Los Evangelios Apócrifos

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia de los Evangelios

Evangelios Gnósticos

El Evangelio de Tomás

Evangelio de Felipe

Evangelio de María (Fragmento copto)

Evangelio de María (Fragmento griego)

Evangelio de Valentín

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

XV

XVI

XVII

XVIII

XIX

XX

XXI

XXII

XXIII

XXIV

XXV

XXVI

XXVII

XXVIII

XXIX

XXX

XXXI

XXXII

XXXIII

XXXIV

XXXV

XXXVI

XXXVII

XXXVIII

XXXIX

XL

XLI

XLII

XLIII

XLIV

XLV

XLVI

XLVII

XLVIII

XLIX

L

LI

LII

LIII

LIV

LV

LVI

LVII

LVIII

LIX

LX

LXI

LXII

LXIII

El Evangelio de La Verdad

El Evangelio de la Paz

Evangelio de Judas

Evangelio Apócrifo Musulmán

Apócrifos de la Infancia

Apócrifos de la Pasión

Fragmentos y Citas

Los Manuscritos del Mar Muerto

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.234.228.185

Datos de Pagina

Evangelio Gnóstico de Valentín (Pistis Sophia). Capítulo XXIV María y Marta interpretan palabras de la Sabiduría fiel.

Creada12-06-2013
Modificada16-08-2015
Total Visitas183
Noviembre13

Evangelio Gnóstico de Valentín
(Pistis Sophia)

XXIV María y Marta interpretan palabras de la Sabiduría fiel

  1. Y el primer misterio, continuando su discurso, dijo:
    — La Sabiduría elevó enseguida otro himno.
  2. »Y dijo:
    »Tú eres la luz alta que me has librado y me has conducido hacia ti.
  3. »Y no has dejado que las emanaciones del triple poder me despojasen de mi luz.
  4. »Ellas son mis enemigos, ¡oh luz de las luces! Yo elevo mis cánticos hacia ti.
  5. »Tú me has libertado, luz; tú has elevado mi fuerza en el caos.
  6. »Y me has librado de aquellos que descienden en las tinieblas.
  7. »He aquí las palabras que pronunció la Sabiduría fiel. El que comprenda su sentido adelántese y dé una explicación.
  8. Y cuando el primer misterio hubo dicho estas palabras a sus discípulos, María se adelantó.
  9. Y dijo:
    — Señor, yo comprendo lo que tú acabas de decirnos.
  10. »Mas temo a Pedro, porque me asusta, y sé el horror que tiene por nuestro sexo.
  11. Y cuando María hubo hablado así, el primer misterio le dijo:
    — Nadie podrá enojarse contra quien, sintiendo iluminada su inteligencia, se adelante para explicar las cosas que yo digo.
  12. »Da, pues, María la explicación de las palabras que pronunció la Sabiduría fiel.
  13. Y María, contestando al primer misterio, dijo en medio de los discípulos:
    — Señor, tu fuerza de luz ha profetizado por boca de David las palabras de la Sabiduría fiel.
  14. »Porque dijo:
    »Yo te exalto, Señor, porque tú me has recibido en ti.
  15. »Y porque has salvado a aquellos que descendían a sus tumbas.
  16. Y cuando María hubo hablado de este modo, el primer misterio dijo:
    — Bienaventurada eres, María.
  17. Y prosiguió hablando y dijo a sus discípulos:
    — La Sabiduría fiel pronunció muy luego este otro himno:
  18. »La luz ha sido mi libertadora y ha cambiado mis tinieblas en luz.
  19. »Y ha abierto el caos que me envolvía y me ha ceñido de luz.
  20. Y cuando el primer misterio hubo pronunciado tales palabras, Marta se adelantó y dijo:
    — Señor, tu fuerza ha profetizado esto por boca de David.
  21. »Diciendo: Yo te loaré, Señor, porque tú me has recibido en ti.
  22. Y cuando el primer misterio oyó las palabras de Marta dijo:
    — Está bien, Marta.
  23. Y siguió dirigiéndose a sus discípulos y les dijo:
    — La Sabiduría fiel siguió recitando himnos.
  24. »Y dijo:
    »Mi fuerza ensalza las alabanzas de la luz.
  25. »Y no olvida las fuerzas de la luz y todas las fuerzas que hay en ti.
  26. »Yo elevo un himno al santo misterio que me ha remitido todas mis faltas.
  27. »Porque me ha protegido contra todas las aflicciones con que mis enemigos me herían.
  28. »Y ha librado mi luz de todos los perseguidores, que encarnizadamente me ofendían.
  29. »Y su misericordia te ha dado, ¡oh fuerza mía!, una corona de luz, y te ha libertado y llenado de una luz pura.
  30. Y habiendo pronunciado estas palabras, dijo el primer misterio:
    — Aquel que pueda dar la explicación de estas palabras que avance y que la dé con claridad.
  31. Y María se adelantó y dijo:
    — Señor, tu fuerza de luz ha profetizado sobre esto, poniendo en boca de David estos términos: Que mi alma loe al Señor y que cuanto está en mí loe al Señor.
  32. Y cuando el primer misterio oyó las palabras de María, dijo:
    — Está bien, María: bienaventurada tú eres.
 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies