Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

La Existencia de Dios

Historia Bíblica

Los Mitos del Edén

Abraham y su Descendencia

De Moisés a la Tierra Prometida

Las Diez Plagas de Egipto

Patrones de Evidencia: El Éxodo

Moisés ¿Mito o Realidad?

El Éxodo

La Separación de las Aguas del Mar Rojo

Josué y las Murallas de Jericó

La Tierra Prometida

El Reino de Judá-Israel

La Vida de Jesús

La Iglesia Primitiva

Reliquias del Cristianismo

La Biblia

Las Otras Escrituras

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP34.235.127.68

Datos de Pagina

Josué hizo sonar las trompetas y las Murallas de Jericó se derrumbaron. ¿Cuál es la historia real tras el mito?

Creada05-09-2016
Modificada22-05-2017
Total Visitas297
Diciembre1

Reseña del Documental Josué y las Murallas de Jericó de la serie Misterios de la Biblia 2004

Josué y las Murallas de Jericó

Hace más de 3.000 años, al Norte del Mar Muerto y al Este del Jordán, Josué, sucesor de Moisés, después de vagar durante 40 años por el desierto, al mando de 150.000 hombres cruza el valle del Jordán para atacar a la ciudad cananea de Jericó.

La Batalla aún continúa.

Llegada a la Tierra Prometida

Se dice que los palestinos actuales son descendientes de los cananeos que habitaban originalmente aquellas tierras, mientras que los israelíes lo son de los israelitas que llegaron allí tras el Éxodo.

No existe ninguna evidencia histórica de que Josué existiera. Sólo es mencionado en la Biblia, y el Libro de Josué no fue escrito hasta el año 500 aC, más o menos 1.000 años después de su supuesta existencia. (Se asume que Josué vivió en el 1.500 ó 1.400 aC. Es más probable que lo hiciera sobre el 1.200 aC)

Excavaciones realizadas en los años 1.930 por el arqueólogo Jonathan Garstang localizaron varios túmulos de tierra formados por las construcciones de muchos edificios sobre las ruinas de otros. En ellos se encontraron muros bastante grandes de ladrillo, y por los restos de cerámica enterrados se dató la muralla en el año 1.400 aC.

Ciudades Cananeas en Tiempo de JosuéPor el tamaño se estima que la población de Jericó podía ascender a 1.200 habitantes, a los que la Biblia designa como Cananeos. Era, quizás, la ciudad cananea más antigua e importante de entre muchas otras que se han encontrado en la tierra del antiguo Canaán.

Josué envió a dos espías para inspeccionar la ciudad, cosa que hicieron en una posada-prostíbulo que había en la aldea.

Según la Biblia, los cananeos eran gentes malvadas, pero según el arqueólogo Jonathan Tubb, no lo eran. Eran gentes pacíficas y abiertas, dedicadas a la agricultura y el comercio y tenían numerosos objetos de cerámica y collares de abalorios y piedras preciosas de gran calidad artística.

La arqueología ha revelado que los cananeos fueron los primeros en usar un alfabeto, formado por unas 40 letras que sustituían al antiguo sistema de escritura cuneiforme.

Al enterarse el rey de Jericó de la presencia de los espías, mandó soldados para prenderlos, pero la prostituta que regentaba la posada los ocultó y ayudó a escapar, pidiéndoles que cuando conquistaran la ciudad la protegieran, a ella y a su familia.

El Ataque a Jericó

Una vez informado Josué por los espías de las defensas de la ciudad, inició el ataque, pero no lo hizo directamente.

Las tropas de Josué cruzaron el Jordán y acamparon a la vista de la ciudad, a menos de dos Km de las murallas. Durante seis días realizaron un ritual en el que el ejército, precedido por sacerdotes tocando trompetas de cuernos de carnero, desfilaron lentamente alrededor de la ciudad. Al completar el recorrido, volvían al campamento.

El sonido de las trompetas mantenía a los habitantes en tensión, esperando un inminente ataque, pero al no producirse dicho ataque los ciudadanos comenzaron a confiarse.

Esta táctica no es extraña a las campañas militares de la antigüedad. Los romanos, por ejemplo, tras asediar una ciudad realizaban amagos de ataque durante varios días seguidos para que los asediados tuvieran una falsa sensación de seguridad. Después, cuando realizaban el ataque definitivo, podían sorprender a los asediados con las defensas bajas.

Las Trompetas de Josué

El experto de sonido David Lubman ha estudiado el uso de los sonidos en los cánticos e instrumentos usados en ritos religiosos. Durante la Segunda Guerra Mundial realizó varios estudios sobre los posibles usos bélicos del sonido y descubrió que determinadas frecuencias infrasónicas podían causar efectos psicológicos de ansiedad y hasta ataques de pánico en las personas que los oyesen.

Un análisis del sonido emitido por cuernos de carnero le ha indicado que se compone de varios armónicos, algunos de ellos en el rango infrasónico, que al ser oídos por las personas les pueden provocar una sensación de desasosiego.

El séptimo día Josué realizó el mismo ritual y, confiados en que acabaría de la misma manera que en los días precedentes, los cananeos relajaron la guardia. Pero al terminar la vuelta los israelitas la repitieron, y otra vez, y otra... hasta completar siete vueltas.

Después se volvieron hacia la ciudad y todas las tropas del ejército comenzaron a gritar.

Y entonces, según la Biblia, se produjo el suceso milagroso que ha pasado a la historia.

Las Murallas de Jericó se derrumbaron y el ejército de Josué pudo entrar en la ciudad y masacrar a la aterrorizada población.

¿Pudo el sonido de las trompetas afectar físicamente a la solidez de las murallas?

El ingeniero de acústica Barry Gibbs ha realizado experimentos en los que ha comprobado que determinadas frecuencias e intensidades de sonido pueden hacer que un montículo de polvo o arena adquieran un estado de licuefacción que haga que el montículo fluya y se desmorone, pero esa fuerza no es suficiente para alterar la solidez de un ladrillo de adobe como los existentes en Jericó.

Quiero reivindicar aquí un hecho bastante conocido que podría rebatir esta afirmación.

Si tomamos una copa de cristal y la golpeamos con la uña, la copa vibrará con una frecuencia determinada. Si una cantante de ópera emite esa precisa nota de forma sostenida, puede hacer que la copa se rompa.

El truco es usar la misma frecuencia que la frecuencia natural de vibración de la copa. Entonces, cada onda se acumulará sobre la anterior y la tensión se irá haciendo cada vez más intensa hasta alcanzar el punto de ruptura. Lo cual no ocurre si la frecuencia de sonido no es la misma que la frecuencia de la copa.

Podemos ver el mismo ejemplo con un columpio. Si el columpio tarda 3 segundos en oscilar y aplicamos un empujón cada 3 segundos, el balanceo será cada vez mayor. Pero si empujamos cada dos segundos lo que haremos es que el balanceo sea menor.

¿Pudo ocurrir que, por pura casualidad, la frecuencia de los cuernos de carnero emitieran el sonido en la misma frecuencia de vibración natural de la muralla?

Si te crees la historia, claro, y si no piensas que es un relato, tal vez inventado o basado en una vieja batalla real y atribuido falsamente a un antepasado famoso, transmitido y exagerado durante varios siglos antes de ser por fin escrito y añadido a la Biblia unos 700 años después de que supuestamente ocurriera.

Terremoto en el Valle del Jordán

Otro hecho milagroso narrado en la Biblia es que el ejército de Josué cruzó el río en seco. Por un extraño milagro, las aguas del río descendieron hasta dejar el cauce sin agua y los sacerdotes y el ejército de Josué cruzaron el río sin tener que enfrentarse con la corriente.

Lo mismo ocurrió en 1.927, cuando un terremoto río arriba provocó un corrimiento de tierras que formaron un dique interrumpiendo la corriente. El río, por debajo del corrimiento, se secó durante dos días, hasta que el nivel del agua superó el dique y la erosión volvió a abrir el cauce natural del Jordán.

Si fue lo mismo que ocurrió 3.200 años antes ¿pudo ser ese mismo terremoto el que derribara las murallas? ¿Pudieron los israelitas llegar a Jericó inmediatamente después del terremoto y aprovechar la destrucción de los muros para arrasar y masacrar la ciudad?

Falla Tectónica del JordánLos estudios sismológicos más modernos han mostrado que todo el valle del Jordán está atravesado por una falla tectónica en la que la zona costera deriva hacia el Sur mientras que el territorio interior hacia Arabia (Edom y Moab) lo hace hacia el Norte.

Y este es el motivo de que el Mar Muerto y gran parte del río Jordán se encuentren a más de 400 metros por debajo del nivel del Mar Mediterráneo y del Mar Rojo.

Entre estas fallas se han localizado varias fallas menores, una de las cuales pasa precisamente bajo el muro oriental de la ciudad de Jericó.

Las evidencias arqueológicas encontradas por Garstang en Jericó revelaron que se produjeron, no una, sino varias destrucciones distintas provocadas por terremotos importantes a lo largo de su historia.

Según Garstang uno de esos terremotos y la consiguiente destrucción de los muros coincidieron con el séptimo día del asedio del ejército de Josué.

Corrigiendo la Historia

En los años 1.950, la arqueóloga Kathleen Kenyon hizo un estudio arqueológico más exhaustivo y corrigió algunas de las fechas dadas por Garstein. Para ella, la destrucción que Garstang había datado en el 1.400 aC ocurrió realmente en el 1.550 aC, 150 años antes de Josué.

En la época de la llegada de Josué, la ciudad de Jericó carecía de murallas defensivas, por lo que su conquista no representaría un reto tan impresionante como los cronistas, muchos siglos más tarde, quisieron hacer creer.

La Biblia también atribuyó a Josué la destrucción de varias ciudades cananeas, pero las excavaciones realizadas en las mismas se enfrentaron a problemas similares. Algunas de las ciudades mencionadas ni siquiera existían en tiempo de Josué, fueron edificadas varios siglos más tarde y su destrucción es, por supuesto, muy posterior.

Posteriores descubrimientos históricos y arqueológicos han revelado que en el 1.400 aC toda la zona de Canaán estaba bajo el dominio y control Egipcio. Los egipcios jamás hubieran consentido unas incursiones bélicas como las descritas en el libro de Josué.

Hoy en día ningún arqueólogo se atreve a datar unos sucesos y conquistas que sólo son mencionadas en un libro escrito muchos siglos después de los hechos narrados y de los que no se han encontrado evidencias históricas que los corroboren.

La Destrucción de las Civilizaciones

La mención más antigua conocida sobre Israel es la Estela de Mernepta, escrita con bastante seguridad en 1.207 aC, donde se describe una campaña militar del faraón Mernepta, hijo de Ramsés II, en las tierras de Canaán. En esta estela se confirma que Israel ya existía en esa época pero ¿desde cuándo?

Estudios arqueológicos más recientes indican que sobre el año 1.250 aC SÍ hubo varias ciudades que fueron asediadas y destruidas en acciones bélicas, pero no parece que estas destrucciones puedan atribuirse a las campañas de Josué, sino a una causa natural.

Entre 1.225 y 1.175 se han datado numerosas destrucciones de ciudades en todo el Mediterráneo Oriental. Micenas, Troya, Ugarit y varias ciudades dentro del territorio de Israel.

Comparando las ciudades y civilizaciones destruidas con un mapa de actividades sísmicas del siglo XX se ha comprobado que la mayoría de esas ciudades estaban en las zonas más geológicamente activas.

Es inverosímil que un sólo terremoto pueda producir tal devastación en una extensión tan grande, pero se ha especulado con la posibilidad de que en aquellos 50 años de destrucción se produjera una Tormenta de Terremotos.

Tormenta de Terremotos

Cadena de Terremotos en la Falla de Anatolia

A lo largo del Siglo XX se han producido diversos terremotos en Turquía, en la Falla de Anatolia Norte. Sorprendentemente, los terremotos se han ido produciendo de forma secuencial y ordenada a lo largo de la falla.

Parece que si un terremoto no libera toda la tensión acumulada a lo largo de toda la falla, en ocasiones se producen terremotos en un lugar de la falla, que libera la tensión de esa zona pero transmitiendo la tensión a la zona siguiente, en la que es previsible que poco tiempo después se produzca otro terremoto similar.

Fallas Tectónicas del Mediterráneo OrientalEl Arqueólogo Eric Cline sugiere que hace 3.200 años se produjo una cadena de terremotos similar a lo largo de la falla mediterránea que fue la que provocó la destrucción de las numerosas ciudades arrasadas en aquellas fechas.

Las comunicaciones marítimas se cortaron y muchas civilizaciones sufrieron revueltas de la población que provocó la caída en el caos de numerosas civilizaciones.

En tal caso, la entrada de los israelitas de Canaán no se produjo por medio de la conquista, sino como una infiltración de pueblos nómadas que, procedentes del desierto se establecieron en muchas de las ciudades destruidas y con una población mermada.

¿Hay alguna evidencia arqueológica que sustente esta teoría?

La Identidad de los Israelitas

A partir de los años 1.980 se localizaron y excavaron cientos de pequeñas aldeas con restos de construcciones y cerámicas distintas a las habituales de las tierras cananeas.

Otra diferencia fundamental que distinguía estos asentamientos de los cananeos es que en ellos no se han encontrado restos de huesos de cerdo, lo que sí era habitual en los pueblos cananeos pero que la religión israelita prohibía.

Pero los asentamientos no eran posteriores, sino contemporáneos de los cananeos. En realidad se trataba de dos versiones distintas de la misma cultura, una más urbana, cosmopolita y comercial mientras que la otra era más pobre y basada más en el pastoreo que en la agricultura o el comercio.

También en las ruinas de Ugarit, una ciudad costera cananea, se han encontrado tablillas cuneiformes que narraban una historia sorprendente. Un rey cananeo llamado Keret, para conquistar una ciudad hacía desfilar al ejército a su alrededor tocando las trompetas. Y entonces, milagrosamente, las murallas de la ciudad caían derruidas.

Todos los hallazgos más recientes sugieren que los israelitas y los cananeos no eran pueblos distintos, sino idénticos. Los israelitas no llegaron a la tierra de Israel, sino que vivían allí desde el principio.

Las pruebas genéticas realizadas por el antropólogo Yossi Nagar en la población actual y su comparación con las muestras extraídas de esqueletos antiguos revelan que los judíos, palestinos y árabes actuales comparten el mismo origen racial y genético.

La opinión actual de muchos historiadores es que los israelitas eran originalmente pastores cananeos que abandonaron las ciudades y se establecieron en las colinas, más adecuadas para el pastoreo y alejadas de las ciudades agrícolas, con sus vallados y reglamentaciones, impuestos y levas forzosas.

Nunca hubo una conquista de la Tierra Prometida. No existió una invasión de cientos de miles de israelitas. No se masacraron las ciudades cananeas. Nunca existió un jefe militar que dirigiera las campañas que se describen en el libro de Josué.

Los Autores del Mito

SÍ hubo una infiltración, muy reducida, probablemente en varias oleadas, que procedentes del desierto se asentaron en la zona sur de Canaán, y que traían una religión misógina y exclusivista en la que su dios era Yavé. Durante muchos siglos fueron adquiriendo poder político en las tribus de Judá hasta que los reyes de Judá, por una serie de vicisitudes históricas, acabaron dominando todas las tierras de Canaán, incluidas Moab, Amón e Israel.

Este dominio duró muy poco tiempo, apenas el reinado de Saúl, David y Salomón. Después los dos reinos de Israel y Judá volvieron a dividirse.

Muchos siglos después, cuando el reino de Judá había vuelto a la decadencia y la insignificancia, los sacerdotes y escribas yavistas recopilaron una serie de relatos y cuentos y los convirtieron en una epopeya atribuida falsamente a uno de sus supuestos antepasados, pretendiendo que los israelitas formaban parte de las tribus judías que hicieron el éxodo desde Egipto.

En mi opinión

A pesar de su antigüedad (2.003) este documental presenta algunos de los descubrimientos arqueológicos más modernos y probablemente certeros sobre la historia del antiguo Israel.

Para los interesados en ampliar esta información, recomiendo la lectura de la reseña que escribí sobre el libro La Biblia Desenterrada, escrito por el mencionado Israel Finkelstein, y el artículo Arqueología Bíblica.

También la reseña de un documental más reciente, 2.008: Los Secretos Enterrados de la Biblia

Ver Ficha de Josué y las Murallas de Jericó de la serie Misterios de la Biblia 2004

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies