Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

Grecia

Roma

Asia

América

Varias Civilizaciones

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

Hazañas de la Ingeniería Romana

Monumentos de la Antigüedad

Tecnologías de la Antigua Grecia

Los Mayores Misterios Científicos

Barcos de la Antigüedad

Las 10 Armas más Letales

Máquinas de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Las 10 Armas más letales de la Antigüedad

Creada14-02-2017
Modificada17-05-2017
Total Visitas67
Mayo19
Abril15
Marzo21
Febrero12
Media Mensual12

Reseña del Documental Las Armas más Letales de la serie Top 10 de la Antigüedad

Las 10 Armas más Letales

Desde el principio de la Humanidad las diferentes tribus humanas se han enfrentado en todo tipo de conflictos, y para imponerse se han desarrollado todo tipo de armas.

¿Cuáles son las más letales que se han desarrollado desde la antigüedad?

10 La Garra de Arquímedes

En el año 214 aC, 60 buques de guerra de la armada romana asediaron la ciudad griega de Siracusa.

Por entonces el imperio romano estaba en plena expansión por el Mediterráneo y sus conquistas habían sido imparables.

Siracusa estaba protegida por unas altas murallas, cosa que a los romanos no había detenido en otras ciudades. Pero también contaban con un arma secreta e invencible: Arquímedes, el mayor genio de la antigüedad.

La Garra de Arquímedes

Diseñó un arma consistente en una grúa con garfios movida por cuerdas y que mediante una serie de poleas era capaz de convertir la fuerza de unos pocos hombres en potencia suficiente para levantar los barcos de 60 Toneladas varios metros sobre el mar. Al soltarlos bruscamente los barcos se hundían en el mar.

Arquímedes también había inventado otras armas, como el Cañón de Vapor, capaz de disparar grandes rocas con gran precisión hacia los navíos, o el Rayo de la Muerte, un concentrador de luz solar que podía incendiar las velas de los barcos a distancia.

Finalmente, tras un año de asedio, la ciudad de Siracusa fue tomada por los romanos, y a pesar de las órdenes de respetar la vida de Arquímedes un soldado que no lo conocía le mató, causando la pérdida del mayor inventor del mundo antiguo.

9 Abrojos de Hierro

Abrojo de HierroPrecursor de las minas terrestres, un abrojo es un trozo de hierro con cuatro puntas en las esquinas de un tetraedro. Su fabricación es muy simple, se hace una cruz de hierro con puntas afiladas y se tuercen dos brazos opuestos hacia arriba y los otros dos hacia abajo. El resultado son cuatro puntas que, caigan como caigan al suelo, siempre estarán apoyados en tres puntas con una hacia arriba, capaz de atravesar las sandalias de los soldados o incluso los cascos de un caballo.

El primer uso conocido de los abrojos es el de un general de Alejandro Magno que tenía que enfrentarse al ataque de un ejército con 70 elefantes a los que los abrojos detuvieron en seco haciendo que huyeran hacia sus propias filas.

Todas las armas que han existido en la historia han seguido un proceso de invención, desarrollo y, con el tiempo, obsolescencia, al ser sustituida por nuevas armas. Pero los abrojos siguen existiendo aún hoy con un diseño muy similar al original.

8 La Helépolis

Es una torre de asedio que se construía sobre ruedas y se hacía rodar hasta las murallas de las ciudades asediadas. Utilizadas desde el siglo XI aC, podía alcanzar las murallas y desplegar una plataforma con la que los ejércitos podían saltar al interior.

Cuando los macedonios atacaron la ciudad de Rodas en el 305 aC, construyeron la torre de asedio más grande de la historia.

Con 40 m de altura y 20 de ancho, estaba armada de catapultas en nueve pisos y hacían falta más de 3.000 hombres para abastecerla de munición mientras centenares disparaban contra las murallas del enemigo. Tres flancos de la estructura estaban reforzados con planchas de hierro lo que la convertía en invulnerable.

Su único punto débil era que necesitaba un terreno llano y firme para alcanzar las murallas, y los habitantes de Rodas enterraron grandes tinajas de barro frente a ellas para que al pasar la helépolis por encima se rompieran y desmoronaran atascando las ruedas. Con el mismo propósito inundaron el terreno circundante para convertirlo en un barrizal.

Al no poder completar el asedio, los macedonios se retiraron dejando la helépolis abandonada, y los habitantes de Rodas la aprovecharon como un andamiaje para construir, con las planchas de hierro que lo acorazaban, el Coloso de Rodas, una impresionante estatua de 32 m de alto que se alzó ante el puerto, convirtiéndose en una de Las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

7 El Carro de Guerra Egipcio

Carro de Guerra Egipcio

Fue inventado por los hititas, pero los egipcios lo llevaron a la perfección.

Aparecía de repente, se acercaba a más de 50 Km/h y un arquero disparaba flechas con rapidez. Una carga de cien carros podía lanzar mil flechas por minuto y su movilidad impedía que el enemigo pudiera resistir semejante acometida.

En la épica batalla de Kadesh se enfrentaron 6.000 carros, hititas y egipcios, y los egipcios eran mucho más ligeros, rápidos, maniobrables y letales que los hititas.

6 El Fuego Griego

En el siglo VI el imperio de Bizancio estaba siendo atacado por los árabes, y contra ellos desplegó un arma capaz de lanzar chorros de fuego hasta 75 metros contra las tropas y naves enemigas.

Y no era un fuego normal. Ardía sobre el agua, incluso bajo ella, y se pegaba a los soldados, las velas o los barcos sobre los que cayera.

En el año 668 lo lanzaron contra las tropas enemigas y mató a 30.000 personas.

Por más que se ha intentado, el secreto militar que envolvía la fabricación del fuego griego sigue siendo un misterio. Ningún historiador ni científico ha sido capaz de averiguar de qué se componía, aunque parece ser que el mecanismo que lanzaba el chorro ardiente estaba basado en la Bomba de Presión inventada por Herón de Alejandría hace 2.000 años.

5 La Ballesta de Repetición China

Las primeras ballestas fueron inventadas en China en el siglo VI aC. Eran armas eficaces pero lentas, ya que el proceso de tensar el arco requería bastante fuerza y apenas se podían disparar dos o tres flechas por minuto.

Ballesta de Repetición China

Pero los chinos mejoraron la ballesta, le colocaron encima un cargador de flechas y una palanca que elevaba el cargador hasta engancharlo con la cuerda del arco y al retrotraer la palanca la cuerda se tensaba y el cargador volvía a la posición de disparo. Con este sistema se podía disparar una flecha por segundo.

Con sólo cuatro piezas de madera y una cuerda, su fabricación era muy fácil y un ejército armado con estas ballestas podía arrasar el campo enemigo antes de llegar a la lucha cuerpo a cuerpo.

Con esta arma, precursora de las ametralladoras modernas, cualquier campesino con poca instrucción militar podía convertirse en un letal enemigo, y los ejércitos fueron capaces de construir el primer imperio chino.

4 El Trabuquete

Tranbuquete ChinoTambién diseñado por los chinos en el siglo IV aC, el trabuquete consiste en un juego de palancas y pesas que, puesto en tensión por unos contrapesos es capaz de lanzar grandes proyectiles de rocas contra el ejército o las murallas enemigas desde más de 50 m de distancia.

En una batalla en China, en el año 17, había 300 trabuquetes en el campo de batalla. No sólo lanzaban rocas, también bombas incendiarias y vasijas con óxido de calcio que asfixiaban y quemaban la piel. Y posteriormente los Mongoles lo usaron para lanzar cadáveres víctimas de la peste negra a las ciudades asediadas.

Fueron los inicios de la Guerra Química y Bacteriológica.

3 La Balista Romana

Una ballesta podía lanzar flechas a cien metros de distancia. Los romanos crearon una ballesta mucho más grande capaz de lanzar flechas o rocas mucho más pesadas al doble de distancia, y con una precisión letal. Aún a larga distancia la Balista podía atravesar a un enemigo con armadura y clavarlo a un árbol.

Fue el precursor del cañón moderno.

Un ejército romano típico solía llevar 60 Balistas capaces de realizar 120 letales disparos por minuto.

Algunas balistas eran tan grandes y potentes que fueron usadas por las legiones romanas para disparar a la orilla opuesta del Danubio. Otras iban montadas sobre carros, lo que los convirtió en los precursores de los tanques modernos.

2 El Arco Compuesto

La fabricación de un arco es bastante simple. Una vara de madera flexible con una cuerda atada a sus extremos bastaba para lanzar flechas con bastante potencia a 50 ó 70 metros.

Arco Compuesto MongolPero un Arco Compuesto está hecho con una vara pretensada a la que se le daba forma con vapor caliente. La vara se reforzaba con asta de hueso y tendones de animales y la cuerda se tensaba en la parte opuesta de la curvatura del arco, con lo que con el mismo tamaño y fuerza podía desarrollar una velocidad de disparo muy superior, duplicando la distancia y poder de penetración de las flechas.

Griegos y chinos usaron el arco compuesto.

En el año 53 aC los romanos estaban atacando Partia, el actual Irán, y con un ejército de 50.000 soldados se enfrentaron a 10.000 partos. La victoria romana parecía segura.

Pero los partos atacaron con arqueros a caballo que lanzaban miles de flechas a discreción desde una distancia a la que los romanos no podían responder. Apenas 6.000 romanos sobrevivieron a la batalla.

Después de esta derrota los romanos adoptaron el arco compuesto, que sólo fue superado siglos más tarde por el arco compuesto de Atila y los hunos.

Aún mil años más tarde los mongoles lo perfeccionaron aún más, uniendo varias varas finas pegadas con cola de pescado. Tardaban 18 meses en adherirse, pero la potencia y ligereza de los arcos mongoles permitía alcanzar hasta 500 metros de distancia. Esta marca nunca fue superada. Ni siquiera hoy, usando materiales modernos, se ha conseguido superar el arco compuesto mongol.

En sus campañas se estima que 50.000 arqueros mongoles a caballo mataron en 25 años a más de 40 millones de personas, más de un 10% de la población mundial de la época.

1 La Pólvora

En el año 142 los químicos chinos intentaban inventar un elixir que permitiera que el emperador de China pudiera vivir para siempre. No lo consiguieron, pero inventaron la pólvora, a la que en idioma chino llamaron Medicina de Fuego.

Inicialmente se usó para producir fuegos artificiales en las fiestas chinas, llegando a fabricar los primeros cohetes.

En el siglo X se usó por primera vez con fines bélicos fabricando una batería de flechas-cohete que eran disparadas de cien en cien.

Con un alcance de 360 metros, su efecto era devastador, y tras la sorpresa inicial los ejércitos chinos desarrollaron todo tipo de armas que usaban la pólvora como elemento propulsor de proyectiles, unos como cohetes, otros, las primeras armas de fuego, gruesas cañas de bambú en las que se introducía un paquete de pólvora con una mecha y que al explotar disparaba proyectiles de piedra o metal.

También se crearon granadas de mano, lanzallamas y minas terrestres, con un disparador de hierro y pedernal que, al pisarla, generaban las chispas que hacían explotar la pólvora.

Fue el origen de la inmensa mayoría de las armas de fuego de la actualidad.

En mi opinión

Es triste que tengamos un documental dedicado al tétrico mundo del armamento militar, pero también es necesario para conocer la forma en que la historia ha sido dirigida por las tecnologías bélicas.

Y se ve claramente que a menudo las guerras no las ganan los ejércitos más numerosos ni los más sabios, ni siquiera los que tengan la razón o a Dios de su parte, sino aquellos que disponen de mejor tecnología que sus rivales.

Ver Ficha de Las Armas más Letales de la serie Top 10 de la Antigüedad

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies