Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

Las Mejores Series

Física y Espacio

El Universo

El Sistema Solar

Los Mayores Secretos del Espacio

En el Borde del Sistema Solar

El Sol

Planetas y Lunas

Cometas y Asteroides

El Sistema Solar

Rumbo de Colisión

A la Caza de los Cometas

Planetas que Nunca Existieron

Errantes Helados

Asteroides Asesinos

Cometas: ¿Objetivo La Tierra?

Sistemas Solares

Catástrofes que Cambiaron los Planetas

Mecanismo y Creación

Hasta los Extremos del Universo

Vida Extraterrestre

Colaboradores Habituales

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Hay muchos cometas que van a chocar con la Tierra. Pero ¿cuándo? Y cuando ocurra ¿tendremos la tecnología adecuada para preverlo y evitarlo?

Creada24-07-2017
Modificada24-07-2017
Total Visitas5
Octubre3
Septiembre1
Agosto1
Octubre0
Media Mensual1

Reseña del Documental Cometas: ¿Objetivo, la Tierra? de la serie Misterios del Espacio

Cometas: ¿Objetivo La Tierra?

Hace 65 Ma un asteroide de más de 10 Km cayó en Centroamérica, junto a la costa de Yucatán, y el impacto provocó una cadena de consecuencias que llevó a la extinción de muchas especies, entre ellas los dinosaurios.

Hace 50.000 años un cuerpo mucho más pequeño, de sólo 20 metros, cayó en Arizona y provocó un cráter de 1.500 m y 350 de profundidad.

Fue un impacto pequeño, pero de producirse hoy en día destruiría todo lo que hubiera en cientos de Km a la redonda, y si ocurriera cerca de una ciudad importante mataría a millones de personas.

Un cuerpo de 1'5 Km causaría una devastación global que aniquilaría a miles de millones de personas, posiblemente a toda la población mundial.

Asteroides y Cometas

En el Sistema Solar hay dos clases de objetos que pueden provocar una devastación global, los Asteroides y los Cometas.

Los asteroides son cuerpos rocosos o metálicos, restos de la construcción del Sistema Solar, algunos tan grandes como para ser considerados miniplanetas, y la mayoría se encuentran orbitando el Sol entre Marte y Júpiter, en la zona conocida como Cinturón de Asteroides.

Los cometas son conglomerados de rocas, hielo y polvo, y se encuentran mucho más lejos, pero de vez en cuando algunos se desvían al pasar cerca de otros cometas y caen hacia el interior del Sistema Solar. Si no chocan con ningún planeta repetirán un ciclo volviendo en períodos de tiempo regular. Y cada vez que se acercan al Sol, su calor evapora el hielo que lo compone y crea una nube que, empujada por el Viento Solar forma una cola en dirección contraria al Sol.

La cola persigue al cometa cuando está cayendo al Sol, pero le precede cuando se está alejando.

Algunos cometas tienen períodos cortos, como el cometa Haley, de 76 años, y podemos predecir cuándo volverán y si pasarán más o menos cerca de la Tierra.

Otros tienen períodos tan largos que son desconocidos hasta que los vemos por primera vez. Y esos son los peligrosos, porque siempre existe la posibilidad de que alguno de ellos vaya a chocar con la Tierra, y al no conocerlos de antes, probablemente no los descubriríamos hasta pocas semanas o meses antes del impacto, sin darnos tiempo para intentar desviarlo, destruirlo o ponernos a salvo.

La superficie de la Tierra tiene el testimonio de gran cantidad de cráteres producidos por impactos de asteroides y cometas, y sabemos que antes o después sufriremos otros impactos.

El último conocido se produjo en 1.908 sobre la Tunguska siberiana. Un asteroide o cometa cayó con tal velocidad que explotó en el aire, a 8 Km de altura, antes de llegar a chocar con la Tierra. Y aún así devastó más de 100 Km² de bosques.

Si hubiese ocurrido en un área metropolitana habría matado a toda persona, animal o planta en miles de Km a la redonda.

La Materia de los Cometas

Shoemaker Levi cayendo sobre JúpiterEn 1.994 un cometa cayó sobre Júpiter. Descubierto por los astrónomos Shoemaker y Levi, el cometa avanzaba hacia Júpiter y al estar cerca se fragmentó en varios trozos de 3 Km que chocaron en fila con la atmósfera joviana a más de 40 Km/s. (Para ver cómo y por qué se fragmentó el cometa, ver La Espaguetización en los Agujeros Negros).

Se han lanzado al espacio sondas para pasar cerca de un cometa, atravesar su cola y recoger muestras de las partículas desprendidas. Gracias a ello hemos podido conocer su composición y reconstruir la historia de cómo se formaron.

Los cometas son esponjosos y frágiles y están compuestos principalmente de agua, polvo, amoníaco y carbono, impregnados de hielo seco.

Al acercarse al Sol se calienta y el hielo seco se convierte en gas que es expulsado arrastrando pequeñas partículas del cometa.

La mayoría de los cometas se han formado cerca del corazón del Sistema Solar, pero en una época anterior a la formación del Sol. Mientras el Sistema Solar se contraía para formar el Sol y los Planetas, muchos cometas fueron arrojados a órbitas lejanas, entre Neptuno y Plutón, en la zona conocida como el Cinturón de Kuiper. Y otros muchos fueron mil veces más lejos, a la Nube de Oort.

Los cometas del Cinturón de Kuiper tienen órbitas más o menos estables que duran pocos siglos. El más conocido es el cometa Haley, que regresa cada 76 años.

Los procedentes de la Nube de Oort, a 2 años·luz del Sol, están a mitad de camino de las estrellas vecinas y tienen órbitas de miles o millones de años.

Esquivando los Cometas

En 1.992 se estableció un programa de reconocimiento de cometas potencialmente peligrosos. Se estima que hay unos 1.100 cometas de más de un Km. De momento se han catalogado 700, pero se estima que debe haber millones de unos 100 metros, y cualquiera de ellos provocaría una catástrofe en la Tierra.

Si detectáramos un cometa que se dirigiera a la Tierra ¿qué podríamos hacer?

La primera idea propuesta es lanzarle un proyectil a gran velocidad para ver cómo reacciona y estudiar los materiales eyectados.

En el Laboratorio de Impactos de Alta Velocidad de Palo Alto se han disparado proyectiles de 6 milímetros (Aviso: en el documental en español dicen 60 cm. Ni caso), contra objetivos que simulan varios tipos de cometas. Según la composición y dureza un cometa podría absorber el proyectil sin dejar un cráter visible. También podría crear un cráter eyectando material a gran velocidad o incluso podría fragmentar el cometa en miles de fragmentos.

Para confirmar si en la realidad se producirían los mismos efectos que en el laboratorio, en el año 2.005 la misión Deep Impact lanzó un proyectil de 370 Kg a 10 Km/s contra el cometa Temple 1.

Al chocar se produjo una eyección de polvo mucho mayor de la esperada, de lo que se dedujo que el Temple 1 era mucho más polvo que rocas. Los científicos pensaban que el impacto alteraría la órbita del cometa, pero su posterior seguimiento no ha detectado ninguna desviación apreciable.

A pesar de ello, algunos piensan que sería la mejor solución siempre que se disponga de un plazo de tiempo bastante largo, de unos 20 años, en los que una variación mínima puede incrementarse a largo plazo.

Otras alternativas que se han estudiado consisten en explosionar una bomba atómica en el interior del cometa, lo que lo haría desmenuzarse en millones de fragmentos. Pero eso sería sustituir un Gran Impacto por muchos pequeños impactos, con lo que el remedio quizás sea peor que el daño que se quiere evitar.

Otra posibilidad es disparar rayos láser a un punto específico del cometa para que el vapor eyectado actúe como un reactor que apunte siempre en la misma dirección y que lo desvíe.

El documental propone la, en mi opinión, absurda idea, de que los láseres se instalen en la Luna para que no sean desviados ni filtrados por la atmósfera terrestre.

Pero eso significaría que sólo podrían funcionar 15 días al mes.

Sería mucho más eficiente y económico colocarlos en el espacio, preferiblemente en uno de los puntos de Lagrange del sistema Tierra-Luna o del sistema Sol-Tierra.

Puede que algún día descubramos un asteroide o cometa que se dirija a la Tierra. Si contamos con tiempo suficiente podríamos intentar desviarlo. Si no, tal vez sea mejor hacerlo explotar. Y si no tenemos tiempo ni para eso, podríamos estar abocados a un Evento de Extinción Masiva.

El 23 de Marzo de 1.989 un asteroide de 800 m cruzó la órbita de la Tierra apenas seis horas más tarde de que la Tierra cruzara su trayectoria.

La Hipótesis de Shiva

Los cometas pueden traer la destrucción, pero también han traído la Vida. Cuando el planeta Tierra se estaba formando, miles de millones de cometas impactaron con la Tierra y nos trajeron una gran cantidad de agua, mucha más de la que existía en la zona del Sistema Solar tan cercana al Sol como la Tierra.

Si no fuera por esos cometas, la Tierra tendría menos de un tercio del agua que tiene actualmente.

Y el bombardeo no ha acabado.

El Doctor Michael Rampino cree que aproximadamente cada 30 Millones de Años se produce un incremento en el número de impactos cometarios. Su hipótesis, llamada la Hipótesis de Shiva, por el Dios Hindú de la Destrucción, está basada en el hecho de que muchas extinciones masivas parecen producirse en ciclos cada 30 millones de años, y son seguidas de períodos en los que las especies supervivientes proliferan para ocupar los nichos ecológicos que las especies extinguidas han dejado vacíos.

Es una hipótesis controvertida, ya que no se ha encontrado una causa natural que dé origen a ese ciclo.

En todo caso, el próximo bombardeo masivo será dentro de 25 millones de años. Podemos estar tranquilos, pero no demasiado, pues en algún lugar del Cinturón de Kuiper o de la Nube de Oort hay un cometa que en los próximos cien años estará destinado a chocar con la Tierra.

Si podemos verlo a tiempo quizás podamos tomar medidas para desviarlo. Si no, esperemos que no sea tan grande como para provocar la extinción de la Humanidad.

En mi opinión

Se ha sugerido que el ciclo de 30 Ma es el tiempo que transcurre entre cada vez que el Sistema Solar atraviesa el plano galáctico en su órbita alrededor de la Vía Láctea. Aunque la órbita galáctica dura unos 225 Ma, en cada una de esas órbitas el Sistema Solar atraviesa el plano galáctico unas siete u ocho veces. (Ver La Órbita del Sistema Solar en la Vía Láctea)

Ver Ficha de Cometas: ¿Objetivo, la Tierra? de la serie Misterios del Espacio

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies