Los Evangelios Apócrifos

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia de los Evangelios

Evangelios Gnósticos

El Evangelio de Tomás

Evangelio de Felipe

Evangelio de María (Fragmento copto)

Evangelio de María (Fragmento griego)

Evangelio de Valentín

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

XV

XVI

XVII

XVIII

XIX

XX

XXI

XXII

XXIII

XXIV

XXV

XXVI

XXVII

XXVIII

XXIX

XXX

XXXI

XXXII

XXXIII

XXXIV

XXXV

XXXVI

XXXVII

XXXVIII

XXXIX

XL

XLI

XLII

XLIII

XLIV

XLV

XLVI

XLVII

XLVIII

XLIX

L

LI

LII

LIII

LIV

LV

LVI

LVII

LVIII

LIX

LX

LXI

LXII

LXIII

El Evangelio de La Verdad

El Evangelio de la Paz

Evangelio de Judas

Evangelio Apócrifo Musulmán

Apócrifos de la Infancia

Apócrifos de la Pasión

Fragmentos y Citas

Los Manuscritos del Mar Muerto

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP35.153.73.72

Datos de Pagina

Evangelio Gnóstico de Valentín (Pistis Sophia). Capítulo L María interroga a Jesús sobre el destino de las almas antes de venir él al mundo.

Creada12-06-2013
Modificada16-08-2015
Total Visitas178
Julio6

Evangelio Gnóstico de Valentín
(Pistis Sophia)

L María interroga a Jesús sobre el destino de las almas antes de venir él al mundo

  1. Cuando el Salvador hubo hablado así, María le preguntó:
  2. — Señor, ¿qué hombre hay en el mundo que esté limpio de todo pecado?
  3. »Porque si ha evitado una falta, caerá en otra, y no podrá encontrar los misterios en el libro de Jeü.
  4. »Y no habrá en el mundo hombre del todo exento de pecado.
  5. Y el Salvador contestó a María:
    — Encontraréis uno entre mil, y dos entre diez mil, por la consumación del misterio del primer misterio.
  6. »Y por esto yo he traído los misterios, porque todos en el mundo están bajo el pecado y necesitan del don de los misterios.
  7. Y María dijo al Salvador:
    — Señor, ¿antes que tú vinieses a la región de los archones y al mundo, no había llegado ninguna alma a la luz?
  8. Y el Salvador contestó a María:
    — En verdad, en verdad os digo que antes que yo viniese ninguna alma había llegado a la luz.
  9. »Y ahora que yo he venido, he abierto los caminos de la luz, y los que sean dignos de los misterios recibirán el misterio para llegar a la luz.
  10. Y María dijo:
    — Señor, yo creía que los profetas habían alcanzado la luz.
  11. Y el Señor respondió a María:
    — En verdad, en verdad te digo que ninguno de los profetas ha llegado a la luz.
  12. »Sino que los archones de los eones les han hablado desde el círculo de los eones, y les han dado los misterios de los eones.
  13. »Y cuando he venido a las regiones de los eones, he tomado a Elías y lo he enviado al cuerpo de Juan el Bautista.
  14. »Y he enviado a otros a cuerpos justos, para que encuentren los misterios de la luz, y se eleven a las regiones superiores y entren en posesión del reino de la luz.
  15. »Y he remitido a Abraham, y a Isaac, y a Jacob, todas sus faltas.
  16. »Y les he dado los misterios de la luz en el círculo de los eones.
  17. »Y los he puesto en las regiones de Jabraoth y de todos los archones que pertenecen al medio.
  18. »Y cuando me eleve, recogerá sus almas y las llevaré conmigo a la luz.
  19. »Porque en verdad te digo, María, que ninguna alma entrará en la luz antes que la tuya y la de tus hermanos.
  20. »Y los demás mártires y justos, desde Adán hasta ahora.
  21. »Y cuando yo vaya a las regiones de los eones, las colocará en los cuerpos de los justos por nacer.
  22. »Para que encuentren todos los misterios de la luz y entren en posesión del reino de la luz.
  23. Y dijo María:
    — Nosotros somos dichosos entre todos los hombres por las grandes cosas que nos has revelado.
  24. Y el Salvador dijo a María y a todos sus discípulos:
    — Yo os revelaré todos los secretos, desde lo profundo de las cosas interiores hasta lo más exterior de las cosas exteriores.
  25. Y María dijo al Salvador:
    — Señor, nosotros creemos sinceramente que tú has traído las llaves de todos los misterios del reino de la luz, que remiten los pecados de las almas.
  26. »Para que las almas se purifiquen y, al hacerse dignas de la luz, sean llevadas a la luz.
 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies