Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

Las Mejores Series

Física y Espacio

El Universo

El Sistema Solar

Vida Extraterrestre

Primer Contacto Alienígena

Planeta Tierra Alienígena

La Búsqueda de Vida Inteligente

Aliens: ¿Estamos Solos?

Mundos Alienígenas

La Ecuación de Drake

Alienígenas

¿Sobreviviremos al Primer Contacto?

Buscando una Segunda Tierra

Safari Extraterrestre

Colaboradores Habituales

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Seguro que hay Vida en planetas parecidos a la Tierra, pero ¿podría haberla en planetas tan distintos que para nosotros serían inhabitables?

Creada24-07-2017
Modificada24-07-2017
Total Visitas3
Agosto2
Julio1
Agosto0

Reseña del Documental Safari Alienígena de la serie Misterios del Espacio

Safari Extraterrestre

La Vida ha surgido en la Tierra, pero seguro que también ha surgido en otros lugares como la Tierra, en lejanas estrellas o galaxias. Y tal vez en otros lugares muy distintos y mucho más cercanos.

Hasta hace poco tiempo se pensaba que la Vida sólo podría surgir en un ambiente como el de la Tierra, con la justa combinación de temperaturas, gases y agua de las que gozamos. Pero en las últimas décadas se ha comprobado que en ambientes muy distintos, donde nuestra forma de vida moriría de inmediato, existen bacterias y organismos complejos capaces de sobrevivir y medrar en las condiciones más inhóspitas.

A estos organismos se les llama Extremófilos, porque viven en los ambientes más extremos.

Algunos no necesitan oxígeno, ni luz. Soportan las más extremas presiones del fondo oceánico y las altísimas temperaturas del agua a 300 grados centígrados. Los hay que metabolizan metales para incorporarlos a sus esqueletos y caparazones. Y los que sobreviven en aguas tan ácidas que a nosotros nos disolverían.

Extremófilos

Al principio de su formación, la Tierra estaba en unas condiciones totalmente letales para nosotros. Una atmósfera venenosa, altísimas temperaturas. Frecuentes bombardeos de cometas y asteroides, volcanes.

Pero en esa inhóspita Tierra había Vida.

Eran nuestros más remotos antepasados, y eran todos extremófilos.

En 1.953 se realizó un experimento en el que se simuló la atmósfera primigenia de la Tierra, Agua, Hidrógeno, Metano y Amoníaco, en un caldo caliente y sometido a corrientes eléctricas. Y se formaron moléculas orgánicas, aminoácidos, los primeros ladrillos para la formación de la Vida.

Si eso se ha podido hacer en unas horas en un laboratorio, es seguro que en la Tierra ocurrió algo similar.

¿Es posible que podamos descubrir otros lugares, en nuestro propio Sistema Solar, en los que haya podido ocurrir lo mismo?

Marte

Al ser más pequeño que la Tierra, Marte se ha enfriado más rápido y mucho antes. En la superficie, a medio día, la temperatura asciende hasta los cero grados, y por la noche desciende hasta los 70 grados bajo cero.

La atmósfera es muy ligera, 40 veces más que en la cumbre del Everest. Nuestra sangre y todos los líquidos de nuestro cuerpo, hervirían.

No hay agua y las tormentas de polvo pueden durar semanas cubriendo todo el planeta.

Pero en los inicios de su historia Marte tenía una atmósfera mucho más densa, había agua, nubes, lluvia, ríos y mares. Fue hace dos o tres mil millones de años, pero los rastros de la erosión de ríos y mares se encuentran aún allí, visibles para los ojos de un geólogo experto.

En esas condiciones es posible que hayan surgido bacterias y organismos vivos, y conforme el planeta se fue enfriando, perdiendo su atmósfera y secándose la superficie, esos organismos pudieron evolucionar para sobrevivir en condiciones extremas.

Si hay vida en Marte serán extremófilos, organismos que vivan bajo tierra en lagos subterráneos que contienen parte del agua que Marte tuvo hace 3 Ga.

En el Valle la Muerte se encuentra un terreno salado y aparentemente estéril, inhóspito para la vida, pero enterrado bajo la costra de sal existen organismos extremófilos, algas y bacterias, capaces de sobrevivir y prosperar en la sal.

También hay volcanes en Marte, y se han descubierto varios túneles de lava que afloran a la superficie. Los túneles de lava son producidos por ríos de lava subterráneos que luego se vacían dejando largas cavernas en las que nunca entra la luz del Sol.

En túneles de lava de la Tierra se han encontrado organismos extremófilos capaces de vivir en la más completa oscuridad, alimentándose de los microbios y bacterias que viven de las reacciones químicas de los minerales de las paredes.

Es posible que también en Marte puedan existir extremófilos similares.

Fósiles en un Meteorito MarcianoHace 16 Ma un asteroide chocó contra Marte y una roca de 2 Kg salió despedida del planeta. La roca vagó por el espacio y cayó en la Tierra, en la Antártida, donde fue encontrada y analizada. Y en su interior se encontraron los contornos fosilizados de estructuras orgánicas.

De haber vida en Marte, seguramente serán microbios, bacterias y organismos microscópicos, viviendo en cavernas, túneles de lava o lagos subterráneos. Es posible, aunque poco probable, que algunos de ellos realicen la fotosíntesis. Lo más probable es que se alimenten de minerales de las cavernas, viviendo en la más completa oscuridad.

Sólo una futura exploración de Marte podrá confirmarlo, pero cuando lo haga las consecuencias filosóficas serán enormes.

Júpiter

Júpiter es un Gigante Gaseoso muy alejado del Sol y rodeado de una atmósfera de miles de Km de espesor compuesta de Metano e Hidrógeno. Es muy improbable que puedan existir organismos, ni siquiera extremófilos, en ese ambiente.

Pero Júpiter tiene más de 60 satélites, algunos tan grandes como nuestra Luna.

Calisto es una de las grandes lunas de Júpiter, pero es muy frío. Su superficie está a 250 grados bajo cero.

Las Sondas Voyager y Galileo han explorado esas lunas y ha encontrado que muchas están cubiertas de Hielo. Pero no Ío.

El más cercano satélite de Júpiter está surcado de miles de volcanes gigantes.

Io aovado por la atracción de JúpiterLo que calienta el interior de Ío es la gravedad de Júpiter. Este genera unas fuerzas de marea tan poderosas que Ío tiene una forma aovada. Si Ío se mantuviera siempre a la misma distancia de Júpiter, la forma aovada sería fija, pero Ío recorre una órbita elíptica, por lo que cuando está más cerca la forma aovada es más acusada y menos cuando se aleja.

El interior de Ío es amasado y calentado por este continuo cambio de forma y ese amasamiento es el que produce el calor interno que hace que Ío sea el cuerpo más volcánico del Sistema Solar.

Las otras lunas de Júpiter también sufren ese amasamiento, pero están más lejos y es un amasamiento menor, por lo que, aunque calientes por dentro, no lo están tanto para provocar volcanes.

La más lejana es Calisto, muy parecida a nuestra Luna, con la superficie acribillada por cráteres de impactos de asteroides. Cubierta por una gruesa capa de hielo, el interior puede estar lo bastante caliente como para que bajo Kilómetros de Hielo exista un océano de agua. Y en los océanos pueden existir microbios, bacterias y microorganismos. Quizás incluso organismos más complejos, como medusas, calamares y crustáceos.

Lo mismo podemos decir de Ganímedes y Europa, también cubiertas de Hielo pero con un océano de agua líquida en su interior.

Saturno

Saturno está mucho más lejos del Sol y por tanto recibe una radiación solar mucho más débil. Tal como en Júpiter, es muy improbable que en su densa y revuelta atmósfera, agitada por numerosos huracanes, existan organismos vivos.

Sin embargo, de las 56 lunas conocidas, algunas son lo bastante grandes para guardar algunas sorpresas.

Encelado, con 500 Km de diámetro, apenas tiene atmósfera, y su superficie está cubierta de una gruesa capa de Hielo que refleja la mayor parte de la luz que recibe convirtiéndolo en el objeto más brillante del Sistema Solar.

Géiseres de EnceladoHasta hace poco se pensaba que era demasiado frío para que existiera vida, pero en 2.005 la misión Cassini mostró unos géiseres que brotaban del hemisferio Sur y que, debido a la escasa gravedad, se esparcían por el espacio para formar uno de los anillos externos de Saturno.

Los análisis mostraron que el gas era en su mayor parte agua, congelada en nubes de pequeñas partículas de hielo, pero también contenía Dióxido de Carbono y Metano.

Calentado por la fuerza de las mareas de Saturno, el interior de Encelado está caliente y guarda un océano en su interior.

Otro satélite que ha sorprendido a los astrónomos es Titán. A 200 grados bajo cero, en Titán se ha encontrado Hielo, pero no agua. A esa temperatura el Hielo es tan duro como una roca.

Los Mares de Metano de TitánUna sonda ha descendido a la superficie y fotografiado el paisaje durante su descenso. Y ha descubierto que hay montañas, cordilleras, valles, ríos y lagos. Y llueve.

Las montañas son de Hielo, los lagos y mares, de Gas Natural líquido, la lluvia es de Metano.

No es agua, pero en ese líquido también pueden producirse reacciones químicas y surgir moléculas complejas. Sería un proceso mucho más lento debido a las bajas temperaturas, pero no se puede descartar que en 4 Ga se hayan producido moléculas autorreplicantes que den lugar a una evolución y a la aparición de organismos unicelulares.

Venus

Varias son las sondas que se han enviado a Venus, el planeta más cercano a nosotros. Las sondas han tenido que atravesar una densa atmósfera de 65 Km compuesta de gases corrosivos.

En la superficie hay numerosos volcanes extinguidos y la lava cubre todo el paisaje.

En sus principios, Venus tuvo océanos de agua pero su atmósfera provocó un efecto invernadero desbocado que calentó el planeta hasta evaporar toda el agua líquida de la superficie.

La temperatura en la superficie supera ampliamente los 400 grados.

En 1.982 la sonda Venera 14 llegó a Venus y en la atmósfera a 50 Km de altura la temperatura era mucho más fría que en la superficie. Y los análisis de la atmósfera revelaron la presencia de gases compatibles con la Vida. Salvo el hecho de que también había gran cantidad de ácido sulfúrico gaseoso.

Siempre se pensó que el ácido sulfúrico sería incompatible con la vida, pero en minas de sulfuro de California se han encontrado organismos extremófilos que viven en ácido sulfúrico, y lo metabolizan para extraer el hierro de su medio ambiente.

Es posible que en las nubes altas de Venus existan organismos que se alimenten de azufre, que al reaccionar con los rayos ultravioleta puedan generar energía de una forma similar a la fotosíntesis de las plantas terrestres.

Tierra

Es evidente que en la Tierra existe Vida. La vemos por todas partes. Nosotros somos Vida.

A la hora de estudiar la Vida en la Tierra la hemos buscado en los entornos en los que nosotros vivimos, y cuando vemos entornos extremos, como el agua hirviendo de los géiseres, las oscuras profundidades de cavernas y océanos o el Hielo antártico, pensamos que ahí no puede haber vida.

Pero la hay.

En bloques de hielo extraídos del fondo de los glaciares hemos encontrado gusanos de 2 cm que se alimentan de bacterias que viven en el hielo. En lagos de agua hirviendo de Yellowstone hay criaturas insospechadas que viven cómodamente a 90 grados centígrados. En las paredes de profundas grutas, en la más completa oscuridad, viven criaturas que se alimentan de las reacciones químicas de los minerales.

El fondo oceánico está plagado de seres nunca antes vistos que se alimentan de otros animales y que de vez en cuando reciben el regalo de un festín cuando ballenas, tiburones o peces muertos se hunden en las profundidades. Y hay fumarolas, géiseres submarinos de donde mana el agua a 300 grados, pero sin hervir debido a la presión, en los que viven animales complejos y extraños, que son capaces de metabolizar los metales disueltos en esas fumarolas y convertirlos en caparazones metálicos.

Incluso en lagos sulfúricos, o en las aguas radioactivas estancadas junto a los reactores de Chernobil.

Miremos donde miremos, allá donde pensemos que NO PUEDE haber vida, la hay.

¿Cómo no la va a haber en el increíblemente variado y extraordinario Universo que nos rodea?

En mi opinión

Y estoy plenamente de acuerdo. La Vida surgirá en cualquier lugar donde exista un líquido o gas muy denso, donde haya un suministro más o menos constante de elementos minerales u orgánicos y una fuente de energía estable.

Y tiempo suficiente como para que la combinación aleatoria de moléculas de lugar a la primera molécula autorreplicante.

A partir de ahí funcionará la evolución y se crearán moléculas más complejas que den lugar a las primeras células y organismos pluricelulares, colonizando los extremos de su entorno, adaptándose a él y llegando a colonizar todo su planeta, todos sus variados entornos, en una infinita variedad de especies.

Ver Ficha de Safari Alienígena de la serie Misterios del Espacio

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies