Economía y Política, Mercado y Estado

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

Propuestas y Reformas

Mis Principios

Fallos del Mercado

Las Bases de la Libertad

Los Primeros Derechos

Derecho a la Vida

Derecho a la Salud

Derecho a la Educación

Libertad de Expresión

Libre Circulación

Derechos de Familia

Derecho al Trabajo

Libre Empresa

Derecho a la Jubilación

El Sistema de Reparto

El Sistema de Ahorro

El Interés Compuesto

El Caso Chileno

¿Quieres ser Millonario?

Calculadora de Pensiones

Reforma del Sistema

Transición del Sistema

Sistema Mixto de Pensiones

Errores y Mentiras

Bibliografía

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP18.234.51.17

Datos de Pagina

Cómo un ahorro pequeño y constante durante toda la vida laboral, puede multiplicar enormemente nuestro capital

Creada13-02-2007
Modificada07-05-2013
Total Visitas128
Mayo2

La Magia del Interés Compuesto

El interés compuesto tiene una particularidad, y es que los intereses vienen a formar parte del capital, con lo cual al año siguiente no se ganará el 10% del capital inicial, sino del capital compuesto por el capital inicial más los intereses del primer año.

Si cada año ganásemos un diez por ciento del capital inicial, tardaríamos diez años en duplicar nuestro dinero, pero como el capital se va acumulando, el segundo año ganaremos el diez por ciento del capital inicial MÁS los intereses del año anterior. De esa forma, en vez de tardar diez años en ganar tanto como teníamos invertido, solo tardaremos siete años en duplicar nuestro capital inicial.

Siete años en duplicar nuestro capital inicial significa que en catorce años lo habremos multiplicado por cuatro, en 21 por ocho, en 28 por dieciséis y en 35 por 32.

Si partimos con mil euros, treinta y cinco años más tarde se habrán convertido en 32.000 Euros.

La cuestión es ahorrar mil euros el primer año, otros mil el segundo, otros mil el tercero, y así sucesivamente. De esa forma al cabo de treinta y cinco años habremos ahorrado un total de 35.000 Euros, pero gracias al interés compuesto tendremos un capital de...

¡¡ 235.000 Euros !!

Y estos 235.000 Euros nos darán unos intereses anuales de 23.500 Euros.

Edad Salario Ahorro Capital Renta
20 12.000 1.200 1.200 120
21 12.360 1.236 2.556 256
22 12.731 1.273 4.085 408
23 13.113 1.311 5.804 580
24 13.506 1.351 7.735 774
25 13.911 1.391 9.900 990
26 14.329 1.433 12.323 1.232
27 14.758 1.476 15.031 1.503
28 15.201 1.520 18.054 1.805
29 15.657 1.566 21.426 2.143
30 16.127 1.613 25.181 2.518
31 16.611 1.661 29.360 2.936
32 17.109 1.711 34.007 3.401
33 17.622 1.762 39.170 3.917
34 18.151 1.815 44.902 4.490
35 18.696 1.870 51.262 5.126
36 19.256 1.926 58.314 5.831
37 19.834 1.983 66.128 6.613
38 20.429 2.043 74.784 7.478
39 21.042 2.104 82.262 8.226
40 21.673 2.167 90.489 9.049
41 22.324 2.232 99.538 9.954
42 22.993 2.299 109.491 10.949
43 23.683 2.368 120.440 12.044
44 24.394 2.439 132.485 13.248
45 25.125 2.513 145.733 14.573
46 25.879 2.588 160.306 16.031
47 26.655 2.666 176.337 17.634
48 27.455 2.746 193.971 19.397
49 28.279 2.828 213.368 21.337
50 29.127 2.913 234.704 23.470
51 30.001 3.000 258.175 25.817
52 30.901 3.090 283.992 28.399
53 31.828 3.183 312.392 31.239
54 32.783 3.278 343.631 34.363
55 33.766 3.377 377.994 37.799
56 34.779 3.478 415.793 41.579
57 35.823 3.582 457.372 45.737
58 36.897 3.690 503.110 50.311
59 38.004 3.800 553.421 55.342
60 39.144 3.914 608.763 60.876
61 40.319 4.032 669.639 66.964
62 41.528 4.153 736.603 73.660
63 42.774 4.277 810.263 81.026
64 44.057 4.406 891.290 89.129
65 45.379 4.538 980.418 98.042

Lógicamente, hay otras variables a tener en cuenta, como la inflación, las subidas de salarios, las aportaciones extraordinarias que podamos realizar de vez en cuando, pero por regla general podemos asumir que si somos unos asalariados normales, de los que ganan mil euros al mes, y ahorramos todos los meses un 10% de nuestro salario invirtiéndolo en un fondo de acciones de bolsa, y trabajamos desde los 20 años hasta los 60, al llegar a esa edad tendremos un capital suficiente como para retirarnos y ganar de intereses una renta muy superior a la que haya sido nuestro salario a lo largo de toda nuestra vida. Entonces tendría pleno significado la palabra jubilación, pues tras cuarenta años de trabajo podríamos saltar de júbilo, dejar de trabajar, si queremos, ganando de nuestras rentas de capital mucho más de lo que hemos ganado de las rentas de trabajo a lo largo de toda nuestra vida.

 


A la derecha podéis ver un ejemplo de cómo crecerían nuestros ahorros si ahorrásemos todos los años un 10% de nuestro salario, suponiendo una inflación del 3% anual y una rentabilidad bursátil del 10%.

El Capital que tendremos ahorrado en cada año es igual al Capital del año anterior, más la Renta del año anterior y más el Ahorro del año actual.

Nótese que al llegar a los 53 años, 34 años después de empezar el plan, el capital acumulado ya nos generaría una renta igual a lo que ganamos de salario, y si nos retirásemos en ese momento podríamos ganar lo mismo ya hasta que muriéramos, a los 85 o 100 años, pero como la inflación sigue subiendo, el valor de esa renta sería cada vez menor, de ahí que no nos interese jubilarnos a esa edad.

En cambio, si nos jubilamos a los 60 años, ganaríamos de rentas de capital un 50% más de lo que ganábamos de rentas del trabajo. Si nos conformamos con seguir cobrando lo mismo, la diferencia hará que el capital siga aumentando por encima de la inflación y eso significa que no perderíamos valor adquisitivo aunque viviésemos cincuenta años más sin tener que trabajar.

Nótese también que si seguimos trabajando y ahorrando un diez por ciento hasta los 65 años de edad, acabaremos con un capital acumulado de ¡un millón de Euros!, que nos rentarían un salario mensual del doble de lo que jamás hubiésemos podido ganar.

Por último, si en lugar de mantener el capital total acumulado, calculamos que nos quedan 40 años de vida y decidimos disfrutar nuestro capital acumulado de forma que se gaste todo en el plazo que nos quede de vida, podríamos disponer de una renta aún mayor y, debido a que lo que va quedando de inversión sigue generando beneficios, nos podría durar fácilmente hasta los cien años.

Y lo bueno que tiene este sistema es que cuando muramos, el capital que haya quedado sigue siendo de nuestra propiedad y podrán heredarlo nuestros hijos y nietos, puesto que es nuestro dinero, no es una caridad que nos suministra el estado, y podremos disfrutarlo con orgullo, sabiendo que estamos consumiendo el dinero que hemos ganado con nuestro trabajo y nuestro ahorro sin depender de nadie y sin que tengamos que estar pendientes de las decisiones que tomen los políticos.

Por último, recordar que todos estos cálculos están hechos suponiendo una revalorización media anual de un diez por ciento, lo que supone que el capital se duplica cada siete años, pero que si el rendimiento anual medio fuera similar al que se ha producido en los últimos quince años, es decir, un 14%, esto haría que el capital se duplicara cada poco más de cinco años, y podríamos reducir enormemente los plazos necesarios para alcanzar una independencia económica que nos permitiera jubilarnos tras sólo veinticinco o treinta años de trabajo.

¿No es para saltar de júbilo?

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies