Economía y Política, Mercado y Estado

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

Propuestas y Reformas

Mis Principios

Fallos del Mercado

Las Bases de la Libertad

Los Primeros Derechos

Derecho a la Vida

Derecho a la Salud

Derecho a la Educación

Libertad de Expresión

Libre Circulación

Derechos de Familia

Derecho al Trabajo

Libre Empresa

Derecho a la Jubilación

Errores y Mentiras

Bibliografía

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.234.228.78

Datos de Pagina

El Estado NO DEBE obligar a la gente a pagar a ninguna empresa, aunque sea una empresa del Estado

Creada12-04-2003
Modificada06-05-2013
Total Visitas1872
Diciembre3

Derecho a la Salud

Todas las personas deben tener derecho a poder tener las prestaciones sanitarias que le permitan tener la mejor salud posible.

Este aserto, que parece muy bonito en principio, tiene varios puntos que deben aclararse.

¿Debe ser gratuita?

A todos nos gustaría que sí, pero los hospitales cuestan un dinero construirlos, otro tanto equiparlos y otro mantenerlos. Los médicos deben ser pagados, así como el personal administrativo, de limpieza, seguridad, etc.

Es evidente que todo esto no es gratis, así que alguien debe pagarlos.

Supuestamente el Estado, pero el estado no se inventa el dinero, debe sacarlo de algún lado. Y ¿de dónde saca el dinero?.

De nuestros impuestos.

Es decir, que la sanidad no es gratuita, la pagamos entre todos. Y como todo lo que es común, algunos pagan más y otros pagan menos. Y algunos la utilizan más y otros la utilizan menos.

Por regla general pagan más los que más ganan y pagan menos los que tienen salarios más bajos, lo cual puede asumirse que es una situación que tiende a la solidaridad o más bien a transferir riqueza de los ricos a los menos ricos.

Pero por el otro lado, una vez que todos han pagado tenemos derecho a cubrir todas nuestras necesidades médicas de forma gratuita, y esto genera un problema.

La demanda de cualquier producto está regulada por el precio del mismo. Mientras más caro sea menos gente lo demandará. Mientras más barato, habrá más demanda. Un precio cero, teóricamente, generará una demanda infinita.

Por regla general, la mayoría de las personas solo acuden al médico cuando tienen un problema médico grave, y cuando tienen un problema menor siguen la receta de la abuela: cama y caldo. Pero otras personas acuden cada vez que tengan el más mínimo malestar. Como es gratis no dudan en consumir parte del limitado tiempo de los médicos. Tienen derecho a ello, ya que lo han pagado de sus impuestos.

El resultado es que los centros médicos gratuitos sufren un aumento de demanda que provoca colas y listas de espera interminables o que obligan a aumentar el número de médicos disponibles.

Todo ello cuesta más dinero y el resultado es que el año siguiente hay que aumentar los presupuestos sanitarios, y como el presupuesto sanitario se financia con los impuestos, habrá también que subir los impuestos a los ciudadanos.

Precio Cero, Demanda Infinita

Dijimos antes que a precio cero la demanda sería infinita, pero esto nunca se llega a producir ya que las listas de espera y las colas también son un coste para los clientes, de ahí que haya gente que sufriendo leves molestias consideren que no vale la pena soportar tres o cuatro horas en la sala de espera de urgencias de un hospital, por lo que las personas que con más frecuencia visiten el hospital serán aquellas que valoren su tiempo en menos que la molestia que estén sufriendo.

Precios de la Sanidad Pública y Privada

Todo ello redunda en un peor servicio a las personas que realmente necesitan un tratamiento serio o de urgencias y en que al final la sanidad pública gratuita acaba siendo mucho más cara que la privada.

La prueba es que en nuestro país la sanidad pública nos cuesta a cada trabajador alrededor de 200 Euros al mes mientras que un seguro de asistencia médica con una mutua privada viene a costar unos 35 euros por persona. Es decir, para una familia de hasta cinco miembros resulta más rentable un seguro médico privado que público, y solo los matrimonios con más de tres familiares a su cargo saldrían ganando con la sanidad pública.

Con una salvedad. Si en la familia hay dos miembros trabajando, cada uno de ellos pagará 200 Euros al estado, mientras que si tuvieran el seguro médico privado no tendrían por qué pagar más, trabaje uno o trabajen cuatro miembros de la familia.

Contra esto no hay dudas. Si yo pudiera elegir elegiría el seguro médico privado, que me costaría menos dinero y me daría mejor servicio.

Pero no puedo elegir. El Estado me obliga a pagar a la compañía de seguros médicos del Estado, así que si quiero tener un seguro médico con una empresa privada, por que me guste o por la razón que yo prefiera, soy libre de hacerlo, pero no soy libre de dejar de pagar el seguro médico estatal, con lo que tendría que pagar DOS seguros, uno el que yo quiero y el otro, el que me impone el Estado. En el Mercado Libre ninguna empresa puede obligarte a pagar por un producto que no quieres, pero en muchos países el Estado te obliga a pagar a empresas del Estado a la fuerza, aunque no quieras. Y si te niegas podrán robarte todo lo que poseas.

¿Eso es Libertad? ¿Eso es la Democracia? No, eso es un Gobierno de Ladrones que te obligan a pagar a las Empresas del Estado, aunque tú prefieras a una empresa de la competencia.

Una Solución para la Libertad

Y sin embargo hay una solución muy sencilla y que actualmente se realiza en el mundo del automóvil. Todos los vehículos de motor tienen que tener un Seguro Obligatorio de Daños a Terceros, pero el estado no obliga a que sea con una compañía o con otra. El propietario del vehículo puede elegir a qué compañía le da su confianza y su dinero y si no queda satisfecho la siguiente cuota la contratará con otra compañía de seguros. De esta forma cada compañía de seguros intenta atraer a la mayor cantidad de clientes posibles bien sea bajando los precios al mínimo que se puedan permitir o bien aumentando la calidad de los servicios que ofrece. Aunque el estado obliga a tener un seguro de daños a terceros, la economía de libre mercado funciona manteniendo los precios bajos y la calidad alta.

La solución para los seguros médicos debería ser la misma: El estado debe obligar a todas las personas a tener un seguro médico para sí mismas y para sus familiares dependientes (cónyuge dedicado al hogar, hijos y abuelos), pero no es quién para obligarle a elegir una compañía u otra. Quien considere que la salud pública es mejor que la privada, pagará gustosamente su seguro médico al estado. Pero quien prefiera pagar a una compañía de seguros privada podrá hacerlo libremente sin verse obligado a seguir pagando el seguro médico estatal.

La mayoría de la gente con la que hablo de este tema están en contra porque eso reduciría enormemente la recaudación de la sanidad pública obligando a despedir médicos y cerrar hospitales, pero en un momento dado siempre acaban por decir que la sanidad pública es mucho mejor que la privada, a lo que yo respondo que entonces no tienen de qué preocuparse pues la gente no es tonta y si la sanidad pública es mejor casi todos se quedarán en la sanidad pública con lo que no habrá problemas de financiación.

Temo que la realidad es justo la contraria: Las consecuencias de dar esta libertad a las personas será que mucha gente, tal vez una gran mayoría, elegirá compañías de seguros médicos privados, la recaudación de impuestos para la sanidad pública será mucho menor y el estado tendrá que despedir médicos y deshacerse de los hospitales que se queden con menos clientes.

Pero esto no significará que los médicos se vayan al paro y los hospitales se cierren, pues el incremento de clientes e ingresos de las compañías privadas les permitirá contratar a los médicos despedidos de la sanidad pública y adquirir los hospitales de los que el estado tenga que desprenderse.

Además, durante muchos años el estado nos ha quitado esa libertad, la libertad de elegir. Ahora no puede escudarse en que si nos devuelve esa libertad las consecuencias serían terribles para la sociedad pues es mentira, y si el estado no nos hubiera robado desde hace tantos años, la sanidad pública estaría dimensionada al tamaño estrictamente necesario que hubiese podido mantener y no tendríamos una sanidad médica "gratuita" que siempre acaba perdiendo dinero y que para seguir subsistiendo requiere de constantes subidas de impuestos.

Y ahora, decide. Si eres miembro de una familia típica española, donde tú y tu pareja trabajáis para poder pagar la vivienda y tenéis dos hijos, ¿qué prefieres?: ¿Pagar obligatoriamente unos 400 Euros (200 por cada trabajador) por una sanidad pública con largas listas de espera y urgencias que se tardan horas en atender, o pagar 140 Euros (35 por cada miembro de la familia) por el seguro médico que tú hayas elegido porque piensas que es el que da mejor servicio?

Mi decisión, desde luego, es clara:

Seguro médico obligatorio.

Libre elección de compañía de Seguros de Asistencia Sanitaria.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies