Economía y Política, Mercado y Estado

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

Propuestas y Reformas

Mis Principios

Fallos del Mercado

Las Bases de la Libertad

Los Primeros Derechos

Derecho a la Vida

Derecho a la Salud

Derecho a la Educación

Libertad de Expresión

Libre Circulación

Derechos de Familia

Liberalización del Matrimonio

El Registro Civil

El Cónyuge Dependiente

Matrimonio Homosexual

Derecho al Trabajo

Libre Empresa

Derecho a la Jubilación

Errores y Mentiras

Bibliografía

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.88.156.58

Datos de Pagina

El estado no debe celebrar ritos, ceremonias ni celebraciones, y no debe intervenir si alguien quiere hacerlo.

Creada12-01-2005
Modificada07-05-2013
Total Visitas98
Mayo5

Liberalización del Matrimonio

En mi opinión el estado debería eliminar el matrimonio civil, pues al estado no le importa, no le debe importar, la vida particular de los ciudadanos. El que sea religioso y quiera realizar el sacramento del matrimonio de su religión, que lo haga, tiene libertad para ello. Y si después quiere hacer una celebración con los familiares y amigos, estupendo.

El que no sea religioso puede, si quiere, hacer una celebración, y en ella, si quiere, realizar un ritual, con oficiante o sin él, copiando un ritual antiguo o inventando uno nuevo, intercambiando anillos, saltando una escoba o partiendo un jarrón, sólo ellos deciden.

Si una iglesia quiere institucionalizar el sacramento del matrimonio, tal como la católica ha hecho hasta ahora, será cosa suya y ella decidirá si permite casarse a determinadas personas o no. Cada iglesia es libre de aceptar o expulsar a sus feligreses según el cumplimiento de las normas que observen, y cada persona es libre de pertenecer a una iglesia o salirse de ella.

Pero igualmente, si una sala de fiestas y banquetes decide realizar una ceremonia del matrimonio y celebrarla en una "capilla", con un oficiante autorizado por un juzgado para la celebración de matrimonios, ¿por qué no va a poder hacerlo?. Supongo que los feligreses de iglesias que consideren que no hay más matrimonio válido que el suyo, podrán tener problemas éticos para casarse en un establecimiento distinto de una iglesia, pero igualmente el salón de bodas podría contratar a un sacerdote de cualquier iglesia y celebrar el rito que a los novios les parezca mejor.

En eso consiste la liberalización del matrimonio. Que la celebración de un matrimonio no sea un monopolio de la iglesia, pero tampoco del estado. Que un salón de bodas, que un hotel, que un capitán de barco, que un ministro de cualquier religión, que una asociación cualquiera, y si me apuras, hasta un partido político o sindicato laboral, puedan realizar, copiar o inventarse ritos y ceremonias para celebrar la boda de sus clientes o miembros.

Si una persona perteneciente a una iglesia se quiere casar por los ritos de su religión, así sea. Que prefiere casarse en una capilla dedicada a Elvis, como hacen algunos yanquis, ¿por qué no va a poder hacerlo?

Como si quiere casarse en un hotel, en un club de vacaciones, en un yate o en una organización de amantes de los ovnis.

Si es verdad que "hay gente pa tó", mientras con ello no perjudique a nadie, ¿a quién le puede importar?.

A los políticos, desde luego, no debería.

La administración pública no tiene por qué intervenir en la vida privada de las personas ni en la forma en que cada uno decida celebrar los distintos acontecimientos de su vida.

Lo único que debe hacer el estado es velar por la protección de las personas dependientes y los hijos.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies