Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

La Existencia de Dios

Historia Bíblica

La Biblia

Las Otras Escrituras

Los Evangelios Perdidos

El Escándalo de los Manuscritos del Mar Muerto

La Polémica de los Manuscritos del Mar Muerto

El Tesoro de Los Manuscritos del Mar Muerto

Los Secretos de los Manuscritos del Mar Muerto

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Los Evangelios apócrifos que fueron rechazados, destruidos y prohibidos por la Iglesia en el siglo IV y que sólo en el último siglo han comenzado a ser redescubiertos.

Creada04-05-2015
Modificada27-09-2016
Total Visitas163
Septiembre6
Julio8
Junio8
Mayo9
Media Mensual6

Reseña del Documental Los Evangelios Perdidos de la serie Misterios de la Biblia 2008

Los Evangelios Perdidos

Documental en el que se presentan los Evangelios apócrifos que fueron rechazados por la Iglesia en el siglo IV y que sólo en el último siglo han comenzado a ser redescubiertos.

En el invierno de 1.886, arqueólogos franceses excavan en la sección cristiana de un cementerio del Alto Egipto. Allí desentierran el cuerpo de un monje del siglo VIII en cuyas manos sujeta un libro de papiro: El Evangelio de San Pedro.

En otras excavaciones se encontraron otros evangelios que no estaban incluidos en el canon de la Biblia cristiana: El Evangelio de Tomás, El Evangelio Copto de Maria Magdalena, El Evangelio de Judas, y otros.

Estos evangelios fueron escritos en los primeros siglos del cristianismo y narran historias que causan sorpresa y controversia en el mundo cristiano.

Pero la Iglesia, durante casi 2.000 años, nos ha mostrado sólo los cuatro evangelios escritos, supuestamente, por Marcos, Mateo, Lucas y Juan.

¿Qué tienen de diferente unos evangelios de otros? ¿Por qué los evangelios de Pedro, Tomás, María Magdalena, Judas y Felipe no han sido dados a conocer de la misma forma que los canónicos?

Los Primeros Evangelios

Los estudiosos creen que el primero de los evangelios, el de Marcos, se escribió en torno al año 70, 40 después de la muerte de Jesús. Pero no era el único evangelio.

Se estima que en el año 200 existían al menos unos 50 evangelios. Escritores cristianos de aquella época mencionan muchos de ellos, aunque desde entonces la mayoría han estado desaparecidos y sólo han sido redescubiertos en diversos hallazgos arqueológicos de los últimos 150 años.

La Biblia cristiana, que recopilaba los libros del antiguo y del nuevo testamento aceptados por la Iglesia Católica, no fue establecida hasta pasados 300 años de la muerte de Jesús, y no fue un cristiano, sino un emperador romano, pagano y politeista, quien lo promovió. Y no por razones religiosas, sino políticas.

El Creador de la Iglesia Católica

En el año 212, el Constantino el Grande, en la víspera de una crucial batalla que le confirmaría como Emperador, afirmó haber tenido una visión de la cruz en la que una voz le anunciaba:

In Hoc Signo Vinces

Con este Signo Vencerás

Sea cierta o no esta historia, Constantino quería reunificar y consolidar el decadente Imperio Romano y para ello decidió crear una religión oficial del Imperio.

La religión cristiana no era mayoritaria y estaba fragmentada en diversas iglesias con distintos ritos y creencias, aunque todas eran distintas interpretaciones alrededor de Jesús. Con el fin de que fuera más fácil el control de la religión y de sus fieles, en el año 325 hizo que se reunieran en Nicea los dirigentes de las diversas facciones cristianas para conciliar sus ritos y creencias y establecer una organización única y poderosa que pudiera ser controlada por el mismo emperador.

Constantino dio el máximo poder a una de las facciones cristianas más complacientes con sus intereses y reformó la filosofía del cristianismo para que apoyara al Emperador de Roma como máximo dirigente de la Iglesia. Las demás facciones cristianas, más imbuidas de ideas paganas o gnósticas, tuvieron que someterse a la ideología dominante so pena de ser condenados como herejes.

Aunque en este concilio no se estableció el canon de la Biblia, Constantino seleccionó los evangelios y epístolas que le parecieron más aceptables e hizo que se escribieran 50 copias de la Biblia Católica, siendo el resto de los textos existentes considerados como apócrifos.

En el año 382, bajo el reinado del emperador Teodosio, otro concilio de la Iglesia prohibió la lectura, copia y difusión de los textos que no habían sido incluidos en el canon, se los declaró heréticos y se ordenó su destrucción.

La orden fue cumplida en todo el imperio, pero algunos cristianos, aún a riesgo de sus vidas, ocultaron algunos de ellos, los enterraron y tras desaparecer de la Historia han comenzado a ser encontrados en los últimos años.

Los Evangelios Prohibidos

Los evangelios prohibidos ofrecían una visión de la Iglesia primitiva radicalmente distinta de la que nos ha mostrado la Iglesia Católica.

En ellos se afirma, entre otras cosas, que Jesús estaba contra el poder de las autoridades políticas, que creía en una cosmogonía muy diferente de la católica y que era mucho menos misógino que la religión judía en la que se educó y que la religión católica que se considera su heredera, hasta el punto de que el más importante de sus apóstoles era una mujer, María Magdalena.

En el Evangelio de Judas se afirma, incluso, que el mismo Jesús fue quien planificó su propia muerte y encomendó a Judas la ingrata pero necesaria misión de entregarle a las autoridades para ser ejecutado.

Y el Evangelio de Tomás, escrito por una secta cristiana gnóstica, transmite un mensaje revolucionario. A Dios se llega por la gnosis, el conocimiento, no por la fe ni las instituciones eclesiásticas. Y Jesús era el Hijo de Dios, pero ese no era un título que tuviera por nacimiento sino que había llegado a él cuando llegó a conocer y amar de forma perfecta a Dios.

Cuando un cristiano llega a adquirir un conocimiento perfecto de su propio espíritu en armonía con Dios, entonces se convierte en Hijo de Dios. Y no hace falta ninguna iglesia ni sacerdotes ni obispos que determinen cómo y de qué manera se debe adorar a Dios.

El Hallazgo de los Evangelios Perdidos

Durante 1.500 años, los cuatro evangelios canónicos fueron los únicos conocidos por los cristianos.

En 1.886 se encontró el Evangelio de San Pedro y, en Akhmim, Egipto, el Evangelio de María Magdalena.

En 1.945, cerca de la ciudad egipcia de Nag Hammadi, se encontraron 52 textos manuscritos entre los que estaban Los Hechos de Pedro, El Apocalipsis de Santiago y el Evangelio de Tomás.

Cuando este último evangelio fue encontrado, algunos historiadores opinaron que fue escrito aún antes que el de Marcos, quizás en los primeros años tras la muerte de Jesús. La datación por Carbono 14 indica que el papiro fue fabricado entre los siglos IV y V, la misma época de las copias más antiguas que se conservan de los evangelios canónicos. También el análisis de la tinta es similar a la que se fabricaba en aquella época. En todo caso, tanto el uno como los otros son copias de documentos más antiguos.

Pero el estilo literario de Tomás es mucho más simple, no tiene narrativa ni describe acontecimientos sino que es una simple colección de dichos y conversaciones de Jesús. Muchos de esos dichos están incluidos en los otros cuatro evangelios, pero dentro de una narrativa, lo que sugiere que primero existió el Evangelio de Tomás y posteriormente fue usado por los demás evangelistas para incluir sus frases y conversaciones en las historias que narran los evangelios.

Pero no todos los dichos de Jesús. Algunos de ellos, los que afirman que cada persona puede llegar a ser Hijo de Dios, como Jesús, a través del conocimiento interior, no fueron recogidos por ninguno de los evangelios canónicos.

Tampoco los que indican la primacía de María Magdalena entre los apóstoles.

La Mujer en la Iglesia Primitiva

Para los gnósticos, el personaje más importante relacionado con Jesús no es ninguno de los apóstoles, sino María Magdalena, y eso abre una línea de investigación que la Iglesia Católica siempre se ha preocupado por ignorar, e incluso desprestigiar.

En el gnosticismo las mujeres tenían en la Iglesia Primitiva un papel tan importante como el de los hombres. No había diferencias por razón de género, sino por nivel de conocimiento. Muchas mujeres eran diáconos, sacerdotisas, predicadoras, realizaban, en suma, la misma función eclesiástica que cualquier hombre.

Pero la secta cristiana elegida por Constantino para dirigir a todo el Cristianismo fue la que estaba basada en las enseñanzas de Pablo, el apóstol que no conoció a Jesús pero que se creía con más autoridad que aquellos que sí le conocieron y que afirmaba:

La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.

1 Timoteo 2:11-12

Para los gnósticos, en cambio, las mujeres podían acceder a los mismos cargos eclesiásticos que los hombres, y de hecho consideraban que su evangelio más importante era el Evangelio de María Magdalena donde se describe la relación que mantenía con Jesús, siendo su más fiel colaboradora y, en cierto sentido, la Apóstol de los Apóstoles.

El Evangelio de María Magdalena fue encontrado en 1.886 en la ciudad de Akhmim, Egipto, y la copia encontrada fue datada en el siglo V, pero se han encontrado otros fragmentos de otras copias del mismo evangelio con mayor antigüedad, hasta del año 200. También el estilo de escritura y el vocabulario confirman esta fecha.

No fue escrito por María Magdalena, sino por algún cristiano gnóstico, probablemente mujer, que se lo atribuyó.

El Evangelio de San Pedro

El Evangelio de San Pedro afirma haber sido escrito por el mismo Pedro, discípulo de Jesús, y describe el momento mismo de la crucifixión.

Las pruebas de Carbono 14 certifican que es una copia hecha en el año 700. Se han encontrado otros fragmentos datados en el siglo V, pero también existen referencias que lo mencionan en el año 190. No hay referencias anteriores a esta fecha.

El estilo literario corresponde a mediados del siglo II, unos cien años después de la muerte de Pedro, y por las expresiones y modismos utilizados se sugiere que su autor se basó en los cuatro evangelios canónicos, copiando algunas historias y expresiones de los mismos.

Evidentemente, se trata de una falsificación a la que su autor intenta darle autoridad afirmando haber sido escrita por el mismo apóstol Pedro.

Pero si es así, también podríamos decir que los evangelios canónicos son falsificaciones.

Realmente, no sabemos quienes los escribieron, pero todos y cada uno de ellos han sido atribuidos, falsamente, a apóstoles que ya estaban muertos en el momento en que se escribieron.

Salvo, quizás, el de Marcos, escrito alrededor del año 70 y atribuido a Juan Marcos, que no fue apóstol, pero sí un joven seguidor de Jesús, luego estuvo en la secta judeocristiana dirigida por Santiago, posteriormente acompañó a Pablo en la primera parte de su primer viaje, pero, al ver cómo se apartaba de la doctrina judeocristiana lo abandonó para ir a Jerusalén y denunciarlo a Santiago. Posteriormente acompañó a Pedro en sus viajes.

Es bastante probable que él mismo escribiese el evangelio de Marcos o que dejase relatos, orales o escritos, que sirviesen como fuente a un autor posterior. Contra lo que afirma el documental, yo creo más bien que el autor fue él mismo

Todos los demás evangelios, casi sin ninguna duda, SÍ fueron escritos por autores desconocidos y atribuidos falsamente a los apóstoles Mateo, Lucas y Juan

El Evangelio de Judas

El último evangelio encontrado es El Evangelio de Judas.

Encontrado en el año 2.000 en las cercanías de Nag Hammaddi, no fue traducido y publicado hasta el 2.006, y fue acompañado de gran polémica pues en él se afirma que Judas, al entregar a Jesús, no lo estaba traicionando, sino que seguía las instrucciones del mismo Jesús que de esa forma se estaba ofreciendo para ser sacrificado y hacer que se cumpliera su interpretación de las profecías bíblicas.

El estudio del manuscrito indica que fue escrito entre los años 280 y 330, y revela que en esas fechas existía un conflicto interno bastante grave dentro de las distintas sectas cristianas.

Fue escrito por un gnóstico que criticaba aquello en lo que la Iglesia cristiana se estaba convirtiendo, una entidad autoritaria que quería mantener el monopolio de la interpretación de las escrituras. Mientras los cristianos gnósticos apelaban a la meditación, el estudio y el conocimiento interno como medio para entrar en comunicación con Dios y convertirnos en Hijos de Dios, los cristianos paulinos, que eran cada vez más numerosos e influyentes en Roma, intentaban que los fieles no interpretaran las escrituras y se sometieran a la autoridad de la jerarquía eclesiástica.

En mi opinión

Por desgracia, ganaron los paulinos.

No es que los gnósticos me parezcan una maravillosa religión, ya que creían en una serie de misterios, cosmogonías extrañas, con unos infiernos tan complejos y con tantos niveles que había que tener GPS para irse al Infierno. Pero dos cosas muy importantes y positivas de los gnósticos: No eran misóginos ni autoritaristas.

Mejor les hubiera ido a las mujeres y a los librepensadores durante la Edad Media.

Ver Ficha de Los Evangelios Perdidos de la serie Misterios de la Biblia 2008

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies