Ciencia y Futuro

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Ciencia y Futuro

Los Orígenes de Todo

El Origen del Universo

El Sistema Solar

El Polvo del que estamos hechos

La Acreción Electrostática

La Acreción Gravitatoria

Las Orbitas Planetarias

La Formación de los Planetas

El Tamaño Importa

La formación del Sol

Cuando el Sol empezó a brillar

El Viento Solar

La Formación de los Asteroides

El Origen de los Satélites

Origen de la Tierra

Origen de la Vida

Origen de la Célula

Vida y Evolución

El Cambio Climático de la Tierra

Física y Relatividad

La Energía

La Energía Nuclear y el Accidente de Chernobil

Ciudades en el Espacio

Teoría de La Gran Onda y el Omniverso

Lansi: Idioma Universal

Vida Natural

Utilidades y Herramientas

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

El Origen de los Satélites en el Origen del Sistema Solar

Creada26-04-2007
Modificada04-06-2015
Total Visitas4321
Noviembre150
Octubre197
Septiembre93
Agosto85
Media Mensual147

El Origen de los Satélites

Tal como en el caso de los asteroides, los satélites que orbitan alrededor de los planetas también pueden tener dos orígenes distintos. En primer lugar están los planetesimales formados en el origen del sistema solar que han sido capturados por la fuerza gravitatoria de planetas mayores. En segundo lugar están los formados con los escombros y restos de choques planetarios.

Cuando un cuerpo planetario o un meteorito chocaba con un planeta, las salpicaduras adquirían velocidades muy diferentes. Las más lentas volvían a caer al planeta, las más rápidas escapaban al espacio interplanetario para convertirse en asteroides, pero las que tenían una velocidad intermedia quedaban en órbita alrededor del planeta formando una nube de escombros y rocas. Estos escombros en órbita chocaban entre sí y adquirían una distribución en forma de anillo alrededor del planeta, y con el paso de los miles de años el anillo se iba haciendo más plano y estrecho hasta unirse en una sola masa que, según el tamaño adquirido podía volver a fundirse y formar un nuevo cuerpo esférico en órbita alrededor del planeta del que surgieron sus escombros.

Al mismo tiempo, la energía cinética de estos choques se habrá convertido en calor, fundiendo la materia que componía el satélite y aportándole una gran cantidad de calor. Esto hará que en esa materia fundida los elementos se separen según su peso y temperatura de fusión, cayendo los elementos más pesados hacia el centro del mismo y quedando los más ligeros en la superficie. Como el Sistema Solar en su origen estaba repleto de cuerpos de muy diferentes tamaños, hechos como este se debieron producir millones de veces, y aunque solo la caída de grandes planetesimales y a alta velocidad provocarían salpicaduras de nuevos cuerpos al espacio, todos ellos provocaban calor que mantenían la temperatura del planeta muy por encima del punto de fusión de los elementos que contenía.

Un último punto a considerar es el siguiente: Cuando un planeta cae sobre otro no caerá casi nunca verticalmente, su trayectoria interceptará el planeta mayor pero es muy improbable que esté apuntando justo al centro del mismo, así que casi siempre caerá sobre un lado del planeta y eso hará que el planeta que recibe el impacto acabe girando, tal como una bola de billar, en la dirección en la que ha recibido dicho impacto. Si la masa impactante no es mucha en relación al planeta impactado, la rotación adquirida será más o menos lenta, pero en el caso de un planetesimal mayor, la rotación adquirida puede ser bastante grande, tanto como hacer que el planeta, después del choque, acabe girando a gran velocidad.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies