recae en sus pecados, y vuelve a hacer penitencia, ¿es tu voluntad que le remitamos siete veces sus faltas y le demos siete veces los misterios del primer orden?
  6. Y el Señor contestó a Juan:
    — En verdad os digo que no siete veces, sino que le remitáis sus pecados muchas veces siete veces, dándole todas ellas los misterios desde el comienzo hasta lo extremo de lo exterior.
  7. »Porque así podréis ganar el alma de nuestro hermano y darle posesión del reino de la luz.
  8. »Y cuando me habéis interrogado diciendo si podéis perdonar los pecados hasta siete veces, yo os he respondido en parábola.
  9. »Y os he dicho. Perdonadle los pecados no siete veces, sino setenta y siete veces.
  10. »Perdonadle, pues, muchas veces, para que reciba otras tantas los misterios y pueda salvarse el alma de ese hermano.
  11. »Porque en verdad os digo que el que haya vivificado un alma la conservará para su luz en el reino de la luz.
  12. »Y recibirá más gloria por el alma que haya salvado, y quien haya salvado muchas almas haciéndoles entrar en la gloria de su gloria tendrá tanta más gloria cuantas más almas haya salvado.
  13. Y cuando el Salvador habló así, Juan le preguntó:
    — Y si mi hermano, que es un gran pecador, renuncia al mundo y a sus vanidades, ¿cómo sabremos que no es hipócrita?
  14. »¿Y cómo sabremos que es sincero para conocer si le podemos dar los misterios de segunda y tercera categoría, y si podemos darle todos los misterios para que participe del reino de la luz?
  15. Y el Salvador contestó a Juan, rodeado de todos sus discípulos.
  16. Y le dijo:
    — Si conocéis de un modo seguro que ese hombre ha renunciado al mundo y a sus pecados, y que no es mentiroso ni hipócrita, y que ama sinceramente a Dios, no le ocultéis los misterios y hacedlo conocer los de segundo y tercer grado.
  17. »Hacedlo participar de los misterios de que lo creáis digno, y cuando le hayáis comunicado los misterios del grado tercero y segundo, si recae en el pecado, no continuéis comunicándoselos.
  18. »Porque os digo en verdad que el hombre que haya recibido estos misterios y peque sufrirá una sanción rigurosa.
  19. »Porque será objeto de escándalo y no habrá para él desde entonces redención de su alma en este mundo.
  20. »Sino que su morada estará en la puerta de los dragones, en las tinieblas exteriores, allí donde es el llorar y el rechinar de dientes.
  21. »Y en la destrucción del mundo, su alma será atormentada por un hielo frigidísimo y un ardor cruel.
  22. »Y permanecerá sin existencia hasta la eternidad.
  23. »Mas si este hombre se convierte de nuevo y renuncia al mundo y a sus pecados, y tiene gran arrepentimiento y penitencia, la misericordia se tenderá sobre él.
  24. »Y su penitencia le será admitida en remisión de sus pecados.
  25. »Para que consiga el misterio del primer misterio y hasta el misterio del Inefable.
  26. »Y verá sus pecados remitidos, porque estos misterios son piadosos y perdonan el pecado en toda hora.
 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies