Economía y Política, Mercado y Estado

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

Propuestas y Reformas

Mis Principios

Fallos del Mercado

La Falta de Honradez

Los Males del Estado

Los Impuestos

¿Cuántos Impuestos Pagamos?

Propuesta de IRPF

Las Subvenciones

Los Monopolios

El Estado Regulador

Las Bases de la Libertad

Errores y Mentiras

Bibliografía

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.162.15.31

Datos de Pagina

Desde los primeros impuestos hasta hoy, cualquier motivo es bueno para expoliarnos

Creada09-04-2003
Modificada04-05-2013
Total Visitas283
Septiembre1

Los Impuestos

Cuando las primeras bandas de delincuentes comenzaron a extorsionar a los artesanos y empresarios de las ciudades comenzando a cobrarles por su 'protección', fue cuando se creó el primer impuesto, hoy llamado el IAE, Impuesto de Actividades Económicas.

Cualquier persona que tenga un bien o una habilidad y quiera ofrecerla a otras personas a cambio de un importe monetario, no puede hacerlo libremente sino que primero tiene que cumplir con los ritos exigidos por los descendientes de aquellas bandas. Primero tiene que pedir permiso, pagar diversas licencias, obedecer determinadas regulaciones y sólo cuando el concejal de turno se avenga a ello le concederá la licencia para que pueda abrir su negocio.

Ni que decir tiene que si un funcionario o político tienen el poder de decidir si le dan o no ese permiso, a cualquiera de ellos le sería muy fácil acelerar o retrasar los trámites según la capacidad del empresario de "engrasar" la maquinaria burocrática.

Cuando los gobernantes querían más dinero para financiar guerras o cruzadas o cualquier cosa que al Señor se le ofreciera desear, inventaba otros impuestos. Se cobraron impuestos también a los propietarios de viviendas (el IBI) a los propietarios de terrenos (el Catastro) a los de vehículos (el IVTM o Numerito) a los pastores por su ganado y a los agricultores por sus cosechas. Cada vez que a un gobernante se le ocurría que necesitaba más dinero para algo se inventaba un nuevo impuesto.

Cualquier cosa que los ciudadanos pudieran hacer o poseer era susceptible de ser gravado con un impuesto. Así, en la Edad Media había impuestos hasta sobre las ventanas y las chimeneas. Ambos impuestos desaparecieron hace siglos, pero hoy en día, cuando hay administraciones que por su incompetencia gastan mucho más de lo que recaudan a los sufridos contribuyentes, ya hay quien intenta resucitarlas.

Los últimos impuestos que se han creado han sido sobre los salarios (el IRPF y la SS) y sobre las mejoras en los productos (el IVA), aparte de una extensa batería de impuestos específicos de diversos productos especiales (Gasolinas, Vinos, Tabacos, etc)

Como no es justificable tal expolio, los gobernantes llevan desde hace mucho (en realidad, desde siempre, desde que eran bandas de extorsionadores) intentando convencernos de que el dinero nos lo quitan por nuestro bien, para protegernos.

Y lo hacen, realmente nos protegen de que vengan otros ladrones a robarnos.

A cambio de que sólo puedan robarnos ellos.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies