Economía y Política, Mercado y Estado

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

Propuestas y Reformas

Mis Principios

Fallos del Mercado

La Falta de Honradez

Los Males del Estado

La Corrupción

¿Cómo se Corrompen las Personas?

¿Cómo Evitar la Corrupción?

Reforma de Partidos

Salarios Políticos

Listas Abiertas

Voto Continuo

El Poder de los Votos

El Estado Ineficiente

Los Impuestos

Las Subvenciones

Los Monopolios

El Estado Regulador

Las Bases de la Libertad

Errores y Mentiras

Bibliografía

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.162.123.74

Datos de Pagina

El poder de los políticos debe depender de los votos que tengan. Un político que tenga un millón de votos DEBE tener más poder que otro que represente sólo a diez mil votantes.

Creada08-04-2003
Modificada27-05-2013
Total Visitas79
Julio2

Contador y estadísticas gratis para su sitio web en www.motigo.com

El Poder de los Votos

Ahora bien, una vez elegidos los diputados, su poder decisorio no será de un voto por diputado, sino que cada diputado tendrá tantos votos como ciudadanos le han votado.

Si hay treinta millones de votantes, y cada votante dispone de tres votos, habrá un total de noventa millones de votos en juego. Eso significa que un cabeza de lista que recibiese el apoyo de la mitad de los electores, tendrá en su haber quince millones de votos. Cada diputado tendrá un numero de votos distinto, y habrá diputados cuya opinión tenga el respaldo de quince millones de españoles y otros cuya opinión tenga el respaldo de diez mil votantes.

¿Por qué el voto de cada uno de estos diputados va a valer lo mismo?

El diputado no vota por sí mismo, sino por los electores a los que representa. Si un diputado tiene la confianza y representa a quince millones de personas, su voto y opinión debe pesar mucho más que el voto y opinión de un diputado que solo represente a diez mil votantes.

Antes de que existieran ordenadores podía ser lógico que, por simplificar, los votos de todos los diputados valieran lo mismo, pero hoy en día, cuando los cálculos matemáticos se realizan de forma automática en cuestión de milisegundos, no tendría ninguna dificultad que a la hora de realizar cualquier votación el voto de cada diputado valga tanto como los ciudadanos a los que representa.

Es opinión axiomática de la gran mayoría de las personas que en una democracia el voto de una persona debe valer lo mismo que el voto de otra persona.

Pero tratándose de representantes políticos, no. No vale lo mismo la opinión de un político que representa la voluntad de quince millones de españoles que la de otro que representa la voluntad de diez mil. Por eso en las votaciones del congreso, si se quiere que sean realmente DEMO-cráticas, es decir, que gobiernen los ciudadanos, la opinión de cada diputado debe pesar tanto como el número de ciudadanos a los que representa.

El cargo de Presidente del Gobierno (municipal, autonómico o nacional) será para el candidato que haya recibido más votos en la lista más votada, y será él quien asuma la responsabilidad de formar gobierno. Si no tiene mayoría absoluta para hacerlo en solitario deberá llegar a un acuerdo de gobierno con la segunda fuerza del gobierno. Este acuerdo puede ser mediante un acuerdo de reparto de cargos y presupuestos o mediante el reparto de tiempos de gobierno.

Pero en todo caso, en todas las decisiones que se hayan de tomar, los diputados votarán, no por sí mismos, sino por los españoles a los que representan, y por tanto no será de extrañar que cuando se tome alguna decisión en el congreso, con doscientos diputados presentes, haya un resultado como: 12.345.678 votos a favor y 9.876.543 votos en contra.

Un resultado así representará mucho mejor la voluntad de los ciudadanos.

Conclusión

En mi opinión, un sistema electoral que incluyera las características de Limitación de Salarios de los Políticos, Listas Abiertas, Voto de ReprobaciónVoto Registrado y Continuo y Poder Delegado podría funcionar bastante bien y se podría implantar, no solo para las elecciones internas de los partidos, sino también para las elecciones municipales, autonómicas y nacionales, si las oficinas de registro de voto no son controladas por el estado ni por los partidos, sino que funcionan como las notarías, es decir, empresas privadas que no intentan complacer a los gobernantes, sino a sus clientes, los ciudadanos.

Si las oficinas de registro de voto estuvieran controladas por el gobierno, ¿quién vigilaría a los vigilantes?.
¿Quién nos garantiza que los políticos que controlen dichas oficinas no usarán su poder para manipular las cifras a su conveniencia y perpetuarse en el poder?. Tantas veces lo han hecho con votos de papel que mucho menos les costaría con votos electrónicos.

Por eso es preferible que las empresas que hagan los recuentos de votos sean empresas privadas, gestorías o notarías, y estén lejos de las sucias manos de los políticos.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies