Economía y Política, Mercado y Estado

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

Propuestas y Reformas

Mis Principios

Fallos del Mercado

Las Bases de la Libertad

Los Primeros Derechos

Derecho a la Vida

Derecho a la Salud

Derecho a la Educación

Libertad de Expresión

Libre Circulación

Derechos de Familia

Derecho al Trabajo

Libre Empresa

Derecho a la Jubilación

El Sistema de Reparto

El Sistema de Ahorro

El Interés Compuesto

El Caso Chileno

¿Quieres ser Millonario?

Calculadora de Pensiones

Reforma del Sistema

Transición del Sistema

Sistema Mixto de Pensiones

Errores y Mentiras

Bibliografía

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.227.249.234

Datos de Pagina

El Sistema de Ahorro y Capitalización Individual de Pensiones en Chile: Cómo funciona y cómo mejora la economía

Creada12-07-2003
Modificada07-05-2013
Total Visitas123
Octubre3

La Capitalización de las Pensiones en Chile

Realmente, esta idea ya lleva funcionando bastantes años en Chile con resultados espectaculares. Y versiones similares del sistema se han implantado también en varios países de Hispanoamérica. En otros países se ha implantado la posibilidad de hacer planes de jubilación privados, pero como complemento al sistema de reparto de pensiones que aún mantienen.

Pero donde mejor funciona el sistema, desde luego, es en Chile, el único sitio donde se ha implantado tal como fue diseñado en su momento por su ministro, José Piñera.

En primer lugar, todos los trabajadores están obligados por ley a ahorrar un porcentaje de su sueldo, dinero del que no podrán disponer hasta que se jubilen. El trabajador puede hacer aportaciones mayores o extraordinarias.

El dinero lo ingresa directamente el empresario en una cuenta propiedad del trabajador.

El trabajador elige una Administradora de Fondos de Pensiones, a la que lleva su cartilla. Estas empresas, conocidas popularmente en Hispanoamérica como 'afores', son similares a los bancos, pero sólo se dedican a administrar los fondos depositados por sus clientes, realizando inversiones en empresas del país que coticen en bolsa intentando conseguir la máxima rentabilidad posible para sus clientes.

Cada AFP publica periódicamente la rentabilidad conseguida y los clientes son libres, en cualquier momento, de coger su cartilla y trasladar su fondo a otra AFP que haya conseguido mayor rentabilidad.

El sistema está protegido legalmente para aislar el capital administrado del capital de la AFP, de forma que si una de estas empresas tuviera que cerrar por no conseguir beneficios para sus clientes, el capital de éstos no se vea afectado, y su única preocupación sea elegir otra AFP a la que llevar su cartilla.

Este sistema, al contrario de los mencionados anteriormente (inversión en pisos o en joyas), tiene una consecuencia MUY beneficiosa para la economía del país.

Al haber tanto capital de los ciudadanos invertido en empresas del país, éstas disponen de medios económicos suficientes para realizar inversiones y reformas que mejoren la productividad, con el consiguiente beneficio para la economía del país, y por ende, para la economía de sus ciudadanos y sobre todo para sus accionistas.

Pero hay además dos consecuencias que afectan a las personas que siguen este plan de ahorro.

En primer lugar, los trabajadores se convierten en accionistas de las empresas del país, saben que mientras mejor les vaya a las empresas, más dinero se acumulará en su cartilla, antes podrá jubilarse o con una renta de jubilación mayor.

En segundo lugar, sabe que no va a depender de nadie, en su jubilación va a disponer de un capital que es suyo, porque él mismo lo ha ganado y ahorrado. Mientras quiera, podrá ser tan independiente como desee y dedicar su tiempo a visitar familiares y amigos, hacer viajes de turismo, emprender estudios, seguir trabajando como asalariado o como autónomo, montar una empresa en la que venda sus servicios aprovechando la experiencia acumulada en su larga carrera laboral, como si prefiere no hacer nada. Tarde o temprano la vejez hará estragos y deberá irse a vivir con sus hijos o a una residencia de ancianos. Es ley de vida en la que el estado, afortunadamente, no puede intervenir. Si pudiera, bien que haría leyes para obligar a todos los ancianos a vivir tal como decidan los Servicios de Asistencia a Ancianos.

Para Saber Más

Recomiendo encarecidamente la lectura del ABC del Sistema de AFP, donde se explican las características fundamentales del Sistema de Capitalización Individual de Ahorros para las Pensiones.

También considero muy recomendable El Cascabel al Gato, un librito de 52 páginas donde se explica cómo se implementó el sistema en Chile.

Para una comparativa esquemática pero bastante completa, ver este documento publicado por la Asociación para la Reforma de las Pensiones.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies