Economía y Política, Mercado y Estado

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

Propuestas y Reformas

Mis Principios

Fallos del Mercado

Las Bases de la Libertad

Los Primeros Derechos

Derecho a la Vida

Derecho a la Salud

Derecho a la Educación

Libertad de Expresión

Libre Circulación

Derechos de Familia

Derecho al Trabajo

Libre Empresa

Derecho a la Jubilación

Errores y Mentiras

Bibliografía

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.84.236.168

Datos de Pagina

La Libertad, el Derecho y la Ley: Sus funciones en la Sociedad

Creada01-04-2003
Modificada07-05-2013
Total Visitas2069
Diciembre8

Las Bases de la Libertad

Para hacer que la sociedad sea un lugar mejor donde vivir, es preciso que haya unas reglas, unas normas de convivencia, unas leyes que eviten los comportamientos que atenten contra el prójimo. Y aquí confluyen tres conceptos importantes: La Libertad, el Derecho y la Ley.

Yo tengo Libertad para hacer cualquier cosa. Quiero que los demás no me impidan hacerlas. Pero no quiero que los demás me hagan determinadas cosas que a mí no me gustarían. Así que, para evitar que los demás me hagan determinadas cosas estoy dispuesto a renunciar a hacer esas mismas cosas. Es decir, yo renunciaré a matar a nadie si todas las demás personas renuncian a matarme a mí. Yo respetaré la propiedad de otras personas si las demás personas respetan mi propiedad.

Una vez llegados a este acuerdo, lo escribiremos en forma de Ley, que casi siempre será una prohibición como "No Matarás" o "No Robarás". A partir del momento en que aceptemos esta ley, yo tengo Derecho a que los demás respeten mi Vida y mi Propiedad.

Es un buen negocio, ¿no?.

De todo ello deducimos que La Libertad es previa a la Ley, y La Ley es previa al Derecho. La total libertad nos dejaría a merced de los caprichos de cualquiera más fuerte que nosotros. Aceptamos determinadas limitaciones de nuestra libertad a cambio de que los demás respeten una serie de derechos que yo tengo.

Esa es la función de la Ley.

Allá donde se establezca una ley es para garantizar un derecho que no debe ser violado por los demás. Allá donde no haga falta defender derechos, no hacen falta leyes.

Vemos pues que hay una distinción entre Libertad y Derecho. Para ejercer nuestra libertad no hacen falta leyes. Para proteger nuestros derechos sí.

Hay una famosa frase que dice:

La libertad de uno termina donde empieza la de los demás.

No es cierto. La libertad de uno entra muchas veces en conflicto con la libertad de los demás. La Ley es la forma de resolver esos conflictos estableciendo unos límites a esa libertad, estableciendo unos Derechos que no deben ser lesionados.

La frase anterior yo la expondría de la siguiente forma:

La libertad de uno debe terminar donde empieza el derecho de los demás.

Debe terminar, porque en realidad nuestra libertad sigue siendo ilimitada, podemos quebrantar la Ley y de hecho hay personas que lo hacen quebrantando el derecho de los demás. Para eso están la Policía y los Jueces con una doble misión: Primero, castigar a quienes quebranten las leyes. Segundo, demostrar a todas las personas que el crimen conlleva un castigo disuadiendo así a las personas que en un momento dado se puedan sentir tentadas de quebrantar la ley.

Y para establecer unas leyes justas, aceptadas por todos, debemos observar en primer lugar cuál es el fin que se persigue, qué derecho queremos que se respete.

Pero tengamos presente dos cosas muy importantes: Una ley debe servir para proteger un derecho igual para todas las personas. No se pueden hacer leyes que den más derechos a unas personas que a otras. Y lo segundo y no menos importante, que una ley debe ser conocida por todos. Debemos conocer las leyes para asegurarnos de no quebrantarlas. Si hay demasiadas leyes será imposible conocerlas todas y las personas andarán con miedo de quebrantar alguna ley que desconocen.

Un órgano legislativo que genere demasiadas leyes redundará en la falta de libertad de las personas. Hay que encontrar el término justo y ese término no debe sobrepasarse.

Pero los legisladores se ganan la vida haciedo leyes, y si limitamos el número de leyes los legisladores se quedarían sin trabajo, por tanto, para seguir cobrando, siempre intentarán hacer más y más leyes en una carrera que, si no se le pone coto, hará el sistema legislativo tan complejo que sólo unas pocas personas lo podrán conocer.

Y los demás nos veremos obligados a depender de ellos para defender nuestra libertad.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies