La Verdadera Historia del Cristianismo

Bienvenidos a MasLibertad

El Coronavirus COVID-19

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia del Cristianismo

Historia de los Evangelios

Tabla para Comparar los Evangelios

Guía para Comprender los Evangelios

Bibliografía

La Biblia Desenterrada

Los Misterios de Jesús

Jesús, Ese Gran Desconocido

Jesús, el Judío

Los Illuminati

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP18.206.12.76

Datos de Pagina

El Mito de Jesús fue creado a imagen y semejanza de varias religiones paganas que ya existían desde varios siglos antes de Jesús.

Creada12-10-2013
Modificada12-10-2013
Total Visitas716
Abril2

Los Misterios de Jesús

El Origen Oculto de la Religión Cristiana

Autores Timothy Freke
Peter Gandy
Título Original The Jesus Mysteries.
Was the «Original Jesus» a Pagan God? 
Traducción Los Misterios de Jesús.
¿Fue el «Jesús Original» un Dios Pagano? 
Año 1999

Sorprendente libro en el que los autores defienden la tesis de que el Mito de Jesús fue creado a imagen y semejanza de numerosas religiones paganas que ya existían desde varios siglos antes de Jesús.

Datos de Interés

La verdad es que el libro aporta tal cantidad de datos que sería imposible enumerarlos todos, por lo que haré sólo un pequeño resumen.

En los cinco o seis siglos anteriores a Jesús, las diversas religiones de Oriente próximo y la costa mediterránea crearon mitos similares entre ellas, compartiendo creencias e inventando mitos, historias no reales sino didácticas, con el fin de mostrar a los iniciados conocimientos y experiencias que no eran conocidos por el resto de los fieles.

Aunque los conocimientos externos de cada religión eran distintos, los mitos internos se fueron entremezclando a lo largo de siglos formando una serie de ritos de iniciación y misterios que eran compartidos en casi todos los países del Mediterráneo y Oriente Próximo.

La mayoría de estas religiones enseñaban que existía un Dios-Hombre, hijo de Dios y Dios mismo, nacido de una virgen en una cueva o establo en el solsticio de Invierno, en la noche más larga del año, que se enfrenta a un dios o demonio malvado que lo mata, pero al tercer día resucita, vence al demonio o la muerte y vive para siempre.

En Egipto era Osiris, en Asia Menor, Atis; en Siria, Adonis; en Alejandría, Eón. Cuando los griegos quisieron introducir los misterios en su religión, tomaron un dios menor, Dionisios, y le atribuyeron las características que ya tenían otros dioses de Oriente. Posteriormente los romanos introdujeron también los misterios asignándolos al dios Baco.

Cuando Grecia conquistó Judea, la religión judía se helenizó en parte. Algunos sacerdotes judíos quisieron incorporar los ritos mistéricos en su religión pero al ser una religión monoteista no tenían la posibilidad de tomar un dios menor, por lo que inventaron un dios-hombre al que dieron un nombre que era bastante corriente en Judea: Jesús.

Se establecieron comunidades (similares a monasterios) en las que sus miembros mantenían costumbres similares a las de los Pterapeutas y los Pitagóricos. Los aspirantes debían someterse a un voto de silencio durante varios años y pasar por varios ritos para ser iniciados. Estos ritos eran una representación de la vida, muerte y resurrección de Osiris-Dionisio-Jesús, y no tenían la pretensión de que los iniciados pensaran que esa historia era cierta, sino que era un rito en el que el iniciado experimentaba un proceso catártico que hacía morir su ser antiguo y renacer como un ser más sabio, más cercano a Dios.

Con la conquista romana, las comunidades mistéricas se convirtieron en centros de rebelión contra el imperio opresor y los ritos mistéricos, que ya habían tomado forma casi completa, se convirtieron en símbolo de la lucha contra los romanos.

Se comenzó a predicar a Jesús, crucificado por sus enemigos (los sacerdotes del templo y los opresores romanos) muerto y resucitado al tercer día, que ascendió a los cielos pero que pronto volverá y reinará sobre sus enemigos.

Durante varias décadas el mito de Jesus fue teniendo una cierta difusión en el pueblo judío, pero los sacerdotes saduceos, fieles a la religión judía original, complotaron contra los cristianos y, aprovechando su debilidad tras varias décadas de represión romana, consiguieron reducirlos al fracaso.

Pero aunque el cristianismo como tal, prácticamente desapareció en esas fechas, desde varias décadas antes se le venía predicando no solo entre los judíos, también entre otros muchos pueblos no judíos del imperio romano.

Los romanos cultos, conocedores de los ritos mistéricos de Baco-Osiris-Dionisio, veían el cristianismo como una mala imitación de sus misterios, y veían ridículo que los cristianos pretendieran que Jesús era un personaje real, cuando todos los iniciados en los misterios sabían que los ritos mistéricos no pretendían narrar unos hechos reales sino una experiencia mística por la que un aspirante moría y renacía como iniciado y conocedor de los misterios.

Pero los romanos incultos, a los que los misterios interiores estaban vedados, veían en la historia de Jesús un símbolo de la opresión que sufrían por parte de los poderosos.

Durante los primeros siglos del cristianismo, los paganos criticaban a los cristianos que todas sus costumbres y ritos eran copias de otras ya practicadas en Roma desde varios siglos antes de Jesús, pero los cristianos se defendieron con la mayor tontería que a nadie se le pudo ocurrir.

Como el diablo sabía que Jesús iba a venir, y que fundaría una iglesia, desde varios siglos antes hizo que las religiones paganas copiaran ¡por anticipado! las costumbres y ritos que los cristianos iban a tener.

Sea como fuera, el caso es que el cristianismo se implantó y se hizo dominante en el imperio romano y desde entonces provocó la mayor destrucción de documentos antiguos y las mayores matanzas de todos aquellos que no obedecieran los dictados de la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana.

En mi opinión

El libro es MUY interesante, más que nada por la gran cantidad de datos que aporta.

Es importante hacer notar que el libro tiene 325 páginas de texto y 150 de notas, y aunque muchas notas son bibliográficas, la mayor parte contienen datos adicionales y ampliados que no conviene ignorar, por lo que recomiendo leer el libro con dos marcapáginas, uno en el lugar que estemos leyendo y otro que nos permita acceder con rapidez a las notas adicionales.

Por último, no comparto la tesis de que Jesús es un mito inventado. Hay muchas anécdotas de la vida de Jesús que lo hacen encomiable pero otras que lo hacen criticable. Si Jesús fuera un mito inventado, nadie hubiera inventado las anécdotas más criticables, como cuando Jesús maldice una higuera por no darle higos (cuando no es tiempo de higos), o cuando Jesús desprecia a su madre y sus hermanos y no sale a recibirlos.

Dejando aparte este detalle, en todo lo demás considero el libro muy recomendable.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies