Economía y Política, Mercado y Estado

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

Propuestas y Reformas

Mis Principios

Fallos del Mercado

Las Bases de la Libertad

Los Primeros Derechos

Derecho a la Vida

Derecho a la Salud

Derecho a la Educación

Libertad de Expresión

Libre Circulación

Derechos de Familia

Derecho al Trabajo

El Mercado Laboral

Impuestos al Trabajo

El Salario Mínimo

El Despido Libre

Yo, Trabajador

Libre Empresa

Derecho a la Jubilación

Errores y Mentiras

Bibliografía

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.234.228.78

Datos de Pagina

El Derecho Laboral debe salvaguardar la libertad de trabajadores y empresarios a llegar a acuerdos privados sin interferencias no deseadas de terceros.

Creada12-06-2003
Modificada10-06-2014
Total Visitas225
Diciembre1

Derecho al Trabajo

En un capítulo anterior, Derecho Positivo y Derecho Negativo, hemos comentado que los derechos pueden ser positivos y negativos, pero que los positivos no funcionan.

Si el Derecho al Trabajo fuera un derecho positivo significaría que una persona que desea trabajar podrá exigir a alguien un puesto laboral, es decir, que alguien estará obligado a contratarle.

El trabajador iría a la empresa más cercana, diría que quiere trabajar allí, y como tiene un derecho positivo a que le den un empleo, el empresario se vería obligado por la ley a contratarlo.

Y si yo quiero trabajar de asistente del hogar ¿me puedo ir a casa del vecino y obligarle a que me contrate?

Evidentemente, esto es absurdo. No puede existir un derecho positivo al trabajo porque no se puede exigir a ninguna persona que contrate a alguien cuando no quiere hacerlo.

En todo caso SÍ PUEDE existir un derecho negativo al trabajo.

Recordemos que los derechos negativos se defienden prohibiendo una acción. El derecho a la vida se defiende prohibiendo matar. El derecho a la propiedad se defiende prohibiendo robar. El derecho a la paz se consigue prohibiendo la agresión.

El derecho al trabajo se consigue prohibiendo a todo el mundo estorbar en las relaciones laborales entre UN trabajador y UN empresario.

Si una persona llega a un acuerdo con un empresario para trabajar un número determinado de horas a la semana, con unos rendimientos preestablecidos, por un salario en el que ambos están de acuerdo y durante el tiempo en que ambos sigan estando de acuerdo en mantener su contrato, nadie, ni sindicatos, ni gobiernos, ni iglesias, ni asociaciones de ningún tipo, tiene derecho a impedirlo, estorbarlo o ponerse en medio para llevarse un dinero que no le corresponde.

Si un empresario sabe que puede contratar a quien sea, por el salario y con las condiciones que el trabajador esté dispuesto a aceptar, y sabiendo que si el trabajador no cumple sus expectativas o las circunstancias le obligan a ello puede despedirlo sin ningún coste adicional, el empresario no tendrá ningún reparo a la hora de contratar a nuevos trabajadores y, conforme los vaya conociendo, despedir a los peores y mantener a los mejores. Si algún trabajador recibe una oferta mejor puede abandonar un trabajo para conseguir otro mejor, más de su gusto o mejor pagado y el empresario, si quiere mantener a los mejores trabajadores no tendrá más remedio que mejorar las condiciones laborales con el trabajador.

No obstante, con todo lo sencillo que es, se plantean una serie de dudas sobre la conveniencia de aplicar determinados conceptos relacionados con el Mercado Laboral.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies