Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Mentes Brillantes

La Carrera del Revólver

La Guerra de las Corrientes

El Dominio de la Prensa

La Guerra de la Aviación

La Guerra de la Televisión

La Carrera de la Bomba Atómica

La Carrera Espacial

La Guerra de los Ordenadores

Tecnología Espacial

Inteligencia Artificial y Robótica

La Energía Nuclear

Tecnologías Ecológicas

Nanotecnologías

¿Llegaremos a ser Dios?

Inventos

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.224.111.99

Datos de Pagina

La Carrera entre Heisemberg y Oppenheimer para construir la primera Bomba Atómica que diera la victoria a sus respectivos países en la II Guerra Mundial

Creada12-03-2018
Modificada12-03-2018
Total Visitas10
Julio2

Contador y estadísticas gratis para su sitio web en www.motigo.com

Reseña del Documental Oppenheimer y Heisenberg de la serie Mentes Brillantes

Oppenheimer Vs Heisemberg
La Carrera de la Bomba Atómica

Después de la I Guerra Mundial, Alemania estaba en la ruina económica a causa de las duras condiciones impuestas por Europa tras su rendición.

Muchos alemanes pensaban que para volver a ser próspera, Alemania también debería ser poderosa.

Heisemberg era uno de ellos.

El Científico de la Incertidumbre

Werner Heisemberg es un joven científico que ha centrado su campo de estudio en la Física Cuántica. En este campo se ha descubierto que el comportamiento de las partículas subatómicas no es el mismo que el de los objetos a escala atómica o superior.

Los electrones no se desplazan de forma lineal de un lugar a otro, sino que parecen estar en muchos lugares a la vez, más bien como una onda que como una partícula, y sólo cuando interactúan con otras partículas es cuando determinan una ubicación precisa.

Heisemberg descubrió que era posible averiguar la posición de los electrones, o su velocidad, pero no era posible determinar ambos datos simultáneamente. Es lo que se conoce como Principio de Incertidumbre de Heisemberg.

Por su descubrimiento le concedieron el Premio Nobel en 1.933, el mismo año en que en Alemania tomó el poder el partido Nacional-Socialista.

El programa científico llevó las teorías a la práctica y en 1.939 se anunció que los físicos alemanes habían conseguido dividir el átomo de Uranio.

El Físico Escéptico

A 8.000 Km de distancia, Robert Oppenheimer es profesor de física cuántica y no cree que sea posible la fisión atómica, pero al realizar el experimento según las especificaciones del equipo alemán consigue los mismos resultados.

Dividir un único átomo de Uranio produce una cantidad de energía muy pequeña, pero si se consiguiera fisionar muchos átomos en cascada la producción de energía sería inmensamente grande, 50 millones de veces más que la que produciría cualquier reacción química a partir de la misma cantidad de masa.

Las opciones eran fantásticas si se usaban para la producción de energía. Pero aterradoras si se usaban para la producción de armas.

De una forma u otra, pasar de la teoría a la práctica era algo que ocurriría, inevitablemente, en los próximos años.

El Ascenso del Nazismo

En los últimos años el Partido Nacional-Socialista de Hitler había promovido la industria bélica convirtiendo Alemania en una potencia militar. Y había iniciado una campaña para impedir que los judíos trabajaran en instituciones y empresas alemanas.

Un amigo me comentó una vez que Hitler, aparte de otras cuestiones, había sido un gran estadista que consiguió eliminar el paro de Alemania.

Cierto, le contesté. Al prohibir que los alemanes judíos trabajaran quedaron millones de empleos disponibles que fueron ocupados por alemanes de pura raza aria.

Y en cuanto pudo procedió a exterminar a seis millones de judíos, con lo que acabó con el paro.

Muchos científicos alemanes abandonan el país, algunos por ser judíos, otros por estar en contra del uso militar de los avances científicos.

Heisemberg se queda. No es nazi, pero es patriota, y decide quedarse para promover la ciencia y contribuir con ella al poderío de Alemania.

Tras un año de interrogatorios por sus anteriores contactos con científicos judíos como Einstein, Bohr, Plank y otros, los nazis aceptan su lealtad y le financian sus investigaciones.

En Junio de 1.939 Heisemberg viaja a USA y da una conferencia sobre la Fisión Atómica.

Allí tuvo una conversación con Oppenheimer que, preocupado por el cariz belicista de la Alemania de Hitler, le propuso que emigrara a USA donde sería bien recibido en cualquier universidad y donde podría desarrollar sus estudios. Pero Heisemberg declinó la oferta. Su patriotismo le lleva a trabajar por el bien de Alemania.

Unos meses más tarde, Hitler comienza sus campañas de invasión, dando inicio a la II Guerra Mundial.

El Poder de la Reacción en Cadena

El poder del átomo es grande, pero la energía que se consigue de uno o de unos pocos átomos es bastante reducida. Heisemberg propuso crear una reacción en cadena a partir del Uranio.

Básicamente, había que disparar un neutrón a un núcleo de Uranio. El Uranio se rompería en dos átomos más pequeños produciendo energía y emitiendo DOS neutrones. Éstos chocarían con dos núcleos de Uranio, que emitirían CUATRO neutrones, y así sucesivamente.

Todo este proceso ocurriría en millonésimas de segundo, y si la masa de Uranio era suficiente se produciría tal cantidad de energía que estallaría en una explosión atómica, millones de veces más intensa que la que producirían miles de toneladas de dinamita.

Los nazis le ordenan a Heisemberg que empiece a trabajar en ello.

El Proyecto Manhatan

Conociendo las intenciones de Heisemberg de fabricar una Bomba Atómica para ponerla al servicio del ejército alemán, varios científicos, entre ellos Albert Einstein, escriben una carta al presidente Roosevelt advirtiéndole de la amenaza y proponiéndole que USA desarrolle esa tecnología antes de que lo consigan los alemanes.

En Octubre de 1.941, Roosevelt crea el Proyecto Manhatan. Se importan desde el Congo Belga 1.250 Toneladas de mineral de Uranio que son procesadas y refinadas para conseguir Uranio puro.

Para dirigir el proyecto se nombró a Oppenheimer, que nunca había dirigido nada más complejo que un seminario de estudios, pero que fue capaz de convencer al ejército de que tenía capacidad para sacar adelante el proyecto.

Los alemanes llevan ya bastante delantera. Disponen de gran cantidad de mineral de Uranio y, para demostrar que es posible una Reacción en Cadena, Heisemberg construye una pila atómica, con un núcleo de Uranio rodeado de agua pesada y bombardeado por un emisor de neutrones. En las primeras pruebas se detectaron MÁS neutrones de los generados por el emisor, demostrando con ello que la Reacción en Cadena es posible.

Tras elegir un lugar aislado en medio del desierto de Nuevo Méjico, en Marzo de 1.943 Oppenheimer reúne a un grupo de los mejores científicos para comenzar a trabajar en la producción de una Bomba Atómica.

Con un amplio presupuesto se construyen con rapidez las viviendas, oficinas y fábricas donde han de trabajar los científicos y miles de trabajadores en el más absoluto secretismo.

La Bomba de Plutonio

Los primeros cálculos revelan que no van a disponer de Uranio suficiente para producir más que una bomba. Hay que buscar otro elemento radiactivo que sea más abundante y que tenga también la capacidad de generar una reacción en cadena.

Se concentran en el Plutonio, que puede ser fabricado en un reactor nuclear, aunque producir una reacción explosiva presenta mayores dificultades técnicas.

Mientras tanto, en Alemania, Heisemberg experimenta para producir una reacción en cadena más explosiva que las pruebas ya realizadas. Lo consigue, pero debido a la falta de previsión la energía es muy superior a la que sus sistemas de seguridad son capaces de contener. Ante la certeza de una inminente explosión ordena evacuar el laboratorio segundos antes de que estalle el reactor, destruyendo sus instalaciones.

Las noticias de la explosión llegan a USA, donde la interpretan como un indicio de que los alemanes están mucho más adelantados que ellos en el desarrollo de la Bomba Atómica.

Oppenheimer ha conseguido resolver los problemas de la producción de Plutonio, pero aún no sabe cómo hacerlo estallar.

Pero antes del proyecto Manhatan él había trabajado en el estudio de los Agujeros Negros. Sabía que una estrella gigante se mantiene en equilibrio entre la inmensa fuerza gravitatoria que intenta colapsar la estrella y las intensas reacciones nucleares de su interior que intentan hacerla estallar. Cuando el combustible interior se agota se dejan de producir las fuerzas expansivas y entonces la gravedad gana la batalla, comprimiendo la estrella hasta tal densidad que genera una explosión de Supernova, dejando en su centro un denso Agujero Negro.

En el Plutonio los átomos están tan separados entre sí que los neutrones generados en una fisión escaparían pasando entre millones de átomos sin llegar a golpear otros núcleos. Si hubiera alguna forma de hacerlo más denso y compacto, los núcleos atómicos estarían más cerca entre sí y los neutrones generados en el interior tendrían muchas más probabilidades de chocar con otros núcleos generando una reacción en cadena.

Oppenheimer idea rodear una esfera de Plutonio con numerosos explosivos que detonen todos al mismo tiempo enviando la fuerza hacia el interior.

La esfera de Plutonio se comprimiría hasta que sus átomos estuviesen mucho más cerca unos de otros y los neutrones que se generaran en su interior tendrían muchas más posibilidades de chocar con otros núcleos que de escapar al exterior.

En las milésimas de segundo en que se produjera esa compresión, la bomba de Plutonio estallaría en una gigantesca explosión atómica.

El Espía que Dudó

Nadie sabía cuán avanzado estaba el equipo de científicos de Heisemberg en el desarrollo de la Bomba Atómica. Los alemanes estaban perdiendo la guerra, pero si llegaban a construir una Bomba Atómica podrían dar la vuelta a la situación y producir un daño inmenso a los países aliados.

En Diciembre de 1.944 Heisemberg viaja a Suiza para celebrar una conferencia sobre Física y el servicio de espionaje USA envía a un espía a averiguar si los alemanes estaban cerca de construir la bomba, y de ser así, asesinarlo.

El espía no tiene conocimientos de física, pero espera algún comentario que indique que Heisemberg se siente optimista sobre el futuro de sus proyectos o que promete esperanzadoras noticias. Nada de esto ocurrió. Al contrario, cuando el espía intentó abordarle en la calle, Heisemberg se le enfrentó, pensando que se trataba de un agente de la SS, y le dijo que le transmitiera al Führer que si quería la Bomba Atómica que le diera buenos científicos, y no que le espiaran.

El instinto del espía le hizo ver que Heisemberg no tenía ningún as en la manga y decidió dejarlo ir sin matarlo.

Heisemberg continuó con sus investigaciones, pero ni Hitler ni el ejército alemán confiaban en ellas, por lo que apenas le dieron recursos.

En Mayo de 1.945 los ejércitos aliados tomaron los laboratorios, capturando a Heisemberg y los científicos más importantes de Alemania. Fueron enviados a una granja de Inglaterra donde les interrogaron y comprobaron que los nazis estaban a años de poder construir una bomba atómica.

El Destructor de Mundos

En Julio de 1.945 Oppenheimer ha podido fabricar una Bomba de Uranio y dos de Plutonio, pero dudan tanto de su funcionamiento que deciden probar una de las de Plutonio.

El Artefacto, como lo llamaron, es una esfera colosal de más de un metro de diámetro con 2.200 Kg de explosivos alrededor de una pequeña esfera de Plutonio. Los explosivos están conectados con detonadores de precisión dispuestos a estallar simultáneamente provocando la implosión del Plutonio y su consiguiente reacción atómica.

En una torre de 300 metros de altura, el 16 de Julio se hizo detonar el Artefacto, produciendo la primera explosión atómica de la historia.

Equivalente a 20.000 toneladas de TNT, la explosión generó una temperatura 10.000 veces mayor que la de la superficie del Sol.

Para entonces había terminado la Guerra en Europa, pero aún continuaba en el Pacífico contra las fuerzas de Japón.

La segunda bomba fue dejada caer sobre Hiroshima, el 6 de Agosto.

Al oír la noticia, Heisemberg no la creyó. Afirmaba que debía ser una falsa noticia, ya que no creía que fuera posible que se pudiera fabricar una Bomba Atómica tan pronto.

La tercera bomba en Nagasaki, el 9 de Agosto, obligó a los japoneses a su rendición, dando fin a la II Guerra Mundial.

El Fin de la Guerra

A Heisemberg nunca se le responsabilizó de su colaboración con el ejército durante la guerra, y regresó a Alemania libre de cargos para contribuir a la recuperación de la ciencia de su país.

Durante el resto de su vida Heisemberg aseguró que durante sus trabajos había entorpecido en lo posible sus propias investigaciones para evitar que la Bomba Atómica pudiera ser desarrollada en Alemania y ser un arma para los nazis.

A Oppenheimer se le considera el Padre de la Bomba Atómica, pero le acosan las imágenes de la devastación producida en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki. Y lo que es peor, la amenaza que las armas atómicas representarán para el futuro de la humanidad.

En mi opinión

Todos los avances científicos tienen aplicaciones para el Bien y para el Mal. Es una desgracia que la primera aplicación práctica de la ciencia del átomo haya sido para fabricar una bomba.

En cuanto a su uso sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, siempre he pensado que quizás hubiera bastado una demostración en el mar, a 10 Km de distancia de Tokio, para disuadir a los japoneses de que se rindieran, pero es muy fácil juzgar desde la distancia de los años. Tal vez en aquel momento los que tomaron esa decisión creyeron que era la que provocaría un final más rápido de la guerra.

Teniéndolo todo en cuenta, no me veo capaz de juzgar si se hizo bien o mal en matar a tanta gente para terminar cuanto antes una guerra en la que cada día morían miles de soldados de ambos bandos.

Y aunque no es por relativizar, a pesar de la potencia de la bomba, en varias ciudades alemanas bombardeadas se produjeron muchas más víctimas mortales usando miles de bombas convencionales.

Ver Ficha de Oppenheimer y Heisenberg de la serie Mentes Brillantes

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies