Los Evangelios Apócrifos

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Evangelios Gnósticos

El Evangelio de Tomás

Evangelio de Felipe

Doctrina de los Doce Apóstoles

Evangelio de María (Fragmento copto)

Evangelio de María (Fragmento griego)

Evangelio de Valentín

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

XV

XVI

XVII

XVIII

XIX

XX

XXI

XXII

XXIII

XXIV

XXV

XXVI

XXVII

XXVIII

XXIX

XXX

XXXI

XXXII

XXXIII

XXXIV

XXXV

XXXVI

XXXVII

XXXVIII

XXXIX

XL

XLI

XLII

XLIII

XLIV

XLV

XLVI

XLVII

XLVIII

XLIX

L

LI

LII

LIII

LIV

LV

LVI

LVII

LVIII

LIX

LX

LXI

LXII

LXIII

El Evangelio de La Verdad

El Evangelio de la Paz

Evangelio de Judas

Evangelio Apócrifo Musulmán

Apócrifos de la Infancia

Apócrifos de la Pasión

Fragmentos y Citas

Los Manuscritos del Mar Muerto

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.83.192.109

Datos de Pagina

Evangelio Gnóstico de Valentín (Pistis Sophia). Capítulo XV Novena plegaria de la Sabiduría fiel.

Creada12-06-2013
Modificada16-08-2015
Total Visitas199
Agosto1

Evangelio Gnóstico de Valentín
(Pistis Sophia)

XV Novena plegaria de la Sabiduría fiel

  1. Y Mateo, cuando Jesús hubo hablado así, se adelantó.
  2. Y dijo:
    — Señor, tu luz me ha instruido para que yo explique la octava plegaria de la Sabiduría fiel.
  3. »Porque tu fuerza ha profetizado en el salmo treinta de David, diciendo: En ti he puesto, Señor, mi corazón.
  4. »No permitas que se me humille eternamente.
  5. Y oyendo estas palabras, dijo Jesús:
    — En verdad te digo, Mateo, que cuando el número perfecto sea cumplido, y cuando el universo sea destruido, yo estaré sentado en el tesoro de la luz.
  6. »Y vosotros estaréis sentados sobre las doce fuerzas de la luz, hasta que sean restablecidos los rangos de los doce salvadores en las regiones de cada uno de ellos.
  7. Y continuó hablando y dijo:
    — ¿Comprendéis lo que os he dicho?
  8. Y María se adelantó y dijo:
    — Señor, tú siempre nos has hablado en parábolas.
  9. »Y nos has dicho en ellas: Yo estableceré con vosotros un reino como el que mi Padre ha establecido conmigo.
  10. »Y comeréis y beberéis en mi mesa y en mi reino.
  11. »Y estaréis sentados en los doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel.
  12. Y Jesús contestó:
    — Está bien, María.
  13. Y continuó y dijo a sus discípulos:
    — Y las emanaciones del triple poder continuaron atormentando, en el caos, a la Sabiduría fiel.
  14. »Y ella pronunció su novena súplica y dijo:
    »¡Oh luz, confunde a los que me arrebatan mi fuerza y devuélveme la que me han quitado!
  15. »Ven y sálvame. Porque grandes tinieblas me envuelven y me afligen.
  16. »Di a mi fuerza: yo te libertaré.
  17. »Y que cuantos quieren arrebatarme mi luz sean privados de su fuerza y vuelvan al caos.
  18. »Que sean reducidos a la impotencia los que quieren quitarme mi luz.
  19. »Que su fuerza sea como el polvo y que tu ángel, Ieû, los hiera.
  20. »Y si quieren ascender a lo alto, que las tinieblas los rodeen.
  21. »Y que sean arrojados en el caos, y que Ieû, tu ángel, los persiga para herirlos en las tinieblas del infierno.
  22. »Porque me han tendido asechanzas y lo mismo la fuerza con faz de león.
  23. »Y sin que yo los haya dañado, me atormentan y me quieren arrancar mi fuerza toda.
  24. »Arranca, ¡oh luz!, la pureza a la fuerza de faz de león, sin que ella lo sepa.
  25. »Y confunde el proyecto que ha maquinado el triple poder, para arrebatar mi fuerza, y arrebátale la suya.
  26. »Y mi fuerza se regocijará en la luz y será alegre, porque tú la habrás salvado.
  27. »Y todas las partes de mi fuerza dirán: no hay más salvador que tú.
  28. »Porque me has librado de la fuerza con rostro de león que me arrebataba mi fuerza.
  29. »Y me salvarás de todos los que me quitan mi fuerza y mi luz.
  30. »Porque se han levantado contra ti, profiriendo mentiras, y diciendo que yo conocía el misterio de la luz de la región superior.
  31. »Y me apremiaban, exclamando: Dinos los misterios de la luz de la región superior.
  32. »Mas yo ignoraba esos misterios y me han infligido grandes males.
  33. »Porque yo he sido fiel a la luz de la región superior.
  34. »Y me he sentado en las tinieblas, con el alma sumida en el duelo.
  35. »Sálvame, ¡oh luz, a la que elevo mis himnos!
  36. »Porque yo sé que tú me salvarás, pues que yo hacía tu voluntad cuando estaba en la región de los eones.
  37. »Y yo cumplía tu voluntad como las potencias invisibles que están en mis regiones y yo lloraba, buscando con celo tu luz.
  38. »Y ahora mis enemigos me rodean, y se alegran de mis males, y me infligen sin piedad grandes aflicciones.
  39. »Y rechinan los dientes contra mí y me quieren arrebatar toda mi luz.
  40. »¿Hasta cuándo, luz, permitirás que sigan afligiéndome?
  41. »Libra mi fuerza de sus malos propósitos y presérvame de la fuerza con rostro de león. Porque yo estoy sola en estas regiones.
  42. »Y en medio de cuantos se han juntado contra mí, yo te glorifico, ¡oh luz!
  43. »Y clamaré siempre a ti, en medio de todos los que me afligen.
  44. »Que no se regocijen más sobre mí, atormentándome y quitándome mi fuerza.
  45. »Tú conoces su astucia, ¡oh luz! No permitas que tu ayuda se aleje de mí.
  46. »Apresúrate, ¡oh luz! Júzgame en tu bondad y véngame.
  47. »¡Oh luz de las luces! Que mis enemigos no me arrebaten mi luz.
  48. »Y que no digan entre sí: Nuestra fuerza se ha reforzado con su luz.
  49. »Y que no digan: Hemos devorado su fuerza.
  50. »Sino que las tinieblas los rodeen y hagan impotentes a aquellos que me quieren robar mi luz.
  51. »Y que aquellos que dicen: Nosotros hemos robado su fuerza y su luz, sean hundidos en el caos y en las tinieblas.
  52. »Sálvame, para que yo sea en gozo.
  53. »Porque yo aspiro a la trecena región de los eones, que es la región de la justicia.
  54. »Y para que yo diga a toda hora: La luz de Ieû, tu ángel, irá aumentando de brillo.
  55. »Y mi lengua cantará eternamente tus alabanzas en la decimotercera región de los eones.
 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies