Economía y Política, Mercado y Estado

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

Mis Principios

Fallos del Mercado

La Falta de Honradez

Los Males del Estado

La Corrupción

¿Cómo se Corrompen las Personas?

¿Cómo Evitar la Corrupción?

Reforma de Partidos

Salarios Políticos

Listas Abiertas

Voto Continuo

El Poder de los Votos

El Estado Ineficiente

Los Impuestos

Las Subvenciones

Los Monopolios

El Estado Regulador

Las Bases de la Libertad

Errores y Mentiras

Bibliografía

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Evitar la Corrupción limitando la duración de su Cargos Públicos.

Creada08-04-2003
Modificada06-08-2014
Total Visitas24473
Julio133
Junio342
Mayo417
Abril355
Media Mensual433

¿Cómo Evitar la Corrupción?

El retrato que hemos hecho hasta ahora puede parecer desolador. La frase con la que empezamos se cierne como una lápida sobre la esperanza de mejorar las cosas.
Pero la corrupción no es inevitable. Se puede controlar. Se puede limitar. Basta encontrar un medio de que la corrupción no se llegue a instalar en la administración pública. Basta encontrar un medio de que las personas que se dedican a la política no tengan ocasión de aprovecharse para sus propios fines y que si alguna persona lo hace pueda ser apartada de inmediato de la política.

Hay dos aspectos a considerar: La prevención de la corrupción y el descubrimiento y castigo de los corruptos.

Para el primer aspecto vamos a hacer un símil que a primera vista puede parecer fuera de lugar, pero posteriormente podrá aportarnos una solución sencilla para prevenir gran parte de los casos de corrupción.

El Cultivo de las Patatas

Si plantamos patatas en un terreno varios años sucesivos, las cosechas irán siendo cada vez más pobres y al cabo de pocos años tendremos patatas más pequeñas y enfermas, muchas de ellas podridas.

En todos los suelos hay miles de millones de bacterias de cientos de miles de especies diferentes. Cuando plantamos patatas, sus raices producen unas sustancias que benefician a una determinada clase de bacterias, y estas proliferan y se hacen mucho más numerosas.

Pero estas bacterias son perjudiciales para las raices de las patatas, de ahí que sucesivas plantaciones darán cosechas más pobres, hasta que al cabo de pocos años se cosechen patatas mucho más pequeñas y enfermas.

La solución para evitarlo es realizar una Rotación de Cultivos. Sembrar cada año unas plantas diferentes en las que se vayan alternando especies como cereales, verduras, raices.

Incluso puede resultar conveniente dejar algunos años sin cultivar el terreno y usarlo para tirar en él las basuras orgánicas y tener gallinas, conejos o vacas que con sus excrementos fertilizen el terreno.

De esa forma, si un año esas bacterias proliferan, en los siguientes años se reducirán hasta recuperar un nivel en que el cultivo de las patatas no se vea tan perjudicado.

Ver: El Cultivo de las Patatas

El Cultivo de la Corrupción

En el tema de la corrupción de los políticos, vemos que hay varios puntos en común.

Por regla general un político empieza su carrera con objetivos honestos (no entremos en si sus ideas políticas son correctas o equivocadas, esta argumentación sirve para ambos casos). La situación de poder que ocupa se ve atacada por las bacterias de la corrupción y durante un cierto tiempo el político podrá ser fiel a sus principios, pero tarde o temprano puede comenzar a caer por la escala de la corrupción.

Ahora bien, si un político ocupa un cargo en una administración durante un número determinado de años, y antes de que le dé tiempo a corromperse cambia de cargo o de administración, las cadenas de la corrupción se rompen.

Al establecerse en un cargo diferente en la misma administración o en el mismo cargo en una administración distinta, los agentes corruptores (empresarios o profesionales con los que se relacione por razón de su cargo) deben comenzar de nuevo su labor de corrupción del nuevo político que ha pasado a ocupar el cargo.

Al mismo tiempo, el político trasladado no conoce a los nuevos agentes con los que tiene que relacionarse y si ya ha establecido contactos que le han llevado en la dirección de la corrupción, a partir de ese momento perderá esos contactos y deberá actuar con honestidad (bien sea por ser fiel a sus principios o al menos por prudencia) ya que no sabe cuáles de los nuevos agentes con los que se relaciona podrían entrar en el juego de la corrupción.

Quiero hacer aquí una aclaración:

Ni todos los políticos acaban corrompiéndose, ni todos los agentes con los que se relacionan (empresarios y profesionales) son corruptores.

Hay excelentes políticos, empresarios y profesionales que jamás serían corrompidos ni corruptores, pero la historia nos ha enseñado que hay muchos en esas circunstancias y por desgracia solo conocemos los que son descubiertos.

En realidad solo sabemos que algunos son descubiertos, pero no sabemos cuántos políticos corruptos hay realmente.

Evitar las Malas Hierbas

Igual que los agricultores inventaron la rotación de cultivos para mejorar las cosechas en años sucesivos, los políticos deben establecer un sistema de alternancia de las personas en el poder para evitar la corrupción.

En el sistema político en el que vivimos hay una serie de administraciones públicas. La Administración Local es la más cercana a los ciudadanos. Después está la Administración Autonómica y por último la Administración Nacional.

En este momento la legislación electoral permite que un político ocupe un mismo cargo en la misma administración de forma indefinida siempre que tenga el respaldo de las urnas.

En mi opinión debería modificarse la ley electoral para asegurar la alternancia de las personas en el poder.

Con esto no me refiero a la Alternancia del Gobierno, a que cambien los partidos gobernantes. Si un partido gobierna mal hay que cambiarlo. Pero si gobierna bien, no hay por qué cambiarlo.

A lo que me refiero es que un político NO DEBE permanecer más que un tiempo limitado ocupando el mismo cargo en la misma administración.

Aunque un político pase toda su vida en un mismo Ayuntamiento, NUNCA debe permanecer en el mismo cargo durante más que un tiempo limitado de seis o, como mucho, ocho años.

Una persona que quisiera dedicar su vida a la política debería asumir desde el principio que si ocupa un cargo de poder no podrá hacerlo durante más de dos legislaturas seguidas en la misma administración.

Si una vez cumplido este requisito desea seguir dedicándose a la política deberá prepararse para ocupar un cargo diferente en la misma administración o si desea seguir con el mismo cargo, hacerlo en una administración diferente. Lo que sea necesario para que podamos estar seguros de que, si ha tenido contactos con agentes corruptores, deje de tenerlos.

Aunque hemos hablado principalmente del mundo de la política, el problema de la corrupción existe en todas las organizaciones formadas por personas que puedan controlar dinero de otros o medios de poder, como Sindicatos, Empresas y hasta Organizaciones de Caridad, siempre que haya alguien que pueda manejar la caja o que pueda tomar decisiones de a quién se ayuda y a quién no.

Por ello todas estas organizaciones deberían contar con medios semejantes para luchar contra la corrupción de las personas que trabajen en ella.

Líbranos de la Tentación

Para que un político se libre de la corrupción, debe mantenerse lejos de la tentación.

La mejor solución sería que en ningún caso manejara dineros de otros ni pudiera tomar decisiones de las que pudiera beneficiarse directamente o hacer favores para conseguir un posterior beneficio indirecto. Por ejemplo, yo te doy una subvención si tú contratas a mi hija y le pagas a ella un buen porcentaje de la subvención. O te doy la licencia para que hagas una obra si me pagas bajo cuerda el tres por ciento. O hago unas leyes que te beneficien y cuando yo me retire de la política entro por la puerta giratoria como consejero de tu empresa, cobrando un pastón por ir un par de veces al año.

Las Subvenciones se deberían eliminar. (Ver Las Subvenciones)

Las Licencias deberían ser innecesarias.

Estas dos medidas tan simples servirían para que la mayor parte de las posibilidades de corrupción de los políticos desaparecieran.

Pero aunque desaparecieran las Subvenciones y las Licencias, hay aún muchos casos en que los políticos pueden beneficiar por medio de decisiones o leyes a determinados empresarios.

¿Cómo vamos a evitar que los políticos tomen esas decisiones?

Es imposible, por eso, la mejor manera de intentar reducir la corrupción es establecer un sistema obligatorio de Alternancia de los Políticos en los cargos públicos, de forma que no tengan tiempo de establecer lazos de corrupción permanentes.

La Carrera Política

La carrera de un político debe comenzar por la Administración Local, permanecer en ella como concejal como mínimo durante ocho años antes de pasar a la Administración Autonómica. Y a los ocho años de haber demostrado su capacidad y su honradez, que pase a la Administración Nacional.

Pero esté el tiempo que esté en una misma administración, NUNCA debe conservar un mismo cargo o responsabilidad durante más de seis u ocho años, para que no tenga tiempo de corromperse o, si ya está corrupto, romper sus relaciones y contactos y que no tenga más remedio que volver a empezar.

Y esto tiene además dos ventajas:

  • El político corrupto corre un riesgo mayor de ser descubierto y, por tanto, puede llegar un momento en que decida no correr riesgos.
  • Mientras menos posibilidades de corrupción existan en la administración pública, serán menos las personas corruptas que decidan dedicarse a la política.

Y eso ya sería todo un logro.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies