Economía y Política, Mercado y Estado

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

Propuestas y Reformas

Mis Principios

Fallos del Mercado

Las Bases de la Libertad

Errores y Mentiras

Ideas Bonitas que no Funcionan

El Socialismo

Políticos Honrados

Camino de Corrupción

Sobre Mas Libertad

Cuotas de Paridad

La Violencia de Género

Lenguaje NO Sexista

La Estafa Solar

Bibliografía

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.91.121.255

Datos de Pagina

Creada15-08-2008
Modificada21-03-2017
Total Visitas137
Abril6

La Estafa Solar

El gobierno de España ha promulgado una serie de leyes destinadas a fomentar el uso de los Paneles de Energía Fotovoltaica (EFV), con el fin de contribuir a la producción de energía limpia y ecológica.

La idea, que en principio parece una buena idea, contiene DOS trampas flagrantes que hace que las consecuencias de estas ayudas sean mucho peores que el mal que pretenden evitar.

Repasemos por un momento las "bienintencionadas" medidas del Gobierno

Cualquier persona que instale en el techo de su casa placas para generar energía eléctrica recibirá una subvención del 40% del coste de la instalación.

Hay dos formas de instalar Paneles EFV. La Primera es la que se puede instalar en una granja en el campo aislada de la red eléctrica. Esta instalación necesita también una batería para acumular la energía producida durante el día para su consumo por la noche, y un inversor de corriente que transforme la energía continua en alterna, que es con la que funcionan casi todos los aparatos domésticos.

Si el propietario de la casa quiere, hay medios adicionales, como Generadores Eólicos, Plantas de Combustión, etc, pero centrémonos en los Paneles EFV.

En una casa que tenga conexión a la Red de Distribución Eléctrica, tenemos una segunda opción: Se instalan Paneles EFV, pero no se consumen en la casa, sino que se envían a la Red Eléctrica. La compañía eléctrica nos instala un segundo contador de corriente para saber cuántos KiloWatiosHora hemos producido. De esa forma no tenemos que adquirir baterías ni inversor de corriente. La instalación resulta más barata y también está subvencionada.

Como también está subvencionada la energía que produzcamos a partir de ese momento. Nosotros seguiremos pagando por la energía que consumamos, exactamente como si no tuviéramos Paneles EFV, pero al mismo tiempo la energía que produzcamos y enviemos a la Red Eléctrica se nos pagará a un precio 5'75 veces superior al que nos cuesta a nosotros.

Es decir, pongamos que hemos consumido 300 Kwh y nuestros paneles han producido también 300 Kwh.

A unos 10 céntimos el Kwh pagaremos 30 Euros por la energía consumida. ¡Y cobraremos 170 por la producida!

Total, 140 Euros de beneficio.

Aquí aparece la primera trampa del gobierno. ¿De dónde salen esos 140 Euros?.
Nominalmente nos lo paga la Compañía Eléctrica, pero esta es una empresa que tiene que producir beneficios, así que no puede pagar por un producto más de lo que cobra por el mismo al venderlo, así que la Compañía Eléctrica paga lo que supone su coste de producción por Kwh y el Estado paga el resto.

Y ¿de dónde sale ese dinero?.

De los impuestos.

De los impuestos que pagamos todos los ciudadanos.

Es decir, cuando una persona instala Paneles EFV en el tejado de su casa está ganando dinero que le pagamos todos los ciudadanos, produciendo una energía que la Compañía Eléctrica produce más barata.

Hoy en día aún son pocas las personas particulares que han instalado Paneles EFV, pero cada vez con más frecuencia las Gasolineras, Edificios Públicos, y todo tipo de empresas realizan instalaciones similares y consiguen importantes beneficios económicos que costeamos todos los ciudadanos.

Y también cada vez son más los ciudadanos particulares que, teniendo una casa o chalet, deciden hacer este tipo de instalación, consiguiendo también un beneficio económico con la bandera del ecologismo.

Incluso grandes compañías petrolíferas, aliadas con bancos, han anunciado que van a invertir una enorme cantidad de dinero en hacer casi trescientas instalaciones de producción de EFV.

¿Por qué tantas instalaciones y no una sola trescientas veces más grande?. Porque si una instalación supera los 100 Kw de producción no puede beneficiarse de esas subvenciones, de ahí que el negocio consiste en hacer cientos de instalaciones que no superen esa producción y así beneficiarse de todas las subvenciones del estado.

En resumen, la subvención de los Paneles EFV supone una transferencia de dinero del bolsillo de los ciudadanos de clase media al de empresas y particulares que vivan en chalets y hayan instalado esos paneles.

Añadamos también el hecho de que en la nueva normativa sobre la construcción de la vivienda que el Gobierno está en trámite de aprobar, se incluye la obligación de que los nuevos edificios que se construyan a partir de una cierta habitabilidad cuenten con Paneles EFV, con lo que en los próximos años veremos cómo los Paneles EFV florecerán en los tejados de todos los edificios particulares, viviendas públicas y privadas, edificios de oficinas y fábricas, gasolineras y escuelas.

La consecuencia es que cada vez más cantidad de energía se va a producir con paneles EFV, cada vez la cantidad de dinero de los Presupuestos Generales del Estado destinada a financiar esa energía será mayor, cada vez serán más impuestos los que los ciudadanos, todos los ciudadanos, incluidos productores de EFV y no productores, pagaremos para repartirlo exclusivamente entre los productores, que por regla general serán empresas y particulares con chalet.

Los productores de EFV saldrán ganando. Los ciudadanos que tenemos la desgracia de vivir en un piso o apartamento y no podemos realizar esa instalación saldremos perdiendo.

Bueno, al menos nos queda el consuelo de que de esa forma estamos aliviando el daño a la Naturaleza produciendo una energía ecológica ¿no?.

¡¡NO!!

Esta es la segunda trampa del gobierno. Un Panel EFV produce energía de forma limpia sin contaminar el medio ambiente, sí, pero la fabricación de esos paneles requiere un consumo energético superior al que los paneles son capaces de producir en toda su vida útil de funcionamiento. Y el coste ecológico es aún mayor, si tenemos en cuenta los efectos contaminantes de la fabricación.

Entonces ¿por qué se han desarrollado los Paneles EFV?.

Para su instalación en el espacio.

Cuando la NASA tenía que enviar naves, satélites y estaciones al espacio, necesitaban una fuente energética constante que no dependiese de un combustible que pudiera agotarse. Por eso encargaron la investigación a varias universidades y empresas estadounidenses y éstas desarrollaron los primeros paneles EFV.

Los primeros paneles fabricados tenían un rendimiento muy escaso, de entre un 5 y un 8 por ciento. Es decir, de los 1365 w por m² recibidos desde el Sol, se podían generar apenas unos 100 w.

Hoy, la eficiencia de los paneles es mayor, pero aún así apenas ronda el 15 o el 18 por ciento. Teniendo estos datos en cuenta, las mismas universidades que ayudaron a su desarrollo indicaron que la utilidad de los Paneles se circunscribiría al espacio o a lugares aislados de la Red Eléctrica como casas en el campo o teléfonos de Auxilio en Carretera.

En cualquier otra circunstancia era más económico y ecológico recurrir a la Red Eléctrica convencional.

Tendría que avanzar mucho la investigación en Paneles EFV para aumentar su rendimiento y reducir su coste de fabricación, permitiendo que fuese una opción válida para ayudar al Medio Ambiente.

Pero las empresas que fabricaban estos paneles, en vez de invertir sus beneficios en mejorarlos, se gastaron el dinero en publicidad, convenciendo a muchos particulares preocupados por el Medio Ambiente.

Muchos habitantes de casas aisladas, al no disponer de otra opción, se instalaron Paneles EFV, pero, engañados por la propaganda de las empresas fabricantes, también lo hicieron algunos ecologistas concienciados con el Medio Ambiente pensando que con ello estaban contribuyendo a ayudar a la Naturaleza.

Ya que el coste seguía siendo elevado y pocos ecologistas podían permitírselo, las empresas fabricantes de Paneles y los Movimientos Ecologistas, se movilizaron pidiendo a los gobiernos que subvencionaran esta fuente energética 'limpia', con el fin de Salvar el Planeta.

Y lo consiguieron.

Sea por la ignorancia de algunos políticos bienintencionados, o por los intereses que algunos de estos políticos tuvieran en el accionariado de diversas empresas energéticas y fabricantes de Paneles EFV, se establecieron las ayudas y subvenciones que he mencionado más arriba, con las bendiciones y beneplácito de los Movimientos Ecologistas en los que también queda la duda de si actuaban por ignorancia o por interés.

El resultado es que las empresas fabricantes de Paneles ganan mucho dinero vendiendo un producto que es dañino para el Medio Ambiente. 

Los productores de EFV (propietarios de chalets y empresas) ganan dinero produciendo electricidad de manera poco eficiente pero muy rentable gracias a las subvenciones del Estado.

Los demás, los ciudadanos que vivimos en pisos y no tenemos la posibilidad de instalar Paneles en nuestros tejados, o los ecologistas verdaderamente informados del daño al Medio Ambiente que hacen estos paneles en su proceso de fabricación y que tienen la decencia de no instalar esos Paneles a pesar del dinero que podrían ganar con ello, todos ellos se están dedicando sin quererlo, y la mayoría sin saberlo, a pagar un negocio en el que mientras más gente participe más caro nos resultará a todos y más daño se hará al Medio Ambiente.

Podríamos pensar que tarde o temprano se investigará en aumentar la eficiencia de los paneles y reducir su coste de fabricación, pero las empresas fabricantes no ponen mucho interés en ello. ¿Para qué, si ya están ganando una enorme cantidad de dinero engañando a la población?.

La única solución posible es eliminar por completo todas las subvenciones a la EFV en los lugares que tengan acceso a la Red Eléctrica convencional y eliminar la obligatoriedad que se pretende imponer en la Ley de la Vivienda para los edificios de nueva construcción, al menos mientras los Paneles EFV sean más dañinos para el Medio Ambiente que el beneficio que pretenden conseguir.

Eliminando estas subvenciones, e informados de la situación real, los ciudadanos y empresas no tendrán motivo, ni ecológico ni económico, para instalar estos paneles, las empresas fabricantes venderán mucho menos y si quieren volver a ganar dinero no tendrán más remedio que invertir en Investigación y Desarrollo para encontrar el medio de fabricar paneles EFV que realmente sean menos costosos y más eficientes. El dinero que ahora se está desperdiciando en subvenciones se devolverá a los ciudadanos mediante una reducción de impuestos dejando un pequeño porcentaje, si acaso, para subvencionar las investigaciones, pero no el daño al Medio Ambiente.

Las personas particulares y empresas que ya han cometido el error de instalar Paneles EFV, bien sea por motivos ecológicos o económicos, deberán seguir siendo subvencionadas por el Estado, ya que al fin y al cabo es el Estado, equivocadamente, el que les ha inducido a invertir en ello, pero estas subvenciones deberán irse reduciendo de año en año hasta que en un plazo de diez años el precio que cobren por Kwh producido sea el mismo que el precio que pagan por la energía consumida. No tendrán los beneficios esperados, pero al fin y al cabo sí habrán recuperado gran parte de la inversión realizada, y de todas formas, si instalaron los paneles por motivos ecológicos sabrán que la mejor ayuda al Medio Ambiente es eliminar las subvenciones a su destrucción.

Si, en cambio, instalaron los paneles con fines económicos... 

Bueno, no soy quien para saber los motivos de una persona, pero si se descubriera que una persona, empresa o político tiene conocimiento de que la instalación de Paneles EFV es perjudicial para el Medio Ambiente y a pesar de ello los ha instalado en lugares donde no hacía falta buscando un beneficio económico, merecería que todo el peso de la ley cayera sobre él.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies