Ciencia y Futuro

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Ciencia y Futuro

Los Orígenes de Todo

El Origen del Universo

Origen del Sistema Solar

El Polvo del que estamos hechos

La Acreción Electrostática

La Acreción Gravitatoria

Las Orbitas Planetarias

La Formación de los Planetas

El Tamaño Importa

La formación del Sol

Cuando el Sol empezó a brillar

El Viento Solar

La Formación de los Asteroides

El Origen de los Satélites

Origen de la Tierra

Origen de la Vida

Origen de la Célula

Vida y Evolución

El Cambio Climático de la Tierra

Física y Relatividad

La Energía

La Energía Nuclear y el Accidente de Chernobil

Ciudades en el Espacio

Teoría de La Gran Onda y el Omniverso

Lansi: Idioma Universal

Vida Natural

Utilidades y Herramientas

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.173.237.152

Datos de Pagina

En la nube de gas y polvo que dio origen al Sistema Solar, las primeras fuerzas que intervinieron eran el movimiento Browniano que dio lugar a las primeras aglomeraciones de polvo.

Creada11-04-2007
Modificada26-05-2015
Total Visitas856
Febrero3

La Fase de Acreción Browniana

Las partículas de polvo o gas experimentan una vibración conocida como Movimiento Browniano que depende de la temperatura de las partículas. Este movimiento browniano hace que las partículas de polvo se vean constantemente golpeadas desde todas direcciones por las moléculas de gas que las rodean, pero cuando dos partículas de polvo están bastante cerca la una de la otra, entre ellas hay pocas moléculas de gas, y eso hace que las partículas se vean más golpeadas desde el exterior que desde el interior, con lo que el resultado es que ambas partículas acaban adheridas por la 'fuerza browniana'. De esa forma, de la nube de gas y polvo original, se formaron los primeros conglomerados de partículas, atraídas no por la gravedad, aún insuficiente para afectarlas, sino por la agitación browniana que las rodea.

Conforme pasa el tiempo, el conglomerado va aumentando de tamaño en formas aleatorias dándole un aspecto esponjoso, con las partículas unidas entre sí en largos hilos, superficies y sólidos pero dejando entre ellos numerosos huecos de formas y tamaños aleatorios. Uno de estos conglomerados podía llegar a adquirir un tamaño de varios cientos de metros, hasta kilómetros de diámetro, teniendo una masa muy reducida, ya que su interior era tan ligero como la espuma, tan débil como un castillo de naipes, tan inconsistente como una nube de humo y polvo. Pero aunque inconsistente, al alcanzar determinado tamaño su masa ya podía ser de varios cientos de kilos, capaces de provocar una atracción gravitatoria muy débil sobre su entorno.

Atraídos por esa masa, las partículas de hielo y polvo que formaban parte de la periferia de esa estructura, comenzaron a hacer presión sobre las partículas situadas más cerca del centro. Mientras la fuerza gravitatoria era menor que la fuerza browniana, la estructura esponjosa se conservaba estable e iba creciendo con la acreción de otras partículas, pero al alcanzar un determinado tamaño la fuerza gravitatoria fue mayor que la fuerza browniana y las nuevas partículas comenzaron a romper las uniones brownianas que tenían bajo ellas provocando un derrumbabiento desde la superficie hacia el centro de la estructura.

En cuestión de pocas horas, la estructura esponjosa de gas y polvo que había adquirido un tamaño de varios centenares de metros se derrumbó sobre su centro generando una bola de polvo similar a la que saldría de una aspiradora de un tamaño de unos pocos metros.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies