Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

Las Mejores Series

Nuestro Planeta

El Aliento de la Tierra

Tormenta de Asteroides

Los Escudos de la Tierra

La Génesis de la Vida

La Supervivencia de la Vida

Escapar de la Tierra

La Terraformación de la Tierra

Nuestro Planeta Alienígena

El Despertar de la Inteligencia

El Hogar de la Humanidad

Documentales de Stephen Hawking

Hubble: Explorando el Universo

Cosmos 2014

Secretos del Universo con Morgan Freeman

El Universo

La Historia del Universo

Desmontando el Cosmos

Curiosity

El Universo Conocido

Física de lo Imposible con Michio Kaku

Ciencia al Desnudo

Sci-Trek

Pioneros del Espacio

La Conquista del Universo

Universo Maligno

Colisiones Cósmicas

Física y Espacio

Viajes en el Tiempo

El Universo

El Sistema Solar

Planetas Extrasolares

Vida Extraterrestre

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP18.207.238.169

Datos de Pagina

La Tierra no será habitable para siempre. Tarde o temprano tendremos que mudarnos. ¿Qué llevaremos con nosotros?

Creada03-06-2019
Modificada03-06-2019
Total Visitas47
Diciembre4

Reseña del Documental Escape de la serie Nuestro Planeta

Escapar de la Tierra

Documental de la serie Nuestro Planeta, una Extraña Roca (E6, 2018), en el que el actor Will Smith nos plantea la certeza de que nuestro planeta no será habitable para siempre y tarde o temprano deberemos escapar para vivir en otros planetas.

Desde su mismo origen, hace 4'5 Ga, la Tierra ha sufrido el impacto de millones de asteroides. Conforme pasaba el tiempo cada vez había menos asteroides en el Sistema Solar y se producían menos impactos, pero aún así siguen cayendo de vez en cuando.

Y algunos de esos asteroides son de tamaños apocalípticos, capaces de llevar a la extinción a muchas especies.

Ocurrirá, no cabe duda. Tarde o temprano un asteroide de tamaño suficiente acabará con la Vida en la Tierra. Cuando lo veamos venir, de nuestra reacción dependerá nuestra supervivencia.

¿Podremos escapar de la Extinción?

El Equipaje de Huida

Durante un eclipse, cuando la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol, su sombra se desplaza a 2.700 Km/h. Además, la Tierra gira a 1.600 Km/h. Y se desplaza por el espacio a 112.600 Km/h. Marte se desplaza más despacio, a 80.000 Km/h. Y está a decenas o centenas de Millones de Km de distancia.

Enviar una nave de la Tierra a Marte es mucho más difícil que disparar desde un tiovivo montado en un camión contra un coche de carreras que viaja a distinta velocidad por otra carretera a varios Km de distancia.

Si queremos que la Humanidad sobreviva a un Apocalipsis planetario, debemos hacerlo.

Pero si lo hacemos con vistas a no volver nunca más, debemos ver lo que vamos a llevar con nosotros y lo que vamos a dejar atrás.

Nuestras Hermanas, las Bacterias

Doscientos Millones de años antes de los Dinosaurios ya existían los Cangrejos Herradura. Y sorprendentemente tienen una utilidad muy importante en el espacio. Su sistema inmunitario es tan eficaz que puede detectar la más pequeña presencia de bacterias. Su sangre se usa para medir la contaminación biológica que existe en entornos cerrados, como una cápsula espacial.

Antes de viajar al espacio, los astronautas se limpian todo lo posible para eliminar las bacterias de su organismo. Pero es una tarea imposible.

En nuestros cuerpos existen más bacterias que células humanas. Y no son seres ajenos a nosotros, sino que forman parte de nuestro organismo y contribuyen a su eficaz funcionamiento. Si pudiéramos eliminar todas las bacterias de nuestro cuerpo, moriríamos.

La Gravedad de la Tierra

No nos damos cuenta, pero continuamente estamos luchando contra la Gravedad. Nuestros cuerpos han evolucionado en un entorno gravitatorio, nuestros órganos, esqueletos, músculos, corazón, están adaptados a una gravedad precisa.

En el espacio no hay gravedad. Lo primero que siente un astronauta cuando viaja al espacio es mareo y náusea. La mayoría vomita en su primer día en el espacio. Después sus músculos se debilitan, los huesos se hacen más frágiles. Una estancia prolongada puede causar daños irreparables.

Con el fin de minimizar los daños en lo posible, se han diseñado una serie de aparatos gimnásticos con arneses y correas elásticas, en los que los astronautas deben ejercitarse durante varias horas todos los días.

Escudo Antirradiaciones

El Espacio es un entorno hostil, sometido a radiaciones solares y cósmicas.

El Sol emite gran cantidad de energía en forma de luz visible, rayos infrarrojos, ultravioleta y otras muchas frecuencias. También emite continuamente un intenso Viento Solar. Y con frecuencia lanza eyecciones de masa coronaria, bolas de intensa energía que se alejan con rapidez por el espacio. Algunas llegan hasta la Tierra.

Además, desde todo el Universo nos llegan gran cantidad de Rayos Cósmicos, a partir de la explosión de las estrellas de nuestra galaxia en forma de Supernovas y de otros muchos eventos catastróficos que ocurren en el Universo.

En la Tierra estamos protegidos por un intenso campo magnético, una capa de Ozono y una atmósfera que detiene muchas de esas radiaciones. Pero en el espacio no hay apenas protección.

Si cerramos los ojos, en ocasiones vemos chispazos. Son rayos cósmicos que atraviesan nuestras cápsulas, nuestros trajes espaciales y nuestros cuerpos atravesando la retina o el nervio óptico.

Si esos son los rayos cósmicos que atraviesan nuestras retinas ¿cuántos atraviesan nuestro cuerpo, nuestro cerebro?

Adaptación a las Radiaciones

En 1.986 estalló un reactor en la central atómica de Chernóbil, Ucrania. Gran cantidad de material radiactivo salió a la atmósfera y se esparció cayendo de forma irregular por los alrededores. Como consecuencia, hay zonas en las que el terreno es muy radiactivo. Y tanto la vegetación como la fauna han experimentado mutaciones.

Al cabo de más de 30 años hemos podido constatar los resultados. Las telas de las arañas no son tan perfectas y eficientes, sino erráticas y con agujeros. Las chinches, que tienen un caparazón con manchas simétricas, han perdido la simetría. Las bacterias más sensibles a las radiaciones han muerto, pero las menos sensibles han ocupado su lugar. Tras miles de generaciones las bacterias parecen haberse adaptado a un entorno con unas dosis de radiación elevadas.

Si podemos estudiar sus genes y encontramos aquellos que los protegen de la radiación, tal vez sea posible usar ese conocimiento para hacer que los astronautas puedan realizar largas estancias en el espacio, minimizando el riesgo de padecer mutaciones celulares.

Convivencia Forzosa

Un posible peligro de un futuro viaje a Marte es el estrés y el enclaustramiento. ¿Cómo afectará a la convivencia el hecho de compartir un espacio reducido con varias personas durante los años que dure una misión a Marte?

En la Tierra, si no nos gusta un grupo de personas, podemos irnos y cambiar de amigos, pero en una nave espacial no existe la posibilidad de salir dando un portazo. Hay que superar las diferencias o enfrentarnos a conflictos que pueden degenerar en situaciones violentas.

Para estudiar el comportamiento de un grupo reducido de personas compartiendo durante largo tiempo un espacio reducido, los psicólogos de la NASA han creado hábitats similares a los que en el futuro se deberán construir en Marte. El Proyecto HI-SEAS, en Hawai, es uno de ellos.

Allí, un grupo de voluntarios viven en las mismas condiciones en las que vivirían en Marte, compartiendo el espacio y usando trajes similares a los espaciales cada vez que tienen que salir al exterior.

Excepto por la fuerza gravitatoria, mayor que la de Marte, las condiciones son las mismas que encontrarán allí.

Los conflictos ocurren, son inevitables. Y crean estrés. Y el estrés puede generar más conflictos.

Recursos Alienígenas

No podemos llevar a Marte todo lo que vamos a necesitar. Para algunas cosas tendremos que recurrir a lo que encontremos allí.

Desde hace miles de años, muchas ciudades se han construido con el mismo material que se encontraba en el terreno. Para algunos grandes edificios se traían rocas de los alrededores. Pero las viviendas modestas se construían con adobes. La misma tierra del terreno, se mezclaba con agua y paja, y al adquirir la consistencia del barro se vertía en moldes rectangulares y se secaban al sol.

Cuando lleguemos a Marte tendremos que construir las viviendas de una forma similar.

A partir de los análisis realizados en las rocas marcianas, ya se están realizando estudios sobre cómo se pueden aprovechar mejor para usar el terreno como material de construcción.

Terraformación

Si observamos la Tierra por la noche desde el espacio veremos que la mayor parte de la Humanidad se ha establecido en determinados lugares, principalmente las costas y las orillas de los ríos, dejando las praderas más despobladas y las montañas casi desiertas.

Buscamos los lugares más adecuados para vivir. Y si no los encontramos, los construimos.

No sólo nos hemos adaptado a la Tierra, también hemos hecho que la Tierra se adapte a nuestras necesidades, construyendo puentes y presas, canalizando ríos, regando desiertos y derribando montañas.

Hemos terraformado la Tierra.

Cuando lleguemos a colonizar otro planeta haremos lo mismo. Primero elegiremos los mejores asentamientos. Después empezaremos a cambiar el planeta.

Adaptación y Evolución

Y nosotros también cambiaremos.

Desde que nacemos, vivimos adaptándonos al entorno en el que vivimos. Esquimales y bosquimanos son esencialmente iguales, pero al crecer desarrollan habilidades y características físicas que les permiten sobrevivir mejor.

Algunas de esas características no son debidas al entrenamiento, sino a la genética. A la Evolución.

Esquimales y bosquimanos han evolucionado para estar mejor adaptados a sus entornos diferenciados.

Cuando colonicemos un planeta, sin duda ocurrirá algo similar. La especie humana establecida en un planeta distinto a la Tierra evolucionará para adaptarse mejor a su entorno.

Nuestros descendientes serán alienígenas.

En mi opinión

Muchos y variados temas, demasiados para tratar cada uno con la atención que merecen.

Tan sólo unas pocas puntualizaciones.

La Habitabilidad de la Tierra

Durante gran parte de su historia, la Tierra ha sido un planeta inhabitable. Sólo un Ga después de su formación se hicieron habitables los fondos oceánicos (no las tierras emergidas) y en ellos, durante 3 Ga, proliferaron algas, bacterias y organismos unicelulares. Apenas hace 600 Ma que la superficie de la Tierra se hizo habitable, se formaron organismos pluricelulares y éstos evolucionaron para dar origen a todos los seres vivos que habitan el planeta.

Evidentemente, la habitabilidad de la Tierra no será eterna, seguimos estando a merced de impactos de asteroides que podrían acabar con la Vida, pero aunque esto no ocurra el Sol va aumentando su intensidad en un 10% cada Mil Millones de años.

Es seguro que dentro de Mil Millones de años la Tierra volverá a ser inhabitable, a no ser que para entonces tengamos tecnología suficiente para cambiar la órbita de nuestro planeta.

Pero dentro de Mil Millones de años no estaremos SÓLO en la Tierra, sino que nos habremos extendido por otros muchos planetas de las estrellas de nuestro alrededor y seremos una especie galáctica, con una población de trillones de personas. Así que si algún día tenemos que escapar de la Tierra no será TODA la Humanidad, sino sólo los últimos inquilinos de la Tierra.

La Colonización del Espacio

En todo el documental se habla de las posibles colonias que establezcamos en otros planetas, pero no se menciona una posibilidad que considero mucho más probable y segura: Construir Ciudades en el Espacio.

Ciudad Espacial Isla 3, de tipo Doble CilindroMucho antes de enviar naves a planetas de otros sistemas estelares habremos construido estaciones espaciales de varios Km de longitud, en órbita alrededor de la Tierra, lo bastante grandes para albergar a miles de personas, y en rotación, para que en su interior se experimente una fuerza centrífuga similar a la gravedad terrestre.

En pocos siglos habrá varias de estas ciudades espaciales, cada una con distintas características, paisajes y climas controlados y muchos de sus habitantes, nacidos en el espacio, jamás pisarán un planeta. Ni lo querrán.

Dentro de miles de años habrá más habitantes en Ciudades Espaciales distribuidas por todo el Sistema Solar que en el mismo planeta Tierra. Y la población de Marte o de otros planetas que decidamos colonizar será mínima.

Y cuando nuestras naves se dirijan a otras estrellas, no serán pequeñas naves con una reducida tripulación, sino gigantescas naves, ciudades espaciales, habitadas por miles de personas en las que sus habitantes podrán sobrevivir a un viaje de varias décadas o de varias generaciones.

Y cuando lleguen a su destino no se mudarán todos a los planetas que encuentren abandonando la nave, sino que la mayor parte de la población seguirá viviendo en esa ciudad espacial y, tomando los recursos y materiales que encuentren en los asteroides, construirán otras ciudades espaciales colonizando el espacio entre los planetas. Y desde allí se enviarán otras varias Naves-Ciudades Espaciales hacia otras estrellas.

Dentro de Millones de años, nuestras Naves-Ciudades habrán colonizado toda la Galaxia. Y el 99% de la población humana seguirá viviendo en Ciudades Espaciales, porque es el entorno más adecuado para el desarrollo y la prosperidad de una civilización tecnológica.

La Evolución de la Humanidad

Las poblaciones grandes no Evolucionan. Evolucionan las poblaciones pequeñas sometidas a procesos de extinción masiva. En ellas, los menos adaptados mueren antes de reproducirse y sólo se reproducen aquellos que cuentan con ventajas de supervivencia.

Hace 80.000 años había dos millones de humanos en el planeta. Entonces se produjo la erupción del Supervolcán de Toba, en Indonesia, y causó una extinción masiva que estuvo a punto de matar a todos los humanos. Sólo sobrevivieron unos pocos miles en todo el planeta, 2.000 en África, otros 2.000 repartidos en diversos lugares de Eurasia y Oceanía.

De la matanza de la Humanidad sólo sobrevivieron aquellos que tenían las características genéticas que los hicieron más aptos para la supervivencia.

Fue el último cambio evolutivo general de la Humanidad. Nosotros descendemos de ellos. Y aunque la evolución ha seguido funcionando creando diferencias raciales en diversas poblaciones aisladas, al mejorar las comunicaciones, el transporte de personas y el mestizaje, la evolución se detendrá. O al menos se ralentizará.

A no ser que ocurra otra catástrofe global que vuelva a convertirnos en una población muy pequeña, casi al borde de la extinción.

Personalmente, a ese coste, prefiero que no haya evolución.

Pero es inevitable que al extendernos hacia otras estrellas de la galaxia, de nuevo con poblaciones reducidas, algunas características genéticas podrían crear nuevas diferencias raciales entre las colonias de estrellas lejanas. Por ejemplo, las características crestas frontales de las frentes de los klingons o las grandes orejas de los ferengis.

¿Seguro que todo esto no ha ocurrido ya?

Ver Ficha de Escape de la serie Nuestro Planeta

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies