Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

La Química de la Vida

El Mecanismo de la Evolución

La Evolución de las Especies

Cabeza y Cuello

La Influencia Humana

El Interior

Alas y Ojos

Animales Sociales

Antiguos Linajes

El Auge de los Mamíferos

Las Grandes Extinciones

La Evolución de la Humanidad

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.236.234.60

Datos de Pagina

Nos relacionamos con muchas especies animales por medio de la Caza, la Domesticación y la alteración del Medio Ambiente. ¿Cómo influimos en su evolución?

Creada28-11-2016
Modificada28-11-2016
Total Visitas128
Diciembre4

Reseña del Documental La Influencia Humana de la serie Misterios de la Evolución

La Influencia Humana

La Humanidad, desde su aparición hace más de cien mil años, ha convivido con el entorno natural, plantas y animales.

Y nuestra relación con la fauna, a través de la caza, la domesticación y el cambio del Medio Ambiente, ha influido en la evolución de varias especies.

En este documental de la serie Misterios de la Evolución se muestra la forma en que la Humanidad ha influido y está influyendo en la evolución de las especies con las que nos relacionamos.

Elefantes

Los elefantes descienden de un animal del tamaño de un perro que vivió hace 50 Ma. Hoy son los mamíferos terrestres más grandes que existen.

Los elefantes africanos son mayores que los asiáticos, pero en ambas especies podemos encontrar características que los diferencian de otros mamíferos. Las características más visibles son la trompa y los colmillos.

La trompa del elefante es una evolución del labio superior y la nariz, sumamente hábiles y fuertes con los que pueden arrancar pequeños árboles del terreno y coger puñados de hierba para llevársela a la boca. También usan la trompa para sorber agua y expulsarla hacia la boca o para ducharse con ella.

Por su forma de alimentación, los elefantes han perdido varias piezas dentales quedándoles sólo unos poderosos molares con los que mastican la hierba. Y dos gigantescos colmillos que sobresalen a ambos lados de la trompa y que usan como defensas.

La caza furtiva de elefantes para conseguir sus colmillos representa una de las mayores tragedias de la especie. Si bien siempre se les ha cazado por el marfil de los colmillos, en el último siglo la caza ha alcanzado extremos que han puesto a la especie en grave riesgo de extinción. Se estima que cada día son muertos más de 100 elefantes a causa de sus colmillos.

En 1.900 la caza de elefantes provocó una drástica reducción de la población que causó la pérdida de gran cantidad de variaciones genéticas, lo que ha dejado a los supervivientes menos capacidad de adaptación y supervivencia.

Dentro de esta variabilidad genética natural, siempre ha habido un reducido grupo de elefantes cuyas hembras nacen sin colmillos. Como éstas no son cazadas los elefantes hembras sin colmillos son cada vez más abundantes, llegando en algunas poblaciones al 90%.

Los humanos, a través de la caza furtiva, hemos cambiado la especie, haciéndola más pequeña, con colmillos más pequeños y, en algunos casos, sin ellos. La hemos hecho menos variable, menos adaptable, y la hemos colocado en una situación de grave riesgo de extinción.

El Perro: El Mejor Amigo del Hombre

Los perros constituyen un conjunto de especies que proceden evolutivamente de la familia de los cánidos. Su antecesor más grande es el Epicyon, un cánido con poderosas mandíbulas quebrantahuesos que vivió desde hace 20 hasta hace 5 millones de años y cuya familia ya está extinguida, pero de la que han evolucionado varias especies, entre ellas, los lobos.

Según creencia popular, los perros descienden de los lobos, pero estudios recientes sugieren que en realidad los lobos modernos y los perros proceden de una misma especie ya extinguida que dio lugar a ambas especies, separándose sus linajes hace entre 27 y 40 mil años, por lo que más que descendientes, los perros son primos de los lobos.

Aunque ambas especies proceden del mismo antepasado común, los lobos siguen siendo salvajes mientras que los perros actuales son domésticos y queridos como el Mejor Amigo del Hombre.

Perros Domésticos en la PrehistoriaLos científicos creen que la evolución de los perros ha pasado por tres etapas distintas, iniciándose la primera hace entre 20 y 30 mil años, cuando los humanos comenzaron a utilizarlos como ayudantes en sus partidas de caza, siendo también útiles para la defensa y vigilancia contra otros depredadores.

Al contrario que los lobos, los perros han desarrollado un aparato digestivo capaz de procesar los alimentos agrícolas, entre ellos el almidón presente en los cultivos.

Aunque todos los perros actuales pertenecen a la misma especie, los humanos hemos seleccionado numerosas características diferenciadas para crear más de un centenar de razas muy diferentes entre sí.

Lamentablemente, tras afirmar que la evolución de los perros ha pasado por tres etapas diferentes, sólo menciona la primera, no indica cuáles y cuándo se produjeron la segunda y la tercera.

La primera corresponde a la prehistoria, cuando algunos cánidos comenzaron a arrimarse a las aldeas de los hombres prehistóricos. Ese suceso está muy bien explicado en el capítulo Lo que Hacen las Moléculas de la serie Cosmos.

Imagino que la tercera es la que se ha producido en los dos últimos siglos, en los que por motivos estéticos y más por modas y caprichos que por utilidad los criadores de perros han creado varios centenares de razas con tamaños y formas que van de lo estrambótico a lo ridículo.

¿Cuál sería la segunda etapa?

Coyotes en el Patio

Los perros han entrado en nuestras casas. Los lobos permanecen en los grandes bosques salvajes. Los coyotes han encontrado un lugar intermedio, en los patios traseros, los callejones y los barrios periféricos de las ciudades.

Los coyotes y los lobos han evolucionado desde una especie común que existió en América hasta hace un millón de años. Mientras los lobos se convirtieron en los grandes depredadores de los bosques, los coyotes fueron los depredadores de las praderas.

Hasta hace dos siglos los coyotes se alimentaban de conejos, ratones y otros animales pequeños de las praderas, pero no podían competir con los lobos que habitaban los bosques.

Entonces llegó la Humanidad que taló bosques para convertir los terrenos en cultivos, ciudades y carreteras. No destruyeron todos los bosques, pero sí convirtieron gigantescas extensiones boscosas en campos de cultivo con pequeños bosquecillos aislados entre sí. Esos bosques pequeños no eran suficientes para mantener una población abundante de lobos y se vieron abocados a una drástica reducción de la población.

Los coyotes, en cambio, aprovecharon esa circunstancia para adentrarse en el nicho ecológico de los lobos, ocupando los pequeños bosques fragmentados por los cultivos y los avances de la civilización.

Y también aprovecharon los recursos que, inconscientemente, la civilización puso a su alcance.

Los coyotes viven en pequeños bosques cerca de granjas, en los patios traseros, en los callejones de las afueras de las ciudades. Han cambiado sus costumbres y se han vuelto animales nocturnos para evitar encontrarse con humanos. Crían a sus camadas en tuberías y desagües, buscan alimentos en los vertederos y cubos de basuras.

Los intentos de acabar con las manadas de coyotes han fracasado porque, al contrario que los lobos, los coyotes se adaptan con rapidez a los cambios de su entorno. Cuando el macho alfa de una manada es muerto, las hembras tienen más crías y las tienen antes. Al aparearse con más machos, la variabilidad genética y su adaptación a los cambios es mayor.

En la batalla contra los cambios del entorno provocados por la civilización, los coyotes son los campeones.

Caballo: Campeón de las Praderas

Hiracoterio, Antecesor de los CaballosEl primer caballo fue el Hiracoterio. Vivió hace unos 50 Ma y tenía el tamaño de un gato grande, o un coyote pequeño.

Sus antepasados, tan sólo 20 Ma antes, eran mucho más pequeños, del tamaño de ratones, vivían en lo más espeso de los bosques ocultándose de los dinosaurios. Tras la extinción de éstos pudieron ocupar nuevos nichos ecológicos, como las praderas, en las que antes no hubieran sobrevivido, y los ejemplares más grandes tenían ventaja por lo que durante millones de generaciones fueron adquiriendo su tamaño actual, al mismo tiempo que sus pezuñas se endurecían y sus patas se fortalecían, convirtiéndose en los grandes corredores y saltadores de las praderas.

Por restos arqueológicos encontrados, sabemos que en América existieron grandes manadas de caballos hasta el final de la última Edad de Hielo, y se cree que se extinguieron por culpa de la caza humana, unos 10~15.000 años aC. Los colonizadores europeos reintrodujeron caballos en América a partir del Descubrimiento, hace apenas cinco siglos.

Desde hace pocos miles de años los humanos aprendimos a usar los caballos, no sólo como alimento, sino también para ayudarnos en ciertas tareas, como el transporte, la carga y la guerra.

No sólo los usamos, también los seleccionamos por sus características según la utilidad que queramos aprovechar, así que hemos criado varias razas diferenciadas, algunas más fuertes para labores agrícolas, otras más veloces y resistentes para desplazamientos y tiros de carruajes y diligencias, otros más ágiles para la caza o los deportes, otros más pequeños para los pequeños jinetes.

Para ver otros ejemplos de cómo la Humanidad ha influido y está influyendo en la evolución de otras especies, ver La Selección Artificial.

Ver Ficha de La Influencia Humana de la serie Misterios de la Evolución

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies