Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

Grecia

La Atlántida: Mito y Realidad

La Antigua Atenas

Cómo los Griegos Cambiaron el Mundo

La Cámara de los Huesos de Malta

El Laberinto del Minotauro

El Primer Ordenador de la Historia

Orfeo: El Cristo Griego

El Disco de Festos

Roma

Asia

América

Varias Civilizaciones

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP18.215.159.156

Datos de Pagina

La vida de Arthur Evans, que buscando el Laberinto del Minotauro, encontró la primera civilización europea.

Creada06-04-2015
Modificada06-04-2015
Total Visitas210
Abril5

Reseña del Documental En Busca del Laberinto del Minotauro de la serie Mitos y Leyendas

La Búsqueda del Laberinto del Minotauro

Documental de la serie Mitos y Leyendas producido el año 2.013, en el que se narra la historia de Arthur Evans, el descubridor de Knosos y el primer idioma escrito de Europa.

Arthur Evans nació en 1.851, hijo de un empresario acomodado y reputado geólogo que había conseguido fama gracias a sus descubrimientos sobre la prehistoria en Inglaterra. Al morir su madre, el joven Evans se refugió en la lectura, especialmente la mitología griega, especialmente las aventuras de Teseo y el Minotauro.

La Leyenda del Minotauro

El Minotauro era un monstruo con cuerpo humano, cabeza de toro y dientes de león, hijastro de Minos, rey de Creta.

Éste lo había encerrado en un laberinto de pasadizos bajo los cimientos de su palacio y todo el que entraba en el laberinto nunca volvía a salir.

Teseo se propuso matarlo. Se adentró en el laberinto con un cordel con el que luego pudiera encontrar la salida. Encontró al Minotauro en el centro del laberinto y lo mató, cortándole la cabeza.

Los Orígenes de Europa

A los 24 años, Evans estaba cansado de vivir a la sombra de su padre y decidió experimentar algunas de las aventuras que había leído en su niñez.

Viajó al lugar más peligroso de Europa en aquella época, los países balcánicos sometidos al poder del imperio otomano. Fue detenido por presunto espía, liberado y vuelto a detener por fomentar la rebelión.

Escarmentado, volvió a Inglaterra donde consiguió un trabajo mal pagado en un modesto museo en las afueras de Oxford.

Eso le dio tiempo a leer libros de historia y estar al corriente de los nuevos descubrimientos científicos y arqueológicos que se estaban realizando.

Los descubrimientos de Schliemann de la ciudad de Troya y varias tumbas con tesoros en Micenas hicieron que muchos historiadores se replantearan el origen de la civilización europea, que hasta entonces siempre habían centrado en Grecia. ¿Era posible que el verdadero origen de Europa fuera Micenas, una cultura mil años anterior a Grecia?

Evans no compartía esta idea, y en 1.883 visitó a Schliemann para intercambiar ideas y ver sus tesoros. Al verlos comprendió que Schliemann estaba bien encaminado, pero que sólo se había interesado por la arqueología, no había buscado textos escritos, y sin ellos no era posible determinar si existía una relación entre Grecia y Micenas.

El Coleccionista de Piedras

En 1.888 fueron donadas al museo varias piedras semipreciosas, jaspe, amatista, cornalina, en cuyas superficies habían grabadas diversas figuras. Algunas eran figuras de animales, pero otras eran líneas entrecruzadas y Evans dedujo que debían ser un sistema de escritura.

En un viaje a Roma se entrevistó con un arqueólogo, experto en Creta, que le informó de que los agricultores cretenses solían encontrar muchas piedras similares y que la mayor parte se encontraban en la ciudad de Knosos.

Adquirió más piedras grabadas hasta tener una importante colección y tras un estudio sistemático dedujo que muchas de esas piedras contenían signos de escritura, pero tan fragmentada que era imposible deducir sus significados.

Por fin se decidió a viajar a Creta y allí descubrió, casi enseguida, un muro de piedra en el que había numerosos signos. Habiéndolos estudiado durante años los reconoció como los mismos que había en sus piedras. Entre ellos encontró, en un lugar prominente, un símbolo que representaba un hacha de dos hojas, un labris, el arma de las representaciones más antiguas del dios Zeus. Le llamó la atención que la palabra griega labris parecía tener la misma raíz que laberinto. ¿Habría alguna relación entre ambas?

El Lenguaje de las Piedras

A su regreso a Inglaterra, habiendo adquirido muchas más piedras con símbolos, llegó a identificar 80 de ellos como correspondientes a, no uno, sino dos sistemas de escritura.

En 1.894 publicó un artículo en el que afirmaba que ese era el primer sistema de escritura de Europa.

Un imperio que domine la escritura la usará para narrar su historia, pero también, y de forma más abundante, para contabilizar mercancías y transacciones comerciales. La experiencia había demostrado que en todas las civilizaciones donde existía comercio, ese era el uso más frecuente de la escritura.

En Busca del Laberinto

Supuso que en Knosos debían existir muchos más restos enterrados y en 1.886 adquirió la cuarta parte de las tierras donde se encontraban las ruinas de Knosos. En 1.900, tras finalizar la guerra que expulsó a los otomanos de la isla, Evans pudo adquirir, con ayuda de su padre, el resto de las tierras y tras contratar a un experto arqueólogo comenzó las excavaciones.

Apenas dos semanas más tarde comenzó a encontrar numerosos restos arqueológicos en forma de tablillas con símbolos grabados y cerámica.

La cerámica era muy similar a la encontrada por Schliemann en Micenas, originarios de 1.400 años aC y los símbolos de escritura eran mucho más complejos y elaborados que los que había encontrado hasta ahora.

Llamó a este sistema de escritura Lineal B.

Los hallazgos se sucedieron de forma vertiginosa. En solo dos meses excavaron numerosas salas unidas por pasillos, con frescos en las paredes, tronos de piedra y relieves de un toro en posición de embestir.

Evans tardó 31 años en desenterrar todo el palacio de Knosos, que ocupaba una extensión de 22.000 m².

Contenía patios y calzadas, sistemas de tuberías para agua potable y hasta desagües de aguas fecales. La cantidad de objetos encontrados superó ampliamente sus expectativas.

La Civilización Minoica

Pero conforme se encontraban nuevos descubrimientos se dio cuenta de que se había equivocado. Había adquirido y excavado Knosos buscando pruebas de la civilización micénica en Creta, pero lo que encontró era la existencia de una civilización distinta, anterior en más de mil años a aquella.

Durante mucho tiempo intentó ajustar sus hallazgos a sus teorías, pero las investigaciones más modernas, tras su muerte en 1.941, revelaron que sus descubrimientos eran mucho más importantes de lo que él mismo había llegado a pensar.

Knosos no era el palacio del rey Minos, como él pensaba, sino un templo dirigido por sacerdotisas donde se oficiaban ceremonias en torno al Toro. Hasta allí acudían jóvenes de todo el Mediterráneo para cumplir sus ritos de iniciación, que incluían corridas en las que los jóvenes debían saltar acrobáticamente sobre los toros.

Su descubrimiento del lenguaje Lineal B fue descifrado poco después de su muerte, revelando un sistema de escritura muy elaborado compuesto por 187 caracteres que había sido el precursor de la escritura griega. Pero no era Minoica, sino Micénica.

Los historiadores más modernos han podido explicar esta discrepancia.

Los minoicos formaron una civilización en Creta antes de la Micénica y la Griega. Desarrollaron la escritura a partir de pictogramas que evolucionaron hacia símbolos que formaron la escritura Lineal A, que aún no ha podido ser descifrada.

Esta civilización desapareció sobre el año 1.450 aC. Tras ello los micénicos volvieron a colonizar la isla y a partir de los símbolos de su escritura desarrollaron el sistema de escritura Lineal B, que más adelante dio origen a los demás sistemas de escritura europeos.

Arthur Evans, buscando el laberinto del Minotauro, había encontrado la primera civilización europea.

En mi opinión

No se menciona, pero la desaparición de la civilización Minoica en el 1.450 aC parece coincidir con la erupción del volcán Santorín en la isla de Thera.

Los efectos de esta erupción fueron un gigantesco maremoto que azotó la isla de Creta y una nube de cenizas que la cubrió con varios metros de cenizas volcánicas que imposibilitó la agricultura y la ganadería durante décadas, debiendo la isla ser abandonada por sus habitantes.

Ver El Éxodo y otros artículos sobre la Atlántida en esta misma sección.

Volver a la serie Mitos y Leyendas

Ver Ficha de En Busca del Laberinto del Minotauro de la serie Mitos y Leyendas

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies