Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

La Existencia de Dios

Historia Bíblica

Los Mitos del Edén

Abraham y su Descendencia

De Moisés a la Tierra Prometida

Patrones de Evidencia: El Éxodo

Moisés ¿Mito o Realidad?

El Éxodo

La Separación de las Aguas del Mar Rojo

Josué y las Murallas de Jericó

La Tierra Prometida

El Reino de Judá-Israel

La Vida de Jesús

La Iglesia Primitiva

Reliquias del Cristianismo

La Biblia

Las Otras Escrituras

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

El productor Jean-Claude Bragard nos relata la historia de Moisés y el Éxodo, desde el punto de vista de la Arqueología y la Ciencia

Creada17-04-2017
Modificada22-05-2017
Total Visitas31
Julio9
Junio8
Mayo5
Abril9
Media Mensual6

Reseña del Documental Moisés

Productor

Jerusalem Productions

Canal

BBC

Colaboradores

James K. Hoffmeier

Moisés ¿Mito o Realidad?

La Historia de Moisés, sacado de las aguas del Nilo por una princesa egipcia, criado como un príncipe, huido al desierto, su encuentro con Yavé, que le encomendó la misión de volver a Egipto para liberar a su pueblo esclavizado y guiarlo a la Tierra Prometida, es el eje central de una epopeya que ha sido aceptada como un relato histórico y verídico sobre el nacimiento del reino de Israel, el Pueblo Elegido por Yavé.

Pero existen muchas dudas de que esa historia sea verdadera.

El relato de Moisés rescatado en una cesta de juncos flotando en el río está copiado del relato babilónico de Sargón, que igualmente fue rescatado de un río, dentro de una cesta de juncos. Y es un relato que los judíos deportados a Babilonia en el año 587 hasta el 530 aC pudieron conocer e incorporar en la redacción definitiva que hicieron del Antiguo Testamento.

El Origen del Antiguo Testamento

Un estudio detallado de la Biblia indica que la mayor parte del Antiguo Testamento fue escrito entre los años 600 y 300 aC a partir de numerosos relatos sueltos e inconexos, muchos babilónicos, otros cananeos, otros sirios y otros hebreos. Algunos previamente escritos, otros transmitidos oralmente durante muchas generaciones.

Sin embargo, el egiptólogo Jim Hofmayer opina que la historia bíblica utiliza palabras que proceden del egipcio, como cesta, espadaña y orilla, mientras que esas mismas palabras en babilónico, o no existen o tienen una raíz muy diferente.

El mismo nombre de Moisés, aunque la Biblia afirma que en hebreo significa 'sacado', refiriéndose a que fue sacado del río, en realidad es un sufijo egipcio que significa 'nacido de', tal como muchos nombres egipcios están compuestos del nombre de un dios y la terminación 'moses' o alguna variante, como Tutmosis, Rameses, Amosis, etc.

La Ciudad Construida por los Hebreos

¿Existe alguna evidencia de que los hebreos hubieran estado en Egipto?

La Biblia afirma que los hebreos, durante su esclavitud, fueron destinados a fabricar ladrillos para las ciudades de Pithon y Ramsés.

Durante mucho tiempo los arqueólogos buscaron estas ciudades y por fin, en el delta del Nilo encontraron el posible emplazamiento de la ciudad de Pi-Ramsés.

Sólo encontraron unos pocos pedestales y los pies de una estatua con el nombre de Ramsés. Con el uso de tecnologías de prospección modernas se localizaron los cimientos de numerosos edificios hasta poder trazar el plano de la ciudad.

Fue una de las más grandes de Egipto, construida en torno al 1.250 aC y con una población de 20.000 egipcios.

En una tablilla se encuentran los nombres de varias tribus y pueblos que fueron capturados para trabajar en esta ciudad. Una de esas tribus es la de los 'habirus', que suena de forma parecida a 'hebreos'.

Las Plagas de Egipto

Cuando Moisés regresó a Egipto pidió al Faraón que dejara partir a su pueblo. Al negarse el Faraón, Yavé envió diez plagas que asolaron Egipto. Las aguas del Nilo se convirtieron en sangre. Los peces murieron, las ranas invadieron la ciudad, moscas y tábanos, langostas y granizo destruyeron las cosechas.

En la ciudad de New Bern, a orillas del río Nuse, en Carolina del Norte, en una mañana de verano de 1.991, las aguas se convirtieron en sangre.

La causa fue la muerte repentina de millones de peces, con llagas purulentas que les cubrían el cuerpo. A muchas personas que vivían o trabajaban cerca del río les aparecieron llagas similares.

La causa fue una mutación genética en una bacteria llamada fiesteria.

Es posible que una bacteria parecida hubiese afectado a las aguas del Nilo de una forma similar.

Las aguas se volvieron insalubres y las ranas que vivían en el río tuvieron que huir invadiendo la ciudad. La Segunda Plaga.

En tierra, las ranas morirían provocando las dos siguientes plagas: Moscas y Piojos.

El ganado muerto fue la quinta plaga. Alguna especie de tábanos proliferó de tal forma que atacaron a los humanos provocándoles úlceras y llagas: la sexta plaga.

Todo parece indicar que las seis primeras plagas fueron las consecuencias de la proliferación de la bacteria fiesteria. Pero ¿qué hay de las siguientes?

El 17 de Mayo de 1.980, la erupción del volcán Santa Elena arrojó una nube de polvo y ceniza que cubrió una gran extensión de tierra provocando una tenebrosa oscuridad y precipitaciones de granizo en 100 Km a la redonda. ¿Y si hubo una erupción parecida en la época de Moisés?

No hay ningún volcán en Egipto, pero a 500 millas al Noroeste está la isla de Santorini, en cuyo centro se encuentra un gigantesco volcán que entró en erupción en el siglo XVI aC (ver La Búsqueda de la Atlántida). La extracción de núcleos de sedimentos del fondo marino revela que la mayor parte de las cenizas se dirigieron, arrastradas por el viento, en dirección sudeste, hacia Egipto.

Otros núcleos de sedimentos extraídos en el delta del Nilo revelan que la ceniza del Santorini cayó sobre la zona en aterradoras cantidades.

Según algunos investigadores las cenizas cayeron en tal cantidad que enfangaron las aguas del Nilo, creando las condiciones idóneas para la proliferación de la bacteria fiesteria que produjo las siguientes plagas.

La última plaga, la muerte de todos los primogénitos, torció por fin la voluntad del Faraón y éste aceptó la marcha de los hebreos, dando inicio al Éxodo.

La Población del Éxodo

La Biblia dice que huyeron 600.000 hombres, sin contar mujeres y niños, por lo que se estima que el total sería de dos millones de personas.

La cifra parece demasiado elevada, sobre todo teniendo en cuenta que el ejército egipcio en la época de Ramsés apenas era de 30.000 soldados.

En realidad los escribas del Éxodo usaron una palabra que en ocasiones podía traducirse como Millares, pero en otras épocas y contextos podría traducirse mejor como batallones, o incluso familias. Así que la cantidad traducida como 600 Millares podría ser mejor traducida como 600 batallones, con lo que la cantidad de israelitas del éxodo sería mucho más reducida, quizás de sólo unas 25.000 personas.

La Ciudad de los Cananeos

Continuando las excavaciones de la ciudad de Pi-Ramsés, bajo ella se han encontrado los restos de una ciudad más antigua, unos 300 años anterior, llamada Avaris. Entre los restos de templos y palacios se han encontrado muchos edificios más modestos, de un estilo más similar a los que se pueden encontrar en Canaán, Siria o Israel.

Allí se encontraron numerosos enterramientos similares a los cananeos, y algunos animales enterrados. Un esqueleto animal ha revelado ser una oveja lanuda, originaria y habitual entre los pueblos pastores cananeos.

Los esqueletos humanos se encontraban de costado, mirando al Este, algo típicamente cananeo. En los ajuares de los enterramientos se encuentran algunas armas de estilo cananeo.

Era una ciudad próspera, habitada por pueblos semitas, que un día fue abandonada y enterrada por las arenas del desierto, antes de que varios siglos más tarde sobre ella se iniciara la construcción de la ciudad de Pi-Ramsés.

Los historiadores egipcios de la antigüedad afirman que el faraón expulsó por lo menos a 240.000 familias semitas, lo cual es una cantidad más cercana a lo que dice el Éxodo.

Es posible que no hubiera una única ciudad. En posteriores excavaciones se han localizado otros veinte asentamientos cercanos de características similares, aunque son excavaciones muy pequeñas, de momento, y aún no ha sido posible determinar el tamaño de esas poblaciones.

Ver el documental mucho más moderno, del año 2.014, Patrones de Evidencia: El Éxodo.

La Columna de Fuego y Humo

El libro del Éxodo afirma que los judíos fueron guiados por una columna de fuego durante la noche y de humo durante el día. Esto podría referirse a un volcán, y si el Éxodo se produjo en el siglo XVI aC podría corresponder al volcán de Santorini.

Este se encontraba muy lejos, a 500 millas de distancia, oculto bajo la curvatura de la Tierra, pero las cenizas y el resplandor ascendieron hacia la estratosfera, a unos 40 Km de altura, y eso sí sería visible aún desde tan lejos.

Sólo que Santorini estaba al Noroeste, y la Biblia afirma que ellos viajaban hacia la columna, lo cual es imposible ya que desde Avaris enseguida llegarían a la orilla del Mediterráneo. Es mucho más probable que el volcán descrito sea uno de los varios que se encuentran en la región de Madián, pasada la península del Sinaí, hacia la actual Arabia. Ver el capítulo La Montaña de Dios, del documental El Éxodo

El Paso del Mar Rojo

El relato del Éxodo llega a su punto culminante cuando los hebreos llegan a la orilla del Mar Rojo perseguidos por 600 carros del ejército del Faraón (Éxodo 14:7).

Parece una cantidad exagerada, pero en 1.997 se encontró en las excavaciones de Quantir un edificio que había sido un gran establo con capacidad para varios centenares de carros y caballos, datado en tiempos de Ramsés II.

Entonces las aguas del Mar Rojo se retiraron, los hebreos cruzaron al otro lado y cuando los egipcios les perseguían el mar se abatió sobre ellos, ahogando al faraón y su ejército.

En este punto es donde el relato adquiere más visos de ficción que de historia, ya que el Mar Rojo es demasiado ancho y profundo para que pueda ser atravesado por 20.000 ó 2.000.000 de personas en cuestión de unas pocas horas, aún cuando las aguas se apartasen milagrosamente a los lados.

Pero la Biblia no dice que Moisés atravesara el Mar Rojo, sino el Yam-Suf, el Mar de Juncos.

Gracias a fotografías por satélite se han descubierto varias depresiones en la zona que separa el Delta del Nilo del desierto de la Península del Sinaí. Hace 3.000 años estas depresiones eran zonas pantanosas en las que crecían gran cantidad de juncos.

El texto habla de que un viento del Este empujó las aguas a un lado, haciendo expedito el camino de los hebreos. Al detenerse el viento las aguas volvieron a rellenar los pantanos. Este fenómeno no es tan milagroso como se describe en la Biblia, es un fenómeno natural que ocurre con cierta frecuencia, y ha sido observado varias veces en el último siglo.

La Biblia también habla de que las aguas formaban una enorme muralla a ambos lados de los judíos, pero esta descripción puede ser un adorno literario basado en el recuerdo de un hecho real.

Las simulaciones informáticas realizadas sobre la erupción del volcán de Santorini sugieren que pudo producirse un gigantesco tsunami, una ola de 180 m de altura, desplazándose a 640 Km/h, que se abatiera sobre todas las costas del Mediterráneo, incluido el Delta del Nilo.

Los expertos creen al llegar al Delta la ola tendría menos de dos metros de altura, pero con una amplitud de 160 Km. Antes de llegar a la costa, las aguas se habrían retirado durante, quizás, un par de horas. Después habría llegado el tsunami que inundaría las tierras costeras e introduciéndose por cañadas y ríos podría provocar una inundación devastadora, capaz de aniquilar un ejército.

Los Dos Éxodos

Hay muchos indicios de que el relato del Éxodo pueda estar basado en hechos reales, pero las fechas no cuadran. Algunos hechos, como la erupción del Santorini que pudo dar lugar a las plagas y al tsunami ocurrieron entre los siglos XV y XVI aC. Pero otros hechos parecen estar datados en el siglo XIII aC.

¿Es posible que hubieran habido dos o más Éxodos, dos o más grandes migraciones de judíos saliendo de Egipto y que siglos más tarde todos esos relatos independientes se unieran para configurar una gesta que durante más de 2.000 años ha cautivado la imaginación y sostenido la fe de miles de millones de creyentes?

En ese caso, el Éxodo dirigido por Moisés tal vez hubiera sido el más numeroso, el mejor recordado, y el que sirvió de núcleo narrativo de todos esos relatos.

Los Diez Mandamientos

Después de cruzar el Mar de Juncos, Moisés y su pueblo vagaron por el desierto durante tres meses hasta llegar al monte sagrado, donde Yavé le entregó dos Tablas de piedra en las que estaban escritos Los Diez Mandamientos.

Aún pasarían otros 40 años vagando por el desierto antes de que por fin pudieran llegar a la Tierra Prometida.

En todos los descubrimientos arqueológicos realizados en los últimos tiempos nunca se ha podido encontrar ningún rastro del Éxodo, ningún asentamiento donde miles de judíos hayan podido dejar rastro de su presencia o su paso. Ni siquiera sabemos dónde estaba ese monte sagrado, ni si era un monte de la península del Sinaí, que recibió ese nombre casi 2.000 años más tarde, o se trataba de una montaña, tal vez un volcán, al sur de Madián y al Oeste de Arabia.

Pero aunque no ha quedado ningún rastro de su paso, su legado más importante, Los Diez Mandamientos, han constituido el eje central en el que se han basado los códigos éticos de tres grandes religiones que conforman la forma de vida de dos tercios de la Humanidad.

En mi opinión

Buen documental y buena información, aunque un poco anticuada ya que fue realizado en el año 2.000. Sobre la ciudad de Avaris se han realizado más excavaciones y descubrimientos mencionados en el documental de 2.014, Patrones de Evidencia: El Éxodo

Respecto a los Diez Mandamientos, yo creo que no fueron redactados por Yavé ni por Moisés, sino por sacerdotes judíos del siglo VIII aC, y que los últimos redactores de la Torá, deportados en Babilonia en el siglo VI aC, unieron al relato del Éxodo.

Por último, no quiero dejar de mencionar un hecho que me impresionó cuando leí por primera vez este relato y que no sé por qué no se menciona en ningún libro ni documental.

Cada vez que Yavé envía una plaga a los egipcios, le dice a Moisés: "Yo endureceré su corazón, de modo que no dejará ir al pueblo". No una, sino diez veces: Éxodo 4:21, 7:3, 9:12, 10:1, 10:20, 10:27, 11:10, 14:4, 14:8 y 14:17.

¿Es pitorreo, regodeo, insania, sadismo? Todo el relato trasluce la idea de que Yavé quería solazarse en el castigo que estaba deseando infligir a los egipcios.

O eso, o que los escritores de la Biblia, 800 años más tarde, eran unos sádicos fanáticos que no deseaban otra cosa que no fuera el sufrimiento y la aniquilación de todos los que no adoraran a su dios genocida.

Ver Ficha de Moisés

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies