Economía y Política, Mercado y Estado

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

Propuestas y Reformas

Mis Principios

Fallos del Mercado

Las Bases de la Libertad

Los Primeros Derechos

Derecho a la Vida

Derecho a la Salud

Derecho a la Educación

Libertad de Expresión

Libre Circulación

Derechos de Familia

Derecho al Trabajo

El Mercado Laboral

Impuestos al Trabajo

El Salario Mínimo

El Despido Libre

Yo, Trabajador

Libre Empresa

Derecho a la Jubilación

Errores y Mentiras

Bibliografía

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP18.212.243.191

Datos de Pagina

Los salarios se establecen por la negociación individual entre trabajadores y empresarios. Los sindicatos prefieren las negociaciones colectivas, pero estas le quitan el poder negociador a trabajadores y empresarios.

Creada12-06-2003
Modificada11-06-2015
Total Visitas94
Junio1

El Mercado Laboral

Las relaciones entre un trabajador y un empresario afectan al trabajador y al empresario. A nadie más.

Es cierto que hay empresarios que ponen condiciones abusivas para ofrecer un empleo. Siempre que en un país hay un exceso de oferta de trabajadores y una escasa demanda de trabajadores por parte de las empresas, el empresario está en una situación más fuerte para negociar, y por tanto intentará explotar al máximo al trabajador pagándole lo menos posible.

También es cierto que cuando ocurre al revés, cuando hay poca oferta de trabajadores y hay mucha demanda, porque se crean muchas empresas que necesitan trabajadores, entonces ocurre al revés, son los trabajadores los que tienen la posición de dominio y pueden exigir sueldos más altos o mejoras en sus condiciones laborales.

Es la Ley de la Oferta y la Demanda, si hay más trabajadores que empleos disponibles, los salarios tienden a bajar y las condiciones laborales a empeorar. Si hay más empleos disponibles que trabajadores, los empresarios ofrecerán salarios más elevados y condiciones mejores para atraer trabajadores.

Por desgracia, casi siempre hay más trabajadores que empleos, por eso casi siempre son los empresarios los que pueden abusar de los trabajadores.

La última vez que hubo en España una situación en la que había más empleos que trabajadores fue en los años 70. En esa época cualquiera podía montar una empresa con muy pocos trámites y gastos, contratar a quien quisiera sin perder apenas tiempo en trámites y despedirlo sin problemas cuando el trabajador no cumpliera o, sencillamente, cuando hubiera menos clientes y beneficios.

Las empresas contrataban y despedían cuando lo necesitaban y gracias a eso el empresario podía cambiar su estrategia empresarial si veía que los clientes demostraban preferencias por otros productos distintos a los suyos.

El resultado de toda esta libertad por parte de los empresarios es que cada vez que veían una posible fuente de beneficios creaban una empresa o reformaban la que tenían. De esta forma se crearon tantas empresas que llegó un momento en que los empresarios necesitaron más trabajadores de los que había en España.

Aún después de que regresaran los cientos de miles de trabajadores que se vieron obligados a emigrar en los primeros años de la dictadura franquista, los empresarios seguían necesitando más trabajadores y eso hizo que les ofrecieran salarios mucho mayores.

Esta vez fueron los trabajadores los que imponían sus condiciones, y durante varios años era posible ver cómo los empresarios iban a los bares y restaurantes de los polígonos industriales a ofrecer un empleo a los trabajadores de una empresa rival. Tanto así que, para defender a los empresarios de los abusos de los trabajadores, se aprobó una ley según la cual el trabajador estaba obligado a avisar con quince días de tiempo que quería abandonar el empleo. De no hacerlo, esos quince días se le descontarían del salario.

Los trabajadores tenían la sartén por el mango, tenían el poder, y ese poder se lo dieron a los sindicatos para que negociaran en nombre de todos los trabajadores.

Desde entonces los sindicatos se han ocupado de las negociaciones laborales en nombre de todos los trabajadores y desde entonces la situación de los trabajadores es cada vez peor, hasta que ha llegado a un punto en que ha llegado a ser desesperada.

¿Cómo ha ocurrido ésto? En el año 1970 había pleno empleo en España, se creaban cientos y miles de empresas diarias, los salarios eran más que suficientes para vivir bastante bien, se trabajaba mucho pero las familias podían mantener varios hijos e irse los veranos durante un mes a la playa. Había tantos empleos que era muy corriente que muchos trabajadores tuvieran pluriempleo. Había prosperidad y optimismo que se veía en las calles, en las casas, por todas partes.

Y hoy estamos como estamos. Se destruyen más empresas de las que se crean. Hay una tasa de paro como nunca hemos tenido. Los trabajadores reciben salarios que apenas les llega para pagarse la casa y la comida y la sensación general es que las cosas van a seguir así mucho tiempo.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies