Economía y Política, Mercado y Estado

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

Propuestas y Reformas

Mis Principios

Fallos del Mercado

Las Bases de la Libertad

Los Primeros Derechos

Derecho a la Vida

Derecho a la Salud

Derecho a la Educación

Libertad de Expresión

Libre Circulación

Derechos de Familia

Derecho al Trabajo

Libre Empresa

Derecho a la Jubilación

El Sistema de Reparto

El Sistema de Ahorro

El Interés Compuesto

El Caso Chileno

¿Quieres ser Millonario?

Calculadora de Pensiones

Reforma del Sistema

Transición del Sistema

Sistema Mixto de Pensiones

Errores y Mentiras

Bibliografía

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP35.153.73.72

Datos de Pagina

El Sistema de Reparto de Pensiones, un sistema que no funciona.

Creada13-02-2007
Modificada07-05-2013
Total Visitas151
Julio1

El Sistema de Reparto de Pensiones

Este sistema consiste en que el estado recauda impuestos a todos los trabajadores y lo recaudado lo reparte entre los jubilados. Cuando los trabajadores actuales se jubilen cobrarán de lo que se recaude a los que en ese momento estén trabajando.

Este sistema parece razonable en principio, pero tiene varios graves defectos.

El primero es que para pagar una pensión a los jubilados hay que sacar el dinero a los trabajadores. Si hay cinco trabajadores por cada jubilado, no hay mucho problema, a cada trabajador se le quita un pequeño porcentaje.

Pero la demografía de los países occidentales ha cambiado mucho en las últimas décadas, y si antes había cinco trabajadores por cada jubilado hoy en día hay muchos más jubilados, hasta llegar a menos de dos trabajadores por jubilado. Es decir, hace falta quitarle mucho más dinero a cada trabajador para poder darle una pensión medio decente a cada jubilado.

Este sistema solo se podrá mantener si entran cada vez más personas en el sector laboral, pero estas personas tarde o temprano se jubilarán y la proporción de jubilados por trabajadores será cada vez mayor, convirtiendo el sistema de reparto de pensiones en un sistema similar a las estafas piramidales, en las que se garantizan ganancias a los socios mientras vayan ingresando nuevos socios, pero si dejan de entrar socios el sistema es incapaz de afrontar los costes y colapsa haciendo sufrir grandes pérdidas a la mayor parte de los socios, mientras que solo unos pocos, los que estaban en la cima de la pirámide, han conseguido grandes beneficios.

Además, el sistema se ve agravado por dos factores, y es que los pensionistas no cobran todos por igual, sino que cobran en proporción a lo que hayan cotizado a lo largo de los últimos años de su vida laboral. Esto hace que los que han tenido sueldos más elevados van a cobrar una pensión mucho mayor que lo que cobren los asalariados de rentas más bajas, cuya renta, precisamente por eso, deberá ser aún más baja.

Por otro lado, en determinados sectores laborales, los sindicatos luchan por conseguir una serie de ventajas adicionales, presionando a los gobiernos de unos y otros partidos para conseguir unos privilegios, como pensiones más altas o jubilaciones anticipadas. Esto, que en principio es una ventaja para algunos jubilados, supone una carga aún mayor para la mayoría de los pensionistas que no tendrán esos privilegios, resultando que hay unas pocas personas que pueden jubilarse a los 50 años o incluso antes con unas pensiones injustamente elevadas mientras la mayoría de los jubilados deben apañarse con pensiones que apenas les bastan para subsistir, sufriendo además la amenaza de que, ante el evidente fracaso económico del sistema, los políticos decidan que los trabajadores no puedan jubilarse a la edad que habían creído hasta ahora, sino que incluso se cambien las leyes para que la gran mayoría de los trabajadores no puedan jubilarse hasta varios años más tarde de lo que han venido haciendo hasta ahora.

El sistema de reparto de pensiones se revela pues como un sistema injusto, antieconómico, y que hace que los jubilados sean seres dependientes de la incompetencia y la demagogia de los gobernantes que, ellos sí, cobrarán siempre las pensiones más elevadas y con los mayores privilegios mientras la mayoría de los jubilados cobran una pensión mísera y los trabajadores pagan unas cotizaciones mucho más elevadas de lo que luego, cuando se jubilen, van a recibir a cambio.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies