Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Mentes Brillantes

La Carrera del Revólver

La Guerra de las Corrientes

El Dominio de la Prensa

La Guerra de la Aviación

La Guerra de la Televisión

La Carrera de la Bomba Atómica

La Carrera Espacial

La Guerra de los Ordenadores

Tecnología Espacial

Inteligencia Artificial y Robótica

La Energía Nuclear

Tecnologías Ecológicas

Nanotecnologías

¿Llegaremos a ser Dios?

Inventos

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.234.228.185

Datos de Pagina

La Carrera Espacial en la que se enfrentaron URSS y USA para ser los primeros en dominar el Espacio

Creada12-03-2018
Modificada12-03-2018
Total Visitas31
Noviembre5

Reseña del Documental Von Braun y Korolev de la serie Mentes Brillantes

Von Braun Vs Korolev
La Carrera Espacial

En las últimas semanas de la II Guerra Mundial, las tropas del ejército USA entraban en Alemania desde el Sur y el Oeste mientras las soviéticas entraban por el Este.

Su objetivo es conseguir la derrota del ejército nazi, pero también capturar a su enemigo más peligroso, un científico que había estado a punto de darle la victoria a Alemania.

En el campo de concentración de Mittelbau-Dora, las tropas USA encontraron una fábrica subterránea en la que se habían construido las letales bombas volantes V-2.

Allí se encontraron planos y diseños de las bombas volantes que durante los últimos meses habían bombardeado Inglaterra sin defensa posible.

Solo faltaba encontrar al hombre que las diseñó.

El Hombre que Miraba a las Estrellas

Wernher Von Braun fue un ingeniero alemán que soñaba con construir cohetes para viajar al espacio. Creía que el espacio era la nueva frontera en la que la humanidad debía dar los próximos pasos. Pero sus proyectos eran muy caros y con muy pocas posibilidades de ser rentables, por lo que sólo gobiernos poderosos podrían llegar a financiarlos.

En el transcurso de la II Guerra Mundial apeló a las ansias militaristas del ejército nazi para ofrecerle la posibilidad de construir bombas volantes, cohetes no tripulados que podrían llevar bombas hasta cientos de Km de distancia.

El ejército alemán financió sus proyectos y consiguió construir los primeros cohetes capaces de llevar una bomba hasta más de 300 Km de distancia.

Según dicen, cuando se probó el primer misil, Von Braun comentó:

— La prueba ha sido un éxito. Sólo ha caído en el planeta equivocado.

Lo que él hubiera querido es que el cohete hubiera alcanzado otro planeta.

Al finalizar la guerra, Von Braun se entregó a las autoridades USA ofreciendo sus servicios y los del equipo de científicos que le acompañaban.

Misiles Intercontinentales

El ejército soviético también buscaba las instalaciones donde se fabricaban las bombas volantes y también encontró planos y piezas que llevaron a la URSS con el fin de crear su propio sistema de misiles capaces de atacar a sus posibles enemigos.

Al mando del proyecto colocaron a Sergei Korolev, militar y científico, que igual que Von Braun también aspiraba a que la humanidad conquistara el espacio.

Mejorando los diseños de las bombas V2, los soviéticos construyeron cohetes más grandes, desarrollaron un nuevo sistema de direccionamiento y en sucesivos modelos, desde el R-1 al R-5, diseñaron un sistema muy mejorado, capaz de alcanzar con gran precisión objetivos a más de mil Km de distancia.

Cuando los científicos soviéticos crearon una bomba termonuclear, cien veces más potente que la Bomba Atómica de Hiroshima, su siguiente paso era colocarlo en la cabeza de un misil para enviarlo y hacerlo detonar en cualquier parte del mundo.

Para poder llevar una carga tan pesada, Korolev diseñó el R-7, no un cohete, sino siete, con cinco cohetes adosados en la base para dar el impulso inicial y dos cohetes más que se dispararían una vez desprendidas las fases anteriores.

Es un diseño innovador, un cohete compuesto de varias fases. Sólo falta construirlo.

Tiempo de Espera, Tiempo de Esperanza

Von Braun y su equipo de ingenieros permanecen en una base militar de Texas a la espera de una decisión del gobierno USA. Son cinco años de estancamiento, sin realizar ningún trabajo en aquello de lo que eran expertos.

Frustrado por la espera, escribe un artículo a la revista Collier's, de amplia difusión en USA.

Cruzando la Última Frontera

Collier's, 22 de Marzo de 1.952

Científicos e ingenieros saben ya cómo construir una estación en el espacio, orbitando la Tierra a 1.700 Km de altura. El proyecto se puede realizar en 10 años con un coste del doble que la Bomba Atómica. Si lo hacemos podremos no sólo preservar la paz, sino dar un gran paso para unir a la Humanidad.

Éste y otros varios artículos en los que pide apoyo para la exploración del espacio, atraen la atención del productor Walt Disney, que está buscando ideas futurista para su nuevo parque temático, Disneylandia, en California.

Disney presenta a Von Braun en un programa de TV donde explica el ambicioso proyecto de, entre otros objetivos, llegar a la Luna.

Más de 40 millones de americanos ven el programa.

Cambio de Objetivos

Tras varios años de desarrollo, el cohete R-7 de Korolev está listo para su primer ensayo. Con una bomba termonuclear simulada, el cohete es disparado desde Baikonur hasta la península de Kamchatka, a 6.400 Km de distancia. Es la misma distancia que hay desde suelo ruso hasta Washington.

Ante la posibilidad de sufrir un ataque de misiles contra el que no tienen defensa, el presidente Eisenhower, ordena iniciar un programa para el desarrollo de misiles de alcance intercontinental, pero aún duda en usar a los científicos alemanes, antiguos enemigos, para la defensa del país.

Mientras tanto, el programa de cohetes de Korolev cambia sus objetivos y prepara el lanzamiento de un cohete al espacio, para colocar en órbita el primer satélite artificial.

El Sputnik es una esfera de 90 Kg que contiene sólo un transmisor de radio, termómetros y baterías. Es tan simple que sólo tardan un mes en fabricarlo.

En Octubre de 1.957 fue puesto en órbita, causando alarma y consternación en USA. Por primera vez en la historia, su país podía ser vulnerable al ataque de una gran potencia extranjera.

Eisenhower aceleró los planes para colocar un satélite propio en órbita, pero no lo hicieron los mejores ingenieros que había en USA, Von Braun y su equipo, sino la marina.

Apenas dos meses más tarde, el 6 de Diciembre de 1.957, se intentó el lanzamiento desde Cabo Cañaveral del cohete Vanguard. Fue un fracaso y una humillación, emitido por Televisión a la vista de millones de espectadores de todo el mundo.

Por fin Eisenhower accede a que Von Braun y su equipo colaboren para alcanzar a la URSS en la carrera espacial.

En tan solo 5 semanas, el 31 de enero de 1.958, el cohete Júpiter C diseñado por Von Braun está listo para el despegue.

Esta vez con éxito.

Las Primeras Victorias

La Carrera Espacial ya tiene a sus dos corredores en la pista, pero Korolev lleva una inmensa ventaja. Su siguiente reto es enviar una persona al espacio.

En Abril de 1.961 consigue poner al primer cosmonauta, Yuri Gagarin, en órbita.

Traerlo de vuelta a la Tierra fue mucho más peligroso que enviarlo. Los retrocohetes iniciaron el frenado y el descenso a la Tierra, pero luego no se desprendieron por completo, por lo que la cápsula de Gagarin descendió de forma incontrolada. Afortunadamente el calor de la reentrada quemó el cable que aún unía la cápsula a los motores y, ya libre, la cápsula se estabilizó. Gagarin pudo abrir los paracaídas a 7.000 metros de altitud y descendió, a 300 Km del lugar previsto, pero ileso.

En apenas 108 minutos había recorrido 40.200 Km.

De nuevo la URSS había ganado una nueva etapa de la Carrera Espacial.

Carrera a la Luna

El nuevo presidente, John Kennedy, decide plantear un reto para ganar la carrera espacial, poniendo como objetivo enviar un hombre a la Luna antes de que termine esa década.

Von Braun teme que un lanzamiento directo sería imposible, así que hace un proyecto para enviar una docena de cohetes al espacio con los medios para construir una estación espacial. Allí se enviarían las piezas que luego se montarían para construir el vehículo lunar.

En la empresa contratada para construir ese vehículo trabaja el joven ingeniero Thomas Kelly. Tras realizar sus propios cálculos llegó a la conclusión de que para descender y luego volver a despegar de la Luna, con una gravedad 6 veces menor que la terrestre, no hacía falta un vehículo tan grande como el diseñado por Von Braun.

Su proyecto consistía en enviar un único cohete hasta la órbita lunar. Allí se separaría un módulo mucho más pequeño para alunizar. Luego volvería a despegar para reencontrarse con su nave nodriza y ésta regresaría a la Tierra.

Las maniobras nunca se han probado, es una misión mucho más arriesgada que plantea retos que nunca se habían pensado. Pero también es más rápida de realizar.

Al conocer esta nueva propuesta, Von Braun la estudió detenidamente y reconoció que, aunque era más arriesgada, también sería más rápida y, sobre todo, mucho más barata que la suya. Ante la tesitura de seguir defendiendo su proyecto y ser apartado del mismo, decidió apoyar el plan de Kelly, afirmando que era el más práctico para llegar a la Luna en el plazo comprometido por Kennedy.

Von Braun y Kelly se hicieron cargo del proyecto e iniciaron el diseño y la construcción del cohete Saturno V, de 111 metros de altura, con 3 fases de propulsión.

Mientras tanto los soviéticos han seguido progresando en la carrera espacial. Korolev envió un objeto, el Luna 2, a la superficie de la Luna, y está preparando planes para enviar en breve un cosmonauta soviético para ser el primero en pisar la Luna.

Pero entonces sufren un tropiezo fatal. En 1.966, Sergey Korolev muere a los 59 años de edad y es enterrado en un lugar de honor, el muro del Kremlin.

Su sustituto, Vasili Mishin, asume el mando del proyecto espacial e inicia la construcción de la versión soviética del Saturno V.

El 9 de Noviembre de 1.967, Von Braun y Kelly realizan la primera prueba del Saturno V con éxito.

En Diciembre de 1.968, a falta de un año del plazo comprometido por Kennedy, la NASA envía el Apolo VIII, la primera misión que orbitará la Luna con tripulantes a bordo.

En Febrero de 1.969, el cohete construido por Vasili estalla al despegar. El programa espacial soviético nunca se recuperó de la muerte de Korolev.

Tras enviar en rápida sucesión las misiones Apolo IX y X, el 16 de Julio de 1.969 se lanza el Apolo XI, con tres astronautas que alcanzan la órbita lunar. Allí se despega el módulo lunar que aluniza en el Mar de la Tranquilidad y el 20 de Agosto Neil Armstrong es el primer hombre en pisar la Luna.

En mi opinión

Primero de todo, recomiendo ver también el documental Cómo ganó Rusia la Carrera Espacial. Se narra prácticamente la misma historia pero con mucha información complementaria.

Segundo de todo, me ha sorprendido que Von Braun planeara inicialmente la construcción de una base espacial en órbita terrestre para desde allí enviar una nave a la Luna.

Portada de Ciudades del Espacio, de Gerard K. O'NeillEn 1.979 compré un libro, Ciudades del Espacio, en el que se proponía construir una base permanente en el espacio donde se fabricarían placas fotovoltaicas con el fin de abastecer de energía limpia y gratuita a toda la Tierra. En el proceso se construirían talleres, laboratorios de investigación, observatorios astronómicos y todas las infraestructuras necesarias para alojar a miles de personas en ciudades espaciales en rotación, donde la Fuerza Centrífuga sustituiría a la Gravedad.

Todo este proceso lo describí en los primeros artículos que publiqué en Internet, en la sección Ciudades en el Espacio. ¡En 1.999, el siglo pasado!

Actualmente se habla mucho de enviar una próxima misión a Marte, pero yo siempre he pensado que primero deberíamos construir una base en el espacio desde donde se enviarían las futuras naves que explorarían el Sistema Solar, Marte incluido.

La nave que viaje a Marte no tiene que ser un cohete lanzado desde la Tierra, sino construido en el espacio.

Al no tener que soportar el lanzamiento desde la Tierra, la nave puede ser mucho más grande, no tiene que ser aerodinámica ni necesita ser tan robusta para soportar su propio peso ni la aceleración del despegue desde la Tierra.

Habitat Rotacional, película Marte (The Martian)En su construcción en el espacio se incorporará un hábitat rotatorio donde los tripulantes, sometidos a la fuerza centrífuga, podrán vivir cómodamente sin sufrir los daños de una prolongada ingravidez. Tal como se ha visto en la excelente película Marte (The Martian) protagonizada por Matt Damon.

Viajaría de la órbita terrestre a la marciana con impulsores de plasma o de iones, sin peligrosos combustibles químicos. Una vez en la órbita de Marte, un módulo de aterrizaje con motores químicos podría descender con facilidad a la superficie.

Me apena ver que ya en 1.962 Von Braun diseñó una estación espacial con el fin de enviar desde allí las futuras misiones y que por las prisas y el dinero se optara por soluciones más arriesgadas y con menos posibilidades de crecimiento.

De haberse optado por la solución de Von Braun, probablemente no se hubiera llegado a la Luna hasta varios años más tarde, pero hubiera existido una estación orbital mucho más versátil y fructífera que hubiera sido un escalón importantísimo en la conquista del espacio y su aprovechamiento en muchísimos aspectos para el beneficio de la Humanidad.

Y hoy, probablemente, habría decenas de miles de personas viviendo en ciudades espaciales y trabajando en todo tipo de laboratorios y fábricas, fabricando placas solares, extrayendo minerales de la Luna o de asteroides para producir nuevas aleaciones, productos químicos, medicinas, sondas y naves de exploración del Sistema Solar.

Ver Ficha de Von Braun y Korolev de la serie Mentes Brillantes

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies