Economía y Política, Mercado y Estado

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

Propuestas y Reformas

Mis Principios

Límites de la Libertad

Necesidades Humanas

Primeras Necesidades

Principios de Economía

Principios del Mercado

Egoísmo y Altruismo

La Libre Competencia

Origen del Dinero

Las Primeras Ciudades

Primeras Empresas

El Mercado Laboral

Evolución del Mercado

Recapitulación

El Sector Comercial

El Sector Judicial

Los Jueces y la Ley

Sistema Judicial

Origen de la Riqueza

El Sector Financiero

Principios sin Fin

El Orden Espontáneo

Mercado Incontrolable

Fallos del Mercado

Las Bases de la Libertad

Errores y Mentiras

Bibliografía

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP34.204.189.171

Datos de Pagina

El Sector Judicial nació hace miles de años en las primeras ciudades de la Historia para resolver los conflictos que aparecieron por la convivencia de desconocidos en las ciudades.

Creada01-04-2003
Modificada02-05-2013
Total Visitas205
Octubre3

El Sector Judicial en la Antigüedad

Cuando las relaciones comerciales entre las personas son esporádicas, del tipo: "te compro esto y te doy esto a cambio", si uno de los dos considera después que ha sido engañado tiene dos opciones: Discutir para intentar ser compensado, o dejar de realizar intercambios con la persona que le ha engañado.

Tomemos por ejemplo el caso de un curtidor que vende pieles. Pongamos que una persona compra una piel y al cabo de unas pocas semanas ve que la piel se está pudriendo por un tratamiento inadecuado durante su curtido. El cliente puede reclamar al curtidor deshacer el trato, devolver la piel requiriendo lo pagado, o una piel similar pero en buenas condiciones. Si el curtidor no se aviene a satisfacer las demandas del cliente, este podrá atacar la reputación del curtidor, comentando a sus conocidos el problema que ha tenido.

Una persona, sea artesano, asalariado, empresario o comerciante, debe extremar el cuidado de su reputación.

Si un artesano tiene buena reputación tendrá clientes fijos, la demanda de sus productos será mayor que la de otros competidores y por tanto podrá pedir precios más altos. Pero si tiene mala reputación perderá clientes, sus productos no se venderán tan fácilmente y tendrá que bajar sus precios para poder venderlos al mismo ritmo que los produce.

El artesano que quiere tener más éxito, debe proteger su reputación, y para ello está obligado a satisfacer las quejas de sus clientes.

Pero hay ocasiones en las que al artesano sabe que es él quien tiene razón, que el cliente dejó abandonada la piel durante una noche de lluvia y por eso se ha estropeado, por tanto no se considera obligado a resarcir la pérdida del cliente.

¿Cómo se puede resolver este tipo de conflictos?

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies